La laringitis se refiere a la hinchazón e inflamación de la laringe. Puede ser aguda o crónica, aunque en la mayoría de los casos el padecimiento es temporal y no tiene consecuencias graves.

La laringe, también conocida como caja de voz, es el recinto de las cuerdas vocales. Estas son vitales para los procesos de respirar, tragar y hablar. Las cuerdas vocales son dos pequeños pliegues de membrana mucosa que cubren el cartílago y el músculo y que vibran para producir sonido.

En un estudio de 2013 con participantes en Estados Unidos, 3.47 de cada 1,000 personas tuvieron un diagnóstico de laringitis crónica. Se cree que el 21 por ciento de la población puede desarrollar laringitis crónica durante su vida.

La laringitis no suele ser grave y, en la mayoría de los casos, se resuelve sin tratamiento en aproximadamente 7 días.

Datos básicos sobre la laringitis

  • Las infecciones virales, como los resfriados, son las causas más comunes de laringitis.
  • La laringitis crónica suele ser causada por factores del estilo de vida, como la exposición continua a irritantes.
  • Los niños con laringitis pueden desarrollar otra enfermedad respiratoria llamada crup o garrotillo.
  • Un médico puede recomendar pruebas adicionales en casos más graves, como una laringoscopia.
  • La mejor manera de tratar la laringitis aguda es con medidas de cuidado personal y reposo.

Man holds throat while it glows
La laringitis es una infección de las cuerdas vocales.

La laringitis es una inflamación de las cuerdas vocales.

Las cuerdas vocales normalmente se abren y cierran para generar la voz con un movimiento lento y constante. Cuando una persona tiene laringitis, sus cuerdas vocales están inflamadas. Esto cambia la forma en que el aire se mueve a través de la garganta.

Este cambio en el flujo de aire conduce a una distorsión de los sonidos producidos por las cuerdas vocales. Las personas con laringitis suelen tener una voz ronca, grave o demasiado baja que es difícil de oír con claridad.

En la laringitis crónica, la inflamación es continua. Las cuerdas vocales pueden tensarse y desarrollar crecimientos, como pólipos o nódulos.

La laringitis puede causar una amplia gama de síntomas en adultos, entre ellos:

  • ronquera
  • dificultad para hablar
  • dolor de garganta
  • fiebre baja
  • tos persistente
  • carraspeo frecuente

Estos síntomas comienzan repentinamente y suelen volverse más severos durante los siguientes 2 a 3 días. Si los síntomas duran más de 3 semanas, es probable que el caso se haya vuelto crónico. Esto sugiere una causa subyacente más seria que merece más investigación.

La laringitis suele estar relacionada con otras enfermedades. Afecciones como la amigdalitis, una infección de garganta, un resfriado o la gripe pueden ocurrir junto con un caso de laringitis, y también pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza
  • inflamación en las glándulas
  • secreción nasal
  • dolor al tragar
  • fatiga y malestar

Es probable que los síntomas desaparezcan sin tratamiento al séptimo día de la infección o antes. Consulta a un médico si los síntomas persisten por más tiempo o se presentan más seriamente.

Los síntomas en los niños

Los síntomas de la laringitis en los niños pueden ser diferentes de los síntomas en los adultos. La afección suele caracterizarse por ronquera, tos seca y fiebre, y también puede presentarse como crup.

El crup es una enfermedad respiratoria contagiosa común entre los niños. Aunque el crup suele ser una enfermedad fácil de tratar, los casos graves requieren atención médica.

Se recomienda atención médica para los niños que experimenten alguno de los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar o tragar
  • fiebre de más de 103°F o 39.4°C
  • salivación
  • sonidos fuertes y agudos al inhalar

Estos síntomas también pueden indicar epiglotitis. Esta es una inflamación del tejido que rodea la tráquea. Tanto los adultos como los niños pueden desarrollar epiglotitis, y, en ciertos casos, la afección puede poner en riesgo la vida.

Son varias las afecciones que pueden causar laringitis. Las formas agudas y crónicas de laringitis suelen ser el resultado de diferentes factores.

Laringitis aguda

La causa más común de laringitis es una infección viral, a menudo similar a las que causan el resfriado común o la gripe. Usar la voz de forma excesiva también puede causar inflamación de la laringe. Ejemplos de uso excesivo incluyen cantar fuerte o gritar demasiado.

En casos muy raros, la difteria, una infección bacteriana, puede ser la causa de una laringitis. La mayoría de las personas en Estados Unidos han sido vacunadas contra la difteria.

