Los desequilibrios hormonales ocurren cuando hay niveles demasiados altos o bajos de hormonas en el torrente sanguíneo. Debido al papel esencial de las hormonas en el cuerpo, incluso pequeños desequilibrios hormonales pueden causar efectos secundarios en todo el cuerpo.

Las hormonas son sustancias químicas que se segregan por las glándulas en el sistema endocrino. Las hormonas viajan a través del torrente sanguíneo a los tejidos y órganos, entregando mensajes que le dicen a los órganos qué hacer y cuándo hacerlo.

Las hormonas son importantes para regular la mayoría de los principales procesos corporales, por lo que un desequilibrio hormonal puede afectar a varias funciones corporales. Las hormonas ayudan a regular:

  • el metabolismo y el apetito
  • la frecuencia cardíaca
  • los ciclos del sueño
  • los ciclos reproductivos y la función sexual
  • el crecimiento y el desarrollo en general
  • el estado de ánimo y los niveles de estrés
  • la temperatura corporal

Hombres y mujeres por igual pueden verse afectados por desequilibrios en la insulina, los esteroides, las hormonas de crecimiento y la adrenalina.

Las mujeres también pueden experimentar desequilibrios en los niveles de estrógeno y progesterona, mientras que los hombres son más propensos a experimentar desequilibrios en los niveles de testosterona.

Los síntomas de un desequilibrio hormonal dependen de qué glándulas y hormonas están afectadas.

Los síntomas asociados con las causas más comunes de desequilibrios hormonales incluyen:

  • subir o perder peso de forma inexplicable
  • sudoración excesiva o inexplicable
  • dificultad para dormir
  • cambios en la sensibilidad al frío y al calor
  • piel muy seca o erupciones cutáneas
  • cambios en la presión sanguínea
  • cambios en la frecuencia cardíaca
  • huesos frágiles o débiles
  • cambios en la concentración de azúcar en sangre
  • irritabilidad y ansiedad
  • fatiga inexplicable y a largo plazo
  • aumento de la sed
  • depresión
  • dolores de cabeza
  • necesidad de ir al baño más o menos de lo habitual
  • hinchazón
  • cambios en el apetito
  • reducción en el deseo sexual
  • cabello delgado y quebradizo
  • infertilidad
  • rostro inflamado
  • visión borrosa
  • una protuberancia en el cuello
  • sensibilidad en los senos
  • engrosamiento de la voz en las mujeres

Cada persona experimentará períodos naturales de desequilibrio o fluctuaciones hormonales en etapas particulares de su vida.

Pero los desequilibrios hormonales también se pueden producir cuando las glándulas endocrinas no están funcionando correctamente.

Las glándulas endocrinas son células especializadas que producen, almacenan y liberan hormonas en la sangre. Hay varias glándulas endocrinas ubicadas en todo el cuerpo que controlan diferentes órganos, incluyendo:

  • glándulas suprarrenales
  • gónadas (testículos y ovarios)
  • glándula pineal
  • glándula pituitaria
  • glándula del hipotálamo
  • glándulas tiroides y paratiroides
  • islotes pancreáticos

Se sabe que varias afecciones médicas afectan algunas o varias de las glándulas endocrinas. Ciertos hábitos de estilo de vida y factores ambientales también pueden desempeñar un papel en los desequilibrios hormonales.

Las causas de los desequilibrios hormonales incluyen:

  • estrés crónico o extremo
  • diabetes tipo 1 y tipo 2
  • hiperglucemia (sobreproducción de glucagón)
  • hipoglucemia (se produce más insulina que glucosa en la sangre)
  • tiroides poco activa (hipotiroidismo)
  • tiroides demasiado activa (hipertiroidismo)
  • producción excesiva o insuficiente de la hormona paratiroidea
  • mala alimentación y nutrición
  • tener sobrepeso
  • medicamentos de reemplazo hormonal o anticonceptivos
  • abuso de medicamentos anabólicos esteroides
  • nódulos tiroideos solitarios
  • tumores de la glándula pituitaria
  • síndrome de Cushing (niveles altos de la hormona cortisol)
  • enfermedad de Addison (bajos niveles de cortisol y aldosterona)
  • tumores y quistes benignos (sacos llenos de líquido) que afectan las glándulas endocrinas
  • hiperplasia suprarrenal congénita (niveles bajos de cortisol)
  • lesión de las glándulas endocrinas
  • reacciones alérgicas o infecciones graves
  • tipos de cáncer que afectan a las glándulas endocrinas
  • quimioterapia y radioterapia
  • deficiencia de yodo (bocio)
  • pancreatitis hereditaria
  • síndrome de Turner (mujeres con un solo cromosoma X funcional)
  • síndrome de Prader-Willi
  • anorexia
  • fitoestrógenos, estrógenos vegetales naturales que se encuentran en los productos de soja
  • exposición a toxinas, contaminantes y sustancias químicas que afectan al sistema endocrino, incluidos plaguicidas y herbicidas

