La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que interfiere con el flujo de información en el sistema nervioso central. Provoca una variedad de síntomas y puede afectar a las mujeres de manera diferente que a los hombres.

Los investigadores aún no conocen qué desencadena la esclerosis múltiple. Una vez que se desarrolla, la enfermedad hace que el sistema inmunitario destruya un tipo de tejido llamado mielina, el cual aísla las fibras nerviosas.

Sin suficiente mielina, los nervios no pueden transmitir y recibir señales correctamente.

La esclerosis múltiple afecta los nervios del cerebro, la médula espinal y los ojos de forma aleatoria, lo que significa que puede causar una extensa variedad de síntomas físicos, mentales y emocionales impredecibles, que varían de persona a persona.

En este artículo, hablamos sobre algunos de los síntomas más comunes de la esclerosis múltiple y explicamos por qué las mujeres pueden experimentar los síntomas de manera un tanto distinta. También abordamos el diagnóstico y el tratamiento.

Los síntomas de la esclerosis múltiple en las mujeres son similares a los de los hombres, pero pueden incluir problemas adicionales debido a los cambios hormonales.

La esclerosis múltiple también puede afectar la salud sexual femenina y la función de la vejiga de manera diferente.

Los síntomas de la esclerosis múltiple en las mujeres incluyen:

1. Problemas de la vista

Para muchas personas, un problema de la vista es el primer síntoma notorio de la esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple puede causar varios problemas de la vista, que incluyen:

  • visión borrosa
  • mala visión de color o visión de contraste
  • movimiento ocular doloroso
  • ceguera en un ojo
  • una mancha oscura en el campo visual

Las personas con esclerosis múltiple desarrollan problemas de vista porque el nervio óptico se inflama o porque tienen daño en los nervios de las vías que controlan la coordinación visual y el movimiento ocular.

Si bien los problemas de la vista ocasionados por la esclerosis múltiple pueden dar miedo, la mayoría se resuelve sin tratamiento o son altamente tratables.

2. Entumecimiento

El entumecimiento en la cara, el cuerpo, los brazos o las piernas es otro síntoma común de la esclerosis múltiple y, suele ser uno de los primeros síntomas de la afección.

El entumecimiento puede variar desde leve y apenas perceptible hasta lo suficientemente severo como para interferir con las actividades cotidianas, como sostener objetos y caminar.

La mayoría de los períodos de entumecimiento por esclerosis múltiple se resuelven sin medicamentos y no se vuelven incapacitantes de manera permanente.

3. Fatiga

woman asleep on the sofa due to fatigue which is an MS symptom
La fatiga es un síntoma común de la esclerosis múltiple.

Cerca del 80 por ciento de las personas con esclerosis múltiple experimenta fatiga o agotamiento inexplicable.

A veces, la causa de la fatiga se relaciona con otro síntoma de la esclerosis múltiple. Por ejemplo, las personas con disfunción de la vejiga pueden dormir mal porque tienen que despertarse a lo largo de la noche para ir al baño.

Es posible que las personas con esclerosis múltiple que tienen espasmos musculares nocturnos no duerman bien, y eso hace que se sientan cansadas durante el día. La esclerosis múltiple también puede aumentar el riesgo de depresión, que puede provocar fatiga.

Otro tipo de fatiga que parece ser exclusiva de la esclerosis múltiple se llama lasitud. La fatiga de una persona puede ser lasitud si:

  • ocurre a diario
  • empeora a medida que avanza el día
  • sucede por la mañana, incluso después de haber dormido bien durante la noche
  • empeora con el calor o la humedad
  • interfiere con las actividades cotidianas
  • no está relacionada con discapacidades físicas o depresión

4. Problemas de vejiga

Los problemas de vejiga afectan al menos al 80 por ciento de las personas con esclerosis múltiple. Estos problemas ocurren cuando las cicatrices en los nervios afectan las señales nerviosas que son necesarias para el funcionamiento de los esfínteres urinarios y de la vejiga.

