Los cálculos biliares son cálculos o protuberancias que se desarrollan en la vesícula biliar o el conducto biliar cuando ciertas sustancias se endurecen.

La vesícula biliar es un pequeño saco ubicado en el lado derecho del cuerpo, debajo del hígado. Algunos de los químicos que existen en la vesícula biliar pueden solidificarse y convertirse en un cálculo grande o varios pequeños.

Aproximadamente 20 millones de personas en Estados Unidos tienen cálculos biliares. Un estudio reveló que la prevalencia de los cálculos biliares en adultos en países industrializados es de aproximadamente del 10 por ciento, y parece que va en aumento.

Gallstone painShare on Pinterest
Los síntomas de los cálculos biliares pueden incluir dolor en el lado derecho del cuerpo.

La mayoría de las personas con cálculos biliares no experimentan ningún síntoma. Esto se debe a que los cálculos permanecen en la vesícula biliar y no causan problemas.

Sin embargo, algunas veces, los cálculos biliares pueden causar colecistitis, o una vesícula biliar inflamada.

El síntoma principal es un dolor que aparece de repente y empeora rápidamente. Este dolor puede ocurrir en el lado derecho del cuerpo, justo debajo de las costillas, entre los omóplatos o en el hombro derecho.

Otros síntomas incluyen:

  • dolor del lado derecho del cuerpo, justo debajo de las costillas
  • dolor de espalda entre los omóplatos
  • dolor en el hombro derecho
  • náusea
  • vómitos
  • sudoración
  • intranquilidad

Los cálculos biliares se tratan solamente si han causado inflamación en la vesícula biliar, bloqueado los conductos biliares o si se han movido de los conductos biliares hacia los intestinos.

Colecistectomía

La colecistectomía significa la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar. Esto usualmente se realiza con cirugía no invasiva. La cirugía no invasiva no es posible en aproximadamente el 10 por ciento de las personas que necesitan una colecistectomía abierta. En su lugar, se realizará una cirugía abierta.

Con la colecistectomía abierta, se realiza una incisión grande en el abdomen. Las personas que se someten a una cirugía abierta requieren una hospitalización y tiempo de recuperación más prolongados. Si una vesícula biliar se inflama gravemente, se requiere una cirugía abierta.

Para la gran mayoría de las personas que se someten a una colecistectomía, los cálculos biliares vuelven a aparecer en un año. Para ayudar a prevenirlo, muchas personas con cálculos biliares reciben ácido ursodesoxicólico, que es el ácido que se encuentra en la bilis.

El ácido ursodesoxicólico reduce el contenido de colesterol en la bilis, lo que hace menos probable que se formen cálculos.

Ácido ursodesoxicólico

Si los cálculos biliares están hechos de colesterol, algunas veces se pueden disolver con ácido ursodesoxicólico. Este tipo de tratamiento, conocido como disolución, puede tomar hasta 24 meses para que haga efecto. No es tan efectivo como la cirugía, pero algunas veces, es la única opción para las personas que no pueden recibir un anestésico general.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica

Cuando una persona con cálculos biliares no puede someterse a una cirugía o recibir ácido ursodesoxicólico, puede someterse a una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), que requiere un anestésico local. Una cámara de fibra óptica flexible, o endoscopio, se inserta en la boca a través del sistema digestivo y hacia la vesícula biliar.

Un cable con calentamiento eléctrico ensancha la abertura del conducto biliar. Entonces, los cálculos se extirpan o se dejan pasar hacia el intestino.

Litotricia

Las ondas de choque ultrasónico se dirigen hacia los cálculos biliares y los rompen. Si los cálculos biliares se vuelven suficientemente pequeños, pueden pasar de manera segura en las heces. Este tipo de tratamiento no es común y solo se usa cuando hay pocos cálculos biliares presentes.

En muchos casos, los cálculos biliares se descubren por accidente cuando una persona recibe tratamiento por una afección distinta. Un médico puede sospechar que existen cálculos biliares después de una prueba de colesterol, un ultrasonido, una prueba de sangre o hasta una radiografía.

Las pruebas de sangre pueden usarse para observar las señales de infección, obstrucción, pancreatitis o ictericia.

