El acné hormonal generalmente se conoce simplemente como acné. Otro término para la afección de la piel es acné vulgar.

A veces, se le llama acné hormonal debido a la forma en que se desarrolla el problema de la piel en respuesta a los cambios hormonales, y especialmente al aumento de los andrógenos, como la testosterona.

El aumento de los niveles de andrógenos puede desencadenar un proceso de mayor producción de sebo (la sustancia oleosa que producen las glándulas sebáceas), cambios en la actividad de las células de la piel, inflamación y colonización de los folículos pilosos por una bacteria conocida como Propionibacterium acnes (P. acnes). Todos estos elementos pueden causar acné.

Las lesiones del acné o granos de gravedad variable suelen afectar la cara y la parte superior del cuerpo. El acné es una afección común y tratable.

Mild acneShare on Pinterest
El acné leve afecta a muchas personas durante la adolescencia y puede persistir hasta la edad adulta.

El acné es una afección de la piel.

Ocurre cuando el cuerpo produce un exceso de sebo, un aceite que evita que la piel se seque, y este se aglutina con las células muertas de la piel en un poro. La obstrucción puede formar una lesión de acné o un granito en el lugar donde ocurre.

Las lesiones en la piel formadas por el acné incluyen comedones, que pueden ser tapones abiertos o cerrados que se forman en la base de los pelos.

Otros tipos de lesiones incluyen:

  • pápulas
  • pústulas
  • nódulos
  • quistes

Estos cuatro tipos de lesiones, de creciente tamaño y gravedad, se forman cuando las bacterias se involucran con los tapones. Las bacterias provocan una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario.

El acné es la afección cutánea más común en Estados Unidos. La Academia Americana de Dermatología (AAD, por sus siglas en inglés) estima que, en un momento dado, puede haber hasta 50 millones de personas en EE.UU. que padecen acné.

El acné hormonal no es un término utilizado en la investigación médica o por los médicos, pero suele ser utilizado en internet, en revistas de moda o por personas que venden remedios naturales.

En este artículo asumimos que el acné hormonal simplemente significa acné. Una razón por la que suele ser llamado acné hormonal es para relacionarlo con el hecho de que es más común en los adolescentes que atraviesan los cambios hormonales propios de la pubertad.

Los síntomas del acné pueden incluir:

  • puntos blancos
  • puntos negros
  • pápulas
  • pústulas
  • quistes
  • nódulos

Los puntos blancos y negros no están inflamados y no causan dolor ni hinchazón. Si se inflaman, pueden convertirse en quistes o pústulas. Las lesiones inflamadas pueden causar dolor, irritación y enrojecimiento. La lesión y el área que la rodea pueden estar levantadas.

Las lesiones suelen aparecer en:

  • la cara
  • el cuello
  • la espalda
  • los hombros
  • el pecho

Es más probable que aparezcan en la frente que en otras partes del rostro, como las mejillas, porque los niveles de sebo son más altos en esta área.

La depresión puede ser una complicación del acné debido al impacto en la autoestima.

Se cree que el acné afecta al 80 por ciento de las personas entre los 11 y 30 años, especialmente de los 14 a 19 años. Algunas personas continúan experimentando acné después de los 30 años.

Durante el embarazo y cerca de la menopausia, los cambios hormonales pueden provocar acné en las mujeres.

Hay cuatro factores principales detrás de la formación de lesiones de acné. Las hormonas son un factor importante, por lo que algunas personas lo llaman acné hormonal.

Los cuatro componentes del acné involucran las unidades en la base de los vellos en la piel:

1. La producción de la hormona testosterona aumenta durante la pubertad. Esto provoca una piel grasa porque aumenta la producción de sebo, la sustancia aceitosa secretada en la base del vello para proteger y lubricar la piel.

2. Los folículos pilosos se bloquean, formando comedones o “poros obstruidos”. La sobreproducción de células de la piel que normalmente saldrían a la superficie y se eliminarían también se suma a este proceso.

3. Los comedones pueden empeorar por una infección bacteriana.

4. El sistema inmunitario reacciona a las bacterias, provocando inflamación.

No todo el acné es inflamatorio. Es posible que los comedones simples, los puntos negros y puntos blancos, no se inflamen. Las espinillas llamadas pápulas, pústulas, nódulos y quistes, en orden de gravedad creciente, presentan inflamación.

El rol de las hormonas en la formación del acné

El acné se conoce como acné hormonal porque uno de los principales factores causales es la hormona testosterona.

Los niveles de testosterona aumentan en la adolescencia como parte de la pubertad. Esto provoca el desarrollo masculino en los niños y da fuerza a los músculos y los huesos en las niñas.

