Se denomina tifoidea a una infección bacteriana que puede provocar diarrea, fiebre alta y vómitos. Esta infección puede ser mortal. Es causada por la bacteria Salmonella typhi.

La infección a menudo se transmite a través de alimentos contaminados y agua potable, y es más frecuente en lugares en los que no es muy común lavarse las manos. También puede ser transmitido por portadores que no saben que portan la bacteria.

Anualmente, se presentan alrededor de 5.700 casos en los Estados Unidos, y el 75 por ciento de estos comienzan mientras viajan por el mundo. A nivel mundial, alrededor de 21,5 millones de personas al año contraen tifoidea.

Si la tifoidea se detecta temprano, se puede tratar con éxito con antibióticos; la tifoidea puede ser mortal si no se sigue un tratamiento.

Datos básicos sobre la fiebre tifoidea

Aquí tenemos algunos puntos clave sobre la fiebre tifoidea. Puede encontrar más detalles en el artículo principal.

  • La tifoidea es una infección bacteriana común en países con bajos ingresos.
  • Sin tratamiento, es mortal en el 25 por ciento de los casos.
  • Los síntomas incluyen fiebre alta y problemas gastrointestinales.
  • Algunas personas portan la bacteria sin desarrollar síntomas.
  • La mayoría de los casos reportados en los Estados Unidos son contraídos en el extranjero.
  • El único tratamiento para la tifoidea son los antibióticos.

Typhoid bacteria 3d renderShare on Pinterest
La tifoidea es una infección causada por la bacteria Salmonella typhimurium que se transmite de persona a persona.

La tifoidea es una infección causada por la bacteria Salmonella typhimurium (S. typhi).

La bacteria vive en los intestinos y en el torrente sanguíneo de los humanos. Se propaga entre individuos por contacto directo con las heces de una persona infectada.

Ningún animal es portador de esta enfermedad, por lo que la transmisión siempre es de humano a humano.

Sin tratamiento, alrededor de 1 de cada 5 casos de tifoidea puede ser mortal. Con tratamiento, menos de 4 de cada 100 casos son mortales.

La S. typhi entra por la boca y pasa entre 1 y 3 semanas en el intestino. Después de esto, se abre paso a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo.

Desde el torrente sanguíneo, se propaga a otros tejidos y órganos. El sistema inmunológico del huésped poco puede hacer para defenderse porque la S. typhi puede vivir dentro de las células , a salvo del sistema inmunológico.

La tifoidea es diagnosticada al detectar la presencia de la S. typhi a través de la sangre, las heces, la orina o una muestra de médula ósea.

Los síntomas normalmente comienzan entre 6 y 30 días después de la exposición a la bacteria.

La fiebre y erupción son los dos síntomas principales. La fiebre tifoidea es particularmente alta, y aumenta gradualmente durante varios días hasta los 104 grados Fahrenheit, o entre 39 a 40 grados Celsius.

La erupción, la cual no afecta a todos los pacientes, consiste en manchas rosadas, especialmente en el cuello y el abdomen.

Otros síntomas pueden incluir:

  • debilidad
  • dolor abdominal
  • estreñimiento
  • dolores de cabeza

Excepcionalmente, los síntomas pueden incluir confusión, diarrea y vómitos, pero es menos probable que sea mortal.

El único tratamiento efectivo para la tifoidea son los antibióticos. Los más utilizados son el Ciprofloxacino (para adultos no embarazadas) y la ceftriaxona.

Aparte de los antibióticos, es importante la rehidratación, ingiriendo abundante agua.

En casos más severos, donde el intestino se ha perforado, puede que sea necesario practicar una cirugía.

Tifoidea resistente a los antibióticos

Al igual que con otras enfermedades bacterianas, actualmente existe preocupación por la creciente resistencia de los antibióticos a la S. typhi.

Esto está afectando la elección de los medicamentos disponibles para tratarla. En los últimos años, por ejemplo, la tifoidea se ha vuelto resistente a la trimetoprima-sulfametoxazol y ampicilina.

