Las personas que experimentan un laringoespasmo tienen dificultad repentina para respirar y hablar. Un laringoespasmo es un espasmo muscular en las cuerdas vocales, a veces llamado espasmo laríngeo.

Si bien un laringoespasmo leve en el que aún es posible exhalar aire puede ser aterrador, generalmente no es peligroso y, por lo general, dura solo unos minutos.

Un espasmo en las cuerdas vocales puede ser un incidente aislado y ser causado por una variedad de afecciones médicas.

Por lo general, las cuerdas vocales se separan cuando una persona respira, lo que se denomina abducción. Un laringoespasmo hace que las cuerdas vocales se junten a la fuerza, lo que se denomina aducción. Cuando ocurre un espasmo en las cuerdas vocales, pueden cerrar total o parcialmente las vías respiratorias.

lady holding her throatShare on Pinterest
La opresión en la garganta puede ser un síntoma de laringoespasmo.

El espasmo suele durar unos 60 segundos, lo que no es suficiente para representar un peligro. En raras ocasiones, en particular, como reacción a la anestesia, un laringoespasmo dura más y necesita atención médica de emergencia.

Estos espasmos pueden ocurrir cuando las personas están comiendo, pero a diferencia de la asfixia, no hay nada alojado en la garganta. Otros síntomas del laringoespasmo incluyen:

  • dificultad repentina para respirar sin una causa obvia
  • sensación de opresión en el garganta
  • ocasionalmente, pérdida del conocimiento

Debido a que un laringoespasmo a menudo es el producto de otra afección, es posible que haya otros síntomas. Por ejemplo, las personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), pueden experimentar síntomas de acidez o reflujo inmediatamente antes, durante o después de un espasmo en las cuerdas vocales.

En ocasiones, una afección más grave puede parecerse a un laringoespasmo. Las personas que experimentan dificultad para respirar asociada con un nuevo medicamento o alimento no deben asumir que el problema es un laringoespasmo. En estos casos, la opresión en la garganta podría indicar una reacción alérgica.

Share on Pinterest
Un laringoespasmo puede ser un reflejo para prevenir un ahogamiento accidental.

Los médicos creen que un laringoespasmo puede ser un reflejo que permite prevenir el ahogamiento o asfixia accidental.

Por ejemplo, para alguien que inhala accidentalmente comida mientras está hablando, un laringoespasmo puede ayudarlo porque evita que la comida bloquee las vías respiratorias. Esta es la razón por la que es común experimentar un laringoespasmo al comer o beber. Algunas personas experimentan síntomas después de sentir como si la comida hubiera caído “por el camino equivocado”.

A diferencia de la asfixia, una persona que experimenta un laringoespasmo no sentirá algo alojado en la garganta. La maniobra de Heimlich tampoco detiene el laringoespasmo.

Comer es solo una causa posible de un laringoespasmo. Algunas causas alternativas de esta aterradora sensación incluyen:

Estrés y ansiedad

Algunas personas pueden experimentar un laringoespasmo en respuesta a una ansiedad o estrés intenso. Durante un ataque de pánico, la hiperventilación o el miedo intenso pueden desencadenar un laringoespasmo. La opresión en la garganta puede empeorar el pánico.

Anestesia

La anestesia puede desencadenar el reflejo de laringoespasmo, especialmente en los niños. Es aún más común en los bebés. En general, cerca del 1 por ciento de los adultos y niños que reciben anestesia experimentan un laringoespasmo. En los niños que padecen asma o una infección respiratoria, la incidencia aumenta a alrededor del 10 por ciento.

Es posible que las personas que experimentan un laringoespasmo bajo anestesia general para una cirugía nunca sepan que sucedió, ya que el anestesiólogo intervendrá de inmediato.

Problemas neurológicos

Los problemas neurológicos pueden desencadenar un laringoespasmo. Por ejemplo, las personas que han sufrido recientemente una lesión en la médula espinal o el cerebro pueden experimentar espasmos musculares, incluyendo el laringoespasmo.

