El cáncer de mama es el cáncer invasivo más común en las mujeres y la segunda causa principal de muerte por cáncer en las mujeres después del cáncer de pulmón.

Los avances en la detección y el tratamiento del cáncer de seno han mejorado drásticamente las tasas de supervivencia desde 1989. Según la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society, ACS), hay más de 3.1 millones de sobrevivientes de cáncer de seno en los Estados Unidos. La probabilidad de que una mujer muera de cáncer de seno es 1 de cada 38, aproximadamente (2.6%).

La ACS estima que 268,600 mujeres recibirán un diagnóstico de cáncer de seno invasivo y 62,930 personas recibirán un diagnóstico de cáncer no invasivo en 2019 .

En el mismo año, la ACS informa que 41,760 mujeres morirán como resultado del cáncer de seno. Sin embargo, debido a los avances en el tratamiento, las tasas de mortalidad por cáncer de seno han ido disminuyendo desde 1989.

Conocer los síntomas y la necesidad de exámenes de detección son formas importantes de reducir el riesgo. En raras ocasiones, el cáncer de seno también puede afectar a los hombres, pero este artículo se centrará en el cáncer de seno en las mujeres.

a woman wondering what there is to know about breast cancer
Las pruebas de detección periódicas son importantes para reducir los riesgos de cáncer de seno.

Los primeros síntomas del cáncer de seno suelen ser un área de tejido engrosado en el seno o un bulto en el seno o en una axila.

Otros síntomas incluyen:

  • dolor en las axilas o el pecho que no cambia con el ciclo mensual
  • hoyuelos o enrojecimiento en la piel del seno, como la cáscara de una naranja
  • erupción en uno de los pezones
  • secreción de un pezón, posiblemente con sangre
  • un pezón hundido o invertido
  • un cambio en el tamaño o forma del seno
  • descamación de la piel en el seno o pezón

La mayoría de los bultos no son cancerosos. Sin embargo, las mujeres deben hacerse examinar por un profesional de la salud si notan un bulto en el seno.

Un médico clasifica el cáncer según el tamaño del tumor y si se ha diseminado a los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.

Existen diferentes formas de estadificar el cáncer de seno. Una forma es de la etapa 0 a la 4, con categorías subdivididas en cada etapa. Las descripciones de las cuatro etapas principales se enumeran a continuación, aunque la subetapa específica de un cáncer también puede depender de otras características específicas del tumor, como el estado del receptor HER2.

  • Etapa 0: conocida como carcinoma ductal in situ (CDIS), las células están limitadas a un conducto y no han invadido los tejidos circundantes.
  • Etapa 1: en esta etapa, el tumor mide hasta 2 centímetros de ancho. No ha afectado ningún ganglio linfático o hay pequeños grupos de células cancerosas en los ganglios linfáticos.
  • Etapa 2: el tumor mide 2 cm de ancho y ha comenzado a extenderse a los ganglios cercanos o mide de 2 a 5 cm de ancho y no se ha diseminado a los ganglios linfáticos.
  • Etapa 3: el tumor mide hasta 5 cm de ancho y puede haberse diseminado a algunos ganglios linfáticos o el tumor mide más de 5 cm y se ha diseminado a algunos ganglios linfáticos.
  • Etapa 4: el cáncer se ha diseminado a órganos distantes, especialmente los huesos, el hígado, el cerebro o los pulmones.

Después de la pubertad, los senos de una mujer consisten en grasa, tejido conjuntivo y miles de lóbulos. Estos son glándulas diminutas que producen leche para la lactancia. Tubos diminutos, o conductos, llevan la leche hacia el pezón.

En el cáncer, las células del cuerpo se multiplican sin control. No mueren en el punto habitual en su ciclo de vida. Este crecimiento celular excesivo causa el cáncer dado que el tumor usa nutrientes y energía y priva a las células que lo rodean.

El cáncer de seno suele comenzar en el revestimiento interno de los conductos lácteos o en los lóbulos que los suministran con leche. A partir de ahí, se puede propagar a otras partes del cuerpo.

La causa exacta del cáncer de seno sigue sin estar clara, pero algunos factores de riesgo lo hacen más probable. Algunos de estos factores de riesgo son prevenibles.

1. Edad

El riesgo de desarrollar cáncer de seno aumenta con la edad. A los 20 años, la probabilidad de desarrollar cáncer de seno en la próxima década es del 0.6%. A los 70 años, esta cifra asciende a 3.84%.

2. Genética

Las mujeres que portan ciertas mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de seno, cáncer de ovario o ambos. Estos genes pueden ser heredados.