Las mujeres experimentan naturalmente varios períodos de desequilibrio hormonal a lo largo de su vida, incluyendo durante:

  • la pubertad
  • la menstruación
  • el embarazo, el parto y la lactancia
  • perimenopausia, menopausia y posmenopausia

Las mujeres también tienen riesgo de desarrollar tipos de trastornos de desequilibrio hormonal distintos a los de los hombres debido a que tienen órganos y ciclos endocrinos diferentes.

Las afecciones médicas que causan desequilibrios hormonales irregulares en las mujeres incluyen:

  • síndrome de ovario poliquístico (SOP)
  • medicamentos de reemplazo hormonal o anticonceptivos
  • menopausia prematura
  • insuficiencia ovárica primaria (POI, en inglés)
  • cáncer de ovarios

Los síntomas de los desequilibrios hormonales en las mujeres incluyen:

  • períodos abundantes, irregulares o dolorosos
  • osteoporosis (huesos débiles y frágiles)
  • sofocos y sudoración nocturna
  • resequedad vaginal
  • sensibilidad en los senos
  • indigestión
  • constipación y diarrea
  • acné durante o poco antes de la menstruación
  • sangrado uterino no asociado con la menstruación
  • aumento del crecimiento del cabello en la cara, el cuello, el pecho o la espalda
  • infertilidad
  • aumento de peso
  • adelgazamiento o pérdida del cabello
  • papiloma cutáneo o crecimientos anormales
  • engrosamiento de la voz
  • agrandamiento del clítoris

Los hombres también experimentan períodos naturales de desequilibrio hormonal durante su vida.

Las causas naturales de los desequilibrios hormonales en los hombres incluyen:

  • la pubertad
  • el envejecimiento

Los hombres también tienen riesgo de desarrollar desequilibrios hormonales distintos a los de las mujeres debido a que tienen órganos y ciclos endocrinos diferentes.

Las afecciones médicas que causan desequilibrios hormonales en los hombres incluyen:

  • cáncer de próstata
  • hipogonadismo (testosterona baja)

Los síntomas de los desequilibrios hormonales en los hombres incluyen:

  • deseo sexual reducido
  • disfunción eréctil (DE)
  • recuento bajo de espermatozoides
  • reducción de la masa muscular
  • crecimiento reducido del vello corporal
  • desarrollo excesivo del tejido mamario
  • sensibilidad en los senos
  • osteoporosis

El tratamiento para los desequilibrios hormonales puede variar dependiendo de la causa. Cada persona puede requerir diferentes tipos de tratamiento para los desequilibrios hormonales.

Las opciones de tratamiento para las mujeres con desequilibrios hormonales incluyen:

  • Control hormonal o anticoncepción. Para las mujeres que no están tratando de quedar embarazadas, los medicamentos que contienen formas de estrógeno y progesterona pueden ayudar a regular los ciclos menstruales irregulares y los síntomas. Las personas pueden tomar o usar medicamentos anticonceptivos como píldoras, un anillo, un parche, una inyección o un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Estrógeno vaginal. Las mujeres que experimentan sequedad vaginal asociada con cambios en los niveles de estrógeno pueden aplicarse cremas que contienen estrógeno directamente a los tejidos vaginales para reducir los síntomas. También pueden usar tabletas y anillos de estrógeno para reducir la sequedad vaginal.
  • Medicamentos de reemplazo hormonal. Hay medicamentos disponibles para reducir temporalmente los síntomas graves asociados con la menopausia, como sofocos o sudores nocturnos.
  • Eflornitina (Vaniqa). Esta crema recetada puede frenar el crecimiento excesivo del vello facial en las mujeres.
  • Medicamentos antiandrógenos. Los medicamentos que bloquean la hormona predominantemente masculina, el andrógeno, pueden ayudar a limitar el acné severo y el crecimiento o pérdida excesiva de cabello.
  • Clomifeno (Clomid) y letrozol (Femara). Estos medicamentos ayudan a estimular la ovulación en personas con síndrome de ovario poliquístico que están tratando de quedar embarazadas. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico e infertilidad también pueden recibir inyecciones de gonadotropinas para ayudar a aumentar las probabilidades de quedar embarazadas.
  • Tecnología de reproducción asistida. La fertilización in vitro (FIV) se puede utilizar para ayudar a las mujeres con complicaciones del síndrome de ovario poliquístico a quedar embarazadas.

