La deshidratación ocurre cuando sale más agua y líquidos del cuerpo de los que entran. Incluso los niveles bajos de deshidratación pueden causar dolores de cabeza, letargo y estreñimiento.

El cuerpo humano está compuesto aproximadamente de un 75% de agua. Sin esta agua, no puede sobrevivir. El agua se encuentra dentro de las células, dentro de los vasos sanguíneos y entre las células.

Un sofisticado sistema de manejo del agua mantiene nuestros niveles de agua equilibrados y nuestro mecanismo de sed nos indica cuándo debemos aumentar la ingesta de líquidos.

Si bien el agua se pierde constantemente a lo largo del día al respirar, sudar, orinar y defecar, podemos reponer el agua de nuestro cuerpo bebiendo líquidos. El cuerpo también puede transportar el agua a las áreas donde más se necesita si comienza la deshidratación.

La mayoría de los casos de deshidratación se pueden revertir fácilmente aumentando la ingesta de líquidos, pero los casos graves de deshidratación requieren atención médica inmediata.

Datos básicos sobre la deshidratación

  • Cerca de tres cuartas partes del cuerpo humano son agua.
  • Las causas de la deshidratación incluyen diarrea, vómitos y sudoración.
  • Entre las personas con mayor riesgo de deshidratación están los atletas, personas que están en altitudes elevadas y adultos mayores.
  • Los primeros síntomas de deshidratación incluyen sequedad de boca, letargo y mareos.

Water depletion
La deshidratación es fácil de revertir, pero puede ser grave si no se controla.

Los primeros síntomas de deshidratación incluyen sed, orina más oscura y menor producción de orina. De hecho, el color de la orina es uno de los mejores indicadores del nivel de hidratación de una persona: la orina clara significa que está bien hidratada y la orina más oscura significa que está deshidratada.

Sin embargo, es importante señalar que, la deshidratación puede ocurrir sin sed, sobre todo en los adultos mayores. Por tal motivo es importante beber más agua cuando se está enfermo o durante el clima más caluroso.

A medida que la afección avanza a una deshidratación moderada, los síntomas incluyen:

  • boca seca
  • letargo
  • debilidad en los músculos
  • dolor de cabeza
  • mareos

La deshidratación severa (pérdida del 10% al 15% del agua del cuerpo) puede caracterizarse por versiones extremas de los síntomas anteriores, así como por:

  • falta de sudoración
  • ojos hundidos
  • piel seca y arrugada
  • presión arterial baja
  • ritmo cardíaco acelerado
  • fiebre
  • delirios
  • inconsciencia

Los síntomas en los niños

  • en los bebés: una fontanela (mollera) hundida (punto blando en la parte superior de la cabeza)
  • lengua y boca secas
  • irritabilidad
  • sin lágrimas al llorar
  • mejillas y/u ojos hundidos
  • sin pañal mojado durante 3 horas o más

Las causas básicas de la deshidratación son no ingerir suficiente agua, perder demasiada agua o una combinación de ambos.

A veces, no es posible consumir suficientes líquidos porque estamos demasiado ocupados, carecemos de los servicios de agua o fuerzas para beber o estamos en un lugar sin agua potable (durante una caminata o un campamento, por ejemplo). Las causas adicionales de deshidratación incluyen:

Diarrea: la causa más común de deshidratación y muertes relacionadas. El intestino grueso absorbe el agua de los alimentos y la diarrea evita que esto suceda. El cuerpo libera demasiada agua, lo que provoca deshidratación.

Vómitos: conduce a una pérdida de líquidos y dificulta que el agua se reponga bebiéndola.

Sudor: el mecanismo de enfriamiento del cuerpo libera una cantidad significativa de agua. El clima cálido y húmedo y la actividad física vigorosa pueden aumentar aún más la pérdida de líquidos por sudoración. De forma similar, la fiebre puede provocar una mayor sudoración y puede deshidratar al paciente, especialmente si también hay diarrea y vómitos.

Diabetes: los niveles altos de azúcar en la sangre provocan un aumento de la micción y pérdida de líquidos. Consejos para manejar el calor del verano para personas con diabetes.