La esclerosis múltiple puede dificultar que la vejiga retenga la orina y puede reducir la cantidad que puede almacenar, provocando síntomas como:

  • micción más frecuente o urgente
  • dificultad para iniciar la micción
  • micción frecuente durante la noche
  • incapacidad para vaciar la vejiga
  • incapacidad para retener la orina o tener pérdidas de orina

5. Problemas intestinales

Muchas personas con esclerosis múltiple experimentan problemas intestinales, como:

  • constipación
  • diarrea
  • pérdida del control intestinal

Los problemas intestinales pueden empeorar otros síntomas de la esclerosis múltiple, especialmente de la vejiga, rigidez muscular y espasmos musculares involuntarios.

Los investigadores creen que las personas con esclerosis múltiple tienen problemas para controlar sus intestinos debido al daño neurológico que causa la afección. Algunas personas con esclerosis múltiple también pueden tener problemas para controlar sus intestinos cuando están constipadas.

6. Dolor

Algunas investigaciones sugieren que el 55 por ciento de las personas con esclerosis múltiple experimentan un dolor clínicamente significativo, mientras que el 48% vive con dolor crónico. Las mujeres con esclerosis múltiple pueden tener más probabilidades que los hombres de experimentar dolor como síntoma de esta enfermedad.

El dolor agudo de la esclerosis múltiple parece deberse a problemas con los nervios que ayudan a transmitir sensaciones en el sistema nervioso central.

Algunos de los síntomas de dolor agudo asociados con la esclerosis múltiple incluyen:

  • Neuralgia del trigémino, un dolor punzante en la cara que las personas pueden confundir con dolor de dientes.
  • Signo de Lhermitte, una sensación breve que se asemeja a una descarga eléctrica, que se mueve desde la parte posterior de la cabeza hacia el cuello y la columna, generalmente después de inclinarse hacia adelante.
  • El abrazo de esclerosis múltiple, una sensación de apuñalamiento, opresión, dolor o ardor alrededor del torso o en las piernas, pies o brazos.

Algunos de los síntomas que pueden describir las personas con dolor crónico de esclerosis múltiple incluyen:

  • ardor
  • dolor
  • sensación de alfileres y agujas
  • hormigueo

Muchas personas con esclerosis múltiple también experimentan dolor crónico como efecto secundario de la enfermedad. Por ejemplo, podría deberse a:

  • compensar los cambios que van ocurriendo
  • rigidez muscular, calambres y espasmos
  • uso incorrecto de dispositivos que ayudan a moverse
  • cambios musculares por pérdida de movilidad

7. Cambios cognitivos

Más del 50 por ciento de las personas con esclerosis múltiple experimentan cambios en la cognición, lo que significa que a veces pueden tener problemas para:

  • procesar nueva información
  • aprender y recordar nueva información
  • organizar la información y resolver problemas
  • enfocarse y mantener la atención
  • percibir correctamente el entorno que las rodea
  • comprender y usar el lenguaje
  • realizar cálculos

Los síntomas cognitivos de la esclerosis múltiple suelen ser de leves a moderados y solo afectan algunos aspectos de la cognición.

En casos poco frecuentes, las personas con esclerosis múltiple pueden experimentar problemas cognitivos incapacitantes.

8. Depresión

support network
La depresión clínica es un síntoma común para las personas con esclerosis múltiple.

La depresión clínica es uno de los síntomas más comunes de la esclerosis múltiple. La depresión es más común en personas con esclerosis múltiple que en personas con otras enfermedades crónicas.

Si bien casi todas las personas experimentan períodos de tristeza o dolor, la depresión clínica se refiere a síntomas depresivos que duran un mínimo de 2 semanas.

Algunos de los síntomas de la depresión clínica incluyen:

  • pérdida de interés en las actividades cotidianas
  • aumento o pérdida del apetito
  • tristeza
  • irritabilidad
  • insomnio o sueño excesivo
  • fatiga
  • sentimientos de culpa y autodesprecio
  • dificultad para pensar o concentrarse
  • cambios de comportamiento
  • pensamientos de muerte o suicidio

La depresión clínica también puede hacer que otros síntomas de la esclerosis múltiple empeoren, incluyendo:

  • fatiga
  • dolor
  • cambios cognitivos

9. Debilidad muscular

Muchas personas con esclerosis múltiple experimentan debilidad muscular. Este síntoma se debe al daño de las fibras nerviosas que ayudan a controlar los músculos.

