Muchas personas experimentan dolor en las axilas en algún momento de su vida. Las infecciones leves y el esfuerzo excesivo suelen ser la causa del dolor. Sin embargo, el dolor en las axilas puede ser una señal de otras afecciones médicas más graves.

Con menos frecuencia, el dolor en las axilas puede indicar inflamación de los ganglios linfáticos o la presencia de cáncer de seno.

En este artículo, cubrimos las causas comunes del dolor en las axilas, cuándo consultar a un médico y cómo tratar el dolor cuando ocurre.

Many different factors can lead to armpit pain.
Muchos factores diferentes pueden provocar dolor en las axilas.

Muchos factores contribuyen o causan dolor en las axilas, incluyendo algunos problemas de la piel, infecciones y enfermedades inmunitarias.

Dependiendo de la causa y la gravedad, los síntomas pueden variar desde una leve irritación hasta una gran incomodidad y angustia.

En la mayoría de los casos, hay una variedad de tratamientos disponibles para aliviar las molestias, aunque para un alivio más permanente se deberá tratar la causa principal.

Las causas comunes de dolor en las axilas incluyen:

Ganglios linfáticos inflamados

Los ganglios linfáticos son cruciales para la función exitosa del sistema inmunitario. Recogen cuerpos extraños y estimulan la liberación de células inmunes, que destruyen y eliminan estos cuerpos invasores.

Durante las infecciones, los ganglios linfáticos se llenan de células dañinas y comienzan a hincharse. Este agrandamiento provoca inflamación y dolor.

Las causas de la inflamación de los ganglios linfáticos incluyen:

  • resfriado común
  • infecciones respiratorias superiores
  • infección viral
  • faringitis estreptocócica
  • infección de oído
  • sarampión
  • mononucleosis
  • infección de dientes
  • heridas e infecciones de la piel

Alérgenos e irritantes de la piel

Muchos desodorantes, antitranspirantes, jabones corporales, jabones y detergentes para ropa contienen irritantes y alérgenos para la piel.

Algunos de estos pueden provocar dermatitis alérgica de contacto, una afección que causa enrojecimiento y pequeñas ampollas.

Del mismo modo, la dermatitis de contacto irritante puede provocar enrojecimiento, dolor, hinchazón y calor.

Las mascotas y los factores ambientales, como las sustancias potencialmente inflamatorias en el lugar de trabajo, también son portadores de alérgenos conocidos que desencadenan una respuesta inmunitaria en las axilas.

Psoriasis

La psoriasis es una afección autoinmune que tiene efectos sobre la piel en varias partes del cuerpo, incluyendo la zona de las axilas.

Puede provocar el desarrollo de diferentes tipos de placa o escamas en la piel, así como picazón, malestar y dolor.

Los síntomas de la psoriasis pueden ser muy incómodos y dolorosos, especialmente si hay fricción y humedad. Debido a su ubicación en el cuerpo, ambos factores pueden afectar las axilas.

Infecciones bacterianas y micóticas

La tiña, o tinea corporis, es una infección fúngica común que afecta la capa superior de la piel. Desencadena una erupción roja en forma de anillo.

Dado que los hongos prosperan en ambientes cálidos y húmedos, la axila es un lugar de destino para las infecciones que pueden causar los hongos.

Los hongos de la tiña también usan la queratina presente en el cabello como alimento. Las erupciones de la tiña pueden ser dolorosas y provocar inflamación, picazón y descamación de la piel.

Las bacterias también florecen en humedad y calor, por lo que las infecciones bacterianas también se pueden desarrollar rápidamente y contribuir a la inflamación y el dolor en el área.

Intertrigo

La fricción y la humedad en los pliegues de la piel pueden provocar un tipo de inflamación llamada intertrigo. El intertrigo produce enrojecimiento, dolor y ardor, y también puede causar un olor desagradable.

Sin tratamiento, también se pueden desarrollar bacterias secundarias o infecciones fúngicas, lo que causa más dolor.

Cándida es un tipo de levadura que puede causar intertrigo. Enrojece la piel y provoca que se forme una placa blanca.

Dolor muscular

Hay varios músculos de las axilas con tejidos conectivos, arterias, venas y huesos subyacentes.

Los músculos pectorales o del pecho tensos, que se usan para levantar y tirar, a menudo pueden causar dolor en las axilas.

