La psoriasis es una enfermedad de la piel caracterizada por inflamación en todo el cuerpo, y parches densos y escamosos. Algunos médicos sugieren que las opciones dietéticas pueden mejorar o empeorar la gravedad de la afección.

Aunque el sistema inmunitario tiene un papel clave en causar los parches escamosos característicos, los investigadores con frecuencia relacionan la psoriasis con enfermedades que aumentan el riesgo de problemas cardíacos, conocidas como enfermedades metabólicas.

Evitar estas enfermedades involucra el consumo balanceado de nutrientes. Algunas vitaminas, como la vitamina A, D, E y K son esenciales para la vida y el bienestar.

Aunque existe poca evidencia para confirmar los beneficios directos de estas vitaminas para tratar a las personas que tienen psoriasis, algunos estudios sugieren que integrar la terapia de vitaminas a un plan de tratamiento de la psoriasis puede ser útil.

En este artículo, exploramos la evidencia disponible para apoyar el uso de vitaminas para controlar la psoriasis y compararlas con los tratamientos convencionales.

Psoriasis soreShare on Pinterest
La psoriasis puede ser una afección molesta y persistente. Sin embargo, ciertas vitaminas pueden ayudar a reducir sus efectos.

Las vitaminas principales solubles en grasa incluyen las vitaminas A, D, E y K. Las vitaminas solubles en agua incluyen las vitaminas B y C.

El método a través del cual el cuerpo absorbe una vitamina ayuda a definir su efecto deseado.

La relación entre la enfermedad cardíaca, la diabetes y la enfermedad metabólica ha llevado a que algunos científicos sugieran que la ingesta de nutrientes juega un papel importante para prevenir o tratar la psoriasis.

Aparte de la vitamina D, las personas pueden obtener la mayoría de las vitaminas solo de la dieta. El cuerpo sintetiza la vitamina D después de la exposición a la luz ultravioleta del sol.

Vitamina A

Los compuestos químicos que contienen vitamina A, también conocidos como retinoides, son esenciales para la producción de las células saludables de la piel. Los vegetales amarillos y anaranjados con frecuencia son excelentes fuentes de vitamina A.

En ocasiones, las personas aplican vitamina A directamente en la piel para tratar el daño que causa el sol. En la psoriasis, el cuerpo produce demasiadas células de la piel. La vitamina A puede ayudar a mejorar los síntomas de la psoriasis al reducir esta producción excesiva.

Usar retinoides en la piel puede reducir la inflamación en la psoriasis en placas. El cuerpo absorbe las cremas tópicas de vitamina A más lentamente que los suplementos orales a base de vitamina A, lo que causa menos efectos secundarios.

Los suplementos de vitamina A pueden ayudar con la psoriasis. Sin embargo, siempre es mejor consumir los nutrientes de los alimentos. Habla con un médico antes de tomar suplementos para controlar una afección en particular.

Vitamina D

Los médicos algunas veces tratan la psoriasis con terapia con luz.

El efecto terapéutico de la luz solar radica en su capacidad para ayudar al cuerpo a producir vitamina D. Esta es una hormona poderosa que juega un papel en cientos de reacciones metabólicas.

Un estudio de 2013 demostró que usar tanto las preparaciones orales como tópicas de la vitamina D mejoraba los síntomas de la psoriasis.

Otro estudio más reciente ha demostrado que tomar o aplicar suplementos de vitamina D con una crema de esteroides produce resultados más favorables que tomar solo vitamina D.

Vitamina C

Los antioxidantes pueden ayudar a apoyar el tratamiento de la psoriasis al evitar los daños relacionados con el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo ocurre cuando los niveles de las moléculas de radicales libres que desencadenan la enfermedad y las sustancias antioxidantes protectoras están desequilibradas. La vitamina C, una vitamina soluble en agua que también sirve como un antioxidante poderoso, puede ser útil para la psoriasis al reducir la acción de los radicales libres.

Obtén la vitamina C de la dieta, de los suplementos, o de ambos. Los alimentos ricos en vitamina C incluyen frutas cítricas, hojas verdes y frutos rojos.

Vitamina E

Las personas con psoriasis con frecuencia tienen bajos niveles séricos de selenio, un potente antioxidante.