Las personas con esclerosis múltiple también pueden experimentar debilidad muscular debido a que la falta de uso provoca que, con el tiempo, los músculos se debiliten.

La debilidad muscular relacionada con la esclerosis múltiple puede afectar a cualquier parte del cuerpo. Para las personas con esclerosis múltiple puede ser especialmente difícil caminar y mantenerse en movimiento cuando la debilidad muscular afecta sus piernas, tobillos y pies.

10. Rigidez muscular y espasmos

La esclerosis múltiple puede causar espasticidad, que es rigidez muscular y espasmos musculares involuntarios en las extremidades, especialmente en las piernas.

Algunas de las señales y síntomas de la espasticidad incluyen:

  • tensión en o alrededor de las articulaciones
  • espasmos dolorosos e incontrolables en brazos y piernas
  • dolor lumbar
  • caderas y rodillas que se doblan y se vuelve difícil enderezar
  • caderas y rodillas que se ponen rígidas cuando están juntas o al cruzarlas

11. Mareos y vértigo

Algunas personas con esclerosis múltiple experimentan mareos y sensación de mareo, aturdimiento, debilidad o desmayo.

Con menos frecuencia, experimentan vértigo, lo que causa que sientan como si una persona o su entorno estuvieran dando vueltas.

La esclerosis múltiple puede causar vértigo al dañar las vías que coordinan la información espacial, visual y sensorial que el cerebro necesita para mantener el equilibrio en el cuerpo.

Los síntomas del vértigo incluyen:

  • problemas de equilibrio
  • cinetosis
  • náusea y vómitos
  • mareo
  • sensación de estar girando

12. Problemas sexuales

Las personas con esclerosis múltiple suelen experimentar problemas sexuales y pueden tener dificultades para excitarse o tener un orgasmo.

La esclerosis múltiple puede reducir la lubricación vaginal natural, lo que podría hacer que las relaciones sexuales causen dolor.

La enfermedad también puede causar problemas sexuales debido a que dañan los nervios en las vías de respuesta sexual que conectan el cerebro y los órganos sexuales.

Las personas con esclerosis múltiple también pueden experimentar problemas con las relaciones sexuales como resultado de otros síntomas de la esclerosis múltiple, como:

  • espasmos musculares y rigidez
  • cambios de humor o de autoestima
  • fatiga

13. Cambios emocionales

La esclerosis múltiple puede causar una amplia variedad de síntomas y cambios emocionales, que incluyen:

  • cambios de humor
  • períodos de risa o llanto incontrolable
  • irritabilidad
  • tristeza
  • preocupación, miedo y ansiedad
  • angustia, ira o frustración

La enfermedad es impredecible, a menudo presenta síntomas fluctuantes y puede volverse discapacitante, todo lo cual puede asustar a cualquiera.

La esclerosis múltiple también puede provocar cambios emocionales debido a que daña las fibras nerviosas del cerebro. Algunos de los medicamentos que las personas toman para controlar la esclerosis múltiple también pueden causar cambios de humor.

Por ejemplo, los corticosteroides pueden tener muchos efectos secundarios emocionales, que incluyen:

  • ansiedad
  • irritabilidad
  • agitación
  • deseos de llorar
  • intranquilidad
  • miedo

14. Dificultad para caminar

Las personas con esclerosis múltiple pueden desarrollar problemas con la marcha o con la forma de caminar debido a varios factores. Los síntomas de la esclerosis múltiple que afectan la forma en que una persona camina incluyen:

  • rigidez muscular y espasmos
  • entumecimiento u otros problemas sensoriales en las caderas, piernas, tobillos o pies
  • fatiga
  • debilidad muscular
  • pérdida del equilibrio

15. Efectos hormonales

Existe cierta evidencia que sugiere que la esclerosis múltiple puede afectar a las mujeres de manera distinta que a los hombres debido a los cambios hormonales, incluidos los que ocurren durante:

La menstruación

Se necesitan más investigaciones para sacar conclusiones definitivas, pero la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple de Estados Unidos (NMSS, por sus siglas en inglés) afirma que algunos estudios han encontrado que las mujeres con esclerosis múltiple tienen síntomas peores una semana antes de tener su periodo.

