La enfermedad y el dolor en el abdomen a menudo se asocian con la gripe estomacal o intoxicación alimentaria. Sin embargo, dado que los síntomas son similares, es común que se confundan las dos afecciones.

Conocer la diferencia entre ellas puede respaldar un diagnóstico exacto.

A woman sick in bed wonders Do I have a stomach virus or food poisoning?Share on Pinterest
Crédito de imagen: Hope/Adobe Stock

Una infección viral que ataca el sistema digestivo comúnmente se denomina virus estomacal.

A esta enfermedad se la suele llamar “gripe estomacal”, aunque este nombre es engañoso, ya que la influenza ataca el sistema respiratorio. Un virus estomacal también se conoce como gastroenteritis viral.

Existen diferentes cepas del virus. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la causa más común en los Estados Unidos es el norovirus.

Por otro lado, la intoxicación alimentaria se refiere a la ingestión de alimentos contaminados. Bacterias, virus o parásitos menos comunes pueden ingresar al cuerpo y causar síntomas de gastroenteritis a través de alimentos vencidos, preparados de manera antihigiénica o contaminados de cualquier otra manera.

Virus estomacales

Los virus estomacales son altamente contagiosos y pueden propagarse rápidamente. Las personas infectadas con un virus estomacal se vuelven contagiosas desde el momento en que comienzan a sentirse mal y también durante los primeros días después de recuperarse.

Un virus estomacal puede propagarse de varias maneras diferentes:

  • comiendo alimentos o bebiendo líquidos contaminados con el virus
  • teniendo contacto directo o indirecto con una persona o una superficie infectada con el virus

El virus también está presente en el vómito y las heces de las personas que tienen la infección.

Intoxicación alimentaria

La contaminación cruzada suele ser la causa de la intoxicación alimentaria, durante la cual los organismos nocivos se transfieren de una superficie a otra. Los alimentos crudos y que no necesitan preparación, como las ensaladas, tienen un mayor riesgo de contaminación.

Cada año, aproximadamente 48 millones de personas en los Estados Unidos sufren una intoxicación alimentaria.

Las bacterias pueden crecer rápidamente cuando ciertos alimentos, incluyendo carnes, productos lácteos y salsas, no se mantienen a la temperatura adecuada. Las bacterias y otros organismos nocivos producen sustancias venenosas que pueden causar inflamación de los intestinos cuando se comen.

La contaminación también puede ocurrir en casa si la carne cruda no se manipula o cocina adecuadamente.

La Salmonella y el E. coli son dos tipos comunes de bacterias relacionadas con la intoxicación alimentaria.

Los síntomas de los virus estomacales y la intoxicación alimentaria son muy similares, pero puede haber algunas diferencias.

Virus estomacales

Los síntomas de un virus estomacal incluyen:

  • diarrea que puede ser acuosa o con sangre
  • pérdida del apetito
  • náusea o vómitos
  • calambres estomacales, dolores musculares o debilidad
  • fiebre baja
  • dolores de cabeza
  • aturdimiento o mareo

Un virus estomacal generalmente no causa heces con sangre. Las heces con sangre pueden indicar una infección más grave.

Estos síntomas suelen durar de 3 a 4 días, pero también pueden durar hasta 14 días.

Intoxicación alimentaria

Los síntomas de intoxicación alimentaria pueden ocurrir a las pocas horas de comer. Las personas podrían tener:

  • diarrea acuosa o con sangre
  • náusea
  • vómitos
  • dolor de estómago y cólicos
  • fiebre, escalofríos y dolores corporales
  • mareos y aturdimiento debido a la deshidratación

La enfermedad por intoxicación alimentaria puede durar desde unas pocas horas hasta varios días.

Por lo general, se sospecha que hay intoxicación alimentaria si alguien comió alimentos no refrigerados o cuando otras personas que consumieron la misma comida tienen síntomas similares.

Las ensaladas, la carne de aves de corral crudas o poco cocidas, los huevos, los mariscos y otros productos lácteos son alimentos de alto riesgo de intoxicación alimentaria.

No existe un método único para diagnosticar un virus estomacal. Un médico probablemente basará su diagnóstico solo en los síntomas que se presentan.

Se puede usar una prueba rápida de heces para detectar el rotavirus o el norovirus, pero no todas las clínicas las tienen. No hay pruebas rápidas para otros virus. También se puede usar una muestra de heces para descartar infección bacteriana o parasitaria.

