El vaginismo es una afección que involucra un espasmo muscular en los músculos del piso pélvico. Puede hacer que sea doloroso, difícil o imposible tener relaciones sexuales, realizar un examen ginecológico o colocar un tampón.

Cuando intentas insertar un objeto como un tampón, pene o espéculo en la vagina, esta se tensa debido a una contracción involuntaria de los músculos del piso pélvico.

Esto causa un espasmo muscular generalizado, dolor y cese temporal de la respiración.

El grupo de músculos más comunes afectados es el grupo de músculos pubococcígeos (PC). Estos músculos son responsables de la micción, las relaciones sexuales, los orgasmos, deposiciones y partos.

Sin embargo, es posible realizar un tratamiento.

Existen diferentes tipos de vaginismo que pueden afectar a mujeres de diferentes edades.

Vaginismo primario

Vaginismus can lead to stress in a relationship.
El vaginismo puede causar estrés en una relación.

Esta es una afección permanente en la que el dolor siempre ha estado presente. Será difícil usar un tampón y someterse a un examen ginecológico.

Con frecuencia, lo experimentan las mujeres durante su primer intento de relaciones sexuales. La pareja masculina no puede insertar su pene en la vagina. Puede describir una sensación como de “golpear una pared” en la abertura vaginal.

Puede haber dolor, espasmos musculares generalizados y la mujer puede dejar de respirar por un momento. Los síntomas se invierten cuando se detiene el intento de penetración vaginal.

Vaginismo secundario

Este se desarrolla después de que una mujer ya ha experimentado una función sexual normal. No siempre ha existido. Puede ocurrir a cualquier edad, y puede ser que no haya sucedido anteriormente.

Usualmente inicia por un evento específico, como una infección, menopausia, un evento traumático, desarrollo de una afección médica, problemas en la relación, cirugía o parto.

Incluso después de que se ha corregido cualquier afección médica subyacente, el dolor puede continuar si el cuerpo se ha acondicionado para responder de esa manera.

Vaginismo global

El vaginismo siempre existe, y cualquier objeto lo activará.

Vaginismo circunstancial

Este ocurre solo en ciertas situaciones. Puede suceder durante las relaciones sexuales, pero no durante los exámenes ginecológicos o al colocar de un tampón.

Los síntomas varían según la persona.

Pueden incluir:

  • relaciones sexuales dolorosas (dispareunia), con tensión y dolor que puede causar ardor o picazón
  • penetración difícil o imposible
  • dolor sexual a largo plazo con o sin causa conocida
  • dolor al colocar un tampón
  • dolor durante un examen ginecológico
  • espasmo muscular generalizado o suspensión de la respiración al intentar tener relaciones sexuales

El dolor puede oscilar de leve a grave por naturaleza y de una sensación molesta hasta ardor.

El vaginismo no evita que las personas se exciten sexualmente, pero pueden volverse ansiosas con las relaciones sexuales, así que intentarán evitar las relaciones sexuales o la penetración vaginal.

El vaginismo es una afección que puede ser causada por factores de estrés físico, emocional o ambos. Puede volverse anticipatorio, ya que sucede debido a que la persona espera que suceda.

Activadores emocionales

Entre ellos:

  • temor, por ejemplo, al dolor o embarazo
  • ansiedad, acerca del desempeño o por culpa
  • problemas de relaciones, por ejemplo, tener una pareja abusiva o sentimientos de vulnerabilidad
  • eventos traumáticos de la vida, incluyendo violación o un historial de abuso
  • experiencias infantiles, como descripción de relaciones sexuales mientras se crece o exposición a imágenes sexuales

Activadores físicos

Entre ellos:

  • infección, como una infección del tracto urinario (ITU) o infección micótica
  • afecciones médicas, como cáncer o liquen escleroso
  • parto
  • menopausia
  • cirugía pélvica
  • estimulación inadecuada
  • insuficiente lubricación vaginal
  • efectos secundarios de medicamentos

Los problemas sexuales pueden afectar a hombres y mujeres. No son culpa de nadie y no son algo de que avergonzarse.

En la mayoría de los casos, el tratamiento puede ayudar.

Para diagnosticar el vaginismo, un médico tomará en cuenta el historial médico y realizará un examen pélvico. El tratamiento puede incluir diferentes especialistas, dependiendo de la causa.

Puede ser que se deba descartar primero, o tratar, cualquier causa subyacente, como una infección, antes de enfocarse en el vaginismo.

El propósito del tratamiento será reducir la tensión automática de los músculos y el temor al dolor, y tratar cualquier otro tipo de temor que pueda relacionarse con el problema.

El tratamiento usualmente incluye una combinación de lo siguiente:

Ejercicio de control del piso pélvico: Estos incluyen contracción muscular y actividades de relajación, o ejercicios Kegel, para mejorar el control de los músculos del suelo pélvico.

Educación y asesoría: Proporcionar información sobre la anatomía sexual y el ciclo de respuesta sexual puede ayudar a la persona a comprender su dolor y el proceso por el que pasa su cuerpo.

Ejercicios emocionales: Esto puede ayudar a la persona a identificar, expresar y resolver cualquier factor emocional que pueda contribuir a su vaginismo.

Cómo reducir la sensibilidad a la inserción: Se le animará a una mujer a que toque el área lo más cerca posible a la abertura vaginal todos los días sin causar dolor, acercándose más cada día. Cuando pueda tocar el área alrededor de la vagina, se le animará a tocar y abrir los labios vaginales. El siguiente paso será insertar un dedo.

Entrenamiento para la inserción o dilatación: Una vez que la mujer puede hacerlo sin dolor, sabrá usar un dilatador plástico o un objeto en forma de cono. Si puede insertar esto sin dolor, el siguiente paso será dejarlo durante 10 a 15 minutos, para que los músculos se acostumbren a la presión. Luego, puede usar un objeto más largo y después puede enseñar a su pareja la manera de insertarlo.

Cuando la mujer se siente cómoda con esto, puede permitir que su pareja coloque su pene cerca de la vagina, pero no dentro. Cuando se siente completamente cómoda, la pareja puede tratar de tener relaciones sexuales nuevamente. Es posible que deseen hacerlo gradualmente, al igual que con el objeto.

El tiempo que toma tratar satisfactoriamente el vaginismo dependerá de la persona.

Es muy raro que el vaginismo necesite cirugía.

Cualquier persona preocupada sobre los síntomas relacionados con el vaginismo deberá hablar con su médico para tener una evaluación.

Leer el artículo en inglés