Los estudios que utilizaron una resonancia magnética también han demostrado que la actividad de la enfermedad de la esclerosis múltiple puede cambiar en función de los diferentes niveles hormonales durante la menstruación.

El embarazo

El embarazo puede reducir el riesgo de brotes de síntomas de la esclerosis múltiple, especialmente durante el segundo y tercer trimestre.

Los investigadores creen que el embarazo tiene un efecto protector contra la esclerosis múltiple dado que aumenta los niveles de compuestos que ayudan a reducir la inflamación y los efectos de la enfermedad.

Las mujeres embarazadas también tienen naturalmente niveles más altos circulantes de corticosteroides que son otro tipo de inmunosupresores.

Si bien el embarazo puede reducir temporalmente algunos síntomas de la esclerosis múltiple,, los brotes tienden a reaparecer en los primeros 3 a 6 meses después del parto. Sin embargo, a largo plazo, no existe un vínculo comprobado entre el embarazo y un mayor riesgo de discapacidad.

Si bien el embarazo puede reducir temporalmente el riesgo de brotes, también ejerce una gran cantidad de estrés físico en el cuerpo, lo que puede empeorar ciertos síntomas de la esclerosis múltiple.

Además, algunos de los medicamentos que las personas usan para la esclerosis múltiple no son seguros durante el embarazo y pueden empeorar los síntomas.

Cualquier mujer con esclerosis múltiple que esté embarazada o que planee quedar embarazada debe hablar sobre sus medicamentos con su médico.

Algunos de los síntomas de la esclerosis múltiple que el embarazo a menudo agrava incluyen:

  • fatiga
  • problemas para caminar
  • problemas de vejiga e intestinales

Menopausia

Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden empeorar después de la menopausia, posiblemente porque la disminución de los niveles de estrógeno afecta negativamente el avance de la enfermedad.

Sin embargo, es difícil saber si los síntomas de la esclerosis múltiple empeoran debido a la menopausia o simplemente como resultado natural del envejecimiento o el avance de la afección.

Se necesitan muchos más estudios para comprender la relación entre la menopausia y los síntomas de la esclerosis múltiple.

Aunque los síntomas anteriores son los más comunes, la esclerosis múltiple afecta a todos de manera diferente. Los síntomas menos comunes de la esclerosis múltiple incluyen:

  • problemas de lenguaje
  • convulsiones
  • pérdida auditiva
  • problemas para tragar
  • temblores
  • problemas respiratorios
  • picazón
  • dolores de cabeza

Según la NMSS, al menos dos o tres veces más mujeres que hombres reciben un diagnóstico de esclerosis múltiple.

En general, la esclerosis múltiple parece afectar a hombres y mujeres de manera similar. Sin embargo, un médico no puede predecir qué síntomas tendrá una persona con esclerosis múltiple, la gravedad de sus síntomas o la progresión de la enfermedad.

La razón es que la enfermedad ataca la mielina de forma aleatoria y los nervios que afecta pueden diferir de una persona a otra.

Aunque los hombres y mujeres con esclerosis múltiple suelen experimentar síntomas similares, ciertos factores, como la menstruación, el embarazo y la menopausia, pueden influir en los síntomas de la esclerosis múltiple en las mujeres.

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que afecta de forma aleatoria partes del sistema nervioso central, lo que resulta en síntomas físicos, cognitivos y emocionales impredecibles.

Si bien la esclerosis múltiple tiende a afectar a más mujeres que a hombres, por lo general causa síntomas similares. Sin embargo, las mujeres pueden experimentar variaciones en sus síntomas debido a cambios hormonales, como los que ocurren durante la menstruación o la menopausia.

Los problemas de la vista y el entumecimiento localizado aleatorio son a menudo los primeros síntomas de la enfermedad. La depresión, los problemas de vejiga, los cambios cognitivos y el dolor también se encuentran entre los síntomas más comunes de la esclerosis múltiple.

No existe cura para la esclerosis múltiple, pero diferentes medicamentos y terapias complementarias generalmente pueden ayudar a controlar los síntomas o incluso retrasar el avance de la enfermedad.

Cualquier persona que experimente síntomas preocupantes debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico adecuado.

Lee el artículo en inglés.

Última revisión médica realizada el 10 de abril de 2019.