La diabetes tipo 2 es la forma más común de la diabetes. Aparece cuando los niveles de azúcar en sangre aumentan debido a problemas con el uso o producción de insulina.

Puede aparecer a cualquier edad, pero es más probable que se desarrolle después de los 45 años.

Afecta a más de 30 millones de personas en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), y representa del 90 por ciento al 95 por ciento de los casos de diabetes.

Este artículo observa las primeras señales y síntomas de la diabetes tipo 2, los factores de riesgo y las posibles complicaciones.

thirsty ladyShare on Pinterest
Algunos síntomas de la diabetes tipo 2 pueden incluir fatiga, aumento del apetito y aumento de la sed.

Las personas con diabetes tipo 2 no producen o usan la insulina correctamente.

La insulina es una hormona que regula el movimiento de la glucosa en sangre, o azúcar, hacia las células, que la utilizan como energía.

Cuando el azúcar no puede entrar en las células, esto significa:

  • demasiada acumulación de glucosa en sangre
  • las células del cuerpo no pueden usarla para energía

El médico puede diagnosticar diabetes si los niveles de azúcar en sangre de una persona son 126 miligramos por decilitro (mg/dl) o más después de 8 horas de ayuno.

Los síntomas del azúcar alta en sangre en la diabetes tipo 2 tienden a aparecer gradualmente. No todas las personas con diabetes tipo 2 notarán los síntomas en las primeras etapas.

Si una persona experimenta síntomas, puede notar lo siguiente:

  • Micción frecuente y aumento de la sed. Cuando el exceso de la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo, el cuerpo extraerá líquido de los tejidos. Esto puede causar excesiva sed y necesidad de beber y orinar más.
  • Aumento del apetito. En la diabetes tipo 2, las células no pueden acceder a las glucosas para obtener energía. Los músculos y órganos tendrán poca energía, y la persona puede sentir más hambre de lo usual.
  • Pérdida de peso: Cuando hay muy poca insulina, el cuerpo puede empezar a quemar grasa y músculos para obtener energía. Esto causa la pérdida de peso.
  • Fatiga. Cuando las células no tienen glucosa, el cuerpo se cansa. La fatiga puede interferir con la vida diaria cuando una persona tiene diabetes tipo 2.
  • Visión borrosa. La glucosa alta en sangre puede causar que los líquidos se extraigan del cristalino de los ojos, lo que causa hinchazón, y causa temporalmente la visión borrosa.
  • Infecciones y llagas. Toma más tiempo recuperarse de infecciones y llagas debido a que la circulación de la sangre es deficiente y puede haber otras deficiencias nutricionales.

Si la persona nota alguno de estos síntomas, debería comunicarse con su médico. La diabetes puede causar varias complicaciones graves. Mientras más rápido empieza una persona a controlar sus niveles de glucosa, mejor probabilidad tendrá de evitar complicaciones.

Síntomas en niños y adolescentes

La diabetes tipo 2 es más probable que aparezca después de los 45 años, pero puede afectar a los niños y adolescentes que:

  • tienen exceso de peso
  • no realizan mucha actividad física
  • tienen presión arterial alta
  • tienen antecedentes familiares de diabetes tipo 2
  • tienen origen afroamericano, asiático americano, hispanoamericano o nativo americano

Pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • pérdida de peso, a pesar del aumento del apetito y hambre
  • sed extrema y boca seca
  • micción frecuente e infecciones del tracto urinario
  • fatiga
  • visión borrosa
  • cicatrización lenta de cortaduras y heridas
  • entumecimiento u hormigueo en manos y pies
  • picazón en la piel

Si los cuidadores notan estos síntomas, deberían llevar al niño al médico. Estos también son los síntomas de la diabetes tipo 1. El tipo 1 es menos común, pero es más probable que afecte a los niños y adolescentes que los adultos. Sin embargo, la diabetes tipo 2 se está volviendo más común en personas jóvenes de lo que era en el pasado.

