Para muchas personas, tomar una copa de alcohol de vez en cuando no causa problemas. Sin embargo, para las personas con afecciones médicas, como la diabetes, el consumo de alcohol puede afectar los niveles de azúcar en la sangre e implicar un riesgo para la salud.

Comprender qué se está consumiendo y cómo el alcohol influye en los niveles de azúcar en la sangre, es particularmente importante para las personas con diabetes.

This image has an empty alt attribute; its file name is GettyImages-1168198856_header-1024x575.jpgShare on Pinterest
Jonathan Knowles/Getty Images

El alcohol es un depresor. Está clasificado como una droga sedativa-hipnótica porque deprime el sistema nervioso central.

El alcohol puede afectar a todos los órganos del cuerpo humano. Una vez que una persona lo consume, es absorbido rápidamente por el estómago y el intestino delgado y entra al torrente sanguíneo.

En una persona promedio, el hígado descompone aproximadamente una bebida alcohólica estándar por hora. El exceso de alcohol circula por todo el cuerpo. Cualquier cantidad de alcohol que el hígado no descomponga es eliminada por los pulmones, riñones y la piel a través de la orina y el sudor.

La manera en la que el alcohol afecta el cuerpo de una persona depende de la cantidad que consume. En pocas cantidades, el alcohol puede actuar como un estimulante. Por ejemplo, una persona puede sentirse más feliz o hablar más.

Sin embargo, tomar demasiado alcohol puede incapacitar el cuerpo. Es particularmente importante que las personas con diabetes lo reconozcan.

La salud general de una persona juega un papel importante en la forma en la que su cuerpo responde al alcohol. Las personas con diabetes u otros problemas de azúcar en sangre deben tener cuidado cuando consumen alcohol.

El consumo de alcohol interfiere con el azúcar en sangre al igual que las hormonas necesarias para mantener niveles saludables de azúcar en la sangre. Las personas que consumen frecuentemente mucho alcohol pueden agotar su almacenamiento de energía en unas cuantas horas.

Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol puede reducir la efectividad de la insulina. Esto causa niveles altos de azúcar en sangre. Muchas personas con la enfermedad de hígado alcohólico también tienen intolerancia a la glucosa o diabetes.

Los niveles normales de azúcar en la sangre en ayunas deben estar en el rango de 70 a 100 miligramos por decilitro (mg/dl). Las personas que tienen diabetes sin tratar presentan niveles de azúcar en la sangre más altos que 126 mg/dl.

Las personas con diabetes deben ser muy cuidadosas con el consumo de alcohol. Es buena idea que hablen con un médico para comprender claramente los riesgos que esto implica.

No es adecuado tomar algunos medicamentos junto con el consumo de alcohol. Las personas con diabetes deben asegurarse de poner atención a cualquier advertencia posible.

El consumo de alcohol puede causar niveles peligrosamente bajos de azúcar en la sangre. Esto se debe a que el hígado debe trabajar para eliminar el alcohol de la sangre en lugar de controlar los niveles de azúcar en la sangre. El consumo de alcohol también puede causar desconocimiento circunstancial de los niveles bajos de azúcar en la sangre.

Algunos de los síntomas de los niveles bajos de azúcar en la sangre son similares a los del consumo excesivo de alcohol. Incluyen:

  • confusión
  • somnolencia
  • visión borrosa
  • dolores de cabeza
  • aturdimiento o mareos
  • falta de coordinación
  • inconsciencia

Otros problemas relacionados con el alcohol y la diabetes

El efecto del alcohol en los niveles de azúcar en la sangre no es la única manera en la que puede afectar a alguien con diabetes. El consumo de alcohol también puede:

  • estimular el apetito de la persona, estimular el exceso de alimentación y aumentar más los niveles de azúcar en la sangre
  • dificultar la pérdida de peso debido a las calorías que contiene
  • reducir la voluntad y aumentar la posibilidad de tomar decisiones nutricionales no saludables
  • interferir con la efectividad de algunos medicamentos orales para la diabetes
  • aumentar la presión arterial

Las personas con diabetes que tienen planificado tomar alcohol deberían verificar sus niveles de azúcar en la sangre antes y hasta 24 horas después de beber. También deberían verificar estos niveles a la hora de ir a la cama para asegurarse de estar estables antes de dormir.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), una bebida estándar en Estados Unidos es igual a 14 gramos (g) 0.6 onzas (oz) de alcohol puro.

Las bebidas como la cerveza y el vino pueden tener un contenido de alcohol de 2 por ciento a 20 por ciento. Las bebidas con alcohol pueden contener 40 por ciento a 50 por ciento e incluso más alcohol.

