El dolor en la parte superior del muslo puede ser difícil de diagnosticar porque esta área del cuerpo tiene muchos músculos, tendones y ligamentos.

A menudo, este tipo de dolor puede deberse a lesiones musculares menores que pueden tratarse en casa. Sin embargo, cuando el dolor es intenso o no desaparece, puede indicar un problema más grave.

En este artículo, examinamos algunas causas comunes del dolor en la parte superior del muslo, junto con cualquier síntoma que pueda presentarse. También damos un vistazo a las opciones de tratamiento y a cómo prevenir este tipo de dolor.

El dolor en la parte superior del muslo puede ser causado por lesiones musculares, problemas de nervios y algunas otras afecciones.

Lesiones musculares

Person outside holding upper thigh in pain.Share on Pinterest
Las lesiones musculares, como esguinces y distensiones, son una causa común de dolor en la parte superior del muslo.

Debido a la gran cantidad de músculos en la parte superior del muslo, a menudo el dolor en esta zona es causado por una lesión muscular. Algunas lesiones musculares comunes en esta área incluyen:

Esguinces y distensiones musculares

Los esguinces y distensiones pueden afectar cualquiera de los muchos músculos, ligamentos y tendones en el muslo.

Un esguince es un ligamento desgarrado o estirado. Los ligamentos conectan los huesos con otros huesos.

Una distensión es un músculo o tendón desgarrado o estirado. Los tendones conectan los músculos a los huesos.

Los síntomas de un esguince o distensión son:

  • dolor repentino después de una caída, un entrenamiento intenso o una articulación sobre estirada
  • dolor que se extiende (se irradia) hacia arriba o hacia abajo
  • dificultad para estirar o mover el muslo
  • hinchazón alrededor del área dolorida

Lesiones por exceso de uso

Las lesiones por exceso de uso pueden presentarse cuando un músculo en o alrededor del muslo trabajó muy duro o por mucho tiempo, o cuando una persona no hace calentamiento antes de ejercitarse.

El dolor tiende a intensificarse con el tiempo. Eventualmente, el dolor se puede presentar incluso cuando una persona descansa la zona lesionada.

La señal principal de una lesión por exceso de uso es el dolor después del ejercicio o actividad física intensa. El dolor puede afectar ambos muslos.

Estilo de vida sedentario

No hacer suficiente ejercicio o pasar mucho tiempo sentado todos los días puede dañar los músculos, causando dolor crónico.

Estar sentado por largos periodos puede poner presión en las arterias o los músculos, particularmente de las caderas y piernas. La falta de actividad también puede causar que los músculos se debiliten, provocando dolor muscular generalizado.

Las personas que tienen dolor en la parte superior del muslo debido a un estilo de vida sedentario también pueden sentir dolor en el cuerpo. El dolor puede moverse o cambiar de intensidad con el tiempo y algunas personas con este tipo de dolor pueden experimentar dolor crónico generalizado.

Dolor irradiado desde otra lesión

Las lesiones en otras áreas del cuerpo pueden causar que el dolor se extienda a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, una lesión en la cadera puede irradiarse hacia las piernas.

Algunas lesiones pueden afectar la manera de caminar de una persona, haciéndolos endurecer sus músculos sin darse cuenta. Esto puede causar dolor en los muslos y las piernas. Si se siente dolor en áreas cercanas, como las caderas o las rodillas, esto puede ser la razón del dolor en los muslos.

Dolor de los nervios

Las personas también pueden experimentar dolor en los nervios de la parte superior del muslo. El dolor de los nervios se presenta cuando estos están dañados. Esto crea la sensación de dolor, aunque no haya una lesión física en el muslo.

Algunos de los tipos más comunes de dolor de los nervios incluyen:

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica es un daño nervioso que causa dolor nervioso. A menudo es debido a otras afecciones, como la diabetes.

Las personas con este dolor pueden experimentar sensaciones inusuales en los muslos y en otras partes, incluyendo ardor, entumecimiento, sensaciones y dolores punzantes.

Meralgia parestésica

La meralgia parestésica también es llamada síndrome de Bernhardt-Roth. El daño o la presión sobre el nervio cutáneo femoral lateral, un nervio que afecta la sensación en la parte externa del muslo, puede causar esta sensación dolorosa.

Este dolor se siente como ardor o pulsaciones y la afección puede causar entumecimiento periódico en la parte superior del muslo y las caderas.

Share on Pinterest
Usualmente se debe realizar un examen del área para diagnosticar la causa.

Lesiones menores

Un moretón, incluso uno que no se vea, puede ser muy doloroso. Este dolor a menudo es punzante y ocurre en una sola área.

El dolor de una lesión menor, como un hematoma, generalmente no se irradia a otra parte.

Afecciones crónicas

Varias afecciones pueden causar dolor en la parte superior del muslo. Las personas con fibromialgia tienen dolor crónico generalizado en puntos de presión específicos. El dolor en las piernas a menudo ocurre justo por encima de las rodillas y en la parte posterior de la parte superior de los muslos.

Varios tipos de artritis pueden causar dolor en todo el cuerpo, incluyendo los muslos. El dolor de la osteoartritis a menudo se concentra en las articulaciones de la cadera y la rodilla, pero puede irradiarse hacia abajo o hacia arriba.

