El sistema cardiovascular, o circulatorio, suministra sangre al cuerpo. Está formado por el corazón, las arterias, las venas y los capilares.

La enfermedad cardiovascular es en este momento la causa más común de muerte en todo el mundo. Sin embargo, hay muchas maneras de reducir el riesgo de desarrollar estas afecciones. También hay muchas opciones de tratamiento disponibles si se llegan a presentar.

El tratamiento, los síntomas y la prevención de las afecciones que forman parte de la enfermedad cardiovascular a menudo tienen elementos en común.

En este artículo, analizamos los diferentes tipos de enfermedad cardiovascular, sus síntomas y causas, y cómo prevenirlos y tratarlos.

man has cardiovascular diseaseShare on Pinterest
Existen muchos tipos de ECV.

La enfermedad cardiovascular comprende muchos tipos diferentes de afecciones. Algunos de estos pueden desarrollarse al mismo tiempo, o producir otras afecciones o enfermedades dentro del grupo.

Las enfermedades y afecciones que afectan el corazón incluyen:

  • angina, un tipo de dolor en el pecho que se produce debido a la disminución del flujo sanguíneo hacia el corazón
  • arritmia o ritmo cardíaco irregular
  • cardiopatía congénita, en la que un problema con la función o la estructura del corazón se presenta desde el nacimiento
  • enfermedad de las arterias coronarias, que afecta a las arterias que alimentan el músculo del corazón
  • ataque cardíaco, o un bloqueo repentino del flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno del corazón
  • insuficiencia cardíaca, cuando el corazón no puede contraerse o relajarse normalmente
  • cardiomiopatía dilatada, un tipo de insuficiencia cardíaca, en la que el corazón se agranda y no puede bombear sangre de manera eficiente
  • miocardiopatía hipertrófica, en la que las paredes musculares del corazón se engrosan y se desarrollan problemas con la relajación del músculo, el flujo sanguíneo y la inestabilidad eléctrica
  • regurgitación mitral, en la que la sangre se filtra a través de la válvula mitral del corazón durante las contracciones
  • prolapso de la válvula mitral, que es cuando parte de la válvula mitral sobresale en la aurícula izquierda del corazón mientras se contrae, causando regurgitación mitral
  • estenosis pulmonar, en la que un estrechamiento de la arteria pulmonar reduce el flujo sanguíneo desde el ventrículo derecho (cámara de bombeo a los pulmones) a la arteria pulmonar (vaso sanguíneo que lleva la sangre desoxigenada a los pulmones)
  • estenosis aórtica, un estrechamiento de la válvula cardíaca que puede causar obstrucción al flujo sanguíneo que sale del corazón
  • fibrilación auricular, un ritmo irregular que puede aumentar el riesgo de derrame cerebral
  • enfermedad cardíaca reumática, una complicación de la faringitis estreptocócica que causa inflamación en el corazón, y puede afectar el funcionamiento de las válvulas cardíacas
  • enfermedad cardíaca por radiación, en la que la radiación al pecho puede causar daño a las válvulas cardíacas y a los vasos sanguíneos

Las enfermedades vasculares afectan las arterias, las venas o los capilares en todo el cuerpo y alrededor del corazón.

Estas incluyen:

  • enfermedad arterial periférica, que hace que las arterias se vuelvan estrechas y se reduzca el flujo sanguíneo a las extremidades
  • aneurisma, una protuberancia o agrandamiento en una arteria que puede romperse y sangrar
  • aterosclerosis, la formación de placa a lo largo de las paredes de los vasos sanguíneos, estrechándolos y restringiendo el flujo de sangre rica en oxígeno
  • enfermedad de las arterias renales, que afecta el flujo de sangre hacia y desde los riñones, y puede provocar aumento en la presión arterial
  • enfermedad de Raynaud, que causa espasmo en las arterias y restringe temporalmente el flujo sanguíneo
  • enfermedad venosa periférica, o daño general en las venas que transportan la sangre de los pies y los brazos de vuelta al corazón, que causa hinchazón de las piernas y varices
  • derrame cerebral isquémico, en el que un coágulo de sangre viaja al cerebro y causa daño
  • coágulos de sangre en las venas, que pueden desprenderse y volverse peligrosos si viajan a la arteria pulmonar
  • trastornos de la coagulación de la sangre, cuando coágulos de sangre se forman demasiado rápido o no lo suficientemente rápido y conducen a sangrado o coagulación excesiva
  • enfermedad de Buerger, que provoca coágulos de sangre e inflamación, a menudo en las piernas, y que puede resultar en gangrena

Es posible manejar algunas afecciones dentro de la enfermedad cardiovascular haciendo cambios en el estilo de vida, pero algunas pueden ser potencialmente mortales y requerir cirugía de emergencia.

Los síntomas varían dependiendo de la afección específica. Algunas afecciones, como la diabetes tipo 2 o la hipertensión, podrían no causar ningún síntoma al principio.

Sin embargo, los síntomas típicos de un problema cardiovascular subyacente incluyen:

  • dolor o presión en el pecho, que puede indicar angina
  • dolor o molestia en los brazos, el hombro izquierdo, los codos, la mandíbula o la espalda
  • dificultad para respirar
  • náuseas y fatiga
  • aturdimiento o mareos
  • sudores fríos

Aunque estos son los más comunes, la enfermedad cardiovascular puede causar síntomas en cualquier parte del cuerpo.

Share on Pinterest
El ejercicio regular puede ayudar a prevenir la ECV.

