Muchas personas con VIH experimentan problemas de la piel debido al impacto del virus en el sistema inmunitario. En muchos casos, esto puede incluir lesiones de la piel.

El VIH es un virus que ataca el sistema inmunitario. Cuando el sistema inmunitario pierde fortaleza, es menos probable que ataque a las infecciones. Esto aumenta el riesgo de la persona de varias infecciones y enfermedades.

Un sistema inmunitario debilitado hace que sea más probable que una persona desarrolle varias infecciones de la piel, que pueden ser fúngicas, virales o bacterianas. También hay más probabilidad de que aparezcan ciertos tipos de cáncer de piel en personas con VIH.

Las afecciones de la piel pueden representar infecciones oportunistas, otras enfermedades relacionadas con el VIH, o efectos secundarios de los medicamentos del VIH.

Este artículo observa las formas en las que el VIH afecta la piel, las causas comunes de las lesiones de la piel en personas con VIH, su diagnóstico y cómo evitarlos.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), aproximadamente 1.2 millones de personas en Estados Unidos viven con VIH.

El VIH no afecta directamente la piel. Sin embargo, el VIH daña o destruye las células CD4 del sistema inmunitario, que reducen la capacidad del cuerpo de atacar la infección. Esto aumenta el riesgo de ciertos problemas médicos, incluyendo afecciones de la piel.

Las afecciones dermatológicas son comunes entre las personas con VIH. Algunas fuentes han sugerido que el 69 por ciento de los participantes con VIH tienen trastornos de la piel.

Ciertas infecciones en las personas con VIH con frecuencia son llamadas infecciones oportunistas. Estas son infecciones que usualmente causan síntomas leves, pero pueden causar síntomas severos para una persona con un sistema inmunitario debilitado.

Algunas infecciones oportunistas que afectan la piel incluyen:

  • el virus del herpes simple, una infección viral de la piel
  • candidiasis o infección por hongos, una infección fúngica de la piel
  • sarcoma de Kaposi, un tipo de cáncer que raras veces ocurre en personas que no tienen VIH

Algunos medicamentos contra el VIH pueden causar lesiones o erupciones en la piel como efecto secundario. Algunos medicamentos antirretrovirales tienen más probabilidad de causar erupciones cutáneas que otros. Esto incluye nevirapina, efavirenz y abacavir.

La gravedad de las lesiones en la piel puede variar. En algunos casos, solo se ve afectada una pequeña área de la piel. En otros casos, se pueden desarrollar docenas o más lesiones en la piel.

Es importante comprender que las personas que no tienen VIH también pueden desarrollar una diversidad de lesiones en la piel. Tener ciertas lesiones en la piel no necesariamente significa que una persona tenga VIH.

Varias afecciones de la piel que causan lesiones son comunes entre las personas con VIH. Estas afecciones incluyen:

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una afección de la piel que causa parches de piel descamada, inflamación y picazón. Las áreas comunes afectadas incluyen la línea del cabello y los pliegues nasolabiales, que son las hendiduras en la cara que van desde los bordes de la nariz hacia las esquinas externas de la boca.

Esta afección de la piel es común, especialmente en personas con afecciones inmunitarias. Según algunas fuentes, afecta del 1 por ciento al 3 por ciento de la población general y del 34 por ciento al 83 por ciento de las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

La dermatitis seborreica es causada por un crecimiento excesivo de hongos que usualmente viven inofensivamente en la piel. No es contagiosa.

El Departamento de Asuntos de los Veteranos de Estados Unidos (VA, por sus siglas en inglés) informa que, sin tratamiento antirretroviral efectivo, hasta el 40 por ciento de las personas con VIH y el 80 por ciento de las personas con VIH avanzado tienen dermatitis seborreica.

Tratamiento

En las personas con VIH, la dermatitis seborreica usualmente mejora con terapia antirretroviral efectiva.

Los tratamientos usuales incluyen agentes antifúngicos, como ketoconazol tópico. Los champús antifúngicos pueden tratar la dermatitis seborreica del cuero cabelludo.

Foliculitis

La foliculitis es una inflamación del folículo piloso. Un tipo de foliculitis llamado foliculitis eosinofílica está relacionado con el VIH, particularmente en personas con recuentos bajos de CD4.

La foliculitis eosinofílica asociada al VIH luce como pápulas inflamadas de 2 a 3 milímetros que causan picazón. Son más comunes en los hombros, tórax, antebrazos, cuello y frente.

Tratamiento

Varios tratamientos pueden ayudar, incluyendo medicamentos orales y tópicos como esteroides o antibióticos. La terapia antirretroviral tiende a reducir o eliminar significativamente los síntomas.

Herpes simple

Los dos virus del herpes simple (1 y 2) pueden causar lesiones dolorosas, conocidas como herpes labial o ampollas febriles, que aparecen alrededor de la boca. También pueden causar úlceras dolorosas alrededor de los genitales o el ano.

Las personas que tienen VIH pueden notar que las lesiones del herpes simple continúan apareciendo. Después de que una persona contrae el virus del herpes, permanece en los ganglios de la columna vertebral para toda la vida. Las lesiones por herpes pueden ser una de las primeras señales de una infección del VIH no diagnosticada.

En las personas con sistemas inmunitarios muy dañados, el virus del herpes simple también puede causar:

  • infecciones en los bronquios, o tracto respiratorio
  • neumonía, una infección de los pulmones
  • infecciones del esófago, el tubo que conecta la boca con el estómago
  • infecciones del hígado que causan ictericia u otros daños hepáticos

Tratamiento

El tratamiento para las lesiones del herpes simple usualmente son las mismas, ya sea que una persona tenga o no VIH. El tratamiento usualmente incluye aciclovir, que es un medicamento oral u otros medicamentos relacionados con el aciclovir.

