La enfermedad de Crohn es una afección de largo plazo que causa una serie de síntomas gastrointestinales. Algunas personas con esta enfermedad también pueden experimentar dolor en las articulaciones.

La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal, que puede afectar cualquier parte del tracto digestivo. Sin embargo, la inflamación afecta más comúnmente la última sección del intestino delgado y la primera del colon.

Los síntomas pueden variar entre las personas, pero típicamente incluyen:

  • diarrea
  • dolor abdominal y cólicos
  • pérdida involuntaria de peso
  • heces con sangre

La enfermedad de Crohn también puede causar una serie de otros síntomas, como dolor y molestias en las articulaciones. Este dolor suele ocurrir junto a un brote de síntomas intestinales.

En este artículo, analizamos el vínculo entre la enfermedad de Crohn y el dolor de las articulaciones. También cubrimos los diferentes tipos de dolor en las articulaciones que las personas con Crohn pueden tener, cuándo consultar a un médico, el diagnóstico y el tratamiento.

crohn's and joint painShare on Pinterest
El dolor en las articulaciones por la artritis puede ocurrir con o sin hinchazón.

Los médicos se refieren a la hinchazón dolorosa de las articulaciones como la artritis. Según la Fundación para la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa de Estados Unidos (CCFA, por sus siglas en inglés), la artritis es la complicación más común de la enfermedad inflamatoria intestinal que ocurre fuera de los intestinos. Afirman que puede afectar hasta al 30 por ciento de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal.

Aunque la artritis suele ocurrir con la edad avanzada, también puede afectar a las personas más jóvenes con la enfermedad de Crohn.

El dolor en las articulaciones puede ocurrir con o sin hinchazón. La comunidad médica se refiere al dolor en las articulaciones sin hinchazón como artralgia.

Según el Dr. Timothy R. Orchard, gastroenterólogo consultor en el Hospital St. Mary en Londres, Reino Unido, la artralgia afecta entre el 40 al 50 por ciento de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal.

La artritis es cuando las articulaciones de una persona duelen y se inflaman. Con el tiempo, la artritis puede causar daños duraderos en estas articulaciones.

Hay varios tipos diferentes de artritis, pero las personas con enfermedad de Crohn son más propensas a desarrollar:

  • artritis periférica
  • artritis axial
  • espondiloartritis anquilosante

Analizamos cada una de estas a continuación.

Artritis periférica

La artritis periférica típicamente afecta las articulaciones grandes, incluyendo:

  • codos
  • muñecas
  • rodillas
  • tobillos

El dolor y la hinchazón pueden moverse entre diferentes articulaciones y, sin tratamiento, pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas. La artritis periférica tiende a ocurrir junto con los brotes intestinales.

La artritis periférica generalmente no causa daño permanente a las articulaciones.

Artritis axial

La artritis axial también se conoce como espondilitis o espondiloartropatía. Este tipo de artritis causa dolor y rigidez en la columna lumbar.

También puede afectar las articulaciones sacroilíacas, que se encuentran en la espalda baja entre la columna vertebral y los huesos de la cadera.

La artritis axial puede desarrollarse antes de la aparición de la enfermedad de Crohn, particularmente en personas más jóvenes.

Este tipo de artritis puede conducir a daño articular permanente. Si los huesos de la columna vertebral se fusionan, puede afectar el rango de movimiento de una persona.

Espondiloartritis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una forma menos común, pero más grave de artritis espinal.

Según la CCFA, este tipo de artritis se desarrolla en alrededor del 2 al 3 por ciento de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal. Sin embargo, ocurre con más frecuencia en personas con enfermedad de Crohn que en aquellas con otras enfermedades inflamatorias intestinales.

La espondilitis anquilosante a veces se propaga desde la columna vertebral y causa inflamación en otras partes del cuerpo, como los ojos, los pulmones y las válvulas cardíacas.

Este tipo de artritis es más común en personas menores de 30 años, particularmente en varones. De manera similar a la artritis axial, a veces ocurre antes de la aparición de la enfermedad de Crohn.

Los síntomas iniciales incluyen una reducción significativa en la flexibilidad de la columna vertebral, y la afección puede causar daño permanente a las articulaciones.

En las personas con enfermedad de Crohn, los síntomas de espondilitis anquilosante pueden persistir y empeorar después de la extirpación quirúrgica del colon.

Share on Pinterest
Aunque la artralgia causa rigidez articular, no hace que el área circundante se hinche.

La artralgia es un dolor en las articulaciones sin inflamación y puede afectar a la mayoría de las articulaciones del cuerpo. Sin embargo, se presenta principalmente en los tobillos, las rodillas y las manos. Cuando la artralgia afecta a dos o más articulaciones, los médicos se refieren a ella como poliartralgia.

Los síntomas de la artralgia incluyen:

  • dolor en las articulaciones
  • enrojecimiento alrededor de la articulación
  • calor en la articulación
  • rigidez

A diferencia de la artritis, la artralgia no causa daño duradero a la articulación, ya que el área circundante no se hincha.

Muchas personas encuentran que la artralgia empeora por la mañana. Los síntomas también pueden empeorar después de un período de inactividad.

Cualquier persona con dolor en las articulaciones grave, persistente o recurrente debe consultar a un médico. Esto es especialmente importante para las personas con enfermedad de Crohn o cualquier otra forma de enfermedad inflamatoria intestinal.

Algunos medicamentos para la enfermedad de Crohn también pueden causar dolor en las articulaciones, como efecto secundario.

