El cáncer oral puede aparecer en cualquier parte de la boca, incluyendo el interior de las mejillas y las encías. Es un tipo de cáncer de cabeza y cuello.

A menudo se incluye en la categoría de cáncer oral y orofaríngeo. El cáncer orofaríngeo afecta la parte posterior de la boca y el revestimiento de la garganta.

Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, en inglés), cerca de 53,000 estadounidenses recibirán un diagnóstico de cáncer oral u orofaríngeo en 2019.

La edad promedio en el momento del diagnóstico es de 62 años, pero alrededor del 25% de los casos ocurre antes de los 55 años, dice la ACS. Es más probable que la enfermedad afecte más a los hombres que a las mujeres.

En las primeras etapas, a menudo no hay señales o síntomas de cáncer oral.

Los fumadores y los bebedores excesivos deben hacerse chequeos regulares con el dentista, ya que el tabaco y el alcohol son factores de riesgo para el cáncer de boca.

El dentista puede detectar cualquier señal en una etapa temprana.

Precáncer

Una persona debe ver a un dentista regularmente si fuma o bebe de forma habitual.

Las señales de que el cáncer podría desarrollarse eventualmente incluyen:

Leucoplasia: es cuando hay manchas blancas en la boca que no desaparecen al frotarse.

Liquen plano oral: aparecen áreas con líneas blancas con un borde rojizo, posiblemente con ulceración.

Muchas lesiones bucales podrían ser precancerosas. Pero esto no significa que alguien tenga cáncer, pero es necesario hablar con un médico acerca de cualquier cambio que se produzca en la boca.

Monitorear los cambios puede ayudar a detectar el cáncer de boca en las primeras etapas, cuando es más fácil de tratar.

Cáncer

Si se desarrolla cáncer, una persona puede notar:

  • manchas en el revestimiento de la boca o lengua, por lo general rojo o rojo y blanco
  • sangrado, dolor o entumecimiento en la boca
  • úlceras o llagas en la boca que no sanan
  • un bulto o engrosamiento de las encías o el revestimiento de la boca
  • dientes flojos sin motivo aparente
  • dentaduras postizas que no se ajustan bien
  • inflamación en la mandíbula
  • dolor o sensación de que algo está atorado en la garganta
  • ronquera
  • dificultad para masticar o tragar
  • dificultad para mover la lengua o la mandíbula

Tener cualquiera de estos síntomas no significa que una persona tenga cáncer de boca, pero vale la pena consultarlo con un médico.

El tratamiento dependerá de:

  • la ubicación, la etapa y el tipo de cáncer
  • la salud general del individuo
  • preferencias personales

Aquí te presentamos una serie de opciones, que incluyen:

Cirugía

Un médico puede recomendar una cirugía para extirpar el tumor y parte del tejido sano cercano.

La cirugía puede implicar la eliminación de:

  • parte de la lengua
  • la quijada
  • ganglios linfáticos

Si el procedimiento cambia significativamente la apariencia de la persona o su capacidad para hablar o comer, es posible que sea necesaria una cirugía reconstructiva.

Radioterapia

Los cánceres bucales son sensibles a la radioterapia. En este tratamiento se utiliza haces de rayos X de alta energía o partículas de radiación para dañar el ADN dentro de las células tumorales, destruyendo su capacidad de reproducción.

Radiación de haz externo: una máquina apunta al área afectada con rayos de radiación.

Braquiterapia: el cirujano usará agujas radioactivas para administrar radiación al tumor dentro del cuerpo. Un médico puede recomendarle esto a personas con cáncer de lengua en etapa temprana.

Los efectos adversos de la radioterapia en la boca pueden incluir:

  • caries dental
  • llagas bucales
  • sangrado en las encías
  • rigidez de la mandíbula
  • fatiga
  • reacciones en la piel, tales como quemaduras

El tratamiento probablemente será más efectivo en personas que no fuman o que ya han dejado de fumar.

Es posible que una persona con cáncer de boca en etapa temprana solo necesite radioterapia, pero un médico puede recomendar combinarlo con otros tratamientos para reducir el riesgo de que el cáncer se siga desarrollando o se vuelva a presentar.

Obtén más información sobre la radioterapia aquí.

Quimioterapia

Si el cáncer ya se ha extendido, un médico puede recomendar la combinación de quimioterapia con radioterapia.

La quimioterapia implica el uso de medicamentos potentes que dañan el ADN de las células cancerosas. Los medicamentos debilitan la capacidad de las células para reproducirse y propagarse.

Los medicamentos de quimioterapia destruyen las células cancerosas, pero a veces también pueden dañar el tejido sano. Esto puede conducir a efectos adversos graves.

Estos efectos pueden incluir:

  • fatiga
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de cabello
  • sistema inmunitario debilitado y un mayor riesgo de infección

Estos efectos suelen desaparecer después de que una persona termina su tratamiento.

Obtén más información sobre la quimioterapia.

Terapia de hipertermia

Con esta nueva técnica, un médico calentará el área por encima de la temperatura normal para dañar y matar las células cancerosas.

Este método de terapia también puede aumentar la sensibilidad de las células cancerosas a la radioterapia.

La etapa del cáncer se refiere a qué punto se ha propagado.

En las primeras etapas, puede haber células precancerosas que eventualmente podrían volverse cancerosas.

En ocasiones se le denomina cáncer en etapa 0 o carcinoma in situ. Un médico puede aconsejar a una persona que deje de fumar y que preste atención a la aparición de otros cambios.