Síntomas en adultos mayores

Al menos el 25.2 por ciento de las personas de 65 años y más tienen diabetes tipo 2 en Estados Unidos. Pueden tener algunos o todos los síntomas clásicos de la diabetes tipo 2.

También pueden experimentar uno o más de lo siguiente:

  • fatiga parecida a la de la gripe, que incluye sensación letárgica y debilidad crónica
  • infecciones del tracto urinario
  • entumecimiento y hormigueo en las manos, brazos, piernas y pies, debido a la circulación y daño neurológico
  • problemas dentales, incluyendo infecciones de la boca y encías rojas e inflamadas

Share on Pinterest
Un síntoma temprano clásico de la diabetes puede ser una cortada que toma mucho tiempo en sanar.

La mayoría de las personas no experimentan síntomas en las etapas tempranas y es posible que no tengan síntomas por muchos años.

Una posible señal temprana de la diabetes tipo 2 es la piel oscura en ciertas áreas del cuerpo, incluyendo:

  • el cuello
  • los codos
  • las rodillas
  • los nudillos

Esto se conoce como acantosis nigricans.

Otros síntomas tempranos incluyen:

  • infecciones frecuentes de la vejiga, riñones o piel
  • cortaduras que toman más tiempo en sanar
  • fatiga
  • hambre extrema
  • aumento de la sed
  • frecuencia urinaria
  • visión borrosa

Una persona puede tener síntomas leves o ligeros por muchos años, pero estos pueden aumentar con el tiempo. Además, se pueden desarrollar problemas de salud.

Prediabetes y prevención de la diabetes

Una persona con niveles de azúcar en sangre de 100–125 mg/dl recibirá un diagnóstico de prediabetes. Esto significa que sus niveles de azúcar en sangre son altos, pero no tiene diabetes. Tomar acción en esta etapa puede evitar que se desarrolle diabetes.

Según un informe de 2016 publicado en The Journal of the American Board of Family Medicine, 33.6 por ciento de las personas de 45 años y más tuvieron prediabetes en 2012.

Los CDC calculan que aproximadamente 84 millones de adultos en Estados Unidos tienen prediabetes, pero la mayoría no lo sabe.

La diabetes puede causar varias complicaciones de salud si las personas no la controlan adecuadamente. Muchas son crónicas, a largo plazo, pero pueden convertirse en mortales. Otras personas necesitan atención médica inmediata, tan pronto como aparezcan.

Complicaciones de emergencia

Share on Pinterest
Sentirse mareado y desvanecerse puede ser un síntoma de hipoglucemia.

Las complicaciones pueden surgir rápidamente si el azúcar en sangre aumenta o disminuye demasiado.

Hipoglucemia

Si la glucosa en azúcar cae por debajo de 70 mg/dl, puede ser hipoglucemia o azúcar baja en sangre.

Esto puede suceder si una persona que usa insulina toma más de lo que necesita durante un momento en particular.

Una prueba de glucosa en sangre realizada en casa puede verificar la hipoglucemia.

Es determinante conocer las primeras señales de la hipoglucemia, ya que puede avanzar rápidamente, causando convulsiones y coma. En las primeras etapas, sin embargo, es fácil de tratar.

Los síntomas de la hipoglucemia incluyen:

  • confusión
  • mareos
  • sensación de desmayo
  • palpitaciones cardíacas
  • ritmo cardíaco acelerado
  • cambios de humor
  • pérdida de conciencia
  • sudoración
  • viscosidad

Si los síntomas son leves, una persona con frecuencia puede solucionar los niveles de azúcar baja en sangre al consumir:

  • unos cuantos caramelos duros
  • un vaso de jugo de naranja
  • una cucharada de miel
  • una tableta de glucosa

La persona debería esperar 15 minutos, realizar una prueba de azúcar en sangre y si todavía es baja, debería tomar otra tableta de glucosa o azúcar.

