La serotonina es una sustancia química que tiene una amplia variedad de funciones en el cuerpo humano. A veces se le llama el químico feliz, porque contribuye al bienestar y la felicidad.

El nombre científico de la serotonina es 5-hidroxitriptamina o 5-HT. Se encuentra principalmente en el cerebro, los intestinos y las plaquetas de la sangre.

La serotonina se usa para transmitir mensajes entre las células nerviosas, se piensa que se activa para contraer músculos lisos y contribuye al bienestar y la felicidad, entre otras cosas. Como precursor de la melatonina, ayuda a regular los ciclos de sueño-vigilia del cuerpo y el reloj interno.

Se cree que desempeña un papel importante en el apetito, las emociones, así como en las funciones motoras, cognitivas y autonómicas. Sin embargo, no se sabe exactamente si la serotonina los afecta directamente o si tiene un papel general en la coordinación del sistema nervioso.

Parece jugar un papel clave en equilibrar el estado de ánimo. Los niveles bajos de serotonina se han relacionado con la depresión.

Datos básicos sobre la serotonina

  • La serotonina es un importante químico y neurotransmisor en el cuerpo humano.
  • Se cree que ayuda a regular el estado de ánimo, el comportamiento social, el apetito, la digestión, el sueño, la memoria, el deseo y la función sexual.
  • Puede haber un vínculo entre la serotonina y la depresión. Si es así, no está claro si los niveles bajos de serotonina contribuyen a la depresión, o si ésta provoca la disminución de los mismos. Los medicamentos que alteran los niveles de serotonina se usan para tratar la depresión, las náuseas y la migraña, y pueden tener un papel en la obesidad y la enfermedad de Parkinson.
  • Otras formas de aumentar los niveles de serotonina en el cuerpo pueden incluir la inducción del estado de ánimo, la luz, el ejercicio y la dieta.

happiness pillsShare on Pinterest
¿Puede la serotonina aumentar la felicidad o resulta mucho más complejo?

La serotonina se crea mediante un proceso de conversión bioquímica que combina triptófano, un componente de las proteínas, con triptófano hidroxilasa, un reactor químico. Juntos, forman 5-hidroxitriptamina (5-HT) o serotonina.

Se cree que la serotonina es un neurotransmisor, aunque algunos lo consideran una hormona. Se produce en los intestinos y en el cerebro. También está presente en las plaquetas de la sangre y en el sistema nervioso central (SNC).

Como la encontramos por todo el cuerpo, se cree que influye en una variedad de funciones corporales y psicológicas.

La serotonina no puede cruzar la barrera hematoencefálica, por lo que cualquier serotonina que se use dentro del cerebro debe producirse dentro del mismo.

Como neurotransmisor, la serotonina transmite señales entre las células nerviosas o neuronas para regular la intensidad.

Se cree que desempeña un papel clave en el sistema nervioso central (SNC) y en el funcionamiento general del cuerpo y, especialmente, en el tracto gastrointestinal (GI). Los estudios han encontrado vínculos entre la serotonina y el metabolismo óseo, la producción de leche materna, la regeneración del hígado y la división celular.

La serotonina influye en la mayoría de las células cerebrales tanto directa como indirectamente.

Función intestinal: La mayor parte de la serotonina del cuerpo se encuentra en el tracto gastrointestinal, donde regula la función intestinal y los movimientos. También desempeña un papel en la reducción del apetito al comer.

Estado de ánimo: En el cerebro, la serotonina afecta los niveles de humor, ansiedad y felicidad. Las drogas ilegales que alteran el estado de ánimo, como el éxtasis y el LSD, causan un aumento significativo en los niveles de serotonina.

Coagulación: La serotonina contribuye a la formación de coágulos en la sangre, las plaquetas son las encargadas de liberarlos cuando hay una herida. La vasoconstricción resultante o, el estrechamiento de los vasos sanguíneos, reduce el flujo sanguíneo y ayuda a que se formen coágulos.