Las mutaciones en el gen TP53 también se relacionan con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Si un familiar cercano tiene o ha tenido cáncer de seno, la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer de seno aumenta.

Los lineamientos actuales recomiendan que las personas de los siguientes grupos se hagan pruebas genéticas:

  • personas con antecedentes familiares de cáncer de seno, ovario, trompas de Falopio o cáncer peritoneal
  • personas en cuya ascendencia existe un historial de cáncer de seno relacionado con mutaciones genéticas BRCA1 o BRCA2, por ejemplo, personas con ascendencia judía asquenazí

3. Antecedentes de cáncer de seno o bultos en los senos

Las mujeres que previamente han tenido cáncer de seno tienen más probabilidades de volver a tenerlo que las que no tienen antecedentes de la enfermedad.

Padecer algunos tipos de bultos mamarios no cancerosos aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer más adelante. Algunos ejemplos son hiperplasia ductal atípica o carcinoma lobulillar in situ.

Las personas con antecedentes de cáncer de seno, ovario, trompas de Falopio o peritoneal deben hablar con sus médicos acerca de las pruebas genéticas.

4. Tejido mamario denso

Las mujeres con senos más densos tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico de cáncer de seno.

5. Exposición al estrógeno y la lactancia materna

a woman in a colourful top breastfeeding her baby.
La lactancia materna durante más de 1 año parece reducir el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

La exposición prolongada al estrógeno parece aumentar el riesgo de cáncer de seno.

Esto podría deberse al inicio temprano de los periodos o entrar en la menopausia a una edad más tardía que la edad promedio. Entre estos momentos, los niveles de estrógeno son más altos.

La lactancia materna, especialmente durante más de 1 año, parece reducir la posibilidad de desarrollar cáncer de seno. Esto posiblemente se deba a la disminución de la exposición al estrógeno que sigue al embarazo y la lactancia.

6. Peso corporal

Las mujeres con sobrepeso u obesidad después de la menopausia pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno, posiblemente debido a niveles más altos de estrógeno. La alta ingesta de azúcar también puede ser un factor clave en su aparición.

7. Consumo de alcohol

Una tasa más alta de consumo regular de alcohol parece jugar un papel importante en el desarrollo del cáncer de seno.

Según el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI), los estudios han encontrado sistemáticamente que las mujeres que consumen alcohol tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno que las que no lo consumen. Aquellas que beben niveles moderados a altos de alcohol tienen un mayor riesgo que las que beben poco.

8. Exposición a la radiación

El tratamiento de radiación para un cáncer que no es cáncer de seno aumenta el riesgo de cáncer de seno en una etapa posterior de la vida.

9. Tratamientos hormonales

Según el NCI, los estudios han demostrado que los anticonceptivos orales pueden aumentar ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Según la ACS, los estudios han encontrado que la terapia de reemplazo hormonal (TRH), específicamente la terapia de estrógeno-progesterona (EPT), está relacionada con un mayor riesgo de cáncer de seno.

Implantes cosméticos y supervivencia al cáncer de seno

Una revisión de 2013 encontró que las mujeres con implantes mamarios cosméticos que recibieron un diagnóstico de cáncer de seno también tenían un mayor riesgo de morir a causa de la enfermedad.

Esto podría deberse a que los implantes enmascaran el cáncer durante las pruebas de detección o porque los implantes provocan cambios en el tejido mamario.

Sin embargo, una revisión de 2015 publicada en Aesthetic Surgery Journal encontró que someterse a una cirugía estética de implantes mamarios no aumentaba el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Los científicos aún deben realizar más investigaciones para confirmar el vínculo.

Existen muchos tipos de cáncer de seno, que incluyen:

  • Carcinoma ductal: comienza en el conducto donde circula la leche; es el tipo más común.
  • Carcinoma lobular: comienza en los lóbulos.

El cáncer de seno invasivo se produce cuando las células cancerosas se desprenden del interior de los lóbulos o conductos e invaden el tejido cercano. Esto aumenta la posibilidad de propagarse a otras partes del cuerpo.

El cáncer de seno no invasivo se produce cuando el cáncer permanece en su lugar de origen y no se ha propagado. Sin embargo, estas células pueden eventualmente convertirse en cáncer de seno invasivo.

Con frecuencia, el diagnóstico se produce como resultado de un examen de rutina o cuando una mujer acude a su médico después de detectar los síntomas.

Algunas pruebas de diagnóstico y procedimientos ayudan a confirmar un diagnóstico.