Virus del papiloma humano

El virus del papiloma humano (VPH) puede causar verrugas, o pequeñas protuberancias color piel. Estas verrugas también pueden desarrollarse en personas que tienen el VPH, pero no tienen VIH.

Las lesiones del VPH tienden a desaparecer sin tratamiento. En las personas con VIH y con un recuento muy bajo de CD4, la afección puede hacerse más grave, toma más tiempo en desaparecer y es más probable que vuelva a aparecer.

Muchas personas jóvenes reciben vacunas contra el VPH, así que, en el futuro, es posible que menos personas tengan complicaciones cutáneas relacionadas con el VPH.

Tratamiento

Los tratamientos para las verrugas causadas por el VPH son los mismos en las personas con o sin VIH. Puede involucrar crioterapia de nitrógeno líquido, que congela las verrugas.

La terapia antirretroviral efectiva puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer relacionado con el VPH.

Las vacunas disponibles contra el VPH no tratarán las infecciones actuales.

Sarcoma de Kaposi

El sarcoma de Kaposi es un tipo de cáncer que causa lesiones en la piel que pueden verse rojas, café o púrpura. Las lesiones usualmente aparecen como parches o nódulos.

Además de la piel, el sarcoma de Kaposi también puede afectar otras partes del cuerpo, como el hígado y los pulmones.

En la mayoría de los casos, la afección se desarrolla cuando el recuento de células CD4 de una persona es bajo, lo cual indica que el sistema inmunitario está significativamente debilitado.

Si se diagnostica sarcoma de Kaposi, usualmente significa que una persona con VIH ha desarrollado una infección de VIH avanzada, también conocida como SIDA.

Tratamiento

Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), la terapia antirretroviral puede ser el único tratamiento necesario para mantener las lesiones bajo control.

Otro tratamiento puede incluir terapia local, que trata las lesiones cutáneas individualmente. Esto puede incluir cirugía, nitrógeno líquido para congelar las lesiones o tratamiento retinoide tópico.

La terapia adicional para tratar las lesiones múltiples o sarcoma de Kaposi que ha afectado otros órganos puede incluir quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia.

Molusco contagioso

El molusco contagioso se caracteriza por protuberancias suaves, rosadas o de color rosado en la piel. Esta infección es causada por un virus que se transmite de persona a persona.

Cualquiera puede contraer molusco contagioso, pero puede ser más grave en una persona con VIH. En esta población, las protuberancias pueden ser grandes y crecer en áreas grandes de la piel.

Tratamiento

La Academia de Dermatología de Estados Unidos (AAD, por sus siglas en inglés) dice que la terapia antirretroviral es el tratamiento de elección para personas con VIH y molusco contagioso.

Otro tratamiento puede incluir medicina tópica, congelar las protuberancias o extracción con láser. Dependiendo del número de protuberancias, la persona puede necesitar más de un tratamiento.

Prurigo nodular

El prurigo nodular es una enfermedad cutánea de causa desconocida que provoca mucha picazón y costras, lesiones duras en la piel.

Aunque el prurigo nodular puede ocurrir en cualquier persona, es mucho más común en las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado. Cuando te rascas, las lesiones pueden causar dolor e inflamarse.

Tratamiento

El tratamiento para el prurigo nodular puede incluir esteroides tópicos para disminuir la inflamación. La crioterapia para congelar las lesiones puede ser efectiva.

Un médico especializado en la piel, conocido como dermatólogo, con frecuencia puede determinar la causa de las lesiones en la piel a través de un examen físico y de ver el historial médico de la persona.

Puede usar una biopsia de la piel para ayudar a diagnosticar la causa. Esto implica raspar la lesión y examinar las células de la piel al microscopio.

Aunque este artículo cubre algunas posibles causas de las lesiones de la piel en el VIH, existen muchas otras afecciones cutáneas que pueden causar este síntoma.

Si una persona desarrolla lesiones en la piel por una causa desconocida, puede beneficiarse al hablar con un médico que se especializa en VIH y afecciones cutáneas.

Las infecciones de la piel que se desarrollan en las personas con VIH pueden tomar más tiempo para sanarse o requerir un tratamiento más amplio, pero esto depende de cuán débil es el sistema inmunitario de la persona. El tiempo que toma que las lesiones de la piel sanen también varía dependiendo de la causa.

La forma más efectiva para alguien con VIH de evitar las complicaciones relacionadas con el VIH, incluyendo infecciones oportunistas, es tomar terapia antirretroviral consistentemente y según la receta del médico.

La terapia antirretroviral reduce la cantidad de VIH en el cuerpo hasta niveles muy bajos. Eso permite que el cuerpo reemplace las células dañadas del sistema inmunitario, llamadas células CD4, que ayudan a mantener el cuerpo saludable y atacar las infecciones.

Cuando la cantidad de VIH en el cuerpo de una persona es indetectable, el virus ya no daña su sistema inmunitario y no puede transmitirse a otras personas. Esto se conoce como indetectable = intransmisible (I=I).

Comer bien, descansar lo suficiente y hacer ejercicios regularmente también puede jugar un papel importante para mantener el sistema inmunitario sano.

El VIH es un virus que debilita gradualmente el sistema inmunitario. Esto aumenta el riesgo de infecciones y enfermedades, algunas de ellas afectan la piel.

Tomar la terapia antirretroviral como se receta ayuda a mantener el sistema inmunitario sano, lo que reduce la frecuencia y gravedad de las infecciones y la enfermedad.

Lee el artículo en inglés.

Edición en español por Suan Pineda el 8 de junio de 2021.

Versión original actualizada el 29 de noviembre de 2020.

Última revisión médica realizada el 28 de noviembre de 2020..