La diabetes tipo 2 es una afección que afecta el control del azúcar en la sangre. Una persona puede controlar la afección siguiendo una dieta saludable y manteniendo un peso corporal saludable. Una dieta cetogénica es una dieta alta en grasas, moderada en proteínas y muy baja en carbohidratos que puede ayudar a algunas personas a mantener el azúcar en la sangre.

Algunas personas han sugerido que este tipo de dieta podría ayudar a una persona con diabetes, pero la Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés) no recomienda ninguna dieta individual por sobre otra.

Cada persona tiene diferentes necesidades dietéticas. Los médicos ahora individualizan los planes de dieta en base a los hábitos alimentarios actuales, las preferencias y un peso objetivo o nivel de azúcar en la sangre para esa persona.

Los alimentos que contienen carbohidratos, como pan, arroz, pasta, leche y fruta, son la fuente principal para muchos procesos del cuerpo. El cuerpo utiliza insulina para ayudar a llevar la glucosa de la sangre a las células para obtener energía.

Sin embargo, en una persona con diabetes, la insulina está ausente o no funciona correctamente. Esto interrumpe la capacidad del cuerpo para usar carbohidratos de manera efectiva y, a su vez, hace que los azúcares estén altos en la sangre.

Si una persona consume alimentos altos en carbohidratos, puede causar un aumento en la glucosa en la sangre, especialmente en una persona con diabetes. La dieta es importante para la diabetes tipo 1 y tipo 2.

Limitar el consumo de carbohidratos es el concepto principal de la dieta cetogénica.

Los investigadores inicialmente desarrollaron y continúan recomendando la dieta para los niños con epilepsia. Sin embargo, algunas revisiones sostienen que también podría beneficiar a algunas personas con diabetes.

Algunas investigaciones han sugerido que seguir una dieta cetogénica podría:

  • reducir el riesgo de diabetes en personas que aún no la tienen
  • mejorar el control glucémico en personas con diabetes
  • ayudar a las personas a perder peso excesivo

En este artículo, vemos la posible relación entre la dieta cetogénica y la diabetes.

La dieta cetogénica restringe severamente los carbohidratos. Obliga al cuerpo a descomponer las grasas para obtener energía. El proceso de usar grasa para la energía se llama cetosis. Esta produce una fuente de combustible llamada cetonas.

Efecto en los niveles de azúcar en la sangre

keto dietShare on Pinterest
La dieta cetogénica puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre a largo plazo.

Una dieta cetogénica puede ayudar a algunas personas con diabetes tipo 2 porque permite que el cuerpo mantenga los niveles de glucosa en un nivel bajo pero saludable.

La ingesta más baja de carbohidratos en la dieta puede ayudar a eliminar los grandes picos de azúcar en la sangre, reduciendo la necesidad de insulina.

Estudios sobre dietas cetogénicas, incluyendo investigaciones de 2018, han determinado que pueden ser útiles para controlar los niveles de HbA1c. Esto se refiere a la cantidad de glucosa que viaja con hemoglobina en la sangre durante aproximadamente 3 meses.

Efectos en los medicamentos

La dieta cetogénica puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre. De esa manera, algunas personas con diabetes tipo 2 que también siguen una dieta cetogénica pueden reducir su necesidad de medicamentos.

Sin embargo, los científicos han advertido que aquellos que siguen la dieta cetogénica junto con un régimen de insulina podrían tener un mayor riesgo de desarrollar hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre).

La hipoglucemia ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre caen a 70 miligramos por decilitro (mg/dL) o menos.

Es mejor hablar sobre cualquier cambio en la dieta con tu médico mientras estés tomando medicamentos. No consumir suficientes carbohidratos puede ser peligroso cuando se toman ciertos medicamentos para la diabetes.

Efectos en el peso

La dieta cetogénica ayuda al cuerpo a quemar grasa. Esto es beneficioso cuando una persona está tratando de perder peso y puede ser útil para las personas cuyo exceso de peso ha influido en el desarrollo de la prediabetes y la diabetes tipo 2.

Incluso la pérdida de peso ligera y moderada a través de la dieta y el ejercicio puede apoyar el control glucémico, el bienestar general y la distribución de energía durante el día en personas que tienen diabetes.

Las investigaciones han demostrado que las personas que realizan una dieta cetogénica muestran una mejoría en el manejo del nivel de azúcar en la sangre y que algunas han experimentado una pérdida de peso notable.

Beneficios

La dieta cetogénica puede conducir a una variedad de otros beneficios incluyendo:

  • presión arterial más baja
  • sensibilidad mejorada a la insulina
  • menor dependencia a los medicamentos
  • mejoras en las lipoproteínas de alta densidad (HDL), o colesterol “bueno”, sin añadir lipoproteínas de baja densidad (LDL) ni colesterol “malo”
  • baja en la insulina

Share on Pinterest
La planificación de los alimentos es vital para las personas con diabetes.

Las dietas cetogénicas son estrictas, pero pueden proporcionar una nutrición amplia cuando una persona las sigue cuidadosamente y es consciente de satisfacer las necesidades nutricionales.

La idea es mantenerte alejado de los alimentos ricos en carbohidratos que podrían aumentar los niveles de insulina. Usualmente, el consumo de carbohidratos en una dieta cetogénica oscila entre 20 y 50 gramos (g) al día.

