Los ojos secos pueden ser un síntoma de la enfermedad causada por el coronavirus (COVID-19), al igual que otros síntomas oculares, como dolor y sensibilidad a la luz. La sequedad ocular también puede provenir de muchos otros factores, incluidos algunos relacionados con la pandemia, como el uso de mascarilla, y pasar más tiempo frente a una pantalla.

Todos los datos y estadísticas se basan en datos disponibles al público al momento de la publicación. Alguna información podría estar desactualizada.

Si una persona tiene los ojos secos, pero no hay otros síntomas de COVID-19, la sequedad puede ser el resultado de otra causa.

En este artículo analizamos el vínculo entre los ojos secos y COVID-19. También exploramos otros síntomas de la enfermedad relacionados con los ojos, otras causas de sequedad ocular, opciones de tratamiento y cuándo contactar a un médico.

A person wearing a face covering.Share on Pinterest
grandriver/Getty Images

Una revisión de 2021 sugiere que alrededor de 1 de cada 10 personas con COVID-19 tienen síntomas que afectan sus ojos. Uno de estos síntomas es la sequedad.

La sequedad en los ojos puede ser un síntoma de la enfermedad, pero la razón de esto aún no está clara. Una investigación de 2020 sugiere un vínculo entre la COVID-19 y la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2).

Los investigadores encontraron ACE2 en las células de la conjuntiva, la membrana que cubre la parte frontal del ojo y el interior del párpado. El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2), el virus que causa los síntomas de COVID-19, se une a la ACE2 para ingresar e infectar las células.

Mientras tanto, según el Instituto Nacional del Ojo, los ojos secos son un problema común, que afecta a millones de personas en Estados Unidos cada año. Si alguien no tiene otros síntomas de COVID-19, la sequedad puede provenir de otra causa.

Los efectos indirectos de la pandemia también pueden causar sequedad en los ojos.

Un estudio de 2020 sugiere que el uso de protectores faciales puede contribuir a la sequedad de los ojos. Si una protector no se ajusta correctamente o se desplaza fuera de lugar, podría permitir que el aire que una persona exhala circule alrededor de sus ojos. Esto puede llevar a una evaporación más rápida de las lágrimas, secando los ojos.

Este efecto, como de un protector facial que no queda bien, puede ser una versión más leve de lo que puede suceder cuando se usa una máquina de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, en inglés). La CPAP es una terapia para la apnea del sueño. Implica el uso de una mascarilla a través de la cual el aire fluye continuamente para mantener las vías respiratorias abiertas durante el sueño. Esto puede aumentar la irritación ocular y la evaporación de las lágrimas.

El estudio también sugiere que el aumento del tiempo de pantalla durante la pandemia podría provocar sequedad en los ojos. Mirar una pantalla hace que las personas parpadeen con menos frecuencia, lo que aumenta la evaporación de las lágrimas.

Para contrarrestar estos efectos, los investigadores recomiendan parpadear con más frecuencia al estar frente a una pantalla, y usar un protector que te quede bien ajustada.

Según un estudio basado en un cuestionario de 2020 que incluyó a 83 participantes con COVID-19 confirmado, los síntomas oculares más comunes fueron:

  • fotofobia, o sensibilidad a la luz, en el 18 por ciento de los participantes
  • picazón en los ojos, en el 17 por ciento
  • ojos doloridos, en el 16 por ciento

Para el 81 por ciento de los participantes, los síntomas oculares ocurrieron dentro de las 2 semanas posteriores a otros síntomas de COVID-19. Para el 80 por ciento, los síntomas oculares no duraron más de 2 semanas.

La revisión sistemática de 2021 señala que los síntomas reportados relacionados con los ojos varían. Estos incluyen:

  • lagrimeo
  • secreción
  • visión borrosa o disminuida
  • conjuntivitis
  • la sensación de tener un objeto extraño en el ojo
  • quemosis, inflamación e hinchazón que puede causar picazón y dificultad para ver

La mayoría de las personas pueden encontrar que los síntomas oculares relacionados con COVID-19 se resuelven sin tratamiento en unas pocas semanas.

Los productos de lágrimas artificiales de venta libre pueden tratar la sequedad. Para las personas que usan estos productos con frecuencia, las opciones sin conservantes pueden causar menos irritación.

Si las lágrimas artificiales no alivian los síntomas, habla con tu médico sobre otros tratamientos, como las gotas oftálmicas recetadas.

Una persona también puede probar las siguientes maneras de ayudar a aliviar los ojos secos:

  • si es posible, evita el humo, el flujo de aire directo y el viento
  • toma de 8 a 10 vasos de agua por día
  • usa un humidificador para evitar que el aire se seque
  • usa compresas tibias en los ojos

Algunas alergias pueden causar síntomas similares a los de COVID-19, incluyendo sequedad ocular e irritación.

Las alergias pueden causar uno o más de los siguientes síntomas oculares:

  • picazón
  • enrojecimiento
  • lagrimeo
  • sensación de ardor

Aunque algunos síntomas de alergias oculares y COVID-19 se superponen, los CDC señalan que es más probable que los siguientes sean el resultado de alergias:

  • ojos llorosos
  • picazón en los ojos
  • estornudos

Otras causas de sequedad en los ojos pueden incluir problemas con la producción y calidad de las lágrimas, como:

  • las glándulas lagrimales no producen suficientes lágrimas
  • problemas con las capas de lágrimas, o película lagrimal, lo que hace que las lágrimas se evaporen demasiado rápido
  • las lágrimas no humedecen el ojo adecuadamente

En general, si las personas no tienen otros síntomas de COVID-19, la sequedad en los ojos puede deberse a otra causa.

Cualquier persona con síntomas que se superpongan con los de COVID-19, como los síntomas similares a los de la gripe, debe seguir las directrices locales de salud pública y hacerse una prueba de COVID-19.

Como señalan los CDC, los síntomas de COVID-19 incluyen:

  • tos nueva persistente
  • fiebre o escalofríos
  • pérdida del sentido del gusto o del olfato
  • falta de aliento
  • fatiga
  • dolores musculares
  • dolor de cabeza
  • dolor de garganta
  • congestión o secreción nasal
  • náuseas
  • vómitos
  • diarrea

Los CDC aconsejan a las personas llevar un registro de sus síntomas, y quedarse en casa. Sin embargo, una persona debe recibir atención médica inmediata si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas graves de COVID-19:

  • dificultad para respirar
  • dolor o presión persistente en el pecho
  • un nuevo estado de confusión
  • incapacidad para permanecer alerta o despierto
  • un cambio en el tono de la piel; los labios, la piel o las uñas cambian inusualmente a pálidos, grises, púrpuras o azules

Es importante informar al equipo médico con anticipación que la persona que necesita atención puede tener COVID-19. Esto les permite tomar las precauciones necesarias.

Los ojos secos y otros problemas oculares, como el dolor y la sensibilidad a la luz, pueden ser síntomas de COVID-19.

Si una persona no tiene otros síntomas de COVID-19, como tos persistente o pérdida del gusto o el olfato, la sequedad puede deberse a otra causa. Es un problema común que puede resultar de algunas alergias y otra serie de factores.

El uso de un producto de lágrimas artificiales de venta libre puede aliviar la sequedad, al igual que beber más agua, usar un humidificador y asegurarte de que los protectores faciales se ajusten a tu cara. Si estos enfoques no ayudan, un profesional de salud puede ofrecerte otras opciones de tratamiento.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 16 de octubre 2021.

Versión original escrita el 23 de julio de 2021.

Última revisión médica realizada el 23 de julio de 2021.