Los antibióticos, también conocidos como medicamentos antibacterianos, destruyen o ralentizan el crecimiento de bacterias.

Incluyen una variedad de medicamentos potentes y se utilizan para tratar enfermedades causadas por bacterias.

Los antibióticos no pueden tratar infecciones virales, como el resfriado, la gripe, así como los diferentes tipos de tos.

En este artículo te explicamos qué son los antibióticos, cómo funcionan, los posibles efectos secundarios y la resistencia a los antibióticos.

antibiotics
Los antibióticos son un medicamento común que los médicos recetan para combatir las bacterias.

Los antibióticos son medicamentos poderosos que combaten ciertas infecciones y pueden salvar vidas cuando se usan correctamente. Impiden que las bacterias se reproduzcan o las destruyen.

Antes de que las bacterias puedan multiplicarse y provocar síntomas, el sistema inmunitario normalmente puede eliminarlas. Los glóbulos blancos (WBC, en inglés) atacan a las bacterias dañinas y el sistema inmunitario generalmente puede hacerles frente y combatir la infección, incluso si se presentan síntomas.

Sin embargo, en ocasiones la cantidad de bacterias dañinas es excesiva y el sistema inmunitario no puede combatirlas todas. Los antibióticos son útiles en este escenario.

El primer antibiótico fue la penicilina. Los antibióticos a base de penicilina, como la ampicilina, amoxicilina y la penicilina G, siguen disponibles para tratar una variedad de infecciones y han existido durante mucho tiempo.

Hoy se cuenta con varios tipos de antibióticos modernos y, por lo general, solo están disponibles con receta en la mayoría de los países. Los antibióticos tópicos vienen en presentaciones de cremas y ungüentos de venta libre (OTC).

A algunos profesionales de la salud les preocupa que las personas estén abusando de los antibióticos. También creen que este uso excesivo contribuye al creciente número de infecciones bacterianas que se están volviendo resistentes a los medicamentos antibacterianos.

Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), el uso excesivo de antibióticos en pacientes ambulatorios es especialmente problemático. El uso de antibióticos parece ser mayor en algunas regiones, como el sureste.

El uso de carbapenémicos, una clase importante de antibióticos de última línea, aumentó significativamente de 2007 a 2010.

Alexander Fleming, en su discurso de aceptación del Premio Nobel en 1945, dijo:

“Existe el peligro de que un hombre ignorante pueda fácilmente aplicarse una dosis insuficiente de antibiótico, y, al exponer a los microbios a una cantidad no letal del medicamento, los haga resistentes”.

Como predijo el hombre que descubrió el primer antibiótico hace casi 70 años, la resistencia a los medicamentos está comenzando a ser algo común.

Hay diferentes tipos de antibióticos, que actúan de dos formas:

  • Un antibiótico bactericida, como la penicilina, mata las bacterias. Estos medicamentos suelen interferir con la formación de la pared celular bacteriana o su contenido celular.
  • Un bacteriostático detiene la multiplicación de las bacterias.

virus
Los antibióticos no son eficaces contra los virus.

Un médico receta antibióticos para el tratamiento de una infección bacteriana. No es eficaz contra los virus.

Saber si una infección es bacteriana o viral ayuda a tratarla efectivamente.

Los virus causan la mayoría de las infecciones del tracto respiratorio superior (URTI, en inglés), como el resfriado común y la gripe. Los antibióticos no funcionan contra estos virus.

Si se abusa de los antibióticos o se usan incorrectamente, las bacterias pueden volverse resistentes. Esto significa que el antibiótico se vuelve menos efectivo contra ese tipo de bacteria, ya que la bacteria ha podido mejorar sus defensas.

Un médico puede recetar un antibiótico de amplio espectro para tratar una amplia gama de infecciones. Un antibiótico de espectro reducido solo es eficaz contra unos cuantos tipos de bacterias.

Algunos antibióticos atacan a las bacterias aerobias, mientras que otros actúan contra las bacterias anaerobias. Las bacterias aerobias necesitan oxígeno y las anaerobias no.