Náuseas: Si usted come algo que es tóxico o irritante, el intestino produce más serotonina para aumentar el tiempo de tránsito y expulsar los agentes irritantes en la diarrea. Esto estimula el área en el cerebro que provoca las náuseas, haciendo que el individuo sienta asco o arcadas.

Densidad ósea: Algunos científicos han relacionado los altos niveles de serotonina en los huesos con un aumento de la osteoporosis, pero otros han cuestionado estos resultados.

Función sexual: La serotonina parece inhibir la actividad sexual. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) aumentan los niveles de serotonina en personas con depresión, pero entre el 20 y el 70 por ciento de las personas que los toman experimentan una variedad de síntomas relacionados con la disfunción sexual.

No está claro exactamente cuáles son las causas de la depresión, pero ha surgido una teoría clave en los últimos 50 años por la que se cree que puede implicar un desequilibrio de neurotransmisores u hormonas en el cuerpo.

Se ha relacionado a la depresión con niveles bajos de serotonina, pero los resultados no están claros y no se sabe a ciencia cierta si esto contribuye a la depresión.

Los medicamentos inhibidores de la recaptación de serotonina (MIRS) están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar la depresión. Son los antidepresivos más recetados. Algunos ejemplos incluyen fluoxetina (Prozac), citalopram (Celexa) y sertralina (Zoloft).

Normalmente, una vez que un neurotransmisor ha transmitido su impulso neural se reabsorbe en el cuerpo. Los MIRS evitan que la serotonina se vuelva a absorber, lo que provoca un aumento en los niveles de serotonina durante las sinapsis.

Sin embargo, ahora los científicos están cuestionando el papel de la serotonina o cualquier neurotransmisor en la activación de la depresión.

Share on Pinterest
Algunas drogas recreativas aumentan los niveles de serotonina.

Se ha relacionado a los niveles bajos de serotonina con:

  • Mala memoria
  • Bajo estado de ánimo

También pueden provocar los siguientes síntomas:

  • Antojo de alimentos dulces o ricos en almidón
  • Dificultad para dormir
  • Baja autoestima
  • Ansiedad
  • Agresión

Estos son síntomas frecuentes de la depresión, pero parece haber poca evidencia que los vincule directamente con los niveles bajos de serotonina.

También es posible que solo les afecte a las personas que ya son susceptibles a los síntomas de la depresión.

Cuando las personas consumen drogas recreativas, como el MDMA (metilendioximetanfetamina) y el éxtasis, se liberan grandes cantidades de serotonina. Esto puede provocar el agotamiento de la misma, un estado de ánimo bajo, confusión y otros síntomas que duran varios días.

Algunos estudios también han demostrado que estos medicamentos también pueden dañar los nervios que contienen serotonina, con posibles efectos adversos de larga duración.

Los MIRS aumentan los niveles de serotonina al evitar que los neurotransmisores se vuelvan a absorber. Los niveles permanecen altos en el cerebro y se cree que esto eleva el estado de ánimo.

Los MIRS que la FDA ha aprobado para tratar la depresión son:

  • Citalopram (Celexa)
  • Escitalopram (Lexapro)
  • Fluoxetina (Prozac)
  • Paroxetina (Paxil, Pexeva)
  • Sertralina (Zoloft)
  • Vilazodone (Viibryd)

¿La serotonina realmente alivia la depresión?

Los MIRS se han usado desde la década de 1980 para tratar la depresión al incrementar los niveles de serotonina.

Se cree que los medicamentos como los MIRS alivian los síntomas de la depresión, ya que incrementan los niveles de serotonina en el cuerpo, pero aún no está claro el funcionamiento.

Algunos científicos han sugerido que, si bien los MIRS parecen funcionar para algunas personas, es poco probable que el aumento de los niveles de serotonina mejore directamente los síntomas de la depresión.

