Una erupción genital puede ser motivo de preocupación, especialmente si la razón no se comprende completamente. En la mayoría de los casos, una erupción genital es un síntoma de otro trastorno.

Una erupción genital generalmente se refiere a una propagación de protuberancias, lesiones o parches irregulares de piel en los genitales. Comprender las causas y los síntomas de las erupciones genitales puede ayudar a diagnosticarlas y tratarlas de la mejor manera.

Las erupciones genitales pueden deberse a una variedad de causas, algunas más preocupantes que otras. La mayoría de las personas pueden identificar la causa rápidamente, con la ayuda de un médico, y pueden tomar medidas para tratarla.

Hay muchos síntomas de una erupción genital, y varían según la causa de la erupción.

Los síntomas comunes incluyen:

  • llagas, protuberancias, ampollas o lesiones en la piel y alrededor de los genitales
  • engrosamiento de la piel afectada
  • irritación o inflamación
  • picazón o sensación de ardor
  • piel descolorida que va desde rosa, rojiza o amarillenta
  • secreción de los genitales
  • dolor durante relaciones sexuales
  • dolor pélvico
  • fiebre
  • ganglios linfáticos agrandados

En cualquier caso, cuando no se conoce la causa de la erupción, es importante consultar a un médico o dermatólogo para obtener un diagnóstico adecuado. Un diagnóstico completo incluirá un examen físico, ya que el médico necesita conocer los detalles sobre la erupción para poder tratarla.

Los médicos también podrían realizar un examen de frotis con la secreción o en la superficie de las lesiones para detectar causas infecciosas específicas. En algunos casos, un médico también querrá hacer un raspado de la piel, donde toma una pequeña parte de una lesión o verruga para examinarla. Otros casos también podrían requerir análisis de sangre.

Si bien hay pruebas caseras para verificar la presencia de algunas ETS, la forma más confiable de diagnosticar cualquier erupción genital es consultar a un médico.

Existen muchos tratamientos diferentes para una erupción genital, cada uno en función de su causa. Hay algunos aspectos comunes en todos estos tratamientos.

Los tratamientos para las erupciones genitales dependen de qué las provocan, pero incluyen cremas tópicas y ungüentos medicinales.

Por ejemplo, mientras se espera el diagnóstico del médico, una crema o aerosol de hidrocortisona de venta libre puede ayudar con una erupción cutánea con picazón en el pene o la vagina. Los médicos comúnmente recetan cremas como estas para tratar los síntomas mientras investigan una causa exacta. La crema de hidrocortisona también se puede comprar en línea.

Los piojos corporales y los piojos púbicos generalmente se eliminan con un lavado medicado. El lavado se deja en los genitales por suficiente tiempo para poder matar la infestación, y luego se enjuaga. La sarna generalmente se trata con ungüentos y cremas medicinales.

Las infecciones por cándida se tratan con medicamentos antimicóticos, que vienen en forma de cremas y polvos o píldoras que rara vez son necesarias para las erupciones. Estas infecciones también se tratan con remedios caseros, como el yogur o el aceite de orégano. Según un estudio, el aceite de orégano puede eliminar el hongo que causa la infección por cándida. El aceite de orégano se puede comprar en línea.

Las verrugas genitales se tratan con medicamentos recetados o se eliminan con nitrógeno líquido. La mejor opción es que un médico las elimine.

Las infecciones bacterianas como la sífilis se tratan con antibióticos.

No existe una cura conocida para el herpes genital, pero los síntomas se suelen controlar con medicamentos.

De forma similar, no se conocen curas para los trastornos autoinmunes como la psoriasis, pero algunos medicamentos ayudan a controlar los síntomas de este trastorno.

Si la erupción genital se debe a una alergia, eliminar el alérgeno generalmente permitirá que desaparezca. Los síntomas pueden tratarse mientras un médico realiza pruebas de alergia si se desconoce el alérgeno exacto.

Practicar sexo seguro ayudará a evitar erupciones causadas por ITS. Seguir una dieta balanceada y hacer ejercicio regularmente mantendrá el sistema inmunitario fuerte y ayudará a combatir los gérmenes. Las reacciones alérgicas se pueden prevenir evitando las cosas que las desencadenan.

Para muchas causas de una erupción genital, los síntomas se pueden eliminar tratando la causa subyacente. Incluso las afecciones que no tienen cura conocida se pueden controlar con éxito con medicamentos.

Si se trabaja directamente con un médico para diagnosticar y tratar la erupción, el pronóstico para la mayoría de los casos es bueno.

Leer el artículo en Inglés