El pie de atleta es un problema cutáneo bastante frecuente que aparece en la zona de los pies debido a un hongo. Aunque rara vez es grave, sus síntomas pueden ser molestos.

Los remedios caseros pueden ser bastante efectivos para tratar muchos casos de pie de atleta. Algunos de estos remedios pueden estar fácilmente disponibles en casa, mientras que otros están disponibles en tiendas de alimentos saludables.

Averigüe qué remedios caseros pueden valer la pena probar y cuándo puede ser el momento de llamar al médico.

Muchos remedios naturales o caseros pueden ser útiles para matar el hongo que causa el pie de atleta.

1. Aceite de árbol de té (Melaleuca alternifolia)

tea tree oilShare on Pinterest
Los estudios sugieren que el aceite de árbol de té puede ayudar a matar los hongos.

El aceite del árbol del té proviene de las hojas de dicho árbol, que se encuentra comúnmente en Australia. Se sabe que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas.

Un estudio mostró que las soluciones que contienen 25 y 50 por ciento de aceite de árbol de té funcionaron significativamente mejor que un placebo para aliviar el pie de atleta entre los dedos de los pies.

El aceite de árbol de té también curó la infección en el 64 por ciento de las personas que lo usaron, mientras que solo el 31 por ciento de los que utilizaron un placebo se curaron.

Otro estudio descubrió que el aceite de árbol de té era más eficaz para matar hongos que otros agentes antimicóticos que se probaron.

Las personas deben tener cuidado al usar el aceite de árbol de té, porque puede irritar la piel. Algunas personas pueden necesitar dejar de usar el aceite debido a erupciones e irritación.

Para usar el aceite de árbol de té, las personas deben de diluir unas gotas en un aceite que lo contenga, como el aceite de coco o de oliva, y frotarlo sobre sus pies. Alternativamente, las cremas y pomadas de aceite de árbol de té pueden estar disponibles en tiendas de alimentos saludables.

Las personas no deben usar aceite de árbol de té sin diluir en la piel.

2. Ajo

El ajo tiene una larga historia de uso medicinal, y varios estudios han encontrado que es efectivo contra algunos hongos y bacterias.

Un análisis en el Avicenna Journal of Phytomedicine afirma que el ajo puede matar a una gran variedad de gérmenes. Algunas pruebas incluyen:

  • Un estudio en el Journal of Applied Microbiology, establece que el extracto de ajo fresco puede matar o detener el crecimiento de la Candida, un hongo común que infecta a los humanos.
  • Un informe en el Ulster Medical Journal, encontró que el ajo tiene propiedades antifúngicas efectivas.
  • Un estudio en Mycoses analizó un compuesto que se encuentra en el ajo conocido como ajoeno. El compuesto curó el pie de atleta en cada persona que lo utilizó. Se hizo una crema de ajoeno al 0,4 por ciento y se aplicó directamente al área.

Un baño de pies con ajo, usando dientes de ajo frescos es una manera para que las personas puedan probar este remedio en casa.

Triture de tres a cuatro dientes de ajo y mézclelos en un recipiente con agua tibia. Remoje los pies durante 30 minutos, dos veces al día durante una semana.

Sin embargo, los poderosos compuestos en el ajo pueden dejar un olor duradero en la piel.

3. Peróxido de hidrógeno con yodo

El peróxido y el yodo se usan comúnmente para desinfectar cortes y heridas, y para matar los gérmenes en la piel.

Un estudio reciente descubrió que el peróxido combinado con yodo eliminó 16 hongos diferentes. Se obtuvieron mejores resultados al utilizarlos de manera conjunta que por separado.

Para probar este remedio, mezcle la solución de yodo y el peróxido de hidrógeno en un cubo o recipiente grande. La solución de yodo está disponible en la mayoría de las farmacias en la sección para el cuidado de heridas. Sumerja los pies directamente en la solución o use un algodón para aplicarlo en las áreas afectadas.

No use yodo en la piel sin antes diluirlo, porque puede dañarla si se usa solo.

El peróxido puede picar si la piel está rota o irritada, y puede decolorar el cabello y los tejidos. El yodo también puede causar manchas.

La aplicación de esta mezcla en una bañera o ducha puede evitar las manchas no deseadas, la decoloración y los derrames.

4. Secador de pelo y talco en polvo

Si los hongos no tienen un ambiente ideal para vivir, no pueden seguir creciendo y diseminándose. Eliminar la humedad de los pies, especialmente entre los dedos, puede ayudar a evitar que el hongo se propague y empeore.

Las personas pueden eliminar la humedad de sus pies secándolos bien con un secador de pelo después del baño, asegurándose de que no quede humedad, pero teniendo cuidado de no quemar la piel. Las personas con pérdida de sensibilidad o con alta sensibilidad en los pies no deben usar este método.

