La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica que puede afectar la textura, composición y frecuencia de las heces.

En las personas con colitis ulcerosa (CU), el intestino grueso, o colon, se inflama y desarrolla pequeñas úlceras que producen pus. Estas úlceras también pueden desarrollarse en el recto.

El tipo de heces que las personas experimentan dependerá de la ubicación de la inflamación y la ulceración dentro del colon.

Este artículo describe los diversos síntomas relacionados con las heces que pueden ocurrir en la CU, junto con las posibles opciones de tratamiento.

Los médicos pueden usar la Tabla de Registro de Evacuaciones Bristol para ayudar a una persona a reconocer las deposiciones saludables o identificar posibles problemas.

Los cambios en las heces que ocurren en la CU se deben a la inflamación. Con el tiempo, la inflamación puede dañar el recubrimiento del intestino grueso.

Las personas con CU pueden experimentar cólicos abdominales dolorosos y una necesidad frecuente de evacuar los intestinos.

Según la Fundación de la Enfermedad de Crohn y Colitis (CFF, en inglés), una persona con CU también puede experimentar los siguientes síntomas:

  • diarrea
  • heces que contienen moco o sangre
  • dolor en el abdomen

Según otra organización, 75% de las personas con una enfermedad inflamatoria intestinal (EII) también han experimentado incontinencia intestinal — la evacuación accidental de heces, o “sufrir un accidente”.

Además, algunas personas con una EII experimentan estreñimiento en lugar de diarrea.

Conoce más sobre los cambios comunes en las heces a continuación:

Diarrea

La diarrea ocurre cuando el daño intestinal se extiende tanto que el colon pierde su capacidad de absorber agua de los desechos.

Cuando los desechos retienen demasiada agua, ocasionan diarrea.

Sangre en las heces

Con frecuencia, las úlceras que se forman dentro del recubrimiento del colon pueden sangrar, ocasionando heces con sangre.

Una persona que regularmente pierde mucha sangre en sus heces podría desarrollar anemia.

Estreñimiento

mature lady with stomach ache sitting on sofa
La colitis ulcerosa puede causar cólicos estomacales graves.

Aunque la mayoría de las personas con CU tendrán diarrea, algunas también pueden experimentar estreñimiento.

Sin embargo, el estreñimiento es más común en personas con proctitis, que causa inflamación y ulceración solo en el recto.

Los síntomas del estreñimiento incluyen:

  • frecuencia reducida de deposiciones
  • heces más duras
  • dificultad para defecar
  • hinchazón
  • cólicos
  • sensación de que los intestinos no están vacíos aun después de defecar

Incontinencia intestinal

La mayoría de las personas con CU tienden a experimentar incontinencia intestinal durante un brote de la enfermedad.

Sin embargo, aproximadamente 1 de 10 personas con EII que experimentan incontinencia intestinal tendrán este síntoma durante un período de remisión de la enfermedad.

Los siguientes factores pueden causar incontinencia intestinal:

Aumento en la sensibilidad del recto

A medida que el recto se inflama, también se hará más sensible. La sensibilidad elevada en el recto puede hacer que esté más activo, expulsando las heces tan pronto como lleguen.

Cirugía para la EII

Las personas con CU grave pueden someterse a una cirugía para extirpar todo o parte del intestino grueso.

En una “cirugía de reservorio”, el cirujano reemplaza el colon con una bolsa interna. Algunas personas que se someten a este procedimiento pueden desarrollar incontinencia intestinal.

Estreñimiento severo

Una acumulación de heces puede irritar el recubrimiento del recto, causando una producción excesiva de moco.

Si el recto contiene heces constantemente, los músculos del ano se relajan, permitiendo que fluya la mucosidad.

Los siguientes tratamientos para la CU reducen la inflamación que causa los síntomas relacionados con las heces:

  • Aminosalicilatos, que son los medicamentos que tratan la inflamación en el recubrimiento del colon.
  • Corticosteroides, que son antiinflamatorios poderosos de acción rápida que se usan para tratar los brotes de CU.
  • Immunomoduladores, que son medicamentos que regulan el sistema inmunitario.
  • Biológicos, que tratan la inflamación en el intestino.

Cómo tratar la diarrea

Las personas con EII deben evitar tomar medicamentos antidiarreicos.