Además, existe un problema añadido: es posible medir los niveles de serotonina en el torrente sanguíneo, pero no en el cerebro. Los investigadores no saben si los niveles del torrente sanguíneo reflejan los del cerebro, o si los MIRS realmente pueden afectar el cerebro.

En el 2014, un estudio con ratones sugirió la posibilidad de que la serotonina no desempeñaría un papel en la depresión. Los investigadores crearon algunos ratones que no podían producir serotonina en sus cerebros. Los ratones no mostraron signos de depresión, incluso cuando se le puso bajo estrés.

En 2015, sin embargo, otros científicos descubrieron que los ratones que carecían de serotonina eran más susceptibles a los factores de estrés sociales que los ratones de control sanos.

Mientras que los MIRS parecen ayudar a algunas personas con depresión, algunos científicos ahora argumentan que "las teorías bioquímicas simples que vinculan los niveles bajos de serotonina con el estado de ánimo depresivo ya no son sostenibles".

Una editorial publicada en el British Medical Journal (Revista británica sobre medicina) durante 2015 hace referencia al uso de los MIRS para tratar la depresión como "la comercialización de un mito".

Los MIRS también se usan para tratar los síntomas de ansiedad, trastorno de pánico y trastornos obsesivo-compulsivos.

Efectos adversos de los MIRS

Los MIRS tienen algunos efectos secundarios, pero generalmente disminuyen después de 2 a 4 semanas de uso.

  • Náuseas
  • Diarrea
  • Aumento o pérdida de peso
  • Aumento de la sudoración
  • Mareo
  • Somnolencia o insomnio
  • Temblor
  • Sequedad bucal
  • Dolor de cabeza
  • Inquietud
  • Pensamientos suicidas
  • Disfunción sexual

MIRS y el suicidio

Los MIRS no empiezan a trabajar en la depresión hasta aproximadamente después de un par de semanas. Durante el primer mes de tratamiento, es posible que los síntomas de la depresión empeoren antes de que se puedan percibir cambios positivos. Informe sobre cualquier pensamiento suicida inmediatamente.

Existen informes de algunos usuarios más jóvenes que consumen Zoloft en los que afirman que experimentan pensamientos suicidas.

La FDA exige que todos los antidepresivos lleven un cuadro negro de advertencia sobre el peligro de suicidio durante las etapas iniciales del tratamiento, especialmente en niños.

Otros usos de los MIRS

Share on Pinterest
El tratamiento con serotonina puede ayudar a aliviar la migraña

Los MIRS se han utilizado para otras enfermedades a parte de la depresión.

Antieméticos: Los medicamentos antiserotoninérgicos que actúan sobre los receptores de serotonina, como ondansetron (Zofran), son importantes para el tratamiento de las náuseas causadas por toxinas químicas, incluidos los medicamentos utilizados en la quimioterapia y la anestesia general. Actúan de manera centralizada en la zona cerebral relacionada con las náuseas.

Migraña: Los fármacos antimicranales serotoninérgicos vasoconstrictores, o triptanos, como el almotriptán (Axert), pueden reducir los síntomas de la migraña y se toleran bien.

Supresores del apetito: Los supresores de apetito serotoninérgicos, como la fenfluramina (Pondimin) y la clorfentermina, se han utilizado para reducir el apetito, pero ya no están autorizados para este propósito.

Enfermedad de Parkinson: El sistema serotoninérgico ha estado relacionado con el conocimiento, la emoción y el comportamiento motor. Por lo tanto, los cambios en este sistema pueden tener un efecto en las características motoras y no motoras comúnmente asociadas con la enfermedad de Parkinson. Se han usado medicamentos serotoninérgicos para tratar la enfermedad de Parkinson. Ya no están autorizados, pero la investigación continúa en esta área.

Síndrome premenstrual (PMS): Se desconoce la causa de esta afección, pero la hipersensibilidad en una de las hormonas femeninas, la progesterona, parece reducir el nivel de serotonina en el cerebro. Los inhibidores de la serotonina a veces se usan para aliviar los síntomas en el momento que aparecen.

