Existen muchos métodos para tratar los brotes de artritis reumatoide o brotes, incluso remedios caseros y cambios en el estilo de vida.

Los brotes son períodos de mayor actividad de la enfermedad durante los cuales los síntomas de artritis, que usualmente incluyen dolor de articulaciones, hinchazón y rigidez, son más severos.

Las personas con artritis reumatoide (AR) con frecuencia consideran que los brotes vienen y van en oleadas durante sus vidas. La duración de los brotes varía desde algunos días hasta varios meses. Los síntomas específicos y su gravedad también pueden variar según la persona y las situaciones.

En este artículo, discutimos cómo las personas pueden reducir y controlar los brotes de AR.

Actualmente no existen medicamentos que puedan curar la AR o prevenir consistentemente los brotes. El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas, minimizar la inflamación y prevenir el daño de las articulaciones.

Las personas pueden probar las siguientes técnicas y remedios caseros para aliviar sus síntomas cuando sientan que inicia un brote de AR:

Cómo controlar los brotes en casa

Senior woman writing down triggers to understand how to deal with ra flaresShare on Pinterest
Anotar los posibles activadores de los brotes y los síntomas puede ayudar a las personas a lidiar con los brotes de AR.

Estar consciente de los síntomas tempranos de los brotes es útil para evitar y tratarlos.

1. Mantener un diario de los síntomas

Puede ser de ayuda mantener un diario de los posibles activadores de los brotes y los síntomas para tratar de identificar cuándo y por qué suceden. Evitar los activadores y descansar puede ser suficiente para manejar un brote pequeño.

2. Descansar más

Una vez que empieza el brote, muchas personas necesitarán reducir sus niveles de actividad.

Durante los brotes severos, es posible que las personas tengan que descansar completamente. Trabajar desde casa e implementar un sistema de apoyo confiable de la familia y amigos puede ayudar.

3. Hacer ejercicio moderado

Hacer ejercicios moderados de estiramiento y movimiento puede evitar la rigidez cuando ocurre un brote de RA.

4. Utilizar compresas calientes o frías

Las compresas calientes o frías pueden ayudar a reducir el dolor e hinchazón de las articulaciones. Las personas pueden empezar a usar estas compresas tan pronto como aparezcan los síntomas y continuar usándolas durante todo el brote.

Es esencial evitar colocar sustancias calientes o frías directamente sobre la piel. En su lugar, envuelve la compresa en una toalla antes de aplicarla sobre el área afectada.

5. Hacer cambios en la dieta

Seguir una dieta antiinflamatoria puede ayudar a evitar los brotes y mejorar los síntomas de AR cuando ocurran.

Las personas que desean seguir esta dieta deberían evitar los alimentos procesados, azúcares refinadas e ingredientes artificiales, y comer una dieta mediterránea que sea abundante en los alimentos integrales.

Los alimentos que las personas con AR deberían incorporar en su dieta incluyen:

  • alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, como linaza, semillas de chía, nueces, salmón y atún
  • alimentos ricos en antioxidantes, incluyendo los vegetales coloridos, frutas, frijoles, cacao y canela
  • aceite de oliva virgen extra
  • nueces y semillas

6. Probar un suplemento dietético

Según la Fundación para la Artritis, ciertos suplementos de hierbas pueden aliviar los síntomas de un brote. Estos suplementos incluyen:

  • curcumina, un químico en la cúrcuma
  • jengibre
  • aceite de pescado u omega 3 con EPA y DHA
  • capsaicina
  • ácido gama linolénico

Las vitaminas y suplementos minerales específicos también pueden ser de ayuda, incluso:

  • calcio
  • cromo
  • cobre
  • hierro
  • folato
  • magnesio
  • selenio
  • sodio
  • zinc
  • vitaminas B, incluso B-1, B-2, B-3, B-6 y B-12
  • vitaminas A, C, D, E y K

7. Reducir el estrés

Woman meditating which can help with stress that causes RA flaresShare on Pinterest
La meditación puede ayudar a reducir el estrés.

Reducir el estrés es esencial para evitar los brotes y reducir su duración y síntomas. Las personas pueden probar las siguientes técnicas para reducir el estrés cuando sientan que inicia un brote:

  • meditación
  • imágenes guiadas
  • respiración profunda
  • ejercicios físicos y mentales, como yoga y tai chi
  • escribir un diario
  • pensamientos positivos
  • practicar la gratitud

Medicamentos

Es posible dividir los medicamentos que los médicos recetan usualmente para AR en tres grupos principales:

  • Medicamentos para tratar los síntomas. Los esteroides, medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) y el acetominofeno se encuentran entre los medicamentos que pueden aliviar la inflamación y el dolor agudo que puede ocasionar la AR.
  • Medicamentos inmunosupresores. Estos tratamientos reducen el progreso de la AR y evitan el daño a las articulaciones al detener la respuesta inflamatoria del cuerpo. También son conocidos como antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME).
  • Modificadores de la respuesta biológica. Estos medicamentos son una generación más reciente de los FARME, los cuales imitan las moléculas inmunitarias humanas. Los biológicos inhiben la respuesta inflamatoria de forma más directa.

Cualquier persona con AR sentirá los brotes de diferente forma, pero es común que los síntomas de la AR aparezcan y desaparezcan.

Los brotes de AR usualmente empiezan con una fase durante la cual las personas pueden sentir que algo no está bien y que muy pronto aparecerá un brote. Luego aparecerán los distintos síntomas del brote.

Los síntomas de un brote de AR pueden incluir:

  • dolor
  • fatiga
  • hinchazón
  • rigidez
  • articulaciones sensibles
  • inflamación

Estos síntomas pueden ocasionar una pérdida del funcionamiento e interferir con el estado de ánimo, la calidad de sueño y la capacidad de realizar las actividades cotidianas.

Los síntomas tienden a aumentar hasta que alcanzan su pico. Cuando termine el brote, los síntomas se reducirán y pueden desaparecer por completo.

En casos leves, los síntomas de una persona podrían no presentarse durante un período largo y los períodos de actividad de la enfermedad podrían ser breves. Sin embargo, la afección suele ser más grave y la mayoría de las personas experimentarán algunos síntomas durante sus vidas.

También existe relación entre la AR y un riesgo incrementado de depresión y ansiedad, lo que puede empeorar los síntomas de un brote. Es vital que cualquier persona que se sienta deprimida o preocupada por desarrollar depresión consulte con un médico.

Share on Pinterest
El mal sueño es un típico activador de un brote de AR.

Existen dos tipos de brotes de AR, a lo que los médicos llaman predecible e impredecible.

Los brotes predecibles usualmente ocurren en respuesta a uno o más activadores.

Los brotes impredecibles no tienen un activador aparente y las personas pueden tener dificultad para relacionarlos con cualquier causa específica. Este tipo de brote es más difícil de evitar y tratar que los brotes predecibles.

Los activadores usuales de un brote de AR incluyen:

  • estrés, emocional o físico
  • mal sueño
  • infección
  • esfuerzo en exceso

Es posible que las personas que tienen brotes predecibles puedan tomar precauciones para evitarlos o reducir su gravedad.

La AR es una enfermedad crónica que actualmente no tiene cura. La AR generalmente aparece en oleadas, lo que significa que las personas tienen brotes alternados con períodos de remisión.

Cada persona es diferente, pero con frecuencia es posible controlar los brotes de AR con medicamentos y estrategias de estilo de vida.

Un médico puede ayudar a las personas a crear un plan de manejo de la enfermedad que sea específico para sus necesidades, síntomas y situación.

Leer el artículo en Inglés