Diagnosticar la intoxicación alimentaria puede ser difícil, especialmente si no es posible identificar la causa particular. Por medio de las pruebas de heces se puede identificar el patógeno que causa la enfermedad.

El tratamiento depende del organismo que causa la infección.

Por lo general, todo lo que se necesita para las enfermedades virales es una terapia de apoyo que incluya mayor hidratación, descanso, reposición de electrolitos y medicamentos para la fiebre. Esto se debe a que los virus no responden a los antibióticos y simplemente necesitan seguir su curso.

Si se determina que una bacteria, como la Salmonella, es la causa de los síntomas, se puede recetar un antibiótico. En el caso de parásitos, los medicamentos antiparasitarios podrían ser una opción.

Hay algunos pasos que pueden tomarse en casa para ayudar a la recuperación de un virus estomacal o intoxicación alimentaria.

  • Deja que el estómago se asiente. Intenta no comer alimentos sólidos hasta que te sientas mejor.
  • Chupa trocitos de hielo o toma pequeños sorbos de agua. Es necesario beber muchos líquidos para prevenir la deshidratación. Evita los jugos u otras bebidas con mucho azúcar o edulcorantes, ya que pueden empeorar la diarrea.
  • Empieza a comer poco a poco. Comienza con alimentos suaves y fáciles de digerir, como galletas de soda, tostadas y arroz. Deja de comer si vuelves a sentir náusea.
  • Evita ciertas sustancias hasta que te sientas mejor, o durante unos días o una semana después de que los síntomas hayan desaparecido, si tu caso fue grave. Estos incluyen lácteos, cafeína, alcohol, azúcar y alimentos grasos o muy condimentados.

Se debe tener cuidado al tomar medicamentos de venta libre (OTC, en inglés), a menos que lo indique un médico, ya que algunos pueden empeorar la infección. Incluso los medicamentos contra la diarrea pueden empeorar la situación en algunos casos.

La gastroenteritis generalmente se resolverá en unos pocos días sin medicación. Sin embargo, la hidratación es vital para una rápida recuperación y prevenir así las complicaciones.

Es necesario buscar atención médica si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • heces o vómitos con sangre
  • incapacidad de retener líquidos durante 12 a 24 horas
  • mareos o aturdimiento
  • fiebre por encima de 104 grados Fahrenheit (40° C)
  • dolor abdominal intenso y constante

Virus estomacal

Los CDC estiman que el norovirus causa de 19 a 21 millones de enfermedades cada año. Las siguientes medidas preventivas pueden ayudar a reducir el riesgo de contraer un virus estomacal.

  • Practica una higiene adecuada de las manos: Es necesario que te laves las manos con agua y jabón, especialmente después de ir al baño, cambiar pañales o antes de comer o preparar alimentos.
  • Toma precauciones en la cocina: Es importante enjuagar las frutas y verduras y cocinar bien todos los alimentos.
  • Limpia y desinfecta superficies que puedan estar contaminadas: Debes limpiar y desinfectar inmediatamente las superficies contaminadas después de vomitar o evacuar.
  • Lava bien la ropa: El virus estomacal puede transmitirse fácilmente de una persona a otra, por lo que cualquier ropa contaminada con vómito o heces debe limpiarse y lavarse con agua caliente.
  • Mantén distancia de cualquier persona infectada con el virus: Si alguien en tu casa está infectado, es necesario usar artículos personales separados, como platos y vasos, y usar un baño separado, si es posible.

En algunos países se cuenta con una vacuna que contrarresta ciertos virus estomacales. La vacuna puede ser efectiva para ayudar a prevenir los síntomas graves del virus cuando se administra a niños en el primer año de su vida.

Intoxicación alimentaria

Es posible prevenir la intoxicación alimentaria cuidando de que las carnes, ensaladas, aderezos y otros alimentos se almacenen a la temperatura adecuada. No debes consumir comida que haya quedado fuera de almacenamiento por más de 2 horas.

Es importante que te laves las manos cuando manipules carne cruda. También debes asegurarte de cocinarla bien y evitar comer carne cruda, huevos crudos o salsas hechas con huevos crudos. Durante las comidas al aire libre o fiestas, los alimentos que necesitan refrigeración deben mantenerse en hielo.

También debes tener cuidado al comer en restaurantes u otros lugares que no conoces.

Leer el artículo en Inglés