Un mito persistente de la diabetes es que las personas con diabetes tipo 2 pueden desarrollar diabetes tipo 1 cuando se toma insulina, pero esto no es cierto.

La diabetes tipo 1 y tipo 2 tienen muchas características en común, incluyendo problemas con el control de la glucosa. Sin embargo, las dos afecciones son diferentes y una no se transforma en la otra con el tiempo.

Casi el 90-95 por ciento de los adultos con diabetes tienen diabetes tipo 2.

En este artículo, desmentimos el mito de que la diabetes tipo 2 puede convertirse en diabetes tipo 1 y observamos las diferencias entre los dos tipos.

lady takes insulinShare on Pinterest
Algunas personas creen que tomar insulina puede convertir la diabetes tipo 2 en tipo 1. No es así.

No es posible que la diabetes tipo 2 se convierta en diabetes tipo 1.

Sin embargo, una persona que originalmente recibe un diagnóstico de diabetes tipo 2 posteriormente puede recibir un diagnóstico adicional del tipo 1.

La diabetes tipo 2 es el tipo más común, así que un médico podría sospechar inicialmente que un adulto con diabetes tiene diabetes tipo 2. La diabetes tipo 1 con frecuencia se desarrolla cuando una persona es más joven, aunque puede presentarse en personas de cualquier edad.

Diagnóstico incorrecto

Es posible que una persona con diabetes tipo 1 reciba un diagnóstico incorrecto de diabetes tipo 2 si el diagnóstico se hace en la adultez. Es muy posible que esta situación ocurra si la persona también tiene sobrepeso o tiene otros factores de riesgo para la diabetes tipo 2, como estilo de vida sedentario.

Aunque no es común, la diabetes tipo 1 puede desarrollarse en la adultez.

Una persona con diabetes tipo 2 que recibe posteriormente un diagnóstico de diabetes tipo 1 no habrá experimentado un cambio en su estatus de diabetes. En cambio, es probable que hayan recibido un diagnóstico erróneo en primera instancia.

Para diagnosticar la diabetes, un médico realizará varias pruebas de glucosa en sangre. Sin embargo, los resultados no les permitirán diferenciar entre los dos tipos.

También pueden realizar pruebas de sangre para verificar los anticuerpos que atacan las células beta que secretan insulina en el páncreas. La presencia de estos anticuerpos usualmente significa que una persona tiene diabetes tipo 1. Se determinó que el 90 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 1 tienen estos anticuerpos. Otra prueba que ayuda a determinar si una persona tiene diabetes tipo 1 o tipo 2 es una prueba de péptido C.

Esta prueba mide cuánta insulina produce el páncreas de una persona y un resultado bajo puede indicar diabetes tipo 1.

Share on Pinterest
El ejercicio regular puede ayudar a tratar la diabetes tipo 2, pero las personas con diabetes tipo 1 deben inyectarse insulina.

Aunque causan síntomas similares, la diabetes tipo 1 y tipo 2 son afecciones distintas con diferentes mecanismos.

En la mayoría de los casos, una persona recibirá un diagnóstico de diabetes tipo 1, lo cual se llama algunas veces diabetes juvenil, durante la infancia o al inicio de la adultez.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunitario ataca por error las células beta sanas en el páncreas que produce insulina.

Este proceso evita la producción de insulina, una hormona que controla los niveles de azúcar en sangre de una persona al permitir que la glucosa entre en las células.

Una persona con diabetes tipo 1 necesitará recibir inyecciones de insulina por el resto de su vida. Los cambios en el estilo de vida no revertirán la diabetes tipo 1, pero pueden ayudar con el control de la glucosa y pueden reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la salud.

Los médicos usualmente diagnostican diabetes tipo 2 en adultos, siendo las personas mayores de 45 años las que tienen una probabilidad más alta de desarrollar esta afección.

Sin embargo, es importante observar que la edad no es una herramienta confiable de diagnóstico para el tipo de diabetes que tiene una persona. Ahora que la obesidad es tan prevalente en personas de todas las edades, la diabetes tipo 2 puede ocurrir incluso en la infancia.

