El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es un problema de salud mundial que afectó a aproximadamente 38 millones de personas en todo el mundo en 2019. Las personas tienen mayores o menores probabilidades de contraer VIH debido a ciertos comportamientos sexuales y otros factores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que, a finales de 2019, aproximadamente 38 millones de personas vivían con VIH en todo el mundo. Según HIV.gov, aproximadamente 1.2 millones de personas en Estados Unidos han contraído VIH.

En este artículo, discutimos cómo ciertos comportamientos afectan el riesgo de transmisión del VIH.

Además, cubrimos los métodos para evitar la transmisión del VIH, qué hacer si alguien está preocupado por la exposición al VIH, y una guía para encontrar apoyo.

An image of a healthcare professional placing a drop of blood under a microscope to accompany an article about the chances of getting HIV.Share on Pinterest
Crédito de la imagen: Thana Prasongsin/Getty Images

Describir que el riesgo de que una persona adquiera VIH como alto o bajo, es vago. Estos términos carecen de la información cuantificable necesaria para evaluar el riesgo de comportamientos específicos con precisión.

Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) proporcionan las siguientes estimaciones de riesgo para la transmisión del VIH con base en diferentes tipos de exposición:

Tipo de exposiciónRiesgo por 10,000 exposiciones (porcentaje)
Actividad sexual
Relaciones sexuales anales receptivas1.38%
Relaciones sexuales con penetración0.11%
Relaciones sexuales receptivas pene-vagina0.08%
Relaciones sexuales con penetración pene-vagina0.04%
Relaciones sexuales orales receptivasBAJO
Relaciones sexuales orales con penetraciónBAJO
Otros
MTCT, o transmisión vertical15 a 45% sin ninguna intervención médica
Compartir agujas durante el uso de drogas con inyección0.63%

El VIH, o el virus de la inmunodeficiencia humana, es un virus que destruye las células inmunes.

Como resultado, el VIH debilita el sistema inmunitario del cuerpo, dejándolo vulnerable a infecciones.

Si una persona no recibe tratamiento, una infección de VIH eventualmente puede llevar al SIDA.

El VIH afecta a las personas de todas las edades, razas y etnias, orientaciones sexuales y antecedentes socioeconómicos.

De los 38 millones de personas en todo el mundo que viven con VIH en 2019:

  • 36.2 millones eran adultos
  • 1.8 millones eran niños menores de 15 años
  • 20.7 millones vivían en África oriental y Sudáfrica
  • 4.9 millones vivían en África occidental y central
  • 5.8 millones vivían en Asia y el Pacífico
  • 2.2 millones vivían en Europa y Norteamérica

Obtén más información sobre el VIH y el SIDA aquí.

El VIH puede transmitirse a través de diferentes fluidos corporales, incluyendo:

  • sangre
  • semen y líquido preseminal
  • secreciones vaginales
  • fluidos rectales
  • leche materna

La transmisión del VIH solamente ocurre si los fluidos corporales de una persona con niveles detectables de VIH entran al torrente sanguíneo de una persona que no tiene VIH.

El VIH puede entrar al torrente sanguíneo por:

  • cortaduras o piel rota
  • llagas abiertas
  • inyección directa
  • membranas mucosas, como las que se encuentran en la boca, recto, vagina y punta del pene

El VIH también puede pasar a través de una madre biológica al niño durante el embarazo. A esto se denomina transmisión vertical.

El VIH no se transmite por:

  • insectos
  • aire o agua
  • saliva, lágrimas o sudor
  • asientos de los baños
  • contacto diario, como dar la mano, abrazar o besar

Algunas actividades implican una posibilidad más alta de contraer VIH que otras.

Sexo anal

Los CDC indican que las relaciones sexuales anales, sin importar el género de una persona, es el acto sexual que implica el mayor riesgo.

