La enfermedad de Crohn es una enfermedad intestinal inflamatoria que daña los intestinos delgado y grueso. El médico puede recomendar la cirugía para la enfermedad de Crohn a una persona con síntomas graves si otros tratamientos no la ayudan.

La cirugía no cura la enfermedad de Crohn, pero puede reducir las complicaciones relacionadas con la enfermedad.

Según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), aproximadamente el 60 por ciento de las personas con la enfermedad de Crohn se someten a cirugía durante los primeros 20 años de su diagnóstico.

Surgeons in operating theatre performing Crohn's surgeryShare on Pinterest
Los médicos pueden recomendar la cirugía en casos graves de la enfermedad de Crohn.

Los médicos usualmente recetan medicamentos y recomiendan cambios en la dieta para ayudar a minimizar los síntomas y brotes de la enfermedad de Crohn.

Sin embargo, una persona todavía puede experimentar inflamación y otras complicaciones, especialmente si la enfermedad es grave.

La cirugía es invasiva, así que los médicos no la recomiendan usualmente a menos que sea absolutamente necesaria. Los ejemplos de estos casos incluyen si una persona tiene:

  • un absceso o una bolsa de infección
  • una fístula
  • sangrado intestinal
  • obstrucciones intestinales
  • daño intestinal irreversible
  • síntomas que no se reducen con otros tratamientos

Los médicos también pueden usar la cirugía en situaciones de emergencia, como obstrucción intestinal. Los investigadores en un estudio estimaron que del 6 al 16 por ciento de las personas con la enfermedad de Crohn que presentan síntomas agudos, requieren cirugía.

Existen varios tipos de cirugía que el médico puede recomendar para la enfermedad de Crohn. Estos incluyen:

VER GALERÍA5

1/5

Resección del intestino delgado

Esta cirugía extirpa una parte del intestino delgado debido a una obstrucción o daño grave a causa de la enfermedad de Crohn.

El médico puede realizar la cirugía mediante laparoscopía, lo que significa que hará unas cuantas incisiones diminutas e insertará instrumentos que le permite ver el intestino delgado y extirpar la parte afectada. En otras épocas, el médico podría haber necesitado hacer una incisión más grande conocida como cirugía abierta.

2/5

Colectomía subtotal

La colectomía subtotal es una cirugía que extirpa todo o parte del intestino grueso, también conocido como colon.

Esto es similar a una resección del intestino delgado, los médicos pueden realizar esta cirugía mediante laparoscopía o mediante un método de cirugía abierta.

3/5

Estricturoplastía

Este procedimiento quirúrgico involucra el ensanchamiento del intestino delgado para reducir las áreas estrechas por donde es difícil que pasen las heces.

Sin embargo, las obstrucciones, o áreas estrechas, deben limitarse a una pequeña parte del intestino para evitar extirpar una parte del intestino delgado.

4/5

Proctocolectomía e ileostomía

Crédito de la imagen: Cancer Research UK, 2014

Esta cirugía involucra extirpar el colon completo y el recto. El cirujano también pasará una pequeña parte del intestino delgado, conocida como el íleo, a través de una abertura en el abdomen. Esto se conoce como ileostomía.

La persona llevará una bolsa plástica sobre la abertura conocida como ostomía. Necesitará cambiar la bolsa con frecuencia, ya que esta recolecta las heces durante el día.

El médico probará preservar el intestino lo más posible, lo que ayudará a la función digestiva.

5/5

Fistulotomía anal

Este procedimiento extirpa una fístula anal. Una fístula anal puede dificultar o hacer imposible tener deposiciones. Los médicos usualmente realizan esta cirugía en pacientes ambulantes, lo que significa que una persona no pasa la noche en el hospital.

Los médicos realizan la cirugía para la enfermedad de Crohn mientras una persona se encuentra con anestesia general. Esto significa que el paciente está dormido y no sentirá dolor durante el procedimiento.

Inmediatamente después de la cirugía, la persona experimentará algo de dolor y molestias.

Algunas veces, recibirán apoyo nutricional intravenoso, como una nutrición parenteral total. Esto se debe a que el intestino necesita tiempo para descansar y sanar después de la cirugía.

Después del tiempo de recuperación, con frecuencia, una persona empezará a comer de nuevo con una dieta líquida o baja en fibra, que es fácil de digerir. El médico, nutricionista, o ambos, ayudarán a la persona a realizar otros cambios en su dieta, que puedan ser necesarios.

Los investigadores estiman que una tercera parte de las personas que se someten a la cirugía para la enfermedad de Crohn experimentarán complicaciones postoperatorias.

Una persona está en mayor riesgo de complicaciones si se somete a una cirugía de emergencia, debido a que el cuerpo ya pudo verse afectado por una infección, deshidratación, recuentos bajos de sangre u otros factores.

Las complicaciones más graves incluyen:

  • Filtración anastómica: El área en donde los médicos unen las dos partes del intestino se conoce como anastomosis. Esta área está en riesgo de filtración del contenido del intestino si las piezas del intestino no se fusionan correctamente. Esto puede causar infección y enfermedad graves.
  • Infección del sitio de la cirugía: Una infección en el tracto gastrointestinal o el abdomen puede causar dolor, inflamación, fiebre y muchos otros síntomas.
  • Hemorragia: La hemorragia, especialmente en la anastomosis, es otra posible complicación de la cirugía para la enfermedad de Crohn. Los recuentos sanguíneos bajos pueden afectar la capacidad del cuerpo de sanar y, algunas veces, pueden ser mortales. Es posible que una persona necesite transfusiones de sangre si sus recuentos sanguíneos son demasiado bajos.

Otras complicaciones relacionadas con la cirugía para la enfermedad de Crohn incluyen:

  • anemia
  • daño a las estructuras alrededor
  • desnutrición
  • neumonía
  • cicatrices
  • irritación de la piel

Si una persona con la enfermedad de Crohn toma inmunomoduladores u otros medicamentos que pueden impedir la curación de su herida, la recuperación puede ser más desafiante.

Por este motivo, los médicos con frecuencia recomiendan reducir estos medicamentos antes de la cirugía para minimizar los riesgos.

Share on Pinterest
Los médicos pueden hablar sobre el posible tiempo de recuperación antes de la cirugía.

El período de recuperación depende del tipo de cirugía y la salud general de la persona antes de la cirugía.

Mientras más invasiva y prolongada sea la cirugía, más largo será el tiempo para sanar. El médico deberá explicar estas consideraciones, ya que una persona posiblemente necesitará realizar los arreglos en el trabajo o escuela y limitar su actividad física mientras está en recuperación.

La cirugía para la enfermedad de Crohn no cura esta afección. En su lugar, ayuda a una persona a controlar sus síntomas y puede ayudar a prevenir potencialmente los efectos secundarios fatales.

Una persona posiblemente experimentará áreas nuevas inflamadas en donde antes no había.

La cirugía para la enfermedad de Crohn es una forma de tratar el daño por la enfermedad y reducir los riesgos de los efectos dañinos.

El médico usualmente recomendará la cirugía solamente cuando sea absolutamente necesaria. Aunque la cirugía no cura la enfermedad de Crohn, puede ayudar a reducir los riesgos de las complicaciones, como infecciones graves.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 1 de junio de 2021.

Versión original escrita el 2 de octubre de 2018.

Última revisión médica realizada el 2 de octubre de 2018.