La ciática es el nombre que se da al dolor causado por la irritación del nervio ciático. Cualquier cosa que irrite este nervio puede causar dolor, que varía en intensidad desde leve a severo. La ciática generalmente es causada por la compresión de un nervio en la parte inferior de la columna.

A menudo, el término “ciática” se confunde con un dolor general de espalda. Sin embargo, la ciática no se limita solo a la espalda. El nervio ciático es el nervio más largo y ancho del cuerpo humano. Empieza desde la parte baja de la espalda, pasa por los glúteos y las piernas, y termina debajo de la rodilla.

Este nervio controla los músculos de la parte inferior de la pierna y es el responsable de que tengamos sensación en la piel del pie y en la mayor parte de la región inferior de la pierna. La ciática no es una afección, sino más bien un síntoma de otro problema relacionado con el nervio ciático. Algunos expertos estiman que hasta el 40% de las personas experimentará ciática al menos una vez en la vida.

man holding his backShare on Pinterest
La ciática puede causar dolor en la espalda y las piernas.

El síntoma principal es un dolor punzante en cualquier parte del nervio ciático; desde la espalda baja, por los glúteos, y hacia la parte posterior de cualquiera de las piernas.

Otros síntomas comunes de la ciática incluyen:

  • entumecimiento en la pierna a lo largo del nervio
  • sensación de hormigueo (pinchazos) en los pies y dedos de los pies

Este dolor puede variar en intensidad y podría agravarse si las personas permanecen sentadas durante largos períodos.

Analizaremos de forma individual los tratamientos para la ciática aguda y crónica:

Tratamientos para la ciática aguda

La mayoría de los casos de ciática aguda responden bien a las medidas de autocuidado, que incluyen:

  • Analgésicos de venta libre como el ibuprofeno, que también se pueden comprar en línea.
  • Ejercicios como caminar o hacer estiramientos ligeros.
  • Los paquetes de compresión calientes o fríos ayudan a disminuir el dolor. Se pueden comprar en línea. A menudo es útil alternar entre los dos.

No todos los analgésicos son adecuados para todas las personas; es importante revisar las opciones con tu médico.

Tratamientos para la ciática crónica

Para el tratamiento de la ciática crónica generalmente se usa una combinación de medidas de autocuidado y tratamiento médico:

  • fisioterapia
  • terapia cognitiva conductual (TCC): ayuda a controlar el dolor crónico al entrenar a las personas a responder de otra manera al dolor
  • analgésicos

La cirugía puede ser una opción si los síntomas no se han podido controlar con otros tratamientos y siguen intensificándose. Las opciones quirúrgicas incluyen:

  • Laminectomía lumbar: ensanchamiento de la médula espinal en la espalda baja para reducir la presión sobre los nervios.
  • Discectomía: extirpación parcial o total de un disco herniado.

Dependiendo de la causa de la ciática, un cirujano examinará los riesgos y los beneficios de la cirugía y podrá sugerir una opción quirúrgica adecuada.

Hay muchas maneras de aliviar la presión sobre el nervio ciático mediante el ejercicio. Esto les permite a los pacientes:

  • aliviar sus síntomas ellos mismos
  • reducir o evitar tomar medicamentos siempre que sea posible
  • encontrar comodidad y alivio prolongado para su afección cuando tienen brotes

En este video, un especialista de Madden Physical Therapy analiza tres ejercicios que ayudan para el nervio ciático:

La ciática es un síntoma común de una variedad de afecciones médicas; sin embargo, se estima que el 90% de los casos se debe a un disco herniado (fuera de su lugar). La columna vertebral consta de tres partes:

  • vértebra (huesos individuales en la columna que protegen los nervios subyacentes)
  • nervios
  • discos

Los discos están formados por cartílago, que es un material fuerte y resistente; el cartílago actúa como un cojín entre cada vértebra y permite que la columna sea flexible. Un disco herniado ocurre cuando un disco se desliza fuera de lugar, ejerciendo presión sobre el nervio ciático.

Otras causas de ciática incluyen:

  • Estenosis espinal lumbar: estrechamiento de la médula espinal en la espalda baja.
  • Espondilolistesis: una afección en la que un disco se desliza sobre la vértebra que se encuentra debajo de él.
  • Tumores dentro de la columna: pueden comprimir la raíz del nervio ciático.
  • Infección: a la larga, afecta la columna vertebral.
  • Otras causas: por ejemplo, lesiones en la columna vertebral.
  • Síndrome de la cola de caballo: una afección rara, pero grave que afecta los nervios en la parte inferior de la médula espinal; requiere atención médica inmediata.

En muchos de los casos de ciática, no existe una única causa obvia.

Factores de riesgo para el dolor del nervio ciático

Los factores comunes de riesgo incluyen:

  • Edad: las personas de entre 30 y 40 años tienen un mayor riesgo de desarrollar ciática.
  • Profesión: trabajos que requieren levantar cargas pesadas durante largos períodos.
  • Estilo de vida sedentario: las personas que se mantienen sentadas por largos períodos y están físicamente inactivas tienen más probabilidades de desarrollar ciática, en comparación con las personas activas.

Si bien un dolor similar a la ciática puede ser un problema durante el embarazo, se estima que entre el 50% y el 80% de las mujeres sufren de dolor de espalda durante el embarazo. Ciertas hormonas que se producen durante el embarazo, como la relaxina, hacen que los ligamentos se aflojen y se estiren, lo que puede causar dolor de espalda en algunas mujeres.

Sin embargo, la ciática debido a un disco herniado no es tan probable durante el embarazo.

En la mayoría de los casos, la ciática desaparecerá sola; en la gran mayoría de los casos, no es necesario someterse a una cirugía. Cerca de la mitad de las personas se recuperarán en unas 6 semanas.

Prevención de la ciática

En algunos casos, es posible prevenir la ciática; ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir las posibilidades de desarrollarla, incluyendo el ejercicio regular y asegurarse de tener una postura adecuada al pararse, levantar objetos y sentarse erguidos.

Si los síntomas de la ciática son leves y no duran más de 4 a 8 semanas, es probable que sea una ciática aguda que, por lo general, no requiere de atención médica.

Un historial médico completo puede ayudar a acelerar el diagnóstico. Los médicos también harán que se realicen ejercicios básicos que estiren el nervio ciático. Un dolor punzante a lo largo de la pierna al realizar estos ejercicios generalmente indica ciática.

Si el dolor persiste por más de 4 a 8 semanas, es posible que se necesiten pruebas de imagen como una radiografía o una resonancia magnética para ayudar a identificar qué es lo que comprime el nervio ciático y causa los síntomas.

Leer el artículo en Inglés