Los dolores y molestias menores en el brazo izquierdo son a menudo una parte normal del envejecimiento. Sin embargo, si el dolor en el brazo izquierdo es repentino o inusual podría ser un signo de un problema médico más grave. Podría tratarse de un síntoma de una lesión que necesita tratamiento o, en el peor de los casos, puede ser un síntoma de ataque al corazón.

Conocer las posibles causas y características del dolor en el brazo izquierdo puede ayudar a una persona a reconocer a qué reacciona el cuerpo y a determinar cuándo debe buscar atención médica.

En este artículo explicamos las posibles causas del dolor en el brazo izquierdo. Describimos, además, los otros síntomas que pueden ayudar a una persona a identificar el problema subyacente para cada una de las siguientes causas.

left arm painShare on Pinterest
El dolor en el brazo izquierdo podría ser un síntoma de un ataque cardíaco cuando se presenta junto con otros síntomas.

Un ataque cardíaco ocurre cuando una porción del músculo cardíaco sufre daños o deja de funcionar por completo debido a la falta de oxígeno.

La mayor parte de los ataques cardíacos ocurre como resultado del estrechamiento de las arterias coronarias. Las arterias se estrechan a causa de una acumulación de placa. Si un trozo de placa se desprende de la pared de la arteria, puede cortar el flujo de sangre rica en oxígeno al corazón, causando un ataque al corazón.

El dolor en el brazo izquierdo es uno de los síntomas más comunes de un ataque cardíaco. Los nervios que provienen del corazón y los que provienen del brazo envían señales a las mismas células del cerebro, y esto hace que el cerebro no pueda aislar la fuente del dolor.

Este fenómeno, llamado dolor referido, explica por qué una persona que experimenta un ataque cardíaco puede sentir dolor en el brazo y no sentirlo en el pecho.

La Asociación Americana del Corazón (AHA, en inglés) aconseja llamar al 911 si el dolor repentino en el brazo izquierdo empeora después de unos minutos o si ocurre junto con cualquiera de los siguientes síntomas:

  • incomodidad en el centro del pecho que dura más de unos minutos o que aparece y desaparece
  • dolor, entumecimiento o cierta incomodidad en la espalda, el cuello, la mandíbula o la parte inferior del abdomen
  • dificultad para respirar con o sin dolor en el pecho
  • indigestión
  • náuseas o vómitos
  • aturdimiento
  • sudores repentinos o sofocos

La incomodidad en el pecho es el síntoma de ataque cardíaco más común en hombres y mujeres. Se siente como presión, rigidez, llenura, ardor o dolor que aumenta gradualmente.

Sin embargo, las mujeres suelen ser más propensas que los hombres a experimentar otros síntomas cuando tienen un ataque cardíaco, como dificultad para respirar y náuseas, los cuales se pueden atribuir incorrectamente a un virus, indigestión o estrés.

Si una persona experimenta una combinación repentina de náuseas, vómitos, falta de aliento o dolor en la parte inferior del abdomen, la espalda o la mandíbula, debe buscar atención médica de inmediato.

Las personas que experimentan angina sienten incomodidad o dolor como resultado de que el corazón está recibiendo menos oxígeno de lo que necesita para funcionar. Al mismo tiempo que sienten dolor en el brazo izquierdo, también pueden aparecer síntomas en los hombros, cuello, espalda o en la mandíbula. La angina también puede sentirse como indigestión.

La angina no es un ataque al corazón; sin embargo, es un signo de un problema cardíaco. Normalmente ocurre cuando las arterias coronarias se obstruyen o se estrechan.

Hay dos tipos principales de angina:

Angina estable

La angina estable es predecible y se puede controlar. Ocurre constantemente durante al menos 2 meses y solo en momentos de esfuerzo físico o estrés emocional.

