Las heces, también conocidas como excremento, son una parte normal del proceso digestivo. Las heces consisten en productos de desecho que se están eliminando del cuerpo. Pueden incluir partículas de alimentos no digeridos, bacterias, sales y otras sustancias.

A veces, las heces pueden variar en su color, textura, cantidad y olor. Estas diferencias pueden ser preocupantes, pero por lo general, estos cambios no son significativos y se resolverán en uno o dos días. Sin embargo, otras veces, los cambios en las heces indican una condición más grave.

Sigue leyendo para descubrir más sobre los diferentes tipos de heces, incluyendo lo que es y no es normal.

Datos rápidos sobre los tipos de heces:

  • Las heces pueden tener diferentes formas, colores y olores.
  • Una persona debe hacer un popó normal y saludable fácilmente y con una tensión mínima.
  • Cualquier persona que tenga sangre en sus heces debe buscar atención médica urgente.

Different types of poop represented by toilet paper on wooden boards.Share on Pinterest
Las heces normales son color marrón y tienen una consistencia de suave a firme.

Las heces normales suelen ser:

  • De color marrón medio a oscuro: esto se debe a que contienen un pigmento llamado bilirrubina, que se forma cuando los glóbulos rojos se descomponen.
  • Fuerte olor: las bacterias en las heces emiten gases que contienen el olor desagradable asociado con el popó.
  • Defecar sin dolor: una evacuación intestinal saludable debe ser indolora y requerir una tensión mínima.
  • Textura suave a firme: las heces que pasan en una sola pieza o unas pocas piezas más pequeñas se consideran normalmente un signo de un intestino sano. La forma larga de las heces, similar a una salchicha, se debe a la forma de los intestinos.
  • Pasa una o dos veces al día: la mayoría de las personas hacen popó una vez al día, aunque otras hacen cada dos días o hasta tres veces al día. Como mínimo, una persona debe hacer popó tres veces a la semana.
  • Consistente en sus características: unas heces sanas varían de persona a persona. Sin embargo, una persona debe monitorear cualquier cambio en el olor, la firmeza, la frecuencia o el color de las heces, ya que puede indicar que hay un problema.

Ideado por los doctores en la Enfermería Real de Bristol, Inglaterra, y basado en los movimientos del intestino de casi 2,000 personas, la gráfica de heces de Bristol caracteriza los diversos tipos de heces como se muestra arriba.

Los tipos 1 y 2 indican estreñimiento, los tipos 3 y 4 se consideran heces saludables, mientras que los tipos 5 a 7 sugieren diarrea y urgencia.

Mientras que las heces color marrón se consideran el color “normal”, algunos tonos de color marrón verdoso también pueden ser aceptables.

Las heces también pueden ser de otros colores, como:

Negra

Las heces negras, especialmente si tienen la apariencia de café molido, sugieren sangrado gastrointestinal. Sustancias como suplementos de hierro, regaliz negro, cerveza negra, y medicamentos de bismuto también causan heces negras.

Blanco

Si las heces son blancas, grises o pálidas, una persona puede tener un problema con el hígado o la vesícula biliar, ya que las heces pálidas sugieren una falta de bilis. Algunos medicamentos contra la diarrea causan heces blancas.

Verde

Las espinacas, la col rizada u otros alimentos verdes pueden causar heces verdes. Sin embargo, las heces de color verde pueden ser un signo de que hay demasiada bilis y no hay suficiente bilirrubina en el popó.

Rojo

Share on Pinterest
Si bien las heces normales suelen ser de color marrón, otros colores son posibles, incluyendo el blanco o negro.

Las heces que son de color rojo pueden ser el resultado de un sangrado gastrointestinal. Pequeñas cantidades de sangre en las heces pueden indicar hemorroides.

Comer remolacha o bayas rojas, o beber jugo de remolacha o tomate, también vuelve rojas las heces. Una vez que estos alimentos han pasado por el tracto digestivo, las heces deben volverse color marrón de nuevo.

Anaranjada

El consumo de muchos alimentos de color naranja, que son ricos en un pigmento llamado betacaroteno, causa heces de color naranja.

Las zanahorias, el camote y la calabaza de invierno se encuentran entre los muchos alimentos que contienen este pigmento.

Sin embargo, los conductos biliares bloqueados o ciertos medicamentos, incluidos algunos antiácidos y el antibiótico rifampicina, pueden causar heces color naranja.

Amarilla

Si las heces aparecen amarillas o tienen un aspecto grasiento, sugiere que contienen demasiada grasa. Esto puede ser el resultado de problemas de absorción, o dificultad para producir enzimas o bilis.

La mayoría de las personas experimentarán variaciones en el color de las heces en algún momento. Por lo general, esto se debe a la dieta o alguna otra causa menor. Sin embargo, cualquier persona que experimente cambios en el color de las heces, que dure 2 o más semanas o que tenga heces rojas o negras, debe ver a su médico.

¿Cuánto tiempo debería tomar evacuar las heces?