Para seguir la dieta cetogénica, las personas deben tratar de desarrollar un plan de dieta en el cual el 10 por ciento de las calorías provengan de los carbohidratos, el 20 por ciento de las proteínas y el 70 por ciento de las grasas. Sin embargo, hay diferentes versiones de la dieta y las proporciones varían dependiendo del tipo.

Deberían evitarse los alimentos procesados y enfocarse en los alimentos naturales.

Una dieta cetogénica debe consistir en los siguientes tipos de alimentos:

  • Verduras bajas en carbohidratos. Una buena regla general es comer verduras sin almidón en cada comida. Ten cuidado con las verduras con almidón, como las papas y el maíz.
  • Huevos. Los huevos son bajos en carbohidratos, así como una excelente fuente de proteína.
  • Carnes. Las carnes grasosas son aceptables, pero se deben comer con moderación para considerar la salud del corazón. Además, debes estar consciente si consumes demasiada proteína. La combinación de un alto nivel de proteína con bajos niveles de carbohidratos puede hacer que el hígado convierta la proteína en glucosa. Esto aumentaría los niveles de azúcar en sangre.
  • Fuentes de grasas saludables. Estas incluyen aguacates, aceite de oliva, nueces y semillas. Aunque la dieta es principalmente grasa, es importante y recomendado incluir la mayoría de las grasas saludables en lugar de opciones no tan saludables como el tocino, las salchichas, la carne roja y los quesos fritos.
  • Pescado. Esta es una buena fuente de proteínas.
  • Bayas. Estas son buenas fuentes de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes que pueden consumirse en la dieta cetogénica en la cantidad correcta.

Un problema con esta dieta es que puede ser difícil seguirla a largo plazo.

La dieta cetogénica puede ser una opción viable para el control de la glucosa en algunas personas con diabetes tipo 2.

Ya que la dieta cetogénica implica cambiar a una fuente diferente de energía, puede causar algunos efectos adversos.

Efectos secundarios a corto plazo

El cambio en la dieta puede causar síntomas que se asemejan a la abstinencia de una sustancia como la cafeína.

Estos síntomas pueden incluir:

  • ceto-flu, un grupo de síntomas a corto plazo que se parecen a los de la gripe
  • cambios notables en los hábitos intestinales, como el estreñimiento
  • calambres molestos en las piernas
  • pérdida notable de energía
  • confusión mental
  • micción frecuente
  • dolores de cabeza
  • pérdida de sales

En la mayoría de los casos, los efectos secundarios son temporales. Las personas con frecuencia no experimentan problemas de salud a largo plazo.

Efectos secundarios a largo plazo

Los efectos a largo plazo pueden incluir el desarrollo de cálculos renales y un mayor riesgo de fracturas óseas debido a la acidosis.

Otras complicaciones incluyen el riesgo de dislipidemia y un posible aumento de episodios hipoglucémicos.

Algunos estudios en animales han sugerido que, ya que una dieta baja en carbohidratos a menudo implica grasa adicional, podría haber un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, debido a la acumulación de grasas en las arterias. Las personas con diabetes ya tienen un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular.

Los niños también pueden experimentar crecimiento atrofiado, debido a los niveles reducidos de un factor de crecimiento similar a la insulina que puede causar la erosión ósea. Esto puede significar huesos débiles que son altamente susceptibles a fracturas cuando una persona sigue la dieta cetogénica.

No existe evidencia sobre la seguridad y eficacia a largo plazo de la dieta cetogénica y los investigadores han requerido más estudios primarios y más evidencia antes de recomendarla.

Share on Pinterest
El médico puede recomendar un plan de comidas específico en lugar de sugerir una dieta.

La dieta cetogénica es uno de los muchos planes de alimentación que puede ayudar a las personas a controlar su peso.

Sin embargo, la mayoría de los médicos no recomienda la dieta cetogénica para controlar la diabetes.

Existen muchas otras dietas ricas en nutrientes que tienen como objetivo equilibrar el consumo de carbohidratos, proteínas y grasas, controlar el peso corporal y mantener el azúcar en la sangre dentro de un rango saludable.

Muchos de estos tienen beneficios mensurables para las personas con diabetes.

Los críticos de la dieta cetogénica se centran en los efectos adversos, incluyendo la posibilidad de daño renal, enfermedad cardiovascular y episodios hipoglucémicos.

Mantener este tipo de dieta también puede ser difícil a largo plazo, ya que es muy restrictiva.

Esto puede causar aumento de peso más adelante, particularmente si una persona comienza a comer niveles desequilibrados de carbohidratos una vez que regresa a una dieta regular.

Los críticos también indican que no existe evidencia que apoye los beneficios a largo plazo de la dieta cetogénica.

Las autoridades de salud de Estados Unidos no recomiendan la dieta cetogénica como una manera de controlar la diabetes.

Es mejor que las personas se enfoquen en:

  • seguir una dieta saludable y balanceada con abundantes frutas y verduras frescas
  • distribuir el consumo de carbohidratos uniformemente a lo largo del día
  • comer comidas más pequeñas con más frecuencia en lugar de una comida grande una vez al día
  • seguir el consejo del médico, quien probablemente recomendará un plan de dieta personalizado

El médico o nutricionista puede ayudar a una persona a elegir el plan que mejor se adapte a su estilo de vida. Las personas deberían encontrar una dieta que funcione para ellas y las haga sentirse bien.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 26 de diciembre de 2021.

Versión original escrita el 29 de marzo de 2019.

Última revisión médica realizada el 29 de marzo de 2019.