Examen de senos

El médico revisará los senos de la paciente para detectar bultos y otros síntomas.

Se le pedirá a la paciente que se siente o se coloque con los brazos en diferentes posiciones, como por encima de la cabeza y por los costados.

Pruebas de imagen

Varias pruebas pueden ayudar a detectar el cáncer de seno.

Mamografía: es un tipo de radiografía que los médicos usan comúnmente para la detección inicial del cáncer de seno. Produce imágenes que pueden ayudar a detectar bultos o anomalías.

Un médico generalmente dará seguimiento a cualquier resultado sospechoso y pedirá más pruebas. Sin embargo, la mamografía a veces muestra un área sospechosa que no es cáncer.

Ultrasonido: este análisis utiliza ondas sonoras para ayudar al médico a diferenciar entre una masa sólida y un quiste lleno de líquido.

IRM: las imágenes de resonancia magnética (IRM) combinan diferentes imágenes del seno para ayudar al médico a detectar cáncer u otras anomalías. Un médico puede recomendar una resonancia magnética como seguimiento de una mamografía o un ultrasonido. Los médicos a veces las utilizan como una herramienta de detección para las personas con mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Biopsia

En una biopsia, el médico extrae una muestra de tejido para que sea analizado en un laboratorio.

Puede mostrar si las células son cancerosas. Si es así, una biopsia indica qué tipo de cáncer se ha desarrollado, incluso si el cáncer es sensible a las hormonas o no.

El diagnóstico también implica la estadificación del cáncer para establecer:

  • el tamaño de un tumor
  • qué tan lejos se ha extendido
  • si es invasivo o no invasivo

La estadificación afectará las posibilidades de recuperación y ayudará a decidir las mejores opciones de tratamiento.

El tratamiento dependerá de varios factores, que incluyen:

  • el tipo y la etapa del cáncer
  • la sensibilidad de la persona a las hormonas
  • la edad, la salud general y las preferencias del individuo

Las principales opciones de tratamiento incluyen:

radioterapia

  • cirugía
  • terapia con medicamentos biológicos o terapia dirigida con medicamentos
  • terapia hormonal
  • quimioterapia

Los factores que afectan la elección de una persona incluirán la etapa del cáncer, otras afecciones médicas y sus preferencias individuales.

Cirugía

Si se necesita cirugía, la elección dependerá del diagnóstico y del individuo. Los tipos de cirugía incluyen:

Lumpectomía: implica extirpar el tumor y una pequeña cantidad de tejido sano a su alrededor.

Esto puede ayudar a prevenir la propagación del cáncer. Esta puede ser una opción si el tumor es pequeño y fácil de separar del tejido circundante.

Mastectomía: una mastectomía simple consiste en extirpar los lóbulos, conductos, tejido adiposo, pezón, areola y algo de piel. En algunos tipos, un cirujano también extirpará los ganglios linfáticos y el músculo de la pared torácica.

Biopsia del ganglio centinela: si el cáncer de seno llega a los ganglios linfáticos centinela, que son los primeros ganglios a los que puede diseminarse un cáncer, puede diseminarse a otras partes del cuerpo a través del sistema linfático. Si el médico no encuentra cáncer en los ganglios centinela, generalmente no es necesario extirpar los ganglios restantes.

Disección de los ganglios linfáticos axilares: si un médico encuentra células cancerosas en los ganglios centinela, puede recomendar la extirpación de varios ganglios linfáticos de la axila. Esto puede evitar que el cáncer se propague.

Reconstrucción: después de la mastectomía, un cirujano puede reconstruir el seno para que luzca más natural. Esto puede ayudar a una persona a sobrellevar los efectos psicológicos de la extracción de senos.

El cirujano puede reconstruir el seno al mismo tiempo que realiza una mastectomía o en una fecha posterior. Puede usar un implante mamario o tejido de otra parte del cuerpo.

Radioterapia

Una persona puede someterse a radioterapia aproximadamente un mes después de la cirugía. La radiación implica atacar el tumor con dosis controladas de radiación que destruyen las células cancerosas restantes.

Quimioterapia

Un médico puede recetar medicamentos citotóxicos para matar las células cancerosas, si el riesgo de recurrencia o diseminación es alto. Cuando una persona recibe quimioterapia después de la cirugía, los médicos la llaman quimioterapia adyuvante.

A veces, un médico puede optar por administrar quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor y facilitar su extracción. Es lo que se conoce como quimioterapia neoadyuvante.