Colangiografía

Un medio de contraste se inyecta en el torrente sanguíneo para que se concentre en los conductos biliares o en la vesícula biliar, o se inserta directamente en los conductos biliares con una CPRE. El medio de contraste se muestra en las radiografías. La CPRE también se usa para ubicar y eliminar los cálculos en el conducto biliar.

Entonces, el médico podrá observar las radiografías e identificar los posibles trastornos de la vesícula biliar o el conducto biliar, como pancreatitis, cáncer de páncreas o cálculos biliares. Las radiografías indicarán al médico si el medio de contraste llega al hígado, conductos biliares, intestinos y vesícula biliar.

Si el medio de contraste no llega hacia una de estas áreas, generalmente significa que el cálculo biliar está causando un bloqueo. Un experto tendrá una mejor idea de la ubicación del cálculo biliar.

Tomografía computarizada

Esta es una radiografía no invasiva que produce imágenes transversales del interior del cuerpo humano.

Colescintigrafía (gammagrafía con ácido iminodiacético hepatobiliar, HIDA)

Una pequeña cantidad de material radioactivo inofensivo se inyecta en el paciente. Esto es absorbido por la vesícula biliar, que luego se estimula para que se contraiga. Esta prueba puede diagnosticar contracciones anormales de la vesícula biliar o una obstrucción del conducto biliar.

Share on Pinterest
Los vegetarianos tienen un menor riesgo de desarrollar cálculos biliares.

Antes, a las personas con cálculos biliares que todavía no estaban listas para la cirugía se les recetaba una dieta extremadamente baja en grasa para evitar el crecimiento de los cálculos biliares.

Recientemente se ha demostrado que esto es menos útil de lo que se pensaba, ya que la pérdida rápida de peso puede causar cálculos biliares.

Se recomienda una dieta balanceada con comidas regulares. Esto no curará los cálculos biliares, pero puede tener un impacto positivo en cualquier síntoma y dolor que se experimente.

Evitar los alimentos con alto contenido en grasas saturadas puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cálculos biliares, como mantequilla, queso duro, pasteles y bizcochos. Se cree que el colesterol tiene una función en la formación de cálculos biliares.

Se pueden tomar medidas dietéticas para ayudar a evitar la afección, como comer más maníes y consumir pequeñas cantidades de alcohol.

Los cálculos biliares pueden formarse cuando los químicos en la vesícula biliar tienen un desequilibrio, como colesterol, bilirrubinato de calcio y carbonato de calcio.

Hay dos principales formas de cálculos biliares:

  • Cálculos biliares de colesterol: Estos se pueden formar cuando la bilis contiene demasiado colesterol. Son el tipo principal de cálculos biliares en EE.UU.
  • Cálculos biliares de pigmento: Estos se forman cuando la bilis contiene demasiada bilirrubina. Son más comunes entre personas con enfermedad hepática, conductos biliares infectados o trastornos sanguíneos, como anemia drepanocítica.

Los expertos no están completamente seguros de por qué algunas personas desarrollan desequilibrios químicos en su vesícula biliar que causan cálculos biliares, mientras que otras no.

Sin embargo, sabemos que los cálculos biliares son más comunes entre personas con obesidad, especialmente las mujeres. Un estudio reveló que un diafragma inflamado casi duplica las posibilidades de que una mujer desarrolle cálculos biliares y la necesidad de una cirugía para eliminarlos.

Otras personas en riesgo incluyen:

  • mujeres que han estado embarazadas
  • antecedentes familiares
  • personas que perdieron mucho peso recientemente
  • la pérdida intencional de peso rápidamente y luego recuperarlo puede incrementar los riesgos de los hombres de formar cálculos biliares posteriormente en la vida
  • mujeres que toman anticonceptivos orales
  • ser sedentario
  • mujeres que reciben terapia de estrógenos en dosis altas
  • personas con un familiar cercano que tiene cálculos biliares
  • un estudio reveló que un gen variante aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cálculos biliares
  • personas con una dieta con alto contenido de grasa
  • en comparación con los hombres, el doble de las mujeres tiene cálculos biliares
  • personas mayores de 60 años
  • indígenas nativos americanos
  • personas que toman medicamentos llamados estatinas para disminuir el colesterol
  • personas con diabetes

Adicionalmente, la terapia de reemplazo hormonal (TRH) para mujeres durante la menopausia está relacionada con un riesgo más alto de problemas de la vesícula biliar. Un estudio determinó que la TRH administrada mediante parches para la piel o geles implica un menor riesgo que la TRH oral.