Cualquier daño en el músculo coracobraquial o músculo de la parte superior del brazo, que ayuda en los movimientos de lanzar y empujar, también puede causar dolor en las axilas.

Cáncer

Los ganglios linfáticos del pecho, incluyendo los de las axilas, suelen trabajar muy duro cuando se desarrolla cáncer en la parte superior del cuerpo.

En particular, los ganglios linfáticos dolorosos pueden acompañar a los cánceres de seno, linfático y respiratorio.

Algunas personas también pueden experimentar dolor en los ganglios linfáticos como efecto secundario de los tratamientos contra el cáncer, como radioterapia, quimioterapia y cirugía.

Los tipos de cáncer que comúnmente causan dolor en las axilas incluyen:

  • linfoma o cáncer del sistema linfático
  • leucemia o cáncer de los tejidos que forman la sangre, incluyendo el sistema linfático y la médula ósea
  • cánceres que se han diseminado desde otra parte del cuerpo, incluyendo el cáncer de seno, que se desarrolla cerca

Acidez estomacal

La acidez estomacal, en la que los ácidos del estómago regresan por el esófago, o el conducto por el que viajan los alimentos, puede causar un dolor punzante, agudo en el pecho y, con menos frecuencia, dolor en la axila.

Quistes

Estos se desarrollan cuando los fluidos corporales se acumulan en las axilas, causando hinchazón y dolor.

Los quistes pueden infectarse, especialmente por la bacteria Staphylococcus, que generalmente vive en la piel.

Lipomas

Un lipoma es un bulto de tejido graso que se siente gomoso. Una persona puede moverlo debajo de la piel. La mayoría de los lipomas no son cancerosos y no causan dolor.

Sin embargo, los lipomas que crecen rápidamente pueden causar dolor al ejercer presión sobre los nervios o los vasos sanguíneos. Si estos aparecen se debe buscar atención médica.

Forúnculos o vellos encarnados

Cuando se produce inflamación en un solo folículo piloso, se puede desarrollar un forúnculo. Los forúnculos son bultos rojos e hinchados que son sensibles al tacto.

Cuando los folículos pilosos vecinos se infectan, el tejido subyacente se puede sentir inflamado y doloroso.

Diabetes

La diabetes puede dar lugar a neuropatía o daño a los nervios, lo que provoca ardor en la parte del cuerpo afectada.

La neuropatía diabética se puede desarrollar en personas con presentaciones de la afección prolongadas que no reciben tratamiento.

Obtén más información sobre la diabetes aquí.

Algunas enfermedades autoinmunes

El lupus es una enfermedad autoinmune a largo plazo que causa inflamación en todo el cuerpo, incluyendo en los ganglios linfáticos.

La artritis reumatoide es otro ejemplo. Esta afección puede provocar hinchazón e inflamación de los tejidos internos de las articulaciones, lo que puede afectar la axila.

Hidradenitis supurativa

Esta es una afección crónica que causa inflamación de las glándulas sudoríparas debajo de los folículos pilosos.

Los síntomas generalmente comienzan como protuberancias o ampollas que se convierten en quistes y forúnculos. Eventualmente, estas heridas se pueden romper, supurar y formar túneles debajo de la piel.

La atención y el tratamiento médicos tempranos pueden ayudar a prevenir la formación de cicatrices y una posible infección.

Culebrilla

La culebrilla provoca una erupción dolorosa y escamosa que a menudo afecta el pecho, la espalda y las axilas. El virus del herpes zóster es lo que causa la culebrilla.

Enfermedad arterial periférica

La enfermedad de las arterias periféricas estrecha los pequeños vasos sanguíneos de los brazos y las piernas, lo que reduce el flujo de oxígeno a los tejidos circundantes.

Los músculos y células privados de oxígeno comienzan a marchitarse y morir, lo que puede causar un dolor intenso.

fever
Si la fiebre acompaña al dolor en la axila, se debe buscar atención médica.

Si el dolor en las axilas se vuelve intenso o interfiere con la vida diaria, se debe buscar atención médica.

Las complicaciones de salud menores, como el resfriado común, el dolor muscular y las infecciones bacterianas, son las razones más comunes de dolor en esta área.

Sin embargo, cuando el dolor en las axilas se presenta con bultos y dolor en el área, puede indicar infecciones graves o una condición inmunitaria.

