If you buy something through a link on this page, we may earn a small commission. How this works.

La secreción vaginal es un líquido que contiene una mezcla de secreciones vaginales y moco cervical. La cantidad de secreción vaginal producida varía de una mujer a otra, pero suele ser normal y saludable.

El embarazo, el cambio de hormonas o la presencia de una infección también pueden afectar la consistencia y la cantidad de secreción vaginal.

Por lo general, la secreción vaginal comienza tras el primer período menstrual de una chica y tiene varias funciones. Naturalmente, mantiene la vagina limpia, proporciona lubricación durante las relaciones sexuales y puede ayudar a prevenir infecciones.

Woman using the toiletShare on Pinterest
La secreción vaginal puede cambiar de aspecto durante el ciclo menstrual.

La secreción vaginal puede ser anómala o normal. En muchos casos, no supone un problema.

La secreción vaginal normal es clara, puede ser espesa o ligera, y generalmente no tiene olor. La cantidad producida y la consistencia pueden cambiar en diferentes momentos durante el ciclo menstrual de una mujer.

Por ejemplo, la secreción puede volverse más pesada, más espesa y más notable cuando una mujer está ovulando. También puede ser blanca en este momento.

La cantidad de secreción también puede cambiar debido a la actividad sexual y al uso de anticonceptivos.

Existen diferentes tipos de secreción vaginal en función de la consistencia y el color. Los cambios en el color, la cantidad o el olor de la secreción vaginal pueden indicar un problema.

En algunos casos, es difícil hacer un diagnóstico basado sólo en la secreción vaginal. Otros síntomas, como ardor, picazón o irritación, suelen ser una mejor indicación de problemas.

A continuación se presentan diferentes tipos de secreción vaginal y sus posibles causas.

Blanca

Los diferentes tonos de secreción blanca pueden ser normales, especialmente si ocurren durante la ovulación o justo antes del período de la mujer. Mientras no haya picazón, ardor u olor inusual que acompañe a la secreción, probablemente no haya un problema subyacente.

Pero en otros casos, la secreción vaginal blanca podría ser un signo de una infección. Si la secreción es grumosa y se parece al queso cottage, puede deberse a una infección por hongos.

Una infección por hongos también puede causar picazón y ardor vaginal. Ocurre debido a un crecimiento excesivo de un tipo de hongo llamado Candida.

La secreción vaginal blanca y ligera con un fuerte olor a pescado puede indicar vaginosis bacteriana (VB). La VB es la infección vaginal más común en mujeres entre 15 y 44 años. Otros síntomas pueden incluir ardor al orinar y picazón vaginal.

Amarilla

La secreción amarilla puede o no indicar una infección. Si es de color amarillo pálido, inodoro y no acompaña a otros síntomas, puede no ser motivo de preocupación.

En otros casos, la secreción amarilla puede ser un signo de una infección de transmisión sexual (ITS) o una infección bacteriana.

Las causas de la secreción amarilla incluyen:

  • Tricomoniasis, que también puede causar picazón, dolor al orinar y un olor desagradable.
  • Clamidia, que a menudo no presenta ningún síntoma.

Transparente

La secreción vaginal transparente suele ser normal. Sin embargo, la cantidad puede variar durante el ciclo menstrual mensual de una mujer y entre individuos.

Por ejemplo, la secreción transparente puede ser elástica y tener una consistencia de clara de huevo en el momento de la ovulación.

No necesita prevenir la secreción vaginal normal. Sin embargo, puede evitar una secreción anómala si toma las siguientes precauciones:

  • Evite las duchas, que pueden destruir las bacterias buenas que ayudan a prevenir las infecciones vaginales.
  • Use ropa interior de algodón, que absorbe la humedad y puede prevenir una infección por hongos.
  • Practique sexo seguro usando un condón, limitando el número de parejas sexuales y haciéndose la prueba regularmente para detectar Infecciones de transmisión sexual.
  • Use jabones, tampones y toallas higiénicas sin perfume. Los productos perfumados o fuertes pueden alterar el equilibrio natural de las bacterias en la vagina, lo que puede aumentar el riesgo de infección.

Share on Pinterest
La secreción anormal puede ser un signo de infección y puede requerir atención médica.

La secreción vaginal a menudo no es motivo de preocupación, pero hay momentos en que los cambios pueden indicar un problema.

Diferentes tipos de infecciones pueden tener síntomas similares, pero se tratan de manera diferente. Es esencial consultar a un médico si se desarrolla alguna de las siguientes situaciones:

  • secreción verde, amarilla o gris
  • picazón o ardor vaginal
  • secreción que es burbujeante, espumosa o que se parece al requesón
  • un olor desagradable o a pescado
  • dolor pélvico

Para determinar la causa de la secreción anormal, el médico puede preguntar sobre cualquier síntoma adicional, el estado de salud general de una persona y sus antecedentes sexuales.

El tratamiento para la causa subyacente de la secreción vaginal anómala variará y puede incluir antibióticos o medicamentos antimicóticos.

La secreción vaginal suele ser normal, pero hay casos en que el color, la cantidad o la consistencia pueden indicar un problema.

Las infecciones por hongos o levaduras, las Infecciones de transmisión sexual y la vaginosis bacteriana pueden provocar un cambio en la secreción vaginal. En la mayoría de los casos, las causas de secreción vaginal anómala pueden curarse con éxito.

Traducido por Brenda Carreras

Revisado por Carmen María González Morales

Leer el artículo en Inglés