Terapia de bloqueo hormonal

Los médicos usan la terapia de bloqueo hormonal para prevenir la recurrencia en los cánceres de mama sensibles a las hormonas. Estos se denominan cánceres de receptores de estrógeno (ER) y receptores de progesterona (PR) positivos.

Normalmente, la terapia de bloqueo hormonal se usa después de la cirugía, pero a veces se puede usar de antemano para reducir el tamaño del tumor.

Esta puede ser la única opción para los pacientes que no pueden someterse a cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Los médicos pueden recomendar que una persona reciba terapia hormonal durante 5 a 10 años después de la cirugía. Sin embargo, el tratamiento no tendrá ningún efecto sobre los cánceres que no son sensibles a las hormonas.

Algunos ejemplos de medicamentos de terapia de bloqueo hormonal pueden incluir:

  • tamoxifeno
  • inhibidores de la aromatasa
  • ablación o supresión ovárica
  • Goserelin, que es un fármaco agonista liberador de hormona luteinizante que suprime los ovarios

El tratamiento hormonal puede afectar la fertilidad.

Tratamiento con medicamentos biológicos

Los medicamentos dirigidos pueden destruir tipos específicos de cáncer de seno. Estos son algunos ejemplos:

  • trastuzumab (Herceptin)
  • lapatinib (Tykerb)
  • bevacizumab (Avastin)

Los tratamientos para el cáncer de seno y otros cánceres pueden tener efectos adversos graves. Al decidir un tratamiento, es necesario discutir los riesgos potenciales con un médico y buscar formas de minimizar los efectos secundarios.

El pronóstico de una persona con cáncer de seno depende del estadiaje. La detección y el tratamiento tempranos suelen conducir a una perspectiva positiva.

Según la ACS, una persona que recibe tratamiento para el cáncer de seno en etapa 0 o etapa 1 tiene un 99% de posibilidades de sobrevivir por al menos 5 años después del diagnóstico, en comparación con las mujeres que no tienen cáncer.

Si el cáncer de seno alcanza la etapa 4, la posibilidad de sobrevivir otros 5 años se reduce a alrededor del 27%.

Los controles regulares y la detección pueden ayudar a detectar los síntomas en una etapa temprana. Las mujeres deben hablar sobre sus opciones con su médico.

Pruebas de detección regulares

woman having mammogram screening for breast cancer
El Colegio Americano de Radiólogos recomienda pruebas de detección anuales para las mujeres de riesgo promedio que tienen más de 40 años.

Existen diferentes lineamientos sobre la frecuencia con la que las mujeres deben someterse a pruebas de detección del cáncer de seno.

El Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians, ACP) recomienda que las mujeres de 40 a 49 años con un riesgo promedio de cáncer de seno deben hablar con un médico sobre los beneficios y riesgos de las pruebas de detección periódicas.

Entre los 50 y los 74 años, las mujeres que tienen un riesgo promedio deben realizarse pruebas de detección cada 2 años. Después de los 75 años, los médicos solo recomiendan pruebas de detección para mujeres con una esperanza de vida de 10 años o más.

La ACS sugiere que las mujeres con un riesgo promedio pueden optar por realizarse pruebas anuales a partir de los 40 años. Aquellas que no lo han hecho deben comenzar la detección anual a los 45 años. Podrían empezar a hacerse pruebas de detección cada dos años cuando alcancen los 55 años de edad.

El Colegio Americano de Radiólogos recomienda hacerse pruebas de detección todos los años, a partir de los 40 años.

A pesar de las diferentes recomendaciones, la mayoría de los expertos coinciden en que las mujeres deben hablar con sus médicos sobre la detección del cáncer de seno a partir de los 40 años.

Prevención

No hay forma de prevenir el cáncer de seno. Sin embargo, ciertas decisiones sobre el estilo de vida pueden reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de seno y de otros tipos.

Entre ellos:

  • evitar el consumo excesivo de alcohol
  • seguir una dieta saludable que contenga muchas frutas y vegetales frescos
  • hacer suficiente ejercicio
  • mantener un índice de masa corporal (IMC) saludable

Las mujeres deben considerar sus opciones para amamantar, así como el uso de THS después de la menopausia, ya que también pueden aumentar el riesgo.

La cirugía preventiva también es una opción para las mujeres con alto riesgo de cáncer de seno.

La aplicación Breast Cancer Healthline da acceso a una comunidad en línea de cáncer de seno, donde los usuarios pueden conectarse con otros y obtener consejos y apoyo a través de discusiones en grupo.

Leer el artículo en inglés