Estas circunstancias ejercen mayor esfuerzo en el corazón, lo que significa que necesita más oxígeno del que permiten las arterias estrechadas. El descanso puede ayudar a una persona a tratar la angina estable. De llegar a necesitarlo, un médico puede recetar un medicamento llamado nitroglicerina para relajar las arterias.

Angina inestable

Este tipo de angina es más impredecible y peligroso. Puede ocurrir incluso cuando la persona está descansando, porque el corazón no recibe de manera continua el oxígeno que necesita para funcionar.

La angina inestable es una señal de que una persona está en riesgo de un ataque cardíaco. Un profesional médico debe evaluar a las personas con angina inestable en una sala de emergencias.

Share on Pinterest
El dolor en el brazo izquierdo puede ocurrir debido a una lesión del tejido muscular o del hueso.

El dolor en el brazo izquierdo probablemente no sea el resultado de problemas cardíacos si tiene las siguientes molestias:

  • el dolor tiene una calidad "punzante" y solo dura unos segundos
  • dolor provocado por el movimiento o el tacto
  • solo se siente dolor en una pequeña área del brazo
  • el malestar persiste sin otros síntomas durante horas o días

En su lugar, el dolor puede ser síntoma de tener lesiones en el hueso o en el tejido del brazo, hombro o codo.

Sin embargo, incluso si conoces bien estas posibles afecciones esqueletomusculares, puede ser difícil determinar si el dolor en tu brazo izquierdo se produce por una lesión o un ataque cardíaco. Ciertos factores de riesgo para ambos, como la edad y las actividades físicas, también coinciden.

Por estas razones, es importante que no intentes autodiagnosticarte una lesión ni descartes un problema cardíaco sin asistencia médica.

Las condiciones esqueletomusculares comunes que pueden causar dolor en el brazo incluyen:

Bursitis

La bursitis es una bolsa o saco lleno de líquido que actúa como un cojín entre un hueso y tejido blando circundante. La bursitis es la inflamación de la bolsa.

El dolor en el brazo izquierdo puede ser síntoma de bursitis en el hombro, consecuencia del uso excesivo de la articulación. Si la bolsa sufre un trauma directo o se infecta, también puede contribuir al dolor en el brazo izquierdo.

Tendinitis

La tendinitis es la inflamación en el tejido conectivo entre el músculo y el hueso. Suele desarrollarse debido al uso repetitivo de la articulación. Y es por esto que los jugadores de tenis, nadadores o músicos suelen ser los más afectados.

La tendinitis en el hombro o codo puede causar dolor en el brazo izquierdo.

Desgarro del manguito rotador

El manguito rotador es un grupo de músculos y tendones que sostienen el hombro en su receptáculo y ayudan a una persona a rotar el brazo y levantar objetos.

Un desgarro en el tejido blando de esta zona puede ser muy doloroso. Suele ser el resultado del uso excesivo del hombro o si hay un trauma directo. El envejecimiento también causa degeneración de los tejidos del hombro, y eso puede aumentar el riesgo de un desgarre.

Hernia de disco

Cuando uno de los discos de amortiguación entre las vértebras de la columna vertebral se rompe, sobresale entre los huesos de la columna y empuja contra los nervios circundantes.

Si el disco empuja contra los nervios que el brazo usa, se puede sentir dolor, entumecimiento o debilidad en ese brazo. Estos síntomas pueden parecerse a los de un ataque cardíaco, pero la causa es diferente.

Una causa común de hernia de disco es el levantamiento repetitivo de cosas pesadas.

Fractura

El dolor en el brazo puede ser un síntoma de un hueso roto no detectado.

Share on Pinterest
Debes visitar a un médico si sientes dolor en tu brazo izquierdo para evitar más daños o identificar y tratar un ataque cardíaco.

Si bien las lesiones en los brazos y los hombros pueden no poner en peligro la vida, aún es importante que busques la evaluación de un médico. El tratamiento temprano puede ayudar a que los tejidos o huesos sanen y prevenir daños mayores.