Otros posibles usos de los medicamentos de tipo MIRS incluyen el tratamiento de la obesidad y el síndrome del colon irritable (SCI).

El síndrome de serotonina, o toxicidad de la serotonina, puede ocurrir si una persona toma dos medicamentos que la aumentan al mismo tiempo.

Existe una estimulación excesiva de los receptores de serotonina periféricos y del SNC. Por lo general, es el resultado de una interacción farmacológica, pero al menos una enfermedad médica puede desencadenarla.

Interacciones con otros medicamentos: El uso de medicamentos recetados, drogas ilegales o suplementos dietéticos puede provocar el síndrome de serotonina. Por ejemplo, si una persona es susceptible o si se toman dos medicamentos que afectan los niveles de serotonina al mismo tiempo. Los síntomas pueden aparecer de 6 a 8 horas después de tomar el medicamento.

La FDA ha advertido, por ejemplo, contra la toma de MIRS con triptanes, un medicamento para tratar la migraña, debido al riesgo de sufrir el síndrome de serotonina.

Los medicamentos que apuntan a los niveles de serotonina no pueden administrarse con los IMAO. Estos inhibidores de la monoaminooxidasa representan otro enfoque para tratar la depresión y trabajar en diferentes neurotransmisores y sus receptores.

Drogas recreativas: El uso de drogas recreativas, como el éxtasis y la MDMA (metilendioximetanfetamina), conduce a una liberación alta y repentina de serotonina. Si se usa con medicamentos serotoninérgicos recetados, puede aumentar el riesgo de sufrir el síndrome de serotonina.

Tumores carcinoides: Estos tumores cancerosos, que se encuentran frecuentemente en el tracto GI, pueden causar la liberación de demasiada serotonina. La mayoría de los tumores carcinoides no producen síntomas. A menudo se encuentran durante las pruebas o procedimientos para otras enfermedades.

El síndrome de serotonina conduce a una actividad nerviosa excesiva.

Los signos y síntomas incluyen:

  • Agitación e inquietud
  • Confusión
  • Aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial
  • Dilatación de pupila
  • Diarrea
  • Dolores de cabeza
  • Temblores
  • Transpiración
  • Pérdida de coordinación muscular
  • Escalofríos
  • Rigidez muscular

El síndrome de serotonina grave es potencialmente mortal entre un 2 y un 12 por ciento de los casos.

Los síntomas incluyen fiebre alta, latidos cardíacos irregulares, convulsiones y pérdida de la consciencia.

El uso de un solo fármaco no suele provocar una toxicidad por serotonina.

Tratamiento

El tratamiento se enfoca en controlar los síntomas y tratar de restaurar los niveles normales de serotonina.

La interrupción de los medicamentos puede ser suficiente para detener los síntomas.

El síndrome de serotonina grave puede requerir tratamiento hospitalario. Se pueden administrar medicamentos para relajar o paralizar los músculos, controlar el ritmo cardíaco y la presión arterial y, en algunos casos, bloquear la producción de serotonina.

Se pueden administrar oxígeno y fluidos intravenosos para mantener los niveles normales de oxígeno en el torrente sanguíneo y para tratar la fiebre y la deshidratación.

Además de los MIRS y las drogas ilegales, puede haber otras formas de aumentar los niveles de serotonina en el cuerpo.

Inducción del estado de ánimo: Las alteraciones en el pensamiento, ya sea a través de la psicoterapia o la autoinducción, podrían aumentar los niveles de serotonina si la interacción entre la síntesis de serotonina y el estado de ánimo es una relación bidireccional.

Tratamiento de luz: Ya es utilizado como tratamiento para el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés). Algunos estudios han sugerido que también se puede usar para tratar la depresión.

Ejercicio: El ejercicio tiene un efecto antidepresivo y algunas investigaciones han sugerido que puede aumentar la función de la serotonina en el cerebro.