Este tipo de diabetes interfiere con la capacidad del cuerpo de producir y usar insulina. Contrario a la diabetes tipo 1, ciertos factores del estilo de vida como inactividad física, fumar y obesidad, pueden aumentar la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

Algunas personas pueden controlar los síntomas de la diabetes tipo 2 al realizar cambios en el estilo de vida. Estos pueden incluir hacer aproximadamente 150 minutos de ejercicio leve a moderado todas las semanas, perder peso corporal y comer una dieta sana y balanceada.

Las personas con diabetes tipo 2 más avanzada podrían necesitar tomar medicamentos, como metformina y otros, para ayudar a controlar la glucosa en sangre.

Como con otros trastornos autoinmunes, los investigadores no comprenden qué causa la diabetes tipo 1, pero creen que tanto el factor ambiental como genético podrían jugar un papel en su desarrollo.

Por ejemplo, una persona con una predisposición genética a la diabetes tipo 1 podría no experimentar síntomas hasta que un factor ambiental, como una enfermedad viral, interactúe con el gen relacionado.

Una vez se ha desarrollado diabetes tipo 1, el sistema inmunitario continúa atacando el páncreas hasta que destruye todas las células beta. Estas células beta son esenciales para producir insulina, así que las personas con diabetes tipo 1 no pueden producir esta hormona.

Tanto el factor genético como el ambiental también juegan un papel en la diabetes tipo 2. Sin embargo, la diabetes tipo 2 tiene relación más estrecha con las opciones de estilo de vida y la dieta.

Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden reducir la gravedad de los síntomas o hasta eliminarlos por completo al realizar cambios sanos en el estilo de vida. Otras personas permanecen resistentes a la insulina incluso después de adaptar su estilo de vida.

Algunas personas con diabetes tipo 2 necesitarán inyectarse insulina para controlar sus niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, con frecuencia es posible que controlen esta afección sin insulina. Los médicos con frecuencia recetarán otros medicamentos y cambios al estilo de vida para las personas con diabetes tipo 2.

Share on Pinterest
Las personas con diabetes necesitan controlar sus niveles de glucosa en sangre regularmente.

Las personas con diabetes tipo 1 pueden necesitar realizar cambios en el estilo de vida, como reducir su ingesta de alimentos altos en carbohidratos. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida no evitarán o revertirán la diabetes tipo 1.

Como resultado, las personas con diabetes tipo 1 dependen de la insulina, y la afección algunas veces es llamada diabetes insulino-dependiente.

Las personas con diabetes tipo 1 deben controlar cuidadosamente sus niveles de glucosa en la sangre. Incluso con un control frecuente e inyecciones regulares de insulina o el uso de una bomba de insulina, algunas veces podrían desarrollar niveles de glucosa en sangre peligrosamente altos.

Cuando ocurren picos de azúcar en la sangre, podrían necesitar más insulina o cuidado médico de emergencia.

Las personas con diabetes tipo 2 necesitarán insulina si otros tratamientos no son efectivos para ayudarles a controlar sus niveles de glucosa en la sangre. También pueden necesitar insulina si existen contraindicaciones para los medicamentos de diabetes que no son insulina, o si la afección, que usualmente es progresiva, se convierte en crónica con una reducción significativa en la capacidad del páncreas de producir insulina.

La diabetes tipo 1 y tipo 2 son diferentes tipos que no se convierten una en la otra. Sin embargo, la insulina se puede usar para tratar cualquier tipo.

Aunque la insulina es el único tratamiento disponible para la diabetes tipo 1, algunas personas con el tipo 2 también la usan en etapas avanzadas de la afección o si otros tratamientos no son exitosos.

Los síntomas de ambos tipos de diabetes pueden ser ligeros al principio y es posible que no cause síntomas en lo absoluto. Sin embargo, las personas que no reciben tratamiento para cualquiera de los tipos de diabetes podrían experimentar complicaciones a largo plazo y algunas veces mortales.

Los primeros síntomas de la diabetes podrían incluir aumento de la sed, orinar más durante el día y la noche, y pérdida de peso inexplicable.

Cualquier persona con estos síntomas puede buscar la opinión médica y realizarse pruebas de sangre, especialmente si tiene historial familiar de diabetes.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 7 de junio de 2021.

Versión original escrita el 25 de abril de 2019.

Última revisión médica realizada el 25 de abril de 2019.