En algunos casos, un profesional de la salud puede proporcionar antibióticos para prevenir en lugar de tratar una infección, como podría ser antes de una cirugía. Este es el uso “profiláctico” de antibióticos. Estos antibióticos suelen utilizarse antes de la cirugía intestinal y ortopédica.

Los antibióticos comúnmente causan los siguientes efectos secundarios:

  • diarrea
  • náusea
  • vómitos
  • erupción
  • malestar estomacal
  • con ciertos antibióticos o un uso prolongado, infecciones micóticas de la boca, tracto digestivo y vagina

Los efectos secundarios menos comunes de los antibióticos incluyen:

  • formación de cálculos renales, al tomar sulfonamidas
  • coagulación sanguínea anormal, cuando se toman algunas cefalosporinas
  • sensibilidad a la luz solar, cuando se toman tetraciclinas
  • trastornos de la sangre, cuando se toma trimetoprima
  • sordera, cuando se toma eritromicina y aminoglucósidos

Algunas personas, especialmente los adultos mayores, pueden experimentar inflamación intestinal, lo que puede provocar diarrea severa con sangre.

En casos menos comunes, las penicilinas, cefalosporinas y la eritromicina también pueden causar inflamación intestinal.

Algunas personas pueden desarrollar una reacción alérgica a los antibióticos, especialmente a las penicilinas. Los efectos secundarios pueden incluir sarpullido, hinchazón de la lengua y la cara, y dificultad para respirar.

Las reacciones alérgicas a los antibióticos pueden ser de hipersensibilidad inmediata o retardada.

Cualquiera que tenga una reacción alérgica a un antibiótico debe informar a su médico o farmacéutico. Las reacciones a los antibióticos pueden ser graves y, en ocasiones, mortales. Estas se llaman reacciones anafilácticas.

Las personas con función hepática o renal reducida deben tener cuidado al usar antibióticos. Esto puede afectar los tipos de antibióticos que pueden usar o la dosis que reciben.

De igual manera, las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben hablar con un médico sobre los antibióticos que pueden tomar.

Las personas que toman un antibiótico no deben tomar otros medicamentos o remedios a base de hierbas sin antes hablar con un médico. Ciertos medicamentos de venta libre también pueden interactuar con los antibióticos.

Algunos médicos sugieren que los antibióticos pueden reducir la eficacia de los anticonceptivos orales. Sin embargo, las investigaciones no suelen respaldar esto.

No obstante, las personas que experimentan diarrea y vómitos o que no toman su anticonceptivo oral durante la enfermedad debido a un malestar estomacal, pueden encontrar que su eficacia se reduce.

En estas circunstancias, tome precauciones adicionales para no quedar embarazada.

Antibiotic doctor advice
Las personas no deben suspender el tratamiento con antibióticos. En caso de duda, pueden consultar a su médico.

Es común que los antibióticos se tomen por vía oral. Sin embargo, los médicos pueden administrarlos por inyección o aplicarlos directamente en la parte del cuerpo infectada.

La mayoría de los antibióticos comienzan a combatir las infecciones en unas pocas horas. Complete todo el ciclo de medicación para evitar la reaparición de la infección.

Suspender el medicamento antes de que finalice el curso aumenta el riesgo de que las bacterias se vuelvan resistentes a futuros tratamientos. Las bacterias que sobreviven habrán tenido alguna exposición al antibiótico y, en consecuencia, pueden desarrollar resistencia a él.

Es necesario completar el curso del tratamiento con antibióticos incluso después de ver una mejora en los síntomas.

No tomes algunos antibióticos con ciertos alimentos y bebidas. Toma otros con el estómago vacío, aproximadamente una hora antes de las comidas o 2 horas después. Sigue las instrucciones correctamente para que el medicamento sea efectivo. Las personas que toman metronidazol no deben beber alcohol.

Evita los productos lácteos cuando tomes tetraciclinas, ya que pueden interrumpir la absorción del medicamento.

Leer el artículo en inglés