Aunque son raras, las complicaciones de salud graves que podrían ser una causa de dolor en las axilas incluyen:

  • cáncer
  • tuberculosis
  • algunas infecciones de transmisión sexual, especialmente sífilis
  • fiebre por arañazo de gato, que puede ocurrir debido a una infección bacteriana por un arañazo o mordedura de gato
  • VIH, que puede causar una variedad de infecciones peligrosas debido a una actividad inmune reducida

Los síntomas que sugieren la necesidad de atención médica urgente incluyen:

  • hinchazón en los ganglios linfáticos que dura más de 1 a 2 semanas sin una causa conocida
  • axilas extremadamente dolorosas o ganglios linfáticos sensibles al tacto
  • inflamaciones en múltiples ganglios linfáticos en todo el cuerpo, como en la ingle, la cabeza y el cuello
  • fiebre y sudores nocturnos
  • bultos duros en la región de la axila o los ganglios linfáticos
  • dificultad para tragar y respirar
  • pérdida inexplicable de peso
  • estreñimiento o movimientos intestinales alterados
  • agotamiento continuo e inexplicable

En algunas personas, especialmente aquellas que tienen un sistema inmune más débil, los ganglios linfáticos pueden desarrollar una infección y requerir intervención médica.

Sin tratamiento, los riesgos para la salud de moderados a graves incluyen:

  • Abscesos, cuando un ganglio linfático trabaja demasiado, se pueden acumular células invasoras, células inmunes y tejidos muertos. Esto permite que las bacterias formen una bolsa de pus. Los abscesos pueden ser muy dolorosos y pueden requerir tratamiento con antibióticos y drenaje.
  • Bacteremia, o una infección del torrente sanguíneo: las infecciones bacterianas no tratadas, especialmente las de los ganglios linfáticos, pueden pasar al torrente sanguíneo y causar sepsis. La sepsis puede poner en peligro la vida y necesita atención médica inmediata. Sin el tratamiento adecuado, la sepsis puede provocar insuficiencia orgánica y puede ser fatal.

Si se notan alguno de estos síntomas junto con el dolor en las axilas se debe buscar atención médica de inmediato.

Moisturizing the armpit
La hidratación de las axilas puede reducir el dolor en personas con algunas afecciones.

Para aliviar o prevenir el dolor en las axilas, se puede:

  • Usar una compresa fría para reducir el dolor muscular.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como ibuprofeno. Estos están disponibles para comprar en tiendas o en línea. Pueden ser útiles para reducir la inflamación y el dolor.
  • Recibir un masaje, ya que puede ayudar a promover la circulación y reducir la hinchazón.
  • Usar una compresa tibia, debido a que esto puede reducir la inflamación de los ganglios linfáticos y aliviar el dolor.
  • Usar esteroides tópicos o cremas medicinales o antimicóticas para tratar una afección cutánea subyacente que causa dolor en las axilas.
  • Aplicar humectantes. Estos pueden ayudar a prevenir la sequedad excesiva y las afecciones cutáneas relacionadas. Se deben usar productos que contengan glicerina u otras propiedades hidratantes, ya que penetrarán en la piel. Estos están disponibles para comprar en línea.
  • Mantener limpias las axilas para prevenir infecciones.
  • Evitar los jabones corporales, los jabones y los detergentes que contengan alérgenos o irritantes. Hay productos suaves y sin fragancia disponibles para comprar en línea.
  • Evitar la exposición excesiva al agua caliente o al clima. Esto puede ayudar a prevenir el exceso de humedad y calor en las axilas.
  • Tomar baños y duchas rápidos y tibios.
  • Usar ropa holgada, ya que esto puede ayudar a prevenir las rozaduras.
  • No afeitar las axilas con demasiada frecuencia. Hacerlo puede causar irritación, mellas y cortes.
  • Evitar compartir artículos o productos de higiene personal. Esto puede minimizar el riesgo de infecciones bacterianas.

La mejor opción de tratamiento para el dolor de axilas depende de la causa. Si un proveedor de atención médica sospecha de una infección o enfermedad, casi siempre sugerirá reposo.

El dolor de las axilas que se produce debido al cáncer o cualquiera de sus tratamientos puede requerir medicamentos antiinflamatorios y analgésicos.

El control de la actividad inmune en afecciones como el lupus y la artritis reumatoide a menudo ayuda a reducir el dolor en las axilas.

Sin embargo, el dolor en las axilas puede continuar a menos que se tomen medidas para controlar la afección subyacente.

Leer el artículo en inglés