El Ciprofloxacino, uno de los medicamentos clave para la tifoidea, también está experimentando dificultades similares. Algunos estudios han encontrado que las tasas de resistencia de la Salmonella typhimurium son de alrededor del 35 por ciento.

La causa de la tifoidea es la bacteria S. typhi y se transmite a través de los alimentos, las bebidas y bebiendo agua contaminada con materia fecal infectada. Lavar las frutas y verduras con agua contaminada puede propagarlo.

Algunas personas son portadores asintomáticos de la tifoidea, lo que significa que albergan la bacteria pero no sufren efectos adversos. Otros continúan alojando la bacteria después de que sus síntomas hayan desaparecido. A veces, la enfermedad puede aparecer de nuevo.

Se recomienda que las personas que dan positivo como portadores no trabajen con niños o personas mayores hasta que los exámenes médicos comprueben que están limpios.

Los países con menos acceso a agua limpia e instalaciones de lavado suelen tener un mayor número de casos de tifoidea.

Vacunación

Share on Pinterest
Se recomienda la vacunación, si viaja a un país donde prevalece la tifoidea.

Antes de viajar a un país de alto riesgo, es recomendable vacunarse contra la fiebre tifoidea.

Esto puede lograrse con medicamentos orales o una inyección de una sola dosis:

  • Oral: una vacuna viva, atenuada. Consiste en 4 tabletas, una cada dos días, la última de las cuales se toma 1 semana antes del viaje.
  • Inyección: una vacuna inactivada, administrada 2 semanas antes del viaje.

Las vacunas no son 100 por ciento efectivas y se debe tener cuidado al comer y beber.

No debe empezar la vacunación si la persona está enferma actualmente o si es menor de 6 años de edad. Las personas con VIH no deben tomar la dosis oral viva.

La vacuna puede tener efectos adversos. Una de cada 100 personas experimentará fiebre. Después de la vacuna oral, puede haber problemas gastrointestinales, náuseas y dolor de cabeza. Sin embargo, los efectos secundarios graves son raros con cualquiera de las vacunas.

Actualmente, están disponibles dos tipos de vacunas contra la tifoidea, pero aún se necesita una vacuna más potente. La versión oral viva de la vacuna es la más fuerte de las dos. Después de 3 años, todavía protege a los individuos de la infección el 73 por ciento de las veces. Sin embargo, esta vacuna tiene más efectos secundarios.

Las vacunas actuales no siempre son efectivas, y debido a que la fiebre tifoidea es tan frecuente en los países más pobres, se necesita hacer más investigación para encontrar mejores formas de prevenir su propagación.

Erradicación de la tifoidea

Incluso cuando los síntomas de la tifoidea han pasado, todavía es posible llevar la bacteria.

Esto dificulta la erradicación de la enfermedad, ya que los portadores cuyos síntomas han terminado pueden tener menos cuidado al lavar los alimentos o al interactuar con otros.

Las personas que viajan a Africa, Sudamérica, Asia y la India en particular deben estar atentas.

Prevención de las infecciones

La tifoidea se transmite por contacto e ingestión de heces humanas infectadas. Esto puede suceder a través de una fuente de agua infectada o al manipular alimentos.

A continuación, aparecen algunas reglas generales que se deben seguir al viajar y de esta manera, ayudar a minimizar la posibilidad de infección por tifoidea:

  • Beber agua embotellada, de preferencia gasificada.
  • Si no se puede obtener el agua embotellada, asegúrese de que el agua se caliente a punto de ebullición durante al menos un minuto antes de consumirla.
  • Tenga cuidado de comer cualquier cosa que haya sido manipulada por otra persona.
  • Evite comer en puestos de comida en la calle, y sólo coma alimentos que todavía estén calientes.
  • No le ponga hielo a las bebidas.
  • Evite las frutas y verduras crudas, pélelas y no coma la cáscara.

Traducido por Brenda Carreras

Revisado por Carmen María González Morales

Leer el artículo en Inglés