Hay una serie de pruebas que el médico puede utilizar para ayudar a determinar si hay una conexión entre el dolor en las articulaciones y la enfermedad de Crohn. Estas pruebas también pueden ayudar a descartar otras causas posibles.

Después del diagnóstico, el médico podrá hacer recomendaciones para la derivación y el tratamiento.

No siempre es fácil para un médico determinar si el dolor en las articulaciones de una persona es el resultado de tener también la enfermedad de Crohn. Hay una gama de posibles causas de dolor en las articulaciones, incluyendo un efecto secundario de la medicación.

El médico a menudo comenzará una evaluación preguntándole a la persona sobre sus síntomas y su historial médico. Las posibles preguntas incluyen:

  • ¿Cuándo empezó el dolor?
  • ¿En dónde está ubicado el dolor?
  • ¿El dolor se pasa de una articulación a otra?
  • ¿Es el dolor simétrico?
  • ¿El dolor se ha mantenido constante o ha empeorado con el tiempo?
  • ¿Te han servido los analgésicos de venta libre? En caso afirmativo, ¿cuáles?
  • ¿Hay hinchazón, calor o rigidez?
  • ¿Coincide el dolor con brotes de la enfermedad de Crohn?
  • ¿Tienes alguna otra afección médica?

Por lo general, el médico realizará un examen físico para identificar la hinchazón, el calor y la rigidez en las articulaciones.

Para ayudar con su diagnóstico, el médico también puede ordenar una o más pruebas, como:

  • Pruebas de sangre. Pueden detectar señales de inflamación en la sangre y ayudar a descartar otras afecciones.
  • Análisis del líquido de las articulaciones. Un profesional de salud tomará una muestra de líquido sinovial de una articulación afectada, usando una aguja. La muestra puede ayudar a descartar otras afecciones, como la gota o una infección.
  • Pruebas de imágenes. Las radiografías, los ultrasonidos y las resonancias magnéticas permiten al médico detectar señales de inflamación y daño en las articulaciones.

Share on Pinterest
El médico puede recetar una variedad de medicamentos para el dolor en las articulaciones.

Algunos medicamentos de venta libre (OTC, en inglés) pueden ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones y reducir la inflamación. Sin embargo, es mejor hablar con un médico antes de probarlos. Esto se debe a que algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como la aspirina, el naproxeno y el ibuprofeno, pueden empeorar los síntomas de la enfermedad de Crohn.

Varios medicamentos recetados pueden ayudar con el dolor en las articulaciones. Entre ellos:

  • corticosteroides
  • metotrexato
  • sulfasalazina
  • medicamentos opioides, incluyendo tramadol e hidrocodona
  • fármacos biológicos como adalimumab, certolizumab e infliximab

Un médico a veces recomendará la derivación a un fisioterapeuta que puede sugerir ejercicios ligeros. Estos pueden:

  • fortalecer los músculos de apoyo
  • estirar suavemente las áreas afectadas para mejorar el movimiento
  • mejorar el flujo sanguíneo alrededor de las áreas afectadas

Otras terapias que también pueden ayudar con el dolor articular incluyen:

  • Terapia en el agua. El ejercicio ligero en el agua puede ayudar a relajar y apoyar el cuerpo.
  • Acupuntura. Acupunturistas especialmente entrenados insertan agujas estériles en partes específicas del cuerpo. Algunas personas encuentran que esto ayuda a aliviar el dolor y otros síntomas.
  • Técnicas en el tejido blando. Esto incluye masajes y acupresión en las articulaciones o alrededor de ellas. Esto ayuda a relajarlas y aumenta el flujo sanguíneo.

Los cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a aliviar algunas molestias. Estos pueden incluir:

  • Perder peso o mantener un peso saludable para disminuir el impacto del dolor en las articulaciones en las piernas y la espalda.
  • Aprender técnicas seguras para levantar y transportar objetos pesados.
  • Ajustar las sillas para apoyar la espalda, y mantener una buena postura al sentarse o caminar.
  • Usar calzado apropiado, que brinde apoyo y sea cómodo.
  • Mantenerse caliente ya que las temperaturas frías pueden empeorar o desencadenar síntomas de dolor en las articulaciones.
  • Poner las articulaciones en reposo cuando están doloridas o hinchadas.

Los remedios naturales también están ganando en popularidad. Algunas personas encuentran que los suplementos de glucosamina y cúrcuma ayudan con el dolor e inflamación de las articulaciones. Sin embargo, es importante hablar con el médico antes de probarlos, especialmente porque algunos suplementos y remedios naturales pueden interactuar con ciertos medicamentos.

La enfermedad de Crohn es una afección a largo plazo que puede causar una serie de síntomas gastrointestinales. Muchas personas con esta afección también tienen síntomas no intestinales, como dolor en las articulaciones.

Este dolor en las articulaciones es a menudo una afección a corto plazo que suele responder bien a los tratamientos para la enfermedad de Crohn.

Con menos frecuencia, el dolor en las articulaciones que afecta la columna vertebral puede causar daños duraderos y es más difícil de tratar para los médicos. Sin embargo, el diagnóstico y tratamiento tempranos pueden mejorar el pronóstico para las personas con este tipo de dolor en las articulaciones.

Varios medicamentos recetados pueden aliviar el dolor en las articulaciones y reducir la inflamación. La fisioterapia y los cambios en el estilo de vida también pueden ayudar.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 8 de julio de 2021.

Versión original escrita el 21 de enero de 2019.

Última revisión médica realizada el 21 de enero de 2019.