La mayoría de los médicos están de acuerdo en que masturbarse durante el embarazo es seguro y que incluso puede proporcionar beneficios para la salud, como reducir el estrés y promover el flujo sanguíneo.

Para algunas mujeres embarazadas, el malestar matutino, las náuseas y la fatiga hacen desaparecer cualquier interés en la actividad sexual, incluyendo la masturbación. Otras notan un aumento en su deseo sexual – libido – debido al aumento de los niveles de progesterona y estrógeno.

Las mujeres suelen preguntarse si masturbarse durante el embarazo es seguro o si existe algún riesgo. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, es totalmente seguro.

En este artículo, respondemos algunas preguntas comunes sobre la masturbación durante el embarazo.

Pregnant woman holding baby bump lying on bed for masturbation during pregnancy.
La masturbación es segura durante los embarazos de bajo riesgo.

En la mayoría de los embarazos de bajo riesgo, la masturbación es una forma perfectamente segura de aliviar el estrés y controlar una libido elevada. Dicho esto, las mujeres siempre deben seguir el consejo de sus médicos.

Es seguro usar juguetes sexuales, como vibradores o consoladores, siempre que estén limpios.

Antes de usar cualquier juguete alrededor de o en los genitales, lávalo con agua y jabón para evitar que las bacterias entren en la vagina. Esto también se aplica a las manos. Mantén las uñas cortas para evitar arañazos.

La masturbación no dañará al bebé y tampoco entenderá lo que está sucediendo. De hecho, algunos médicos creen que los bebés pueden sentirse aliviados o reconfortados por las contracciones uterinas rítmicas que ocurren durante un orgasmo.

La masturbación, incluso durante el embarazo, puede ser buena para el cuerpo. Algunas mujeres incluso dicen tener orgasmos más fuertes o más intensos durante el embarazo.

Algunos beneficios de la masturbación durante el embarazo incluyen:

  • disminuir los niveles de estrés
  • mejorar el sueño
  • aliviar el malestar y el dolor relacionados con el embarazo
  • aumentar la liberación de endorfinas

Además, la masturbación es la forma más segura de actividad sexual. No hay riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS), a menos que se comparta un juguete sexual con otra persona.

En una etapa más avanzada del embarazo, una mujer puede notar un aumento de las contracciones de Braxton-Hicks después de un orgasmo. Estas contracciones, aunque a veces son incómodas, no son motivo de preocupación.

Algunas mujeres también tienen calambres, similares a los calambres menstruales, después de un orgasmo. Estos calambres son normales y pueden sentirse como contracciones de Braxton-Hicks.

No hay riesgos asociados con la masturbación para una mujer que tiene un embarazo de bajo riesgo y no presenta complicaciones ni otros problemas médicos.

Sin embargo, cuando existe riesgo de trabajo de parto prematuro, la penetración vaginal, o incluso tener un orgasmo, puede desencadenar el trabajo de parto. En estos casos, el médico puede recomendar evitar las relaciones sexuales o los orgasmos para reducir las posibilidades de un parto prematuro.

La masturbación puede causar pequeños desgarros en los genitales internos o externos, especialmente cuando se tienen largas las uñas. Las heridas en la piel pueden introducir bacterias en el cuerpo y causar una infección, que puede ser más grave durante el embarazo.

Para reducir este riesgo, es necesario mantener las uñas cortas y asegurarse de que las manos y los juguetes sexuales estén limpios. Colocar bolas de algodón en la parte de los dedos de un guante de látex o nitrilo y usarlo para masturbarse puede brindar protección adicional.

Es importante que reconozcas el riesgo de contraer ITS por compartir juguetes sexuales. Cubrir un juguete sexual con un condón minimizará cualquier riesgo de infección. Asegúrate de cambiar el condón cada vez que uses el juguete.

A doctor can advise on when sexual activity is not safe during pregnancy.
Un médico puede explicar cuándo la actividad sexual no es segura durante el embarazo.

Cuando las mujeres experimentan ciertas complicaciones, los médicos pueden recomendar evitar los orgasmos y la actividad sexual, incluyendo la masturbación, durante el embarazo. La restricción puede ser temporal o para todo el embarazo.

Las afecciones y complicaciones que pueden hacer que algunas actividades sexuales sean riesgosas incluyen:

  • placenta previa, cuando la placenta cubre el cuello uterino
  • cuello uterino debilitado
  • ruptura prematura de membranas
  • antecedentes de parto prematuro
  • sangrado vaginal
  • infecciones uterinas
  • restricciones de crecimiento intrauterino

Es extremadamente importante preguntarle a un médico acerca de los riesgos específicos. Por ejemplo, es probable que le aconseje a una mujer que evite por completo tener orgasmos o que solo se abstenga de la penetración vaginal.

Tener un orgasmo hace que los músculos del útero se contraigan. En algunas situaciones, esto puede desencadenar un trabajo de parto prematuro, un parto prematuro u otras complicaciones graves.

Si un médico desaconseja la penetración vaginal, la masturbación o la masturbación mutua con una pareja puede ser una buena alternativa. Si un orgasmo está contraindicado, evita la masturbación y cualquier otra actividad sexual.

Las parejas que anhelan conectarse pueden considerar participar en ejercicios de enfoque sensorial. El objetivo de estos ejercicios es desarrollar la intimidad y aumentar la conciencia física a través del contacto consciente y una mejor comunicación.

Si se ha roto la fuente o si hay sangrado vaginal, abstente de la masturbación y otras actividades sexuales y consulta a un médico.

Para muchas mujeres, la masturbación es un desahogo saludable para la energía sexual durante el embarazo. Cuando el embarazo es saludable y de bajo riesgo, la masturbación es perfectamente segura y puede tener beneficios para la salud.

Los médicos pueden aconsejar a las mujeres con determinadas afecciones médicas que se abstengan de parte, o de toda la actividad sexual. Cualquier persona preocupada por los riesgos debe consultar a un médico.

Leer el artículo en inglés