Abajo puedes ver un modelo tridimensional de cálculos biliares, que es completamente interactivo.

Explora el modelo con tu mouse o pantalla táctil para entender más sobre los cálculos biliares.

Si los cálculos biliares bloquean el conducto biliar o el duodeno, se puede bloquear el flujo de los jugos gástricos hacia el páncreas. Esto puede causar ictericia y pancreatitis aguda. El tratamiento usualmente involucra la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar.

Es común que las personas a quienes se les extirpa la vesícula biliar experimenten sensación de hinchazón e indigestión, especialmente después de una comida con alto contenido de grasa. Algunas personas pueden evacuar con más frecuencia que antes.

¿Puede una persona vivir sin vesícula biliar?

Una persona puede sobrevivir sin vesícula biliar. El hígado produce suficiente bilis para digerir una dieta normal. Si se extirpa la vesícula biliar a una persona, la bilis llega al intestino delgado desde el hígado a través de los conductos hepáticos, en lugar de almacenarse en la vesícula biliar.

Un pequeño número de personas a quienes se les ha extirpado la vesícula biliar experimentan heces más blandas y frecuentes por un tiempo debido a que su bilis fluye hacia el intestino delgado con más frecuencia.

Los posibles síntomas pueden presentarse con complicaciones:

Es importante reconocer las posibles complicaciones de los cálculos biliares.

Cólico biliar: Cuando un cálculo se atora en la abertura de la vesícula biliar y no pasa fácilmente, la contracción de la vesícula biliar puede causar fuertes dolores. Cuando esto sucede, una persona puede experimentar una afección dolorosa llamada cólico biliar.

El dolor se siente en la parte superior del abdomen, pero también puede sentirse en el centro o a la derecha del abdomen. El dolor es más común aproximadamente una hora después de comer, especialmente si una persona tuvo una comida con alto contenido en grasa. El dolor será constante y durará unas cuantas horas y luego disminuirá. Algunas personas experimentarán dolor constante durante 24 horas, mientras que otras pueden experimentar oleadas de dolor.

Infección: Si los cálculos biliares han causado una infección de la vesícula biliar, la persona con la afección puede tener fiebre y experimentar escalofríos. En la mayoría de los casos de infección por cálculos biliares, las personas serán hospitalizadas para extraer los cálculos biliares.

Ictericia: Si un cálculo biliar sale de la vesícula biliar y se atora en el conducto biliar, puede bloquear el paso de la bilis hacia el intestino. Luego, la bilis se filtra hacia el torrente sanguíneo, causando señales de ictericia.

En la mayoría de los casos, esta complicación requerirá la extracción quirúrgica de los cálculos biliares. Para algunas personas, los cálculos biliares eventualmente pasan hacia el intestino.

Pancreatitis: Si un pequeño cálculo biliar pasa a través del conducto biliar y bloquea el conducto pancreático o causa un reflujo de líquidos y que la bilis pase hacia el conducto, la persona puede desarrollar pancreatitis.

Algunos factores que incrementan el riesgo de desarrollar cálculos biliares, como la edad, el sexo y el origen étnico, no se pueden alterar.

Sin embargo, es posible que seguir una dieta vegetariana pueda reducir el riesgo de desarrollar cálculos biliares. Los vegetarianos tienen un riesgo significativamente más bajo de desarrollar cálculos biliares, en comparación con las personas que comen carne.

Muchos expertos dicen que una dieta baja en grasa y alta en frutas y vegetales, incluyendo abundante fibra dietética, puede ayudar a proteger a las personas para que no desarrollen cálculos biliares.

Controlar el peso corporal también puede ayudar a evitar la formación de cálculos biliares. Sin embargo, una dieta estricta y la pérdida rápida de peso aumentan el riesgo de desarrollar cálculos biliares. Se sugiere moderación.

Lee el artículo en inglés.

Última revisión médica realizada el 4 de diciembre de 2017.