Coágulos de sangre

Raras veces, el dolor en la parte superior del muslo puede deberse a un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo. También llamada trombosis venosa profunda (TVP), esta condición dolorosa puede ser mortal si el coágulo se desprende y viaja a los pulmones, el corazón o el cerebro.

Las personas que toman vuelos largos, son sedentarias por periodos extendidos, tienen mala circulación, fuman, tienen enfermedades cardiovasculares, están embarazadas o tienen sobrepeso tienen un mayor riesgo de desarrollar TVP.

Los síntomas incluyen:

  • dolor inexplicable en una pierna que no mejora después de unos días
  • hinchazón, enrojecimiento o calor a lo largo de una vena de la pierna
  • sensibilidad en un punto específico de la pierna
  • dolor al caminar
  • dificultad para respirar cuando se suelta un coágulo y se mueve hacia el corazón y luego hacia los pulmones (embolia pulmonar)

Un coágulo sanguíneo es una emergencia médica que necesita tratamiento inmediato.

Dolor en diferentes áreas del muslo

A veces, el dolor se puede irradiar hacia el frente, los lados y la parte posterior del muslo, y cada uno puede ocurrir por diferentes causas.

Afuera del muslo

Un nervio atrapado en la tercera vértebra de la espalda baja (L3), también conocida como ciática, puede causar que el dolor se irradie hacia el exterior del muslo.

Parte posterior del muslo

Las lesiones o esguinces de los isquiotibiales pueden causar dolor en la parte posterior del muslo.

Frente del muslo

La ciática en L3 también puede referir dolor al frente del muslo. Una distensión o hematoma en el cuádriceps también puede causar dolor en esta área.

El dolor en la parte superior del muslo tiene muchas causas, y los factores de riesgo varían. Algunos factores de riesgo incluyen:

  • afecciones médicas crónicas, como diabetes y artritis reumatoide
  • participar en deportes
  • un estilo de vida sedentario
  • mala circulación
  • antecedentes de lesiones en las piernas o caderas

Ningún examen individual puede diagnosticar la causa del dolor de la parte superior del muslo.

El proceso normalmente empieza con un examen del área. El médico también tomará el historial médico completo y te hará preguntas acerca de lesiones recientes.

Si el médico no encuentra ninguna causa obvia, los exámenes de diagnóstico pueden incluir:

  • imágenes por resonancia magnética (IRM) y una tomografía computarizada (TC) para ver los músculos
  • radiografías para revisar los huesos
  • ultrasonido para buscar coágulos de sangre
  • análisis de sangre para evaluar afecciones médicas como la artritis
  • aspiración articular, un procedimiento que involucra extraer líquido de una articulación para buscar ciertos problemas articulares
  • exámenes de los nervios, como estudios de conducción nerviosa y electromiografía

Share on Pinterest
La fisioterapia y el ejercicio leve te pueden ayudar a tratar el dolor en la parte superior del muslo.

El tratamiento del dolor de la parte superior del muslo depende de la causa.

Lesiones menores suelen mejorar con el tratamiento en casa, incluyendo descanso, calor, frío, compresión, elevación y masajes.

Otras opciones de tratamiento pueden incluir:

  • analgésicos para el dolor crónico inexplicable
  • medicamento para afecciones crónicas, como la fibromialgia y la artritis
  • cirugía para restaurar los nervios dañados o atrapados
  • fisioterapia y terapia con ejercicio
  • cirugía para restaurar los músculos, tendones o ligamentos dañados
  • fisioterapia
  • medicamento para la diabetes, para prevenir mayor daño al nervio
  • anticoagulantes si hay un coágulo de sangre en la pierna
  • tratamientos alternativos, como terapia con masajes, quiropráxia y acupuntura

Si no se trata, el dolor puede empeorar. También puede trasladarse a otras zonas del cuerpo, haciendo difícil el movimiento y causando dolor crónico.

La complicación más importante se presenta si hay un coágulo de sangre en la pierna. Estos coágulos de sangre pueden desprenderse y causar una embolia, que es cuando una arteria se bloquea.

Una embolia puede ser mortal en cuestión de minutos. Si el dolor de la pierna es intenso, aparece de la nada o no mejora con los días, la persona debe ver a un médico.

Algunos pasos que pueden ayudarte a prevenir el dolor de la parte superior del muslo incluyen:

  • mantente activo físicamente
  • toma descansos frecuentes para hacer estiramientos durante largos períodos sentado
  • estírate antes y después de hacer ejercicio
  • trabaja con un entrenador personal para determinar un nivel saludable de actividad que no cause lesiones por esfuerzo repetitivo
  • controla y trata tus afecciones médicas, como la diabetes y la artritis

La mayoría de dolores de la parte superior del muslo es tratable y curable.

El reto más importante con el dolor en esta área del cuerpo es tener un diagnóstico. Puede tomar visitas a varios especialistas para descubrir la causa del dolor.

Sin embargo, no todos los dolores son fáciles de tratar. Algunas personas con dolor crónico inexplicable necesitarán probar varios tratamientos antes de encontrar uno que funcione. Sin embargo, con tratamiento persistente, la mayoría de la gente puede recuperarse de este dolor.

Leer el artículo en Inglés