A lo sumo, no debe tomar más de 10 a 15 minutos para evacuar las heces.

Las personas que tardan más que esto pueden tener estreñimiento, hemorroides u otra afección.

Las siguientes situaciones pueden sugerir un problema digestivo:

  • hacer popó con demasiada frecuencia (más de tres veces al día)
  • no hacer popó con la frecuencia suficiente (menos de tres veces a la semana)
  • esfuerzo excesivo al hacer popó
  • popó que es de color rojo, negro, verde, amarillo, o blanco
  • heces grasientas
  • dolor al hacer popó
  • sangre en las heces
  • sangrado mientras se hace popó
  • popó acuoso (diarrea)
  • muy duro, popó seco que es difícil de pasar

Las personas que experimentan cualquiera de estos tipos de popó deben ver a un médico.

Share on Pinterest
El consumo excesivo de cafeína puede causar popó anormal. Mantenerse hidratado puede prevenir el estreñimiento.

El popó anormal puede tener muchas causas, que van desde leves a graves. Las causas pueden incluir:

Estrés

Las afecciones digestivas, como el síndrome del intestino irritable (SII), pueden desencadenarse o exacerbarse por el estrés. En algunas personas, puede manifestarse como diarrea y en otras como estreñimiento.

Deshidratación

No beber suficiente agua y otros líquidos puede provocar estreñimiento, ya que las heces requieren humedad para poder moverse a través del tracto digestivo. Demasiada cafeína y alcohol puede contribuir con la deshidratación.

Falta de fibra dietética

La fibra actúa como una sustancia de unión para dar a las heces su forma. También ayuda a que las heces se muevan suavemente por el tracto intestinal. Una dieta que es baja en alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, puede conducir a problemas intestinales.

Intolerancias y alergias alimenticias

Las personas con intolerancia o alergia a ciertos alimentos a menudo pueden experimentar diarrea, estreñimiento u otros rasgos de popó anormal cuando consumen un alimento problemático.

Por ejemplo, las personas con intolerancia a la lactosa a menudo experimentan diarrea si consumen lácteos, mientras que las personas con enfermedad celíaca tendrán una reacción adversa al gluten.

Condiciones médicas

Ciertas condiciones pueden causar estreñimiento, diarrea u otras anomalías del popó. Ejemplos de tales condiciones incluyen:

  • depresión
  • cáncer
  • una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
  • enfermedad de Parkinson

Consulta a un médico si los cambios en el popó persisten durante 2 o más semanas.

Busca tratamiento médico inmediato si las heces son de color rojo brillante, negro o se asemejan a los granos de café. Esto sugiere la pérdida de sangre, que podría convertirse en una emergencia médica si no se trata.

Cómo asegurar intestinos sanos

Para asegurar la función intestinal saludable y las heces sanas, sigue los consejos a continuación.

  • Come suficiente fibra. Trata de obtener la cantidad mínima diaria recomendada de fibra, que es de 25 gramos (g) para las mujeres y 38 g para los hombres menores de 50 años; las mujeres mayores de 50 años deberían tratar de consumir 21 g, mientras que los hombres mayores de 50 años deberían consumir 30 g diarios.
  • Toma suficiente agua. Una cantidad razonable es de aproximadamente 8 vasos (64 onzas) por día. Es especialmente importante mantenerse hidratado al consumir más fibra.
  • Toma probióticos. Estas bacterias beneficiosas se pueden encontrar en forma de cápsula, aunque algunos yogures y bebidas también pueden proporcionar probióticos. Se ha encontrado que los probióticos ayudan en el alivio del estreñimiento, así como con la diarrea infecciosa.
  • Prueba el magnesio. El hidróxido de magnesio se usa a menudo para tratar el estreñimiento. Es seguro para la mayoría de las personas, aunque no se recomienda para las personas con insuficiencia renal.
  • Ejercicio. Mantenerte físicamente activo puede fomentar la función intestinal normal y puede aliviar el estreñimiento. También alivia el estrés, una causa común de popó anormal.

Un sistema digestivo que funciona bien es esencial para la salud y el bienestar. También sugiere que una persona está comiendo una dieta equilibrada.

Las anormalidades en el popó que son persistentes pueden llevar a complicaciones. Por ejemplo, la diarrea en curso puede resultar en deficiencias nutricionales, mientras que el estreñimiento puede causar obstrucciones intestinales.

Las heces normales tienden a ser de color marrón, suaves a firmes en textura, y fáciles de pasar. Si alguien experimenta cambios en el popó, debe monitorizar estos cambios y consultar al médico si el problema no se resuelve dentro de 2 semanas.

Para fomentar una función intestinal normal, una persona debe comer una dieta rica en fibra, hacer ejercicio regularmente, tratar de reducir el estrés y tomar mucha agua para mantenerse hidratada.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 29 de septiembre de 2021.

Versión original escrita el 2 de enero de 2020.

Última revisión médica realizada el 2 de enero de 2020.