La psoriasis es una afección cutánea crónica y autoinmune en la que el sistema inmunitario provoca la sobreproducción de células cutáneas. Algunos remedios caseros pueden ayudar a aliviar los síntomas.

La psoriasis causa parches de piel rojos y escamosos llamados placas. Las placas suelen aparecer en los codos, las rodillas y el cuero cabelludo, pero pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo.

Antes de usar remedios caseros, puede ser una buena idea hablar con un médico. Los remedios caseros tienden a funcionar mejor cuando se usan junto con un tratamiento médico.

Getting sunshine
Tomar un poco de sol todos los días puede ayudar, pero demasiado sol puede empeorar los síntomas.

El uso de remedios caseros solos o en combinación con un tratamiento médico puede mejorar los síntomas de la psoriasis.

Sin embargo, algunos remedios caseros pueden interactuar con los medicamentos, así que cualquier persona que esté pensando en usar alguno de ellos debe hablar primero con un médico.

También es importante vigilar los síntomas de la psoriasis para asegurarse de que los remedios no los empeoren.

1. Exposición al sol

La exposición a la luz solar a veces puede mejorar la apariencia de la piel cuando una persona tiene psoriasis. Las personas deben exponer su piel de forma gradual y durante períodos breves.

La Fundación Nacional de Psoriasis (National Psoriasis Foundation) recomienda comenzar con 5 a 10 minutos de exposición al sol del mediodía una vez al día.

Es fundamental cubrir la piel sana con protector solar y ropa para exponer al sol únicamente las áreas afectadas. Si su piel lo tolera, una persona puede aumentar lentamente la exposición al sol en incrementos de 30 segundos cada día.

Si una persona sufre una quemadura solar, debe evitar seguir exponiéndose al sol. También debe hablar con un médico porque las quemaduras solares pueden empeorar la psoriasis.

Los rayos UVB del sol,y no los rayos UVA, son beneficiosos para los síntomas de la psoriasis. El sol y las camas de bronceado, o camas solares, emiten principalmente rayos UVA.

Las personas que usan camas de bronceado tienen una mayor probabilidad de sufrir daño en la piel. Su uso también puede aumentar el riesgo de un tipo de cáncer de piel llamado melanoma en un 59%.

Muchos expertos, incluyendo la Fundación Nacional de Psoriasis y la Academia Americana de Dermatología, no recomiendan el uso de camas solares comerciales.

Algunos medicamentos también pueden hacer que la piel sea más sensible al sol.

Es necesario consultar al médico antes de probar la exposición al sol como remedio casero. Aquellos con antecedentes familiares de cáncer de piel pueden tener que mantenerse alejados del sol y buscar otros tratamientos.

2. Aceite de pescado o grasas omega-3

Las investigaciones han demostrado que los ácidos grasos omega-3, que a menudo contienen el pescado y los suplementos de aceite de pescado, pueden reducir la inflamación y mejorar las enfermedades autoinmunes.

Un metaanálisis de 2014 encontró “evidencia moderada” de que los aceites de pescado podrían ayudar a las personas con psoriasis, que es tanto inflamatoria como autoinmune.

Sin embargo, el grado de este beneficio puede depender del tipo de aceite de pescado, la dosis y el tipo de psoriasis.

Los ácidos grasos omega-3 parecen ser el componente más eficaz del aceite.

Es posible que algunas personas experimenten efectos secundarios al usar aceite de pescado. Los posibles efectos secundarios incluyen:

  • náuseas
  • indigestión
  • diarrea
  • un sabor a pescado en la boca

Las personas que toman anticoagulantes, como warfarina (Coumadin), tienen un mayor riesgo hemorrágico si también toman suplementos de omega-3.

Es necesario que las personas sigan cuidadosamente las instrucciones de dosificación para evitar posibles molestias estomacales. Dado que los suplementos de aceite de pescado pueden interactuar con algunos medicamentos, es necesario hablar con un médico antes de tomarlos.

Lo ideal es consumir pescado que contenga omega-3 en lugar de tomar suplementos.

3. Capsaicina

La capsaicina es un componente de los pimientos rojos que ha demostrado su capacidad para combatir la inflamación. Aunque los siguientes ejemplos de investigación experimental son bastante antiguos, estos son los estudios más recientes al respecto. Ambos muestran que la capsaicina puede mejorar los síntomas de la psoriasis.

En 1986, en un estudio que apareció en Journal of the American Academy of Dermatology, 44 personas con síntomas de moderados a graves se aplicaron una crema tópica de capsaicina durante 6 semanas.

Casi la mitad del grupo notó ardor, escozor, picazón y enrojecimiento al aplicar la crema por primera vez, pero esto se detuvo o disminuyó enormemente a medida que continuaron usándola. Los investigadores sugirieron que la capsaicina podría ser un tratamiento útil para la psoriasis.