Sin embargo, el factor más importante del tratamiento temprano cuando tienes dolor en el brazo izquierdo es descartar un ataque cardíaco.

Si los médicos de emergencia deciden que tu dolor en el brazo es el síntoma de un ataque cardíaco o un bloqueo arterial, actuarán de inmediato. Primero, lo más probable es que realicen un electrocardiograma, un análisis de sangre, una radiografía de tórax y posiblemente una tomografía computarizada (TC).

El médico también podría usar un procedimiento de imágenes diagnósticas llamado cateterismo cardíaco. Esta prueba permite a los médicos evaluar la extensión de los bloqueos inyectando un medio de contraste en las arterias.

A partir de los resultados, los médicos pueden elegir un tratamiento no invasivo. Por ejemplo, pueden recetar un medicamento que disuelve los coágulos de sangre.

Los bloqueos más severos podrían requerir cirugía. Existe una variedad de procedimientos cardíacos, y los factores que intervienen en la elección del más apropiado son complejos. Algunas posibles opciones para restaurar el flujo sanguíneo al corazón incluyen:

  • Implantación de stent: El cirujano inserta una malla metálica extensible de forma tubular en una arteria estrecha para ensancharla y promover el flujo de la sangre. Este tubo se denomina stent.
  • Angioplastia: El cirujano infla un pequeño globo dentro de una arteria bloqueada y la vuelve a abrir para permitir el flujo de sangre. También pueden unir un stent al globo para fijarlo en su lugar.
  • Cirugía de derivación (Bypass): El cirujano usa una sección sana del vaso sanguíneo para desviar el flujo de sangre alrededor del bloqueo.

Si una persona experimenta un ataque cardíaco o angina, debe hacer cambios en su estilo de vida para evitar una recurrencia. Estos pueden incluir:

  • dejar de fumar
  • alcanzar un peso corporal saludable
  • iniciar un régimen de ejercicios
  • comer una dieta saludable que incluya muchos vegetales, frutas, granos integrales y carnes magras, así como productos lácteos bajos en grasa

Los médicos también pueden recetar medicamentos para reducir el colesterol, prevenir la coagulación de la sangre o reducir la presión arterial.

Para personas con diabetes tipo 2

Un médico podría recetar medicamentos específicos para personas con diabetes tipo 2 cuyos niveles de glucosa permanecen altos a pesar de los cambios que han hecho en su estilo de vida y de tomar metformina.

Estos medicamentos deberían disminuir la glucosa en la sangre y reducir el riesgo de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular.

Un médico podría recetar un inhibidor del cotransportador de sodio-glucosa tipo 2 (SGLT-2), como la canagliflozina (Invokana), o un agonista del receptor del péptido-1 (GLP-1) análogo del glucagón, como la dulaglutida (Trulicity).

Si bien el dolor en el brazo izquierdo no siempre es un signo de un ataque cardíaco o angina, estas son las causas más peligrosas de este síntoma. Es esencial buscar atención médica inmediata si junto con el dolor en el brazo experimentas dificultad al respirar, náuseas, dolor en el pecho y mareos.

Las personas que experimentan signos de enfermedad cardíaca deben adoptar medidas para asegurarse de que reducen el riesgo de complicaciones graves, como accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

Estas medidas incluyen cambios en el estilo de vida, medicamentos y, de ser necesario, cirugía.

Hacer estos cambios puede parecer abrumador al principio, pero pueden ayudar a prevenir más daños y ataques cardíacos.

Q:

¿Pueden los ataques cardíacos causar dolor en el brazo derecho?

A:

Sí, los síntomas de un ataque cardíaco pueden incluir dolor en el brazo derecho, el brazo izquierdo o en ambos brazos.

Gerhard Whitworth, RN Answers represent the opinions of our medical experts. All content is strictly informational and should not be considered medical advice.

Leer el artículo en Inglés