La parálisis del sueño es una sensación de no poder moverse, ya sea al inicio del sueño o al despertar.

Si quieres obtener más información científica sobre el fascinante mundo del sueño, visita nuestro centro dedicado.

Los sentidos y la conciencia de la persona están intactos, pero se siente como una presión encima o una sensación de ahogo.

Puede estar acompañado por alucinaciones y temor intenso.

La parálisis del sueño no es algo que pueda poner en riesgo tu vida, pero puede causar ansiedad. Puede suceder junto con otros trastornos del sueño, como la narcolepsia.

Con frecuencia empieza durante la adolescencia y puede hacerse frecuente durante los 20 y 30 años de edad. No es un riesgo grave.

[Sleep paralysis]
Las alucinaciones y una sensación de terror con frecuencia acompañan a la parálisis del sueño.

La parálisis del sueño es una parasomnia o un evento no deseado que está relacionado con el sueño.

Sucede justo después de quedarse dormido o al despertar en la mañana, en el lapso entre despertarse y quedarse dormido.

Los episodios con frecuencia van acompañados de experiencias hipnagógicas, que son alucinaciones visuales, auditivas y sensoriales.

Estas ocurren durante la transición entre dormir y despertarse, y consistentemente caen en una de tres categorías:

  • Intruso: Existen sonidos de perillas de puertas abriéndose, pisadas lentas, la sombra de un hombre o sensación de presencia amenazadora en la habitación.
  • Íncubo: La persona siente presión en el pecho, dificultad para respirar y una sensación de estar siendo asfixiada, estrangulada o abusada sexualmente por un ser malévolo. La persona cree que morirá.
  • Vestibular: Una sensación de girar, caer, flotar, volar, desplazarse sobre el cuerpo de uno mismo y otro tipo de experiencia extracorporal.

La experiencia de la parálisis del sueño se ha documentado durante siglos. Las personas de diferentes culturas tienen experiencias similares.

La parálisis del sueño es breve y no es mortal, pero la persona puede recordarlo como inolvidable y escalofriante.

[Sleep paralysis stress]
La parálisis del suelo es más probable cuando una persona se encuentra bajo estrés.

Durante el sueño, el cuerpo se relaja y los músculos voluntarios no se mueven. Esto evita que las personas se lastimen a sí mismas debido a actividades durante el sueño. La parálisis del sueño implica una alteración o fragmentación del ciclo de sueño de movimiento ocular rápido (MOR).

El cuerpo alterna entre movimiento ocular rápido (MOR) y movimiento ocular no rápido (NMOR).

Un ciclo MOR-NMOR dura aproximadamente 90 minutos y la mayor parte del tiempo que se pasa durmiendo es en NMOR. Durante NMOR, el cuerpo se relaja. Durante MOR, los ojos se mueven rápidamente, pero el cuerpo se relaja. En este momento ocurren los sueños.

En la parálisis del sueño, la transición del cuerpo a o desde el sueño MOR no está sincronizada con el cerebro. La conciencia de la persona está despierta, pero su cuerpo permanece en estado de sueño paralizado.

Las áreas del cerebro que detectan amenazas están en estado alterado y excesivamente sensible.

Los factores que se han vinculado a la parálisis del sueño incluyen:

  • narcolepsia
  • patrones irregulares del sueño, debido por ejemplo, a un desfase horario o a un cambio de turno de trabajo
  • dormir boca arriba
  • antecedentes familiares de parálisis del sueño

La parálisis del sueño puede ser un síntoma de problemas médicos como trastornos de depresión clínica, migrañas, apnea obstructiva del sueño, hipertensión y ansiedad.

Las señales y síntomas incluyen:

  • una incapacidad de mover el cuerpo cuando estás empezando a dormir o al despertar, que dura unos segundos o varios minutos
  • estar deliberadamente despierto
  • no poder hablar durante el episodio
  • tener alucinaciones y sensaciones que causan miedo
  • sensación de presión en el pecho
  • tener dificultad para respirar
  • sentir como que la muerte se aproxima
  • sudoración
  • tener dolores de cabeza, dolores musculares y paranoia

Sonidos, sensaciones y otros estímulos no amenazantes cotidianos, que el cerebro ignora normalmente, se vuelven desproporcionadamente importantes.

[Sleep paralysis exercise]
El ejercicio regular al menos dos horas antes de dormir puede ayudarte a combatir la parálisis del sueño.

La parálisis del sueño no necesita normalmente un diagnóstico médico, pero si los síntomas son un problema, puede ser buena idea consultar con un médico.

La atención médica puede ayudar cuando:

  • la parálisis del sueño sucede regularmente
  • existe ansiedad sobre ir a dormir o dificultad para dormir
  • la persona se duerme repentinamente o se siente inusualmente somnoliento durante el día

Dormirse repentinamente durante el día podría ser una señal de narcolepsia, un trastorno cerebral raro que causa que una persona duerma o pierda control muscular en momentos inesperados o inapropiados.

Si existe estrés o ansiedad, tratarlos puede ayudar a aliviar los síntomas.

No existe un tratamiento específico para la parálisis del sueño, pero el control del estrés, mantener un horario regular para dormir y buenos hábitos de sueño pueden reducir la posibilidad de parálisis del sueño.

Las estrategias para mejorar la higiene del sueño incluyen:

  • mantener constancia en la hora de dormir y despertarse, incluso en los días festivos y fines de semana
  • asegurar un entorno cómodo para dormir, con una cama y ropa de cama cómodas y limpias, una habitación oscura y fresca
  • reducir la exposición a la luz en las noches y usar iluminación nocturna para ir al baño durante la noche
  • tener buena exposición a la luz de día durante las horas hábiles
  • no trabajar ni estudiar en la habitación
  • evitar las siestas después de las 3:00 p. m. y por más de 90 minutos
  • no comer una comida nocturna pesada o no comer 2 horas antes de ir a dormir
  • no dormir con las luces o la televisión encendidas
  • abstenerse de tomar alcohol y productos cafeinados durante la tarde
  • hacer ejercicio diariamente, pero no 2 horas antes de ir a dormir
  • incluir una actividad relajante en el ritual para ir a la cama como leer o escuchar música relajante
  • dejar los teléfonos y otros dispositivos fuera de la habitación
  • alejarte de los aparatos electrónicos al menos 1 hora antes de ir a dormir

Las siguientes medidas pueden ayudar:

  • controlar cualquier trastorno de depresión o ansiedad
  • reducir la ingesta de estimulantes
  • practicar meditación u oración regularmente
  • no dormir boca arriba

Comprender la fisiología del sueño y el mecanismo de la parálisis del sueño es un paso importante para superarla.

El estrés constante y el trastorno en el ciclo del sueño pueden tener graves implicaciones para la salud. Los hábitos saludables del sueño no son solo necesarios para controlar la parálisis del sueño, sino para la salud y bienestar generales.

Leer el artículo en inglés