En un estudio, los suplementos vitamínicos ayudaron a mejorar las concentraciones de selenio en las personas con psoriasis. Sin embargo, no existe evidencia significativa de que esto reduzca la gravedad de los síntomas de la psoriasis.

Por lo tanto, ya que la vitamina E y el selenio son antioxidantes, pueden ayudar a protegerte contra el estrés oxidativo que ocurre con la psoriasis.

Las personas pueden tomar suplementos orales de vitamina E con la asesoría de un médico calificado. Las semillas de calabaza y la espinaca son dos buenas fuentes de vitamina E.

Otros nutrientes para la psoriasis

Las vitaminas no son el único tipo de nutriente que podría ayudar a reducir los síntomas de la psoriasis.

Los ácidos grasos omega 3, que comúnmente se encuentran en el pescado y las semillas de lino, la glucosamina y la condroitina y el metilsulfonilmetano (MSM) pueden ayudar a reducir la inflamación y a la salud de la piel.

Aunque las personas con frecuencia recomiendan las vitaminas mencionadas antes para tratar la psoriasis, la solución más confiable es consumir una dieta balanceada y nutritiva, libre de alimentos procesados, junto con tratamientos convencionales.

La Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no regula los suplementos dietéticos. Puede ser difícil asegurarse que todos los ingredientes en un suplemento sean de alta calidad y que se mencionen en la etiqueta.

Pídele a un médico que te recomiende marcas confiables que incluyan los ingredientes en la etiqueta.

Los suplementos que contienen ingredientes sin nombre pueden interferir con otros medicamentos que una persona toma.

La base del tratamiento para la psoriasis es la prevención. Evitar ciertos desencadenantes puede prevenir que la psoriasis brote. Esto puede ayudar a reducir la confianza en los medicamentos de venta libre (OTC, en inglés) y bajo receta.

Algunos consejos de prevención que debes tener en mente incluyen:

  • minimizar los niveles de estrés
  • mantener la piel humectada, ya que es más probable que ocurran brotes en la piel seca
  • permanecer en interiores lo más posible durante el invierno, ya que el clima frío puede secar la piel
  • usar un humidificador durante los meses más fríos para ayudar a mantener la piel humectada y evitar brotes

Tratamientos convencionales

Las personas usan comúnmente cremas, aceites y preparaciones tópicas para tratar la psoriasis. Las cremas que contienen ciertos esteroides pueden ayudar a reducir la inflamación, minimizar la picazón y reducir la producción de células de la piel.

La terapia con luz y los medicamentos orales también pueden ser parte del tratamiento.

Share on Pinterest
Aunque solamente se cuenta con evidencia limitada que relaciona la dieta con una mejora de los síntomas de la psoriasis, esta es la manera más efectiva de complementar ciertos nutrientes en la dieta.

Actualmente, existe evidencia limitada que sugiere que la dieta afecta los síntomas de la psoriasis.

Un estudio determinó que una dieta mediterránea podría tener un efecto benéfico en la psoriasis. Esto se debe a que ayuda a evitar otras afecciones inflamatorias metabólicas que pueden influir en la psoriasis, como la obesidad y la diabetes.

El pescado es un componente importante en la dieta mediterránea y contribuye con grandes cantidades de ácidos grasos omega-3. El omega-3 es un agente antiinflamatorio.

Los métodos dietéticos para controlar la psoriasis con frecuencia se enfocan en reducir la inflamación.

Deshacerse de los carbohidratos refinados y el azúcar, y reemplazar estos alimentos con más vegetales, maníes, semillas y frutas bajas en azúcar puede ser útil para lograr este objetivo.

Sin embargo, el debate continúa con relación a si ciertos alimentos pueden reducir la inflamación de la psoriasis. Si los síntomas no responden a los cambios en la dieta, busca asistencia médica.

Las vitaminas no reemplazan los tratamientos convencionales para la psoriasis, pero las vitaminas A, E, D y C pueden ayudar a reducir los síntomas y evitar brotes graves.

Habla con un médico antes de tomar suplementos vitamínicos para controlar una afección médica. La ingesta de vitaminas es más efectiva en la dieta que en forma de suplemento.

Lee el artículo en inglés.

Última revisión médica realizada el 26 de septiembre de 2018.