La probabilidad de contraer VIH a través del sexo anal es la siguiente:

  • relaciones sexuales anales receptivas: 1.38 por ciento
  • relaciones sexuales con penetración: 0.11 por ciento

Aunque ambos pueden contraer VIH mediante el sexo anal, el receptor tiene mayores probabilidades. Esto se debe a que el recubrimiento del recto es delgado y se lesiona con facilidad.

La pareja que penetra puede contraer VIH mediante la uretra o cortadas pequeñas, rasguños y lesiones abiertas en el pene.

Tener una infección rectal como el herpes también puede aumentar el riesgo de transmisión.

Sexo vaginal

Cualquiera de las parejas sexuales puede contraer VIH a través del sexo vaginal.

Las mujeres pueden contraer VIH a través del recubrimiento de la vagina o el cérvix si los fluidos corporales de la pareja masculina, como el semen y el líquido preseminal, contienen VIH.

Los hombres pueden contraer VIH del líquido vaginal y la sangre a través de aberturas en el pene, el prepucio y pequeñas cortaduras y rasguños o lesiones abiertas.

Las probabilidades de contraer VIH a través del sexo vaginal son las siguientes:

  • relaciones sexuales receptivas pene-vagina: 0.08 por ciento
  • relaciones sexuales con penetración pene-vagina: 0.04 por ciento

Tener una infección vaginal también puede aumentar el riesgo de transmisión.

Sexo oral

Los CDC indican que existe poco o ningún riesgo de contraer VIH mediante el sexo oral.

El sexo oral boca a pene puede implicar la probabilidad más alta de transmitir el VIH, pero las probabilidades todavía son muy bajas.

Los factores que pueden incrementar las posibilidades de contraer VIH a través del sexo oral incluyen:

  • lesiones en la vagina, boca o pene
  • sangrado de las encías
  • contacto oral con sangre menstrual
  • presencia de otras infecciones de transmisión sexual (ITS)

Otras actividades sexuales

Aunque es posible transmitir el VIH a través de las siguientes actividades, la probabilidad es baja:

  • Tocar con los dedos: Para reducir la probabilidad de transmisión, una persona debería asegurarse de tener las manos limpias y las uñas recortadas para que no se dañe la pared del ano o la vagina.
  • Uso de juguetes sexuales: La transmisión del VIH es posible al compartir juguetes sexuales, como consoladores, vibradores y tapones anales. Una persona debería limpiar sus juguetes sexuales entre cada uso y evitar compartirlos.

Transmisión durante el embarazo

La OMS indica que la tasa de transmisión durante el embarazo, parto, nacimiento y lactancia es entre 15 y 45 por ciento sin ninguna intervención médica.

Sin embargo, el riesgo es incluso más bajo si la persona embarazada toma medicamentos antirretrovirales (TAR) durante el embarazo y la lactancia.

Transmisión a través de agujas

La transmisión del VIH a través de agujas ocurre cuando una persona que no tiene VIH usa la misma aguja o jeringa de alguien que es VIH positivo.

Las jeringas usadas normalmente contienen algún residuo de fluidos, como sangre, en la aguja o boquilla.

Cuando las personas que usan drogas inyectables comparten las agujas y jeringas, corren el riesgo de exponerse a microbios infecciosos que contienen sangre.

Según los CDC, la posibilidad de transmisión a través del uso de agujas compartidas es del 0.63 por ciento.

Las ITS se transmiten de persona a persona a través de actividades sexuales, como sexo anal, vaginal u oral.

Los ejemplos de ITS incluyen:

  • virus del papiloma humano (VPH)
  • virus del herpes simple
  • clamidia
  • gonorrea
  • sífilis

Las ITS también pueden causar lesiones abiertas en la piel y en las membranas mucosas de la vagina, pene, ano y recto. El VIH puede entrar al torrente sanguíneo a través de una lesión abierta o una ruptura en la piel.