Cuando los pies estén secos, haga un seguimiento rociándolos con talco en polvo para ayudar a absorber el sudor. Muchos polvos para pies contienen talco y ayudan a mantenerlos secos.

Además de estos pasos, usar calcetines que absorben la humedad de la piel puede ayudar a mantener los pies secos. Los siguientes tipos de calcetines pueden ayudar a mantener los pies secos durante todo el día:

  • Lana
  • Bambú
  • Tejido de fibra sintética, a menudo llamado calcetines inteligentes

Cambiar los calcetines al menos una vez al día cuando los pies están sudorosos o húmedos también es útil. O, en un clima más cálido, use zapatos abiertos o sandalias para aumentar el flujo de aire a los pies.

5. Bicarbonato de sodio

Baking soda jar and on spoonShare on Pinterest
El bicarbonato de sodio puede tener propiedades antifúngicas y podría servir para remojar los pies.

El bicarbonato de sodio es un producto que la mayoría de las personas tiene en casa. También puede ser una forma efectiva de curar el pie de atleta.

Un estudio en Mycopathologia encontró que el bicarbonato de sodio tiene capacidades antifúngicas cuando se usa en la piel.

Para remojar el pie, mezcle aproximadamente media taza de bicarbonato de sodio en un cubo grande o un recipiente con agua tibia. Remoje los pies durante 15 o 20 minutos, dos veces al día. Cuando termine, seque bien los pies, pero no enjuague.

Si los remedios caseros no funcionan o si el problema ha estado ocurriendo durante más de 2 semanas, es posible que necesite ayuda de un médico o podólogo.

Un médico puede recetar cremas o medicamentos antimicóticos si la infección no responde a los tratamientos caseros.

Es importante que las personas traten un caso persistente de pie de atleta, porque el hongo se puede propagar a las uñas, otras partes del cuerpo y otras personas.

Share on Pinterest
El pie de atleta puede extenderse en áreas de piscinas y vestuarios.

El pie de atleta se propaga cuando una persona entra en contacto con ciertos hongos. Puede propagarse de persona a persona y prospera en áreas húmedas y cálidas.

Los lugares comunes donde viven los hongos del pie de atleta son las piscinas, baños públicos y vestuarios.

Los hongos que causan el pie de atleta comúnmente atacan a los pies porque:

  • Los zapatos y los calcetines crean un ambiente cálido y húmedo que los hongos necesitan para prosperar
  • Los pies, al caminar están expuestos a hongos y gérmenes en el suelo, especialmente si se camina descalzo
  • El área entre los dedos tiende a ser especialmente húmeda y cálida

El término "pie de atleta" proviene de la creencia de que muchos vestuarios y equipos deportivos son ambientes cálidos y húmedos donde los hongos pueden propagarse.

Sin embargo, cualquiera puede padecer pie de atleta, independientemente del deporte que realice.

Hay formas de proteger los pies de los hongos y evitar el pie de atleta. También es bueno seguir estos consejos para evitar que se repita una infección o se propague a otras personas.

Para mantener los pies libres de hongos, las personas deben seguir estas pautas:

  • Mantenga las uñas cortas. Las uñas pueden recoger bacterias y hongos más fácilmente si son largas.
  • Nunca camine descalzo en lugares públicos. Use sandalias o zapatos impermeables en piscinas públicas, duchas, vestuarios, baños y otras áreas que se mojen.
  • Lávese los pies al menos una vez al día y déjelos secar bien.
  • Si un miembro de la familia tiene pie de atleta, desinfecte la bañera o la ducha después de cada uso hasta que desaparezca.
  • No comparta toallas, zapatos, calcetines u otros artículos que toquen los pies.
  • Alterne diariamente los zapatos para que se sequen completamente.
  • Use zapatos livianos y cambie las medias con frecuencia para mantener los pies secos. Si fuera posible, evite el calzado abrigado y pesado.

Aquellas personas con ciertas enfermedades, como la diabetes, deben de omitir los remedios caseros y ponerse en contacto con un doctor de inmediato si detectan problemas en los pies. Incluso pequeñas grietas y heridas en los pies pueden infectarse rápidamente en algunas personas con diabetes.

El pie de atleta podría acabar con sus planes de caminar descalzo por la playa. Por suerte, este problema común se puede curar sin complicaciones.

Si los remedios caseros no funcionan, una buena opción podrían ser las cremas antimicóticas que venden en las farmacias.

Si el problema se propaga, empeora o no responde a estos remedios caseros, las personas deben buscar el consejo de un médico o podólogo. Los productos recetados por el médico son generalmente muy efectivos cuando se usan según las indicaciones.

    Traducido por Brenda Carreras

    Revisado por Carmen María González Morales

    Leer el artículo en Inglés