Los medicamentos antidiarreicos pueden aumentar el riesgo de una complicación llamada megacolon, en la que los gases digestivos quedan atrapados en el colon, haciendo que se hinche. En algunos casos, puede ser fatal.

La manera más segura de tratar la diarrea es realizar cambios en la dieta. Muchas personas con CU experimentan diarrea después de comer ciertos alimentos.

Mantener un diario de los alimentos junto con un registro diario de los síntomas relacionados con las heces puede ayudar a las personas a identificar y eliminar los alimentos desencadenantes.

Cómo reducir la sangre en las heces

Un estudio reciente sugiere que un suplemento prebiótico puede ayudar a reducir las heces con sangre y otros síntomas de la CU.

Los participantes que tomaron los suplementos prebióticos experimentaron una reducción significativa de dolor y cólicos abdominales. También informaron reducción de la náusea, vómitos, diarrea y sangre en las heces, aunque estos efectos no fueron estadísticamente significativos.

El estudio fue pequeño, así que se requiere más investigación para determinar la mejor manera de reducir la sangre en las heces.

Si una persona tiene heces con sangre frecuentemente, un médico puede recetar suplementos de hierro para ayudar a prevenir la anemia.

Cómo tratar el estreñimiento

woman keeping a food diary
Mantener un diario de alimentos puede ayudar a identificar la causa de los síntomas.

La Fundación Internacional para los Trastornos Gastrointestinales (IFFGG, en inglés) recomienda los siguientes tratamientos para el estreñimiento moderado:

  • tomar suficientes líquidos
  • comer alimentos con fibra, como frutas y verduras crudas
  • comer pan y cereales integrales

Sin embargo, muchas personas con CU consideran que los alimentos con fibra y los granos enteros activan otros síntomas, así que mantener un diario de alimentos puede ayudar a las personas a identificar qué alimentos causan cada síntoma.

Otros métodos para aliviar el estreñimiento incluyen:

  • Colocarte en cuclillas mientras defecas: Sentarte con las rodillas más altas que las caderas cuando vas al baño puede ayudar a alinear el recto, lo que facilita defecar.
  • Hacer ejercicio: El ejercicio ayuda a acelerar el movimiento de las heces a través del colon.
  • Tomar laxantes: Los médicos pueden recomendar laxantes osmóticos para las personas con EII. Estos aumentan la disponibilidad de agua en el colon, lo que ayuda a ablandar las heces.

Sin embargo, las personas con CU deberán hablar con un médico antes de tomar laxantes, ya que estos medicamentos pueden aumentar los gases y los cólicos estomacales.

Cómo controlar la incontinencia intestinal

A muchas personas que experimentan incontinencia intestinal les resulta difícil discutir el problema con un médico.

Sin embargo, un médico podría identificar la causa subyacente de la incontinencia intestinal y ofrecer consejos sobre cómo controlar y manejar este síntoma.

Algunas sugerencias para controlar la incontinencia intestinal incluyen:

Entrenamiento del intestino

Para las personas que experimentan una sensación de urgencia, puede ser útil retrasar las deposiciones. Esta técnica es conocida como entrenamiento del intestino.

El entrenamiento del intestino puede ser difícil al principio. Sin embargo, con el tiempo ayudará a fortalecer y a controlar los músculos del recto y el esfínter.

Ejercicio del piso pélvico

Los músculos del piso pélvico soportan los órganos pélvicos, que incluyen la vejiga y los intestinos, al igual que el útero en las mujeres.

Los ejercicios del piso pélvico pueden ayudar a fortalecer los músculos alrededor del ano, reduciendo la incontinencia. Para encontrar los músculos del piso pélvico, imagina detener un flujo de orina o practica mientras orinas.

Para realizar los ejercicios del piso pélvico, contrae y sostén los músculos del piso pélvico hasta contar a 3 y luego relaja los músculos, mientras cuentas lentamente hasta 3. Evita presionar el músculo durante la etapa de relajación.

Repite esto 15 veces para completar una serie de ejercicios. Trata de completar tres series cada día.

Las personas con CU pueden experimentar síntomas incómodos, inconvenientes, y a veces inquietantes relacionados con las heces. Esto puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona.

Sin embargo, existen diversos tratamientos que pueden ayudar a las personas con CU a experimentar menos síntomas y síntomas menos graves.

Una persona debería discutir las opciones con su médico para determinar el plan de tratamiento más efectivo.

Leer el artículo en inglés