El acné es la afección cutánea más común en Estados Unidos. Puede causar puntos negros, puntos blancos y puntos llenos de pus.

Según la Academia Estadounidense de Dermatología, de 40 a 50 millones de estadounidenses tienen acné en algún momento.

El acné tiende a empezar en la pubertad y la mayoría de las personas lo experimenta durante este tiempo antes de que desaparezca solo en la adolescencia o al comienzo de los 20 años. Sin embargo, para algunas personas, puede persistir a finales de los 20 e incluso 30 años de edad.

Su gravedad puede variar desde solo unos cuantos puntos hasta grupos más grandes de áreas afectadas. Al igual que en la espalda, el acné puede aparecer en la cara, cuello y pecho. Si no se le da tratamiento al acné, los puntos oscuros y las cicatrices permanentes pueden aparecer en la piel a medida que se va limpiando.

Existen varias opciones de tratamiento disponibles para ayudar a las personas a deshacerse del acné en su espalda.

Cremas tópicas

Back acne.
El acné en la espalda puede afectar a cualquiera y es la afección cutánea más común en Estados Unidos.

La mayoría de los tratamientos incluye aplicar medicamentos tópicos directamente en la piel. Estos usualmente son la primera opción para tratar los casos de acné leve a moderado.

Para las personas que tienen solo unos cuantos puntos, los medicamentos de venta libre con frecuencia tratarán el problema. La Academia Estadounidense de Dermatología recomienda usar un producto que contenga peróxido de benzoilo o ácido salicílico.

Una diversidad de productos está disponible para compra en línea, incluyendo productos que contienen peróxido de benzoilo o ácido salicílico.

Las personas deberían aplicar el medicamento a toda la parte afectada de la espalda, no solo en los puntos, generalmente una o dos veces al día. Esta clase de tratamiento usualmente limpiará la piel en 4 a 8 semanas.

Pastillas

Un médico o un profesional del cuidado de la salud pueden recetar medicamentos orales si una persona tiene acné grave, incluyendo quistes y nódulos de acné. El tratamiento puede incluir:

  • Antibióticos para matar las bacterias y reducir la inflamación: algunas veces, los médicos los recetan junto con un medicamento tópico. Es posible que una persona necesite usarlos por 2 a 6 meses.
  • Pastillas anticonceptivas y otros medicamentos que afectan las hormonas: estas pueden reducir la cantidad de aceite que la piel produce, pero puede tomar de 3 a 4 meses que hagan efecto. Esta opción, que interrumpe la ovulación, podría no ser adecuada para las adolescentes jóvenes.
  • Isotretinoína: este es un medicamento poderoso que puede beneficiar a las personas hasta por 2 años después del tratamiento. Sin embargo, tiene la posibilidad de causar efectos secundarios; puede dañar a los bebés no nacidos, lo que significa que no es adecuado para las mujeres que tienen planificado un embarazo. Antes de recetar isotretinoína, los médicos pueden ordenar exámenes de sangre y continuar monitoreando a la persona mientras la usa.

Con algunos medicamentos, especialmente isotretinoína, también existe la preocupación de que pueda causar depresión y sentimientos suicidas. La isotretinoína también puede causar piel seca, particularmente alrededor de los labios, por eso se recomienda un humectante labial.

Además, la isotretinoína puede causar dolor de articulaciones debido a la resequedad y reducción del lubricante de las articulaciones.

Procedimientos cutáneos

El láser y otras terapias ligeras pueden reducir los niveles de la bacteria P.acnes en la piel, pero existe evidencia limitada que apoya la efectividad de este enfoque. Algunas veces, los dermatólogos ofrecen un exfoliante químico para tratar los puntos negros y pápulas.

El drenaje y la extracción es un procedimiento para eliminar los quistes grandes de acné si no responden al medicamento. Esto ayudará a aliviar el dolor, pero posiblemente dejará cicatriz.

Man showering.
Tomar una ducha después de sudar y usar limpiadores suaves aplicados con las puntas de los dedos puede ayudar a reducir el riesgo de brotes de acné en la espalda.

La ropa para ejercicio ajustada que atrapa el sudor en la piel de la espalda y bloquea los poros puede contribuir a los brotes. Las personas deberán considerar usar ropa holgada, especialmente durante una sesión fuerte de ejercicios.

Otros consejos para reducir el riesgo de brotes de acné en la espalda son:

  • lavarse después de sudar
  • usar las puntas de los dedos para aplicar un limpiador suave no abrasivo
  • evitar productos que irritan tu piel
  • no frotarse las áreas afectadas
  • no explotar, picar o apretar los puntos ya que puede causar que se propaguen y dejen cicatriz
  • permanecer lejos del sol y evitar camas de bronceado que causan que la piel dañada esté más propensa al acné

Algunas veces, se pueden desarrollar quistes sensibles grandes en la espalda. Estos pueden explotar o curarse sin romperse. La piel afectada por el acné puede ser sensible al tacto, sentirse caliente o causar dolor.

La gravedad del acné en la espalda puede variar. El acné grado 1 o moderado, usualmente consiste de unas cuantas manchas y puede incluir puntos blancos, puntos negros y espinillas. El acné grado 4 es grave y se caracteriza por muchos puntos o quistes.

Cuando los niveles de hormonas en la sangre incrementan, las glándulas producen un exceso de aceite. Al mismo tiempo, las células de piel muerta que no desaparecen adecuadamente obstruyen los folículos. La combinación de estos procesos lleva a la acumulación de aceite y causa puntos blancos y puntos negros.

Todos tenemos la bacteria Propionibacterium acnes viviendo en nuestra piel, y para muchos, no causa ningún problema. La acumulación del aceite en la piel en personas propensas al acné crea el entorno perfecto para que la bacteria se multiplique. Esto puede causar inflamación y la formación de puntos llenos de pus o rojos.

Según la Asociación Británica de Dermatología, existe poca evidencia de que un alimento en particular, como chocolate o comidas rápidas, puede causar el acné.

Sin embargo, la Academia Estadounidense de Dermatólogos, indica que los estudios demuestran que ciertos carbohidratos, incluyendo el pan blanco y las patatas fritas, incrementan los niveles de azúcar en la sangre, lo que es un activador potencial del acné.

La mayoría de las personas experimentan acné durante la adolescencia, y para muchos, se resolverá solo. Existen algunos tratamientos disponibles que no curarán el acné, pero minimizarán los brotes.

Sin un tratamiento, el acné puede causar cicatrices permanentes, baja autoestima, depresión y ansiedad.

Leer el artículo en inglés