Laringitis crónica

La laringitis crónica generalmente es causada por lo siguiente:

  • reflujo ácido, una afección en la que el ácido y el contenido del estómago se devuelve hacia la garganta
  • infección bacteriana, micótica o parasitaria
  • sinusitis crónica
  • tos excesiva
  • exposición a irritantes inhalados, como alérgenos o humos tóxicos
  • alto consumo de alcohol
  • mal uso habitual o uso excesivo de la voz
  • fumar, incluido el humo de segunda mano
  • uso de esteroides inhalados, como inhaladores para el asma

Throat swab
La laringitis normalmente se diagnostica después de un examen físico.

Los médicos suelen diagnosticar la laringitis con un examen físico que evalúa los oídos, la nariz, la garganta y la voz. En la mayoría de los casos, no se requieren exámenes adicionales.

El síntoma más común de la afección es la ronquera, por lo que un médico escuchará la voz de la persona con laringitis. También puede hacer preguntas sobre el estilo de vida, la posible exposición a irritantes en el aire y otras enfermedades relacionadas.

Otras afecciones pueden causar ronquera crónica, como un cáncer en el área de la garganta. Este síntoma requerirá pruebas de seguimiento para descartar una enfermedad más grave.

Se puede usar un laringoscopio para observar el movimiento de las cuerdas vocales cuando están funcionando y determinar la presencia de pólipos o nódulos en las cuerdas vocales. Se puede realizar una biopsia si un área sospechosa de tejido requiere una evaluación adicional.

Cualquier persona con síntomas que duren más de 2 semanas debe consultar a su médico. En algunos casos, un médico puede derivar a la persona con laringitis a un otorrinolaringólogo, también conocido como especialista en oído, nariz y garganta (ENT, en inglés).

Los casos de laringitis aguda suelen tratarse mejor con reposo, remedios caseros y medidas de cuidado personal que puedan aliviar los síntomas.

Autocontrol

Share on Pinterest
Mantenerse hidratado es importante para recuperarse de la laringitis.

Los médicos normalmente recomiendan reposo para controlar los síntomas de la laringitis.

En el caso de la laringitis, descansar significa limitar el uso de la laringe. Es necesario evitar hablar, cantar o usar la caja laríngea. Aunque susurrar puede parecer una alternativa más suave a hablar a un volumen normal, requiere que las cuerdas vocales estén bien estiradas, lo que dificulta su recuperación. También se debe evitar susurrar.

Otros remedios caseros sencillos incluyen:

  • evitar el uso de descongestionantes, ya que secan la garganta
  • respirar aire húmedo
  • usar acetaminofeno, como paracetamol, o ibuprofeno para controlar el dolor
  • evitar la inhalación de irritantes, como fumar o el humo de segunda mano
  • tomar suficientes líquidos

Medicamentos

Los médicos pueden recetar antibióticos cuando la laringitis es causada por una infección bacteriana. Sin embargo, una revisión reciente encontró que los riesgos de recetar antibióticos para la laringitis aguda comúnmente superan los beneficios.

Se pueden recetar corticosteroides para reducir la inflamación de las cuerdas vocales en casos graves o urgentes. Esto puede aplicarse a personas que utilizan la voz de forma profesional, como cantantes profesionales u oradores públicos. Los niños pequeños con crup severo también pueden recibir corticosteroides.

La laringitis crónica puede requerir un tratamiento continuo más extenso. La causa de la inflamación determinará el tratamiento. Si la laringitis es causada por otra afección, como reflujo ácido o sinusitis, el tratamiento de la afección asociada también puede tratar los síntomas de la laringitis.

El tratamiento de la laringitis puede requerir cambios en el estilo de vida. Por ejemplo, si cantar es la causa de la laringitis, es posible que el paciente deba modificar su método de canto. En tales casos, se puede recomendar el entrenamiento vocal. Evitar el alcohol, el humo del tabaco y los irritantes también puede ayudar.

Una persona podría necesitar cirugía en los casos en que las cuerdas vocales se hayan dañado gravemente debido al crecimiento de pólipos o nódulos.

Prevención

Pueden tomarse una serie de medidas para limitar la sequedad y la irritación de las cuerdas vocales.

Los siguientes pasos pueden ayudar a reducir el riesgo de laringitis:

  • Evita aclarar la garganta.
  • Toma medidas para prevenir las infecciones de las vías respiratorias superiores, como mantener buena higiene y evitar el contacto con personas que tienen infecciones contagiosas.
  • Deja de fumar y evita el humo de segunda mano siempre que sea posible.
  • Limita o elimina el consumo de alcohol y cafeína, ya que pueden aumentar el riesgo de deshidratación.

La laringitis puede ser incómoda, pero es fácil de controlar y, a menudo, de corta duración.

Lee el artículo en inglés.

Última revisión médica realizada el 20 de diciembre de 2017.