Cuando los niveles regresan a más de 70 mg/dl, la persona debería comer para estabilizar sus niveles de glucosa.

Si continúa baja durante 1 hora o más, o si los síntomas empeoran, alguien debería llevar a la persona a la sala de emergencias.

Cualquier persona que tenga episodios frecuentes o graves de hipoglucemia debería hablar con su médico, ya que podría necesitar ajustar su plan de tratamiento.

Hiperglucemia y cetoacidosis diabética (DKA)

Si los niveles de azúcar en sangre aumentan demasiado, puede desarrollar hiperglucemia. Si una persona nota aumento en la sed y micción, debería verificar sus niveles de azúcar en sangre.

Si el nivel está sobre el nivel objetivo que el médico recomienda, deberá tomar las acciones necesarias.

Sin tratamiento, una persona con hiperglucemia puede desarrollar cetoacidosis diabética (DKA, por sus siglas en inglés), que aparece cuando los niveles altos de cetonas se acumulan en sangre, lo que la hace demasiado ácida. Por esta razón, la persona también debería examinar sus niveles de cetonas.

La cetoacidosis puede causar:

  • dificultad para respirar
  • un olor a fruta en el aliento
  • boca seca
  • náuseas y vómitos
  • coma

Puede ser mortal. Una persona con estas señales y síntomas debería buscar atención médica inmediata.

Las personas que regularmente experimentan azúcar alta en sangre deberían hablar con su médico acerca de ajustar su plan de tratamiento.

Los kits de pruebas de glucosa en sangre y los kits de pruebas de cetonas están disponibles para comprar en línea. Las personas deberían verificar con su médico con qué frecuencia necesitan realizar la prueba.

Complicaciones a largo plazo

Mantener la glucosa en sangre dentro de los niveles objetivo puede evitar complicaciones que, con el tiempo, podrían convertirse en mortales y discapacitantes.

Algunas posibles complicaciones de la diabetes son:

  • enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos
  • hipertensión
  • daño neurológico (neuropatía)
  • daño en el pie
  • daño en los ojos y ceguera
  • enfermedad renal
  • problemas auditivos
  • problemas de la piel

El control efectivo de los niveles de glucosa en sangre puede reducir el riesgo de complicaciones.

Un médico puede diagnosticar diabetes tipo 2 con pruebas de sangre que miden los niveles de glucosa en sangre. Muchas personas descubren que tienen azúcar alta en sangre durante una prueba de detección de rutina, pero cualquier persona que experimente los síntomas deberá consultar al médico.

El tratamiento se enfoca en mantener los niveles de glucosa en sangre estables a un nivel saludable y evitar complicaciones. Las principales formas de lograrlo son a través de medidas en el estilo de vida.

Estas incluyen:

  • seguir una dieta saludable
  • lograr y mantener un peso e índice de masa corporal (IMC) saludables
  • actividad física
  • dormir lo suficiente
  • evitar o dejar de fumar
  • tomar los medicamentos o la insulina como lo recomienda el médico

Actualmente no existe cura para la diabetes, pero la mayoría de las personas con la afección pueden vivir una vida saludable al controlarla adecuadamente.

Es posible que las personas que mantienen un peso saludable, siguen una dieta saludable, y hacen ejercicio regularmente, no necesiten medicamentos. Tomar estas acciones puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

La detección de rutina puede alertar a una persona sobre niveles altos de azúcar en sangre en las etapas tempranas, cuando todavía hay tiempo para reducir, detener o revertir el progreso de la diabetes.

Los lineamientos actuales recomiendan las pruebas de detección regulares desde los 45 años de edad o menos, si una persona tiene otros factores de riesgo, como obesidad. Un médico puede aconsejar sobre las necesidades individuales.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 4 de junio de 2021.

Versión original escrita el 16 de abril de 2019.

Última revisión médica realizada el 16 de abril de 2019.