En 1993, otro estudio investigó el uso de la sustancia P, un componente de la capsaicina, para la psoriasis pruriginosa. Los 98 participantes que usaron la crema cuatro veces al día durante 6 semanas informaron mejoras más significativas respecto al grosor de la piel, la descamación, el enrojecimiento y la picazón que los del grupo placebo.

Sin embargo, algunos participantes informaron efectos secundarios, incluyendo una sensación de ardor en la zona donde aplicaron la crema.

Parece haber poca investigación adicional para respaldar estos hallazgos.

4. Probióticos

Los probióticos son bacterias beneficiosas que están presentes en el yogur y los alimentos fermentados. Las personas también pueden consumirlos en forma de suplementos.

Tener el equilibrio adecuado de bacterias en el cuerpo puede ayudar al sistema inmunitario. La psoriasis es una enfermedad autoinmune, por lo que los probióticos pueden ser útiles para controlar los síntomas.

La investigación sugiere que un tipo específico de probiótico llamado Bifidobacterium infantis 35624 puede ayudar a regular las respuestas inflamatorias en el cuerpo que contribuyen a los síntomas de la psoriasis.

5. Curcumina

Curcumin capsules
La curcumina tiene propiedades antiinflamatorias y puede ayudar en el tratamiento de la psoriasis.

La curcumina es el ingrediente activo de la cúrcuma. Puede disminuir la inflamación en el cuerpo y también puede reducir la actividad psoriásica.

Los autores de una revisión reciente de una investigación afirmaron que existe mucha evidencia que respalda el efecto terapéutico de la curcumina en el tratamiento de la psoriasis.

Antes de eso, los hallazgos de un estudio de 2016 en ratones llevaron a los investigadores a concluir que la curcumina tiene “un gran potencial para tratar la psoriasis”.

6. Uva de Oregon

La uva de Oregon, o Mahonia aquifolium, es un remedio a base de hierbas que puede ayudar a calmar la respuesta inmunitaria en las personas con psoriasis.

En un informe sobre tres ensayos clínicos con la participación de 104 personas, los autores concluyen que la crema de M. aquifolium es un tratamiento “seguro y eficaz” para la psoriasis de leve a moderada.

En 2018, autores que revisaban la evidencia para respaldar el tratamiento de la psoriasis con M. aquifolium encontraron siete estudios que investigaban su uso. Concluyeron que M. aquifolium puede mejorar los síntomas y es seguro y eficaz con pocos efectos secundarios.

7. Aloe vera

Aloe vera cream
La crema de aloe vera puede ayudar a aliviar el enrojecimiento, la inflamación y la descamación.

El gel del interior de la planta de aloe vera se ha utilizado durante mucho tiempo en la medicina tradicional para tratar las heridas de la piel. Aplicar un ungüento que contenga aloe vera también puede ayudar a reducir el enrojecimiento, la descamación y la inflamación causada por la psoriasis.

Un estudio de 2018, en el que 2248 personas con psoriasis de leve a moderada usaron una pomada que contenía 50% de propóleo y 3% de aloe vera o un placebo, sugirió que el aloe vera podría ser útil para las personas con esta afección.

Quienes usaron la preparación que contenía aloe vera experimentaron una “mejora notable” en sus síntomas.

Sin embargo, antes de esto, la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology, AAD) señaló que solo dos ensayos aleatorios controlados con placebo habían analizado el efecto del aloe vera para tratar la psoriasis. Uno demostró que fue útil, mientras que el otro mostró que no tuvo ningún efecto.

El aloe vera debe aplicarse directamente sobre la piel, no debe ingerirse.

La Fundación Nacional de Psoriasis recomienda elegir una crema o gel que contenga al menos un 0.5% de aloe.

Muchas tiendas naturistas venden cremas y geles de aloe, que también puedes comprar en línea.

8. Vinagre de sidra de manzana

La evidencia anecdótica sugiere que el vinagre de sidra de manzana podría ayudar a aliviar la picazón y el ardor que causa la psoriasis del cuero cabelludo, aunque no es adecuado para aplicarlo en áreas de piel agrietada o lesionada.

Contiene propiedades naturales que eliminan los gérmenes y puede calmar el cuero cabelludo.

Para un tratamiento más suave, puede diluirse el vinagre con la misma cantidad de agua. Si causa ardor durante o después de la aplicación, es vital dejar de usarlo.

No parece haber evidencia científica alguna que respalde el uso de vinagre de sidra de manzana para la psoriasis.

9. Humectantes

applying moisturizer
El humectante es un tratamiento estándar importante para la hidratación de la piel.

La picazón y la descamación pueden hacer que la psoriasis se vea y se sienta peor, por lo que es esencial mantener la piel hidratada.

La AAD señala que las cremas hidratantes o emolientes son un tratamiento estándar que puede usarse junto con otras terapias.

Aplicar un ungüento o una crema espesa tres veces al día puede ayudar a controlar los síntomas y mantener la piel libre de irritación

Las personas deben buscar productos que no contengan fragancias ni tintes con el mensaje “para pieles sensibles”.

Una crema que contenga aloe vera puede ayudar.