Las personas pueden tomar las siguientes medidas para prevenir algunas de las afecciones dentro de la enfermedad cardiovascular:

  • Controlar el peso corporal: el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) aconseja que, si una persona pierde del 5 al 10 por ciento de su peso corporal, puede reducir su riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.
  • Hacer ejercicio regular: la Asociación Americana del Corazón (AHA, en inglés) recomienda hacer 150 minutos de actividad física moderada a intensa cada semana.
  • Llevar una dieta saludable para el corazón: comer alimentos que contienen grasas poliinsaturadas y omega-3, como el pescado graso, junto con frutas y vegetales puede apoyar la salud del corazón y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. Reducir la ingesta de alimentos procesados, sal, grasas saturadas y azúcar añadido tiene un efecto similar.
  • Dejar de fumar: fumar es un factor de riesgo clave para casi todas las formas de enfermedad cardiovascular. Aunque dejar de fumar puede ser difícil, tomar medidas para hacerlo puede reducir drásticamente sus efectos dañinos en el corazón.

La mejor opción de tratamiento para una persona dependerá de su tipo específico de enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, algunas opciones incluyen:

  • medicamentos, por ejemplo, para reducir el colesterol lipoproteico de baja densidad, mejorar el flujo sanguíneo o regular el ritmo cardíaco
  • cirugía, como injerto de derivación de arteria coronaria o cirugía de reparación o reemplazo de válvula
  • rehabilitación cardíaca, incluyendo recomendaciones de ejercicio y consejería de estilo de vida

El tratamiento tiene por objetivo:

  • aliviar los síntomas
  • reducir el riesgo de recurrencia o empeoramiento de la afección o enfermedad
  • prevenir complicaciones, como admisión en el hospital, insuficiencia cardíaca, derrame cerebral, ataque cardíaco o la muerte

Dependiendo de la afección, un proveedor de salud también puede tratar de estabilizar los ritmos cardíacos, reducir los bloqueos y relajar las arterias para permitir un mejor flujo de sangre.

Share on Pinterest
La presión arterial alta es un factor de riesgo para la ECV.

Investigadores informaron en la revista JAMA que el riesgo de enfermedad cardiovascular a lo largo de la vida es de más del 50 por ciento tanto para hombres como para mujeres.

Su documento de estudio señala que incluso entre aquellos con pocos o ningún factor de riesgo cardiovascular, el riesgo sigue siendo superior al 30 por ciento.

Los factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular incluyen:

  • presión arterial alta o hipertensión
  • aterosclerosis u obstrucciones en las arterias
  • radioterapia
  • fumar
  • malos hábitos de sueño
  • colesterol alto en la sangre o hiperlipidemia
  • diabetes
  • una dieta alta en grasas y carbohidratos
  • falta de actividad física
  • obesidad
  • apnea del sueño
  • consumo excesivo de alcohol
  • estrés
  • contaminación del aire
  • trastorno pulmonar obstructivo crónico u otras formas de función pulmonar reducida

Las personas con un factor de riesgo cardiovascular a menudo tienen más. Por ejemplo, la obesidad es un factor de riesgo para la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes tipo 2. Una persona puede tener las cuatro afecciones al mismo tiempo.

Muchos tipos de enfermedad cardiovascular se presentan como una complicación de la aterosclerosis.

El daño al sistema circulatorio también puede ser el resultado de la diabetes y otras afecciones, como un virus, un proceso inflamatorio como la miocarditis, o un problema estructural presente desde el nacimiento (cardiopatía congénita).

La enfermedad cardiovascular a menudo resulta de la presión arterial alta, que no produce síntomas. Por lo tanto, es vital que las personas se sometan a exámenes regulares para controlar la presión arterial alta.

Muchos tipos de enfermedad cardiovascular son prevenibles. Es vital abordar los factores de riesgo adoptando las siguientes medidas:

  • reducir el consumo de alcohol y tabaco
  • comer frutas y verduras frescas
  • reducir el consumo de sal, azúcar y grasas saturadas
  • evitar un estilo de vida sedentario, especialmente para los niños

Adoptar hábitos de estilo de vida perjudiciales, como comer una dieta alta en azúcar y no hacer mucha actividad física, podría no conducir a enfermedad cardiovascular mientras una persona es joven, ya que los efectos de la afección son acumulativos. Sin embargo, la exposición continua a estos factores de riesgo puede contribuir al desarrollo de enfermedad cardiovascular más adelante en la vida.

¿Tomar aspirina protege a una persona de la enfermedad cardiovascular?

Muchas personas habrán tomado una aspirina al día como medida de rutina para protegerse contra la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, las directrices actuales ya no lo recomiendan para la mayoría de las personas, ya que puede causar sangrado. Este riesgo supera cualquier beneficio que pueda tener.

Dicho esto, el médico puede sugerir el uso de aspirina si una persona tiene un alto riesgo de experimentar un evento cardiovascular, como un ataque al corazón o un derrame cerebral, y un bajo riesgo de sangrado. Los médicos también pueden recomendarlo a aquellos que ya han tenido un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Cualquiera que tome una dosis diaria de aspirina para reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular debe consultar con su médico si debe continuar o no.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en todo el mundo.

En 2016, alrededor de 17.9 millones de personas murieron de enfermedad cardiovascular, lo que representa el 31 por ciento de todas las muertes prematuras registradas.

De ellas, el 85 por ciento fue resultado de un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Estas afecciones afectan a un número igual de hombres y mujeres.

La Organización Mundial de la Salud estima que para 2030, 23.6 millones de personas morirán anualmente de enfermedad cardiovascular, principalmente debido a derrame cerebral y enfermedad cardíaca.

Aunque estas afecciones siguen siendo prevalentes en las tasas de mortalidad global, las personas pueden comenzar a tomar medidas para prevenirlas.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 3 de septiembre de 2021.

Versión original en inglés actualizada el 26 de julio de 2019.

Última revisión médica en inglés realizada el 26 de julio de 2019.