Esta hormona también tiene el efecto de aumentar la producción de sebo en la base del cabello. Esto se debe a que las glándulas que secretan el aceite son sensibles a la testosterona.

Otras hormonas también influyen en el acné. Para las mujeres, los cambios hormonales relacionados con el embarazo o el ciclo menstrual también pueden desencadenar acné. La disminución de los niveles de estrógeno puede aumentar el riesgo de desarrollar acné durante la menopausia.

El papel de la progesterona sigue sin estar claro.

Las enfermedades que afectan los niveles hormonales, por ejemplo, el síndrome de ovario poliquístico (SOP) pueden desencadenar acné.

Según la AAD, un número cada vez mayor de mujeres informan sobre el acné más allá de la adolescencia y hasta los 30, 40 y 50 años. La mayoría de los casos de acné en mujeres adultas son de leves a moderados.

La mayoría de los casos de acné en mujeres adultas son persistentes y continúan desde la pubertad después de los 24 años, pero entre el 20 por ciento y el 40 por ciento de los casos comienzan después de la pubertad.

No está claro por qué, pero algunos cambios de vida pueden causar un brote.

Las fluctuaciones hormonales pueden provocar acné durante el embarazo y en el período de la menopausia.

Los investigadores señalan que las mujeres que experimentan acné alrededor de la menopausia suelen tener niveles de andrógenos dentro del rango normal, pero sus niveles de estrógeno están bajando.

Puede ser este desequilibrio lo que causa los brotes de acné. A medida que la hormona alcanza un “punto de inflexión”, las nuevas proporciones hormonales conducen a una estimulación adicional de las glándulas sebáceas, lo que desencadena los brotes.

Share on Pinterest
El acné severo ocurre debido a la inflamación y la presencia de muchas lesiones. Se pueden recetar medicamentos.

El acné puede ser leve, moderado o grave.

Las clasificaciones existentes sugieren que:

El acné leve presenta principalmente puntos negros y espinillas y, por lo general, no necesita ayuda profesional. Hay menos de 20 comedones o 15 lesiones inflamatorias o un total de 30 lesiones.

El acné moderado involucra lesiones inflamadas y no inflamadas, algunas de las cuales pueden dejar cicatrices. Hay de 20 a 100 comedones, o de 15 a 50 lesiones inflamatorias, o un total de 30 a 125 lesiones en total.

El acné grave presenta lesiones inflamadas generalizadas. Puede afectar tanto la apariencia como la autoestima, y puede causar cicatrices.

Todas las formas de acné pueden causar desesperación.

Incluso el acné leve puede afectar la autoestima de una persona. Esto no solo se debe a su apariencia, sino también al hecho de que a menudo afecta a los jóvenes cuando comienzan a sus relaciones sociales.

Existen muchos mitos sobre las causas del acné.

No hay evidencia de que cualquiera de los siguientes factores causa acné:

  • mala higiene
  • el chocolate y otros factores de la alimentación, incluyendo frutos secos o alimentos grasosos
  • masturbación o sexo

Algunas investigaciones han encontrado vínculos débiles entre el acné y los productos lácteos, y especialmente la leche descremada.

También hay evidencia que relaciona el acné con dietas que contienen muchos alimentos con un índice glucémico alto. Estos incluyen carbohidratos simples, que se encuentran en el pan blanco, papas fritas y papas blancas, y bebidas azucaradas.

Estos alimentos pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre, lo cual puede tener un impacto en los niveles hormonales que luego afectan el riesgo de desarrollar acné.

Las medicinas a base de hierbas son ejemplos de tratamientos complementarios y alternativos para el acné. Suelen ser inofensivas, pero se utilizan ejemplos como el aceite de árbol de té, albahaca y clavo.

Consejos prácticos para personas con acné

Los consejos de cuidado personal para el acné pueden ayudar con el problema, o evitar que empeore.

Share on Pinterest
Las personas no deben pellizcarse o tocarse las manchas, sino lavar la piel suavemente dos veces al día.

Estos son algunos consejos:

  • lavarse suavemente todos los días no más de dos veces al día y después de sudar
  • usar jabones o limpiadores suaves y agua tibia, no agua caliente
  • no usar exfoliantes fuertes
  • evitar restregar, pellizcar o raspar las espinillas, ya que hacerlo puede empeorarlas y causar inflamación
  • las personas deben evitar el maquillaje o usar con moderación cosméticos a base de agua que estén marcados como no comedogénicos
  • siempre que sea posible, evitar ambientes con alta humedad que provoquen sudoración excesiva

Lavarse en exceso no es bueno para el acné.