Dieta: Los alimentos que tienen niveles más altos de triptófanos podrían estar relacionados con un mejor estado de ánimo y conocimiento, posiblemente debido a un aumento de los niveles de serotonina. También se puede adquirir como un suplemento y comprarlo en internet.

Estas son todas las áreas que requieren mayor estudio, ya que el conocimiento actual sigue siendo especulativo.

Share on Pinterest
Se dice que los plátanos contienen serotonina, pero ¿puede esto aumentar la felicidad en quienes los comen?

Los triptófanos son un aminoácido que se puede encontrar en los alimentos. Algunas investigaciones han relacionado una mayor ingesta de triptófano en la dieta con resultados más positivos en el estado de ánimo, posiblemente porque aumenta los niveles de serotonina.

Alimentos ricos en proteínas: Se cree que algunos alimentos, como el pavo, los huevos y el queso, contienen triptófano y aumentan los niveles del mismo en la sangre.

Plátanos: Contienen serotonina y se han recomendado para mejorar el estado de ánimo. Sin embargo, solo pueden mejorar el estado de ánimo de una persona si la serotonina que contiene llega al cerebro.

El triptófano es un precursor, un ingrediente principal que el cuerpo necesita para producir serotonina. La ingesta de alimentos ricos en este producto químico esencial no significa que el cuerpo los absorba y los use. Sin embargo, es importante que el triptófano esté disponible cuando sea necesario para mejorar la síntesis de serotonina.

Sin embargo, en algunos estudios, las personas mayores que recibieron suplementos de triptófano obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas que antes de consumirlos.

Existe un creciente interés en la idea de que la microbiota intestinal puede influir en el sistema nervioso central y la cognición a través de un enlace conocido como el acceso cerebro-intestino. En este caso, la serotonina del sistema digestivo puede influir en el estado de ánimo.

Se dice que los siguientes alimentos contienen triptófanos:

  • Queso
  • Pavo
  • Huevos
  • Productos de soja
  • Salmón
  • Talbina, un plato hecho de cebada

Sin embargo, si bien los alimentos pueden contener triptófano, puede ser una cantidad demasiado pequeña para hacer una diferencia. La mayoría de los estudios han utilizado formas suplementarias del mismo.

Una proteína conocida como α-lactoalbúmina, por ejemplo, se encuentra en la leche. Contiene más triptófano que la mayoría de las proteínas. Sin embargo, los científicos sugieren que probablemente no sea práctico consumir la cantidad que se necesitaría para conseguir una diferencia.

En la década de 1980, el maíz que se crió con un mayor contenido de triptófano tuvo éxito en la prevención de la pelagra. Los estudios de población sugieren que las personas para quienes este maíz era una parte importante de la dieta mostraron menos tendencias agresivas, aunque esto podría haber sido por otras razones. Es posible que los triptófanos en el maíz suban los niveles de serotonina de las personas.

Los estudios en los que las personas consumieron bebidas enriquecidas con triptófano y otros tratamientos basados ​​en nutrientes han producido resultados mixtos.

Hasta ahora, existe poca evidencia de que una dieta específica pueda afectar el estado de ánimo o los síntomas depresivos.

Sin embargo, se ha descubierto que seguir una dieta saludable y variada produce una serie de beneficios para la salud y aumenta el bienestar general.

Las Pautas Dietéticas para los Estadounidenses de 2015-2020 instan a las personas, en la medida de lo posible, a enfocarse en una dieta variada y tratar de obtener los nutrientes de las fuentes alimentarias.

Los suplementos de triptófano están disponibles en internet, pero no deben usarse sin antes consultar con un médico, debido al riesgo de sufrir síndrome de serotonina.

Todavía existe mucho desconocimiento en cuanto a la serotonina. Las dificultades que rodean el estudio de las funciones cerebrales significa que pasará algún tiempo antes de que se pueda adquirir un conocimiento completo sobre la misma.

Traducido por Brenda Carreras

Revisado por Carmen María González Morales

Leer el artículo en Inglés