shot of waiting room after a covid vaccinationShare on Pinterest
Una nueva investigación compara la inmunidad de haber contraído SARS-CoV-2 una vez con la inmunidad que otorga una vacuna. Ian Forsyth/Stringer/Getty Images
  • Persisten muchas preguntas sobre la inmunidad contra el SARS-CoV-2, especialmente ante la variante Delta.
  • Investigadores en Israel han comparado la inmunidad natural adquirida por la infección con la inmunidad adquirida por la vacunación.
  • La inmunidad natural más una dosis de la vacuna puede ser la combinación más eficaz para prevenir la reinfección.

Hay muchas preguntas sobre la protección a largo plazo que ofrecen las vacunas contra COVID-19. ¿Cuánto tiempo dura la protección? ¿Se necesitan refuerzos? ¿Son eficaces las vacunas contra la variante delta? ¿Son las vacunas tan eficaces como la inmunidad natural?

Un estudio recientemente publicado proporciona datos que pueden responder algunas de estas preguntas. El documento aún no ha sido revisado por expertos, y aparece en el servidor de preimpresión medRxiv.

El estudio se realizó en Israel, un país con una de las tasas más altas de vacunación contra COVID-19 en el mundo. Debido a que Israel ha experimentado un reciente aumento en los casos relacionados con la variante delta, las personas han expresado muchas preocupaciones acerca de la eficacia de estas vacunas. Además, ha habido informes oficiales de disminución de la protección contra el virus.

La Dra. Elitza S. Theel, directora del Laboratorio de Serología de Enfermedades Infecciosas en la Clínica Mayo, dijo recientemente a Medical News Today: “Debido a múltiples estudios, sabemos que los individuos seropositivos (anticuerpos positivos), ya sea de infección natural previa o por vacunación, están en un riesgo significativamente menor de contraer COVID-19, en comparación con personas no infectadas o no vacunadas”.

Sin embargo, la eficacia a largo plazo de las vacunas contra diferentes variantes es aún desconocida, a pesar de informes ocasionales de inmunidad debilitada.

Mientras tanto, el grado y la duración de la protección proporcionada por una infección anterior por SARS-CoV-2 sigue siendo poco clara. Además, identificar reinfecciones, contrario a la propagación viral prolongada, sigue siendo un desafío.

Ahora, ha pasado suficiente tiempo desde el inicio de la pandemia y la implementación de vacunas para evaluar finalmente la protección a largo plazo en relación con la inmunidad natural e inducida por la vacuna.

Los investigadores de Israel compararon las tasas de infección después de la vacunación, llamada infección posvacunación, con las tasas de reinfección. Los investigadores obtuvieron los datos de la base de datos de Maccabi Healthcare Services, la segunda organización de mantenimiento de la salud más grande de Israel.

Maccabi Healthcare Services es un fondo de salud sin fines de lucro impuesto por el estado, que cubre el 26 por ciento de la población israelí y proporciona una muestra representativa de residentes israelíes, dicen los autores del estudio. La base de datos incluye amplios datos demográficos, mediciones clínicas, diagnósticos ambulatorios y hospitalarios y datos de laboratorio exhaustivos.

La población del estudio incluyó personas de al menos 16 años que se encontraban en una de tres categorías:

  • aquellos que habían sido vacunados al menos 6 meses antes
  • aquellos que habían tenido una infección por SARS-CoV-2 documentada al menos 6 meses antes
  • aquellos que tenían una infección por SARS-CoV-2 al menos 6 meses antes y habían recibido una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech al menos 7 días antes de que comenzara el período de estudio

El análisis indicó que las personas que nunca habían tenido la infección y recibieron una vacuna en enero o febrero de 2021 tenían hasta 13 veces más probabilidades de contraer el virus que las personas que ya habían tenido la infección.

Los investigadores también compararon las tasas de reinfección entre personas que alguna vez habían tenido una infección por SARS-CoV-2 confirmada y que todavía no estaban vacunadas y personas que alguna vez habían tenido la infección y también habían recibido una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech.

Los resultados mostraron que el grupo no vacunado tenía el doble de probabilidades de contraer la infección nuevamente, en comparación con los que habían recibido una dosis de la vacuna.

Los hallazgos parecen indicar una mayor protección de la inmunidad natural sobre la inmunidad que da la vacuna. Esto puede deberse a una respuesta inmune más amplia a las proteínas SARS-CoV-2, en comparación con la activación inmune proporcionada por la vacuna, sugieren los investigadores.

Los expertos en enfermedades por infección advierten que los hallazgos no deben considerarse una excusa para no vacunarse. En una entrevista con MNT, el Dr. William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en Vanderbilt University Medical Center, dijo que las vacunas están haciendo exactamente lo que se esperaba que hicieran.

“Todas las vacunas que tenemos, de Moderna, Pfizer, y [Johnson & Johnson], son muy eficaces para evitar la hospitalización; y una forma grave de la enfermedad que requiera hospitalización”.

Los investigadores detrás del nuevo estudio reconocen varias limitaciones. Ya que la variante Delta fue dominante durante el período de estudio, los hallazgos relacionados con la inmunidad natural pueden no aplicar a las infecciones con otras variantes del SARS-CoV-2.

Además, el análisis solo incluyó la vacuna de Pfizer-BioNTech ARNm BNT162b2, por lo que es posible que los resultados no se apliquen a personas con otros tipos de vacuna contra COVID-19.

Otras limitaciones incluyen una posible subestimación de las infecciones asintomáticas, ya que, con frecuencia, no se realizan pruebas ni registran estos casos.

Por último, el análisis no tuvo en cuenta factores como el distanciamiento social y el uso del cubrebocas, y esto puede haber afectado los resultados.

Los resultados sugieren que la inmunidad natural proporciona protección más duradera y más fuerte contra la infección, la enfermedad sintomática y la hospitalización debido a la variante delta, en comparación con la protección de la vacuna de dos dosis de Pfizer-BioNTech, concluyen los investigadores.

Además, aquellos con inmunidad natural muestran protección adicional contra la variante delta cuando se les administra una sola dosis de la vacuna, según los resultados.

Los investigadores siguen investigando la protección a largo plazo proporcionada por una tercera dosis, o refuerzo, de esta vacuna.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 1 de diciembre de 2021.

Versión original escrita el 6 de septiembre de 2021.

Última revisión verificación de datos realizada el 6 de septiembre de 2021.