Las lesiones de los nervios, particularmente en o cerca del cuello y la columna, también pueden ser un factor. Algunas personas con cuerdas vocales paralizadas experimentan laringoespasmos.

Enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE)

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un síndrome que hace que el contenido del estómago, incluyendo el ácido del estómago, regrese por el esófago y llegue a la garganta.

Algunas personas con ERGE experimentan ardor y dolor intensos. Algunas personas también experimentan laringoespasmos. Un pequeño estudio de ocho personas con ERGE encontró que una infección respiratoria reciente aumenta el riesgo de sufrir un laringoespasmo. En este grupo, la tos fuerte desencadenó tanto laringoespasmos como desmayos.

Asma y alergias

Las personas con asma y alergias respiratorias son más vulnerables al laringoespasmo. Tratar estas alergias y llevar un inhalador para el asma puede reducir el riesgo de futuros espasmos. Las personas con problemas respiratorios, incluyendo el asma, son más vulnerables al laringoespasmo mientras están bajo anestesia.

Share on Pinterest
Contener la respiración durante 5 segundos, inhalando por la nariz y exhalando con los labios fruncidos, puede detener un laringoespasmo.

Durante un laringoespasmo, es necesario siempre tratar de mantener la calma. No se debe jadear en busca de aire o intentar tragar aire por la boca. Entrar en pánico puede hacer que el espasmo dure más tiempo y hará que los síntomas se sientan más intensos.

Algunas técnicas sencillas pueden detener el espasmo:

  • Mantén la respiración durante 5 segundos, luego respira lentamente por la nariz. Exhala con los labios fruncidos. Repite esto hasta que el espasmo se detenga.
  • Corta una pajilla o popote por la mitad. Durante un ataque, aprieta los labios alrededor de la pajilla e inhala solo a través de ella y no por la nariz. Esta técnica fomenta una respiración más lenta que puede ayudar a relajar las cuerdas vocales.
  • Presiona sobre un punto de presión cerca de las orejas. Este punto, conocido como muesca de laringoespasmo, puede obligar a las cuerdas vocales a relajarse. Localiza el punto blando detrás de los lóbulos de las orejas y justo encima de la mandíbula. Empuja con fuerza hacia abajo y hacia la garganta. La presión debería ser lo suficientemente fuerte como para sentir dolor y, si funciona, debe aliviar los síntomas del laringoespasmo de inmediato.

Otros tratamientos se centran en abordar la causa subyacente de los laringoespasmos. Por ejemplo, las personas con trastornos de ansiedad pueden beneficiarse de los medicamentos contra la ansiedad o la psicoterapia. El tratamiento de úlceras puede reducir la gravedad de la ERGE, y también puede detener los laringoespasmos.

Las personas que tienen laringoespasmos frecuentes durante la noche pueden necesitar dormir con una máquina de presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP, en inglés). La terapia del habla puede ayudar en algunos casos, particularmente cuando existe una causa neurológica. Cuando otros tratamientos fallan, una inyección de toxina botulínica (Botox) puede paralizar las cuerdas vocales y prevenir ataques posteriores.

Los médicos pueden realizar una serie de pruebas para determinar la causa. También harán preguntas sobre el estilo de vida, la ansiedad y las condiciones que rodean al espasmo. Las pruebas gastrointestinales, una tomografía computarizada de los senos nasales, las pruebas de alergia e intentar varios medicamentos pueden ayudar a esclarecer la causa.

Las personas que tienen antecedentes de laringoespasmo deben informar a su médico sobre su experiencia antes de someterse a la anestesia. Aunque es muy poco común, si un laringoespasmo no se detiene después de 1 o 2 minutos, o si causa una pérdida del conocimiento, debe tratarse como una emergencia médica. Llama al 911 o ve a la sala de emergencias.

Lee el artículo en inglés.

Última revisión médica realizada el 3 de septiembre de 2017.