Micción frecuente: por lo general, causada por diabetes no controlada, pero también puede deberse al consumo de alcohol y medicamentos como diuréticos, antihistamínicos, medicamentos para la presión arterial y antipsicóticos.

Quemaduras: los vasos sanguíneos pueden dañarse, provocando que el líquido se filtre a los tejidos circundantes.

Older Asian adult drinking water
Los adultos mayores se deshidratan con frecuencia.

Si bien la deshidratación puede ocurrirle a cualquiera, algunas personas corren un mayor riesgo. Aquellos que están en mayor riesgo incluyen:

  • Personas en altitudes más elevadas.
  • Atletas, especialmente aquellos en eventos de resistencia, como maratones, triatlones y torneos de ciclismo. La deshidratación puede disminuir el rendimiento en los deportes, como explica este artículo.
  • Personas con enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedad renal, fibrosis quística, alcoholismo y trastornos de las glándulas suprarrenales.
  • Bebés y niños, más comúnmente debido a diarrea y vómitos.

La deshidratación en los adultos mayores también es común; a veces esto ocurre porque beben menos agua, de manera que no necesiten levantarse para ir al baño con tanta frecuencia. También hay cambios en el cerebro, lo que significa que no siempre sienten sed.

Si no se controla la deshidratación, puede provocar complicaciones graves que pueden incluir:

Volumen sanguíneo bajo: una menor cantidad de sangre produce una caída de la presión arterial y una reducción de la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos, lo cual puede poner en peligro la vida.

Convulsiones: como consecuencia de un desequilibrio de electrolitos.

Problemas renales: incluyendo cálculos renales, infecciones urinarias y eventualmente insuficiencia renal.

Lesión por calor: desde calambres leves hasta agotamiento por calor o incluso insolación.

Un médico utilizará exámenes físicos y mentales para diagnosticar la deshidratación. Un paciente que presenta síntomas como desorientación, presión arterial baja, ritmo cardíaco rápido, fiebre, falta de sudor y piel inelástica generalmente se considerará deshidratado.

Los análisis de sangre se usan a menudo para evaluar la función renal y controlar los niveles de sodio, potasio y otros electrolitos. Los electrolitos son sustancias químicas que regulan la hidratación en el cuerpo y son vitales para la función nerviosa y muscular. Un análisis de orina proporcionará información muy útil para ayudar a diagnosticar la deshidratación. En una persona deshidratada, la orina tendrá un color más oscuro y será más concentrada, conteniendo un cierto nivel de compuestos llamados cetonas.

Para diagnosticar la deshidratación en los bebés, los médicos generalmente buscan un punto blando hundido en el cráneo. También pueden buscar pérdida de sudor y ciertas características de tono muscular.

La deshidratación debe tratarse reponiendo el nivel de líquido en el cuerpo. Esto se puede hacer consumiendo líquidos claros como agua, caldos claros, agua helada o paletas heladas o bebidas deportivas (como Gatorade). Sin embargo, algunos pacientes deshidratados requerirán fluidos por vía intravenosa para rehidratarse. Las personas deshidratadas deben evitar las bebidas que contengan cafeína, como el café, el té y las gaseosas.

Las condiciones subyacentes que causan deshidratación también deben tratarse con la medicación adecuada. Esto puede incluir medicamentos disponibles para comprar sin receta o en línea, como antidiarreicos, antieméticos (para detener los vómitos) y medicamentos contra la fiebre.

La prevención es realmente el tratamiento más importante para la deshidratación. Consumir muchos líquidos y alimentos con alto contenido de agua (como frutas y verduras) debería ser suficiente para que la mayoría de las personas eviten la deshidratación.

Las personas deben tener cuidado al realizar actividades cuando el calor es muy intenso o durante la parte más calurosa del día, y cualquier persona que esté haciendo ejercicio debe hacer de la reposición de líquidos una prioridad.

Dado que los ancianos y los muy jóvenes tienen mayor riesgo de deshidratación, se les debe prestar especial atención para asegurarse de que estén recibiendo suficientes líquidos.

Leer el artículo en inglés