Lavar y restregar demasiado puede eliminar la grasa de la piel e irritarla más. La piel puede responder produciendo más grasa y empeorando el acné.

El acné se trata en función de la gravedad. El acné leve se puede tratar con productos de venta libre (OTC, en inglés), así como con medicamentos que los médicos ofrecen.

No existe un tratamiento de solución rápida para el acné. Todos los tratamientos tardan semanas en mostrar su efecto.

Tratamiento de venta libre (OTC)

Los tratamientos para el acné leve OTC incluyen limpiadores cutáneos antibacterianos. Sin embargo, no hay evidencia de que el acné sea causado por una mala higiene.

El peróxido de benzoilo es un medicamento tópico disponible OTC que puede ayudar. Hay otros medicamentos OTC disponibles, pero con menos evidencia de un buen efecto.

Al usar medicamentos para tratar el acné, las personas deben evitar exponerse a la luz solar directa y las camas solares, ya que la piel puede ser más sensible a la luz ultravioleta en este momento.

Tratamiento para el acné moderado y grave.

Los médicos pueden ayudar a las personas cuyo acné involucra granos más graves que pueden provocar cicatrices.

El acné moderado se puede tratar con antibióticos orales. Por ejemplo:

  • tetraciclina
  • minociclina
  • eritromicina
  • doxiciclina

Los antibióticos para el acné generalmente deben continuar durante 3 meses para obtener resultados completos. También se pueden recetar antibióticos tópicos y antibióticos orales.

A las mujeres con acné moderado que no responden a los antibióticos orales se les puede recetar terapia con hormonas antiandrogénicas o medicamentos anticonceptivos.

Isotretinoína

El acné grave puede requerir un tratamiento recetado, por ejemplo, el medicamento isotretinoína.

Este es un tratamiento oral que debe tomarse durante 16 a 20 semanas. Es muy eficaz contra el acné severo, pero tiene efectos secundarios y su uso debe ser monitoreado.

Es crucial no usar isotretinoína si planeas quedar embarazada o si estás o podrías estar embarazada, ya que existe un riesgo para el feto.

Las mujeres deben hacerse una prueba de embarazo antes de comenzar a tomar el medicamento y usar anticonceptivos confiables antes y durante su uso.

Las mujeres sexualmente activas en edad fértil deben utilizar dos métodos anticonceptivos antes, durante y después del tratamiento con isotretinoína.

Las personas con acné severo que necesitan usar isotretinoína deben ser remitidas a un dermatólogo registrado en el programa de monitoreo de medicamentos de la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Acné quístico y triamcinolona

La forma más grave de acné es el acné quístico, que puede tratarse con una inyección de corticosteroide llamada triamcinolona. Esta inyección en la lesión tiene como objetivo reducir las cicatrices causadas por la inflamación.

Otros procedimientos

Un dermatólogo puede recomendar o usar uno o una combinación de los siguientes:

  • terapias con láser y luz
  • exfoliaciones químicas
  • drenaje y extracción para eliminar un quiste

Una inyección con medicamento puede reducir el tamaño de un quiste grande si se requiere hacerlo rápidamente.

El tratamiento para el acné en mujeres adultas es el mismo que para otras personas. Otras opciones incluyen la terapia hormonal.

Estas incluyen la píldora anticonceptiva, ya que puede ayudar a eliminar el acné en las mujeres. Las píldoras aprobadas por la FDA contienen etinilestradiol.

Se puede usar un anticonceptivo oral solo o con un medicamento antiandrógeno.

Las personas con determinadas afecciones de salud no deben usar píldoras anticonceptivas orales.

Entre ellas:

  • antecedentes familiares de cáncer de seno
  • ataque cardíaco o derrame cerebral previo
  • un historial de coágulos de sangre
  • hipertensión no controlada
  • sangrado vaginal anormal

Al igual que con la isotretinoína, quienes utilicen terapias hormonales necesitarán un control regular para garantizar la seguridad del tratamiento.

Es necesario consultar a un médico que se especializa en afecciones de la piel, llamado dermatólogo, en caso de tener acné grave.

Se recomienda a las personas que consulten a un médico y quizás a un dermatólogo especialista si:

  • tienen mucho acné
  • presentan lesiones graves
  • existe el riesgo de cicatrices
  • el acné podría afectar la pigmentación

Si la presencia de acné afecta el funcionamiento diario de una persona, también debe buscar ayuda.

Lee el artículo en inglés.

Última revisión médica realizada el 23 de julio de 2018.