Puedes comprar en línea humectantes adecuados para personas con psoriasis.

Los médicos también podrían recomendar tratamientos tópicos y cremas que contengan alquitrán de hulla, ácido salicílico y otros ingredientes medicinales.

10. Compresas húmedas y baños calientes con sales o avena

Los baños y duchas pueden ser relajantes, pero cuando son demasiado largos o demasiado calientes pueden remover los sebos de la piel y esto puede empeorar la psoriasis.

Para algunas personas, un baño tibio con avena coloidal o sales de Epsom es relajante y alivia los síntomas.

Según investigaciones, un baño de avena o una compresa húmeda pueden reducir la picazón, y un baño tibio que contenga un aceite de baño adecuado puede ayudar a hidratar la piel.

En 2005, los investigadores encontraron evidencia de que las sales del Mar Muerto podrían ayudar a aliviar la piel seca. Durante 15 minutos, los voluntarios sumergieron un antebrazo en agua con una concentración del 5% de sales de magnesio, los minerales más comunes en el Mar Muerto.

El funcionamiento de la barrera cutánea de los participantes mejoró, la hidratación de la piel fue mejor y se redujo la aspereza y la inflamación en comparación con el grupo de control que usó agua del grifo.

Después del baño, aplicar una crema hidratante apropiada mientras la piel aún está húmeda puede ayudar a prevenir la pérdida de humedad.

11. Ejercicio y dieta

Algunas personas con psoriasis pueden tener más probabilidades de tener sobrepeso y un mayor riesgo de padecer otras afecciones, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. El ejercicio puede ayudar a reducir el riesgo de estos problemas adicionales.

La dieta también es clave para mantener un peso saludable y evitar enfermedades cardiovasculares y de otro tipo.

Estos consejos pueden ayudarte:

  • evita el azúcar
  • toma suficiente agua
  • elimina las grasas trans, que están presentes en muchos alimentos procesados y comida rápida
  • come alimentos con propiedades antiinflamatorias, incluyendo muchas frutas y vegetales

12. Otras terapias alternativas

yoga group
El yoga puede reducir el estrés, que es un desencadenante de la psoriasis.

Otros remedios caseros que muchos han probado incluyen:

  • acupresión
  • acupuntura
  • masaje
  • reiki
  • yoga o tai chi

No hay evidencia de que alguno de los anteriores pueda beneficiar específicamente a una persona con psoriasis.

Sin embargo, la acupuntura y los masajes pueden ayudar a aliviar el dolor y pueden ser beneficiosos para alguien con artritis psoriásica.

Las personas deben hablar con su médico antes de someterse a cualquier tratamiento que pueda incluir aceites esenciales, como un masaje, ya que algunos de estos productos pueden empeorar los síntomas. Un médico puede ofrecer consejos sobre los productos que debes usar.

La psoriasis tiende a presentar brotes, cuando los síntomas empeoran, y momentos de remisión, cuando una persona puede no presentar síntomas.

Evitar los desencadenantes, siempre que sea posible, puede ayudar a prevenir un brote.

Los desencadenantes comunes incluyen:

  • estrés
  • fumar
  • lesiones en la piel, incluyendo cortes, raspaduras y quemaduras solares
  • ciertos medicamentos, incluyendo algunos para la presión arterial alta, trastornos psiquiátricos, artritis y malaria
  • infecciones y enfermedades, como faringitis estreptocócica, resfriados y otras afecciones comunes

Los desencadenantes varían de una persona a otra. Si una persona puede identificar sus desencadenantes, les será más fácil evitarlos.

Hay muchos tratamientos diferentes disponibles para la psoriasis, y los avances médicos están produciendo opciones de tratamiento que pueden ser más efectivas que aquellas disponibles en el pasado.

Estos son los principales tipos de tratamiento disponibles:

  • medicamentos biológicos, que están demostrando ser efectivos para los síntomas de moderados a graves
  • sistémicos, que afectan a todo el cuerpo
  • fototerapia, un tipo de tratamiento de luz que puede recibirse en el consultorio de un médico
  • nuevos tratamientos por vía oral, que previenen la inflamación inhibiendo moléculas específicas
  • tratamientos tópicos que se aplican en la piel

Encontrar la opción correcta requiere la orientación de un profesional médico, que también sugerirá remedios caseros que puedan ayudar.

En ocasiones, las personas pueden controlar la psoriasis leve solo con remedios caseros. Sin embargo, si los síntomas empeoran, es mejor consultar a un médico sobre opciones de tratamiento adicionales.

Las personas deberían hablar con su médico sobre cualquier suplemento, hierba, vitamina u otro tratamiento casero para asegurarse de que la terapia sea adecuada y segura.

A veces, los tratamientos naturales pueden interactuar con los medicamentos y causar problemas a las personas con ciertas afecciones.

Al probar diferentes remedios caseros y tratamientos médicos, muchas personas con psoriasis pueden reducir o eliminar los síntomas molestos.

Leer el artículo en inglés