  • El cáncer localizado solo afecta un área y no se ha diseminado a otros tejidos.
  • El cáncer regional se ha diseminado a los tejidos cercanos.
  • El cáncer distante se ha diseminado a otras partes del cuerpo, incluyendo, posiblemente, los pulmones o el hígado.

Sin tratamiento, el cáncer oral puede comenzar en una parte de la boca y luego extenderse a otras partes de la boca. También puede extenderse a la cabeza, el cuello y el resto del cuerpo.

Las opciones de tratamiento y los pronósticos dependerán, en cierta medida, de la etapa del cáncer.

Obtén más información sobre el carcinoma in situ.

El cáncer de boca y su tratamiento pueden conducir a una serie de complicaciones.

Las complicaciones después de la cirugía incluyen el riesgo de:

  • sangrado
  • infección
  • dolor
  • dificultad para comer y tragar

Los problemas a largo plazo pueden incluir:

Estrechamiento de la arteria carótida: esto puede ser el resultado de la radioterapia y puede provocar la aparición de problemas cardiovasculares.

Problemas dentales: pueden desarrollarse si la cirugía cambia la forma de la boca y la mandíbula.

Disfagia o dificultad para tragar: esto puede dificultar la alimentación y aumentar el riesgo de aspirar alimentos y de infecciones posteriores.

Problemas de lenguaje: los cambios en la lengua, los labios y otras funciones de la boca pueden afectar el habla.

Problemas de salud mental: puede presentarse depresión, irritabilidad, frustración y ansiedad.

Unirse a un grupo de apoyo local o en línea puede ser útil. Este contacto ofrece la oportunidad de conocer personas con experiencias similares.

El cáncer se produce cuando un cambio genético en el cuerpo genera células que crecen sin control. A medida que estas células no deseadas continúan creciendo, forman un tumor. Con el tiempo, las células pueden migrar a otras partes del cuerpo.

Cerca del 90% de los cánceres de boca son carcinomas de células escamosas. Comienzan en las células escamosas que recubren los labios y el interior de la boca.

Factores de riesgo

Los médicos desconocen la causa de estos cambios, pero algunos factores de riesgo parecen aumentar la posibilidad de desarrollar cáncer de boca.

Existe evidencia de que los siguientes factores aumentan el riesgo:

  • fumar o masticar tabaco
  • usar rapé, que proviene del tabaco
  • masticar nueces de betel con frecuencia, un hábito popular en partes del sudeste asiático
  • consumo excesivo de alcohol
  • infección por el virus del papiloma humano (VPH), y especialmente el VPH tipo 16
  • un historial previo de cáncer de cabeza y cuello

Obtén más información aquí sobre la infección por VPH.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer de boca incluyen:

  • exposición ultravioleta (UV) de los labios de fuentes como sol, lámparas solares o cámaras de bronceado
  • enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • radioterapia previa en la cabeza, el cuello o ambos
  • exposición a ciertos químicos, especialmente asbesto, ácido sulfúrico y formaldehído
  • tener una herida o trauma crónico durante mucho tiempo, por ejemplo, por dientes con bordes puntiagudos.
  • beber mate muy caliente, popular en América del Sur

Seguir una dieta saludable que contenga muchas frutas y vegetales frescos puede reducir el riesgo.

a woman explains her symtoms to a doctor
Un médico podría preguntar los antecedentes médicos personales y familiares para ayudar a diagnosticar el cáncer de boca.

Si una persona tiene síntomas que podrían indicar cáncer de boca, un médico:

  • preguntará sobre sus síntomas
  • realizará un examen físico
  • preguntará sobre su historial médico personal y familiar

Si existe la posibilidad de cáncer de boca, también podrían recomendar una biopsia, en la que el médico toma una pequeña muestra de tejido para detectar células cancerosas.

Esto podría ser una biopsia con cepillo donde el médico recolecta células usando un cepillo especial, lo cual no provoca dolor.

Si la biopsia revela cáncer de boca, el siguiente paso es determinar la etapa.

Las pruebas para determinar las etapas del cáncer incluyen:

Endoscopía: El médico pasará un tubo delgado con una cámara ligera y pequeña por la garganta para ver si el cáncer se ha diseminado y, de ser así, hasta dónde.

Exámenes de imágenes: Una radiografía de los pulmones, por ejemplo, mostrará si el cáncer ha llegado a esa área.

El pronóstico para una persona con cáncer oral u orofaríngeo dependerá de la etapa del cáncer, el lugar donde ocurre en la boca y otros factores.

Las siguientes estadísticas de la ACS muestran la probabilidad promedio que una persona tiene de sobrevivir al menos 5 años con cáncer de boca:

EtapaLenguaLabioBase de la boca
Local81%92%78%
Regional67%61%39%
Distante39%24%19%
General66%88%53%

Además de la etapa del cáncer, hay otros factores que afectan las posibilidades de una persona de tener una vida más larga, como:

  • su edad
  • su salud en general
  • el grado o tipo de cáncer, ya que algunos son más agresivos que otros
  • su acceso a una variedad de opciones de tratamiento

Para reducir el riesgo de cáncer de boca, es necesario:

  • evitar usar cualquier forma de producto de tabaco
  • evitar consumo excesivo de alcohol
  • evitar masticar nuez de betel
  • tener un control dental regular
  • vigilar los cambios en la boca y consultar a un médico o dentista si ocurre alguno
  • vacunarse contra el VPH

Los médicos están encontrando evidencia de un vínculo entre el VPH y el cáncer de orofaringeo.

Haz clic aquí para obtener más información sobre el cáncer de amígdalas, para el cual el VPH también es un factor de riesgo.

Leer el artículo en inglés