Las opciones de tratamiento para cualquier persona con desequilibrios hormonales incluyen:

  • Metformina. Un medicamento para la diabetes tipo 2, la metformina puede ayudar a controlar o reducir los niveles de azúcar en la sangre.
  • Levotiroxina. Los medicamentos que contienen levotiroxina, como Synthroid y Levothroid, pueden ayudar a mejorar los síntomas del hipotiroidismo.

Las opciones de tratamiento para los hombres con desequilibrios hormonales incluyen:

  • Medicamentos de testosterona. Los geles y parches que contienen testosterona pueden ayudar a reducir los síntomas del hipogonadismo y otras afecciones que causan niveles bajos de testosterona, como la pubertad retardada o poco desarrollada.

Las personas han utilizado suplementos naturales para tratar los desequilibrios hormonales durante miles de años.

Sin embargo, no hay remedios naturales que hayan demostrado consistentemente en estudios clínicos que puedan tratar los desequilibrios hormonales y sus causas, a excepción de los cambios en el estilo de vida.

Los suplementos naturales que se suelen usar para la reducción de los síntomas asociados con los desequilibrios hormonales incluyen:

  • cohosh negro, dong quai, trébol rojo, y aceite de onagra para sofocos causados por la menopausia
  • ginseng para la irritabilidad, ansiedad y trastornos del sueño causados por la menopausia
  • ginseng, y maca para la disfunción eréctil

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a reducir la probabilidad y los síntomas de los desequilibrios hormonales incluyen:

  • mantener un peso corporal saludable
  • una dieta nutritiva y equilibrada
  • hacer ejercicio regularmente
  • practicar una buena higiene personal que se centre en lavar las áreas con muchos aceites naturales, como la cara, el cuello, la espalda y el pecho
  • usar tratamientos antiacné de venta libre, enjuagues y cremas o geles medicados para el acné de menor a moderado
  • evitar los desencadenantes que causan sofocos, como el clima cálido y alimentos picantes, grasosos o calientes, incluyendo las bebidas
  • reducir y controlar el estrés
  • practicar yoga, meditación o visualización guiada
  • limitar los alimentos azucarados y los carbohidratos refinados
  • evitar los alimentos empacados
  • sustituir las sartenes antiadherentes más antiguas por sartenes de cerámica
  • utilizar recipientes de vidrio para almacenar y calentar alimentos y bebidas
  • restringir el uso de productos de limpieza que contengan sustancias químicas tóxicas, como la lejía (cloro)
  • comprar frutas y vegetales que no hayan sido rociados con pesticidas o productos químicos para la maduración
  • no calentar alimentos y bebidas en el microondas en recipientes plásticos

Casi todos experimentan al menos uno o dos períodos de desequilibrio hormonal durante sus vidas.

Los desequilibrios hormonales son más comunes durante la pubertad, la menstruación y el embarazo. Pero algunas personas experimentan desequilibrios hormonales de manera continua.

Muchos desequilibrios hormonales son causados por factores externos, como el estrés o medicamentos hormonales. Sin embargo, los desequilibrios hormonales también pueden ser causados por cualquier enfermedad que afecte o involucre el sistema endocrino o las glándulas.

Una persona debería hablar con su médico sobre los síntomas inexplicables a largo plazo, especialmente los que causan dolor, incomodidad o interfieren con las actividades cotidianas.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 11 de diciembre de 2021.

Versión original actualizada el 17 de junio de 2020.

Última revisión médica realizada el 14 de enero de 2020.