Ciertos comportamientos pueden aumentar el riesgo de una persona de contraer ITS y VIH. Estos comportamientos incluyen:

  • tener relaciones sexuales sin preservativo u otros métodos de protección
  • tener relaciones sexuales con varias parejas
  • tener relaciones sexuales mientras se está bajo la influencia de drogas o alcohol
  • usar drogas inyectables

Las personas que viven con VIH pueden usar lo siguiente para evitar la transmisión a otras personas:

  • Profilaxis previa a la exposición (PrEP, en inglés): Esta es una píldora diaria que contiene dos antivirales llamados tenofovir y emtricitabina. Cuando una persona la toma diariamente, la PrEP puede reducir el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en un 99 por ciento. La PrEP es para las personas que no tienen VIH, pero se encuentran en alto riesgo de contraerlo.
  • Profilaxis posterior a la exposición (PEP, en inglés): Esto se refiere a las drogas ARV que pueden evitar la infección por VIH después de una posible exposición. Los CDC recomiendan empezar con la PEP dentro de las 72 horas después de una posible exposición reciente al VIH.

Tratamiento del VIH como prevención

Las personas con VIH pueden tomar el ARV para reducir su probabilidad de transmitir el VIH a otras personas.

El ARV reduce la cantidad de VIH en el cuerpo, o carga viral, y lo mantiene a un nivel bajo.

El término “carga viral” se refiere al número de copias del VIH por milímetro de sangre.

Los profesionales de salud definen la supresión viral exitosa como tener una carga viral de menos de 200 copias de VIH por mililitro de sangre. Lograr o mantener la supresión viral reduce significativamente el riesgo de transmisión del VIH.

Algunas otras maneras de prevenir la transmisión del VIH incluyen:

  • usar un preservativo u otros métodos de barrera durante las relaciones sexuales
  • reducir el número de parejas sexuales
  • vacunarse contra otras ITS, como VPH y hepatitis B
  • evitar usar drogas inyectables, si es posible
  • si usas drogas inyectables, evita compartir las agujas y jeringas
  • seguir todos los protocolos de seguridad en el lugar de trabajo

Las personas pueden hablar con un médico para conocer más sobre su riesgo individual de contraer VIH.

Cualquier persona preocupada sobre la exposición al VIH debería comunicarse con un médico o la sala de urgencias local para realizar una prueba y recibir la PEP.

Los CDC indican que los médicos que sospechan que pudo haber exposición al VIH en su lugar de trabajo pueden llamar a PEPline al 1-888-448-4911.

La discriminación por VIH es el trato injusto a una persona en función de su estatus serológico real o percibido.

Otras personas que pueden sentir discriminación por VIH incluyen los familiares, amigos y parejas de una persona que vive con VIH.

Los siguientes servicios de apoyo están disponibles para las personas VIH positivas.

  • El Programa de VIH/SIDA de Ryan White proporciona atención médica primaria y servicios de apoyo a las personas que viven con VIH.
  • La Sociedad Internacional del SIDA (IAS, en inglés), es la asociación de profesionales del VIH más grande del mundo de más de 170 países. La IAS y sus miembros promueven esfuerzos basados en evidencia y los derechos humanos para reducir el impacto mundial del VIH.
  • El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA es una organización internacional cuyo objetivo es terminar con el SIDA para 2030.

Las personas pueden buscar recursos para el VIH y SIDA en su área usando Una Vida Positiva, un recurso en línea.

Una persona puede consultar con un médico si está preocupada por la exposición al VIH.

Las personas que toman medicamentos para el VIH pueden planificar asistir a citas de seguimiento con su médico cada 6 meses si están bien controladas y estables.

Ciertos comportamientos pueden aumentar la posibilidad de una persona de contraer VIH. El VIH se transmite a través de fluidos corporales, como sangre, semen y leche materna.

Una persona que tiene relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que tiene niveles detectables de VIH tiene menos de un 2 por ciento de probabilidades de contraerlo.

Las personas pueden usar preservativos u otros métodos de protección para reducir sus probabilidades de contraer VIH a través de las relaciones sexuales.

Lee el artículo en inglés.

Edición en español por Stella Miranda el 9 de junio de 2021.

Versión original escrita el 11 de noviembre de 2020.

Última revisión médica el realizada el 11 de noviembre de 2020.