A continuación, se encuentra el contenido de alcohol en algunas bebidas alcohólicas comunes, según los CDC. Cada una es igual a una bebida.

  • 12 oz de cerveza contienen 5 por ciento de alcohol.
  • 8 oz de licor de malta contienen 7 por ciento de alcohol.
  • 5 oz de vino contienen 12 por ciento de alcohol.
  • 1.5 oz, o un “shot”, de una bebida con alcohol de 80 grados contiene 40 por ciento de alcohol.

También es importante mencionar que, debido a la creciente popularidad de las cervezas artesanales, el contenido de alcohol de algunas cervezas ahora es más alto que 5 por ciento. Usualmente varía según el tipo de cerveza.

Las personas con problemas de azúcar en sangre deberían evitar consumir bebidas mezcladas y cócteles. Estas bebidas con frecuencia están llenas de azúcar y sin calorías y pueden aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

La Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda los siguientes consejos para las personas con diabetes cuando toman alcohol:

  • Las mujeres no deberían consumir más de una bebida al día.
  • Los hombres no deberían consumir más de dos bebidas al día.
  • No tomes con el estómago vacío o cuando los niveles de azúcar en la sangre están bajos.
  • No reemplaces los alimentos con alcohol en un plan de alimentación, y no consideres el alcohol en un plan de alimentación como una opción de carbohidratos.
  • Toma las bebidas lentamente para hacerlas durar más tiempo.
  • Mantente hidratado con bebidas sin calorías, como agua o sodas de dieta.
  • Prueba una cerveza suave o un vino espumoso.
  • Ten cuidado con las cervezas artesanales fuertes, ya que pueden contener el doble de alcohol y dos veces más calorías que las cervezas suaves.
  • Elige mezcladores sin calorías, como una soda dietética o agua tónica dietética.

Diferentes bebidas varían en contenido de alcohol, carbohidratos y azúcar, y la forma en la que afectan los niveles de azúcar en la sangre de una persona. Las siguientes tablas contienen información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Estas muestran la cantidad de carbohidratos y azúcar en diferentes bebidas alcohólicas.

Cerveza

TiposRaciónCarbohidratos (g)Azúcares (g)
Cerveza suave1 lata o botella (354 g)5.810.3
Cerveza regular1 lata (356 g)12.60
Cerveza fuerte1 botella (355 g)0.960

Vino

TiposRaciónCarbohidratos (g)Azúcares (g)
Vino tinto5 fl oz3.840.91
Vino blanco5 fl oz3.821.41

Bebidas con alcohol

TiposRaciónCarbohidratos (g)Azúcares (g)
Whiskey1.5 fl oz0.040.04
Vodka1.5 fl oz00
Ginebra1.5 fl oz00
Ron1.5 fl oz00

Cócteles

TiposRaciónCarbohidratos (g)Azúcares (g)
Daiquirí2 fl oz4.163.35
Piña colada4.5 fl oz31.9531.49
Whiskey sour3.5 fl oz13.5913.55
Tequila Sunrise6.8 fl oz23.84N/A

La mayoría de las personas con diabetes pueden disfrutar una bebida alcohólica ocasional. Cada bebida alcohólica toma entre 1 y 1.5 horas en terminar de procesarse en el hígado. Mientras más alcohol consume una persona, más alto será su riesgo de experimentar niveles bajos de azúcar en la sangre.

Los síntomas del nivel bajo de azúcar en sangre pueden aparecer repentinamente y pueden ser peligrosos si una persona no está preparada. Es buena idea comer carbohidratos antes de tomar alcohol para ayudar a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre.

Las personas con diabetes pueden llevar tabletas de glucosa consigo en caso de una emergencia, y deberían verificar sus niveles de azúcar en la sangre regularmente. También deberán recordar que es posible que algunos medicamentos contra la diabetes no funcionen si se consume demasiado alcohol.

Un estudio determinó que las mujeres que tomaban moderadamente tenían un riesgo menor de desarrollar diabetes tipo 2 que las mujeres que no tomaban. Sin embargo, el estudio tenía un número de limitaciones, las cuales podrían alterar la percepción del impacto.

Dicho esto, cuando se trata de alcohol, las personas con problemas de azúcar en sangre siempre deberían ser cuidadosas. Es mejor seguir los límites de consumo diarios recomendados.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 12 de julio de 2021.

Versión original actualizada el 9 de agosto de 2021.

Última revisión médica realizada el 9 de agosto de 2021.