La colitis ulcerosa es una afección crónica que afecta el intestino grueso. Hace que el revestimiento del colon se hinche, lo que provoca llagas y úlceras abiertas. La colitis ulcerosa es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal.

Las pruebas diagnósticas de la colitis ulcerosa pueden incluir análisis de sangre, pruebas de heces y colonoscopías. Los médicos pueden empezar preguntando a la persona sobre sus antecedentes familiares y sus síntomas.

En este artículo explicamos cómo diagnostican los médicos la colitis ulcerosa, y qué puede esperar la persona durante este proceso. También incluye historias de primera mano de Daisy Warner, que recibió un diagnóstico de colitis ulcerosa en 2012, y ahora está en remisión.

A person is on a hospital bed for ulcerative colitis testsShare on Pinterest
Oleksii Syrotkin/Stocksy

Para diagnosticar la colitis ulcerosa, los médicos hacen varias preguntas y realizan una serie de pruebas. En las siguientes secciones analizamos algunas de estas pruebas.

Historial médico y familiar

El médico puede hacer preguntas sobre los siguientes temas.

TemasPreguntas posibles
Síntomas¿Qué son?
¿Cuándo se producen?
¿Durante cuánto tiempo se han tenido?
¿Cuánto tiempo suelen durar?
Antecedentes familiares¿Alguien de tu familia ha tenido alguna vez una enfermedad inflamatoria intestinal u otra enfermedad?
Medicamentos¿Tomas actualmente alguna medicación?
Si es así, ¿cuáles son?
Estilo de vida¿Fumas?
¿Bebes alcohol?
Si es así, ¿cuánto?

Algunos síntomas típicos de la colitis ulcerosa pueden incluir:

  • diarrea
  • sangrado rectal
  • sangre, mucosidad o pus en las heces
  • dolor de estómago o cólicos
  • una necesidad urgente o constante de evacuar
  • fatiga
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de peso

Historia de Daisy: Síntomas e historial médico

“Tenía 16 años cuando noté por primera vez los síntomas que luego descubrí que se debían a la colitis ulcerosa. El primer síntoma que noté fue una gran fatiga, pero lo atribuí a los exámenes que estaba tomando en ese momento. También notaba dolor abdominal [y] deposiciones más frecuentes, y también expulsaba sangre. Noté mucosidad en las heces, y sufría ataques frecuentes de diarrea.

Al principio, los médicos pensaron que mis síntomas se debían a las hemorroides, a un germen en el estómago, a un parásito o posiblemente a un pequeño desgarro. A medida que mis exámenes terminaban y mis niveles de estrés disminuían, mis síntomas también se hacían menos perceptibles. Sin embargo, seguían persistiendo y me hospitalizaron cuando empecé a perder peso por no poder comer [ni] beber.

Cuando los médicos nos preguntaron a mi madre y a mí por mis antecedentes familiares, les explicamos que el cáncer de intestino había afectado a algunos miembros de la familia en el pasado. Los médicos pidieron entonces unos análisis de sangre y heces para investigar más a fondo”.

Examen físico

Un examen físico puede incluir:

  • tomar la presión arterial, la temperatura y el ritmo cardíaco de la persona
  • escuchar el estómago con un estetoscopio
  • comprobar si hay sensibilidad o bultos presionando el estómago

A veces, el médico también puede realizar un tacto rectal. Se trata de introducir suavemente un dedo lubricado en el recto para comprobar si hay señales de colitis ulcerosa.

Pruebas de sangre

Durante un análisis de sangre, un profesional de salud utiliza una aguja para extraer una pequeña cantidad de sangre del brazo de la persona. Luego, envían esta muestra a un laboratorio, donde un científico busca señales de colitis ulcerosa, como indicios de infección, anemia o inflamación.

Historia de Daisy: Pruebas de sangre

“Mis síntomas empeoraron mientras me sometía a varias pruebas para averiguar su causa. Una de las primeras pruebas fue un análisis de sangre, que los médicos pidieron cuando creyeron que mis síntomas se debían a un parásito. Cuando llegaron los resultados, los médicos me dijeron que tenía señales claras de inflamación.

Empecé a tomar algunos medicamentos para aliviar los síntomas y, tras los resultados de los análisis de sangre, los médicos me remitieron a otras pruebas”.

Análisis de heces

Para realizar una prueba de heces, el médico o la enfermera da a la persona un recipiente y le pide que deposite en él una pequeña cantidad de heces. Luego, un científico analiza las heces en busca de señales de colitis ulcerosa.

Endoscopía y colonoscopía

Un endoscopio es un tubo largo y flexible con una pequeña cámara y una luz en el extremo. Cuando un médico utiliza esta herramienta para observar el interior del intestino grueso, el procedimiento se conoce como colonoscopía.

Un profesional de salud suele pedir a la persona que prepare su intestino para este procedimiento. Por ejemplo, puede recomendar que siga una dieta líquida clara durante 1 a 3 días antes. También pueden recetar una combinación de laxantes. Esto provocará diarrea para asegurarse de que el intestino esté limpio antes del procedimiento.

La colonoscopía dura entre 30 y 60 minutos. El profesional de salud suele administrar sedantes o analgésicos, y pide a la persona que se coloque de lado. Luego, introduce la sonda a través del ano, en el recto y luego en el colon.

Biopsia

El médico también puede utilizar el endoscopio para tomar una biopsia durante este procedimiento. Esto significa extraer partes del revestimiento del colon y examinarlas al microscopio en busca de señales de colitis ulcerosa.

Historia de Daisy: Colonoscopía

“Después del análisis de sangre, los médicos me remitieron a una colonoscopía y una biopsia. Estaba muy nerviosa por este procedimiento, pero animaría a las personas a no posponerlo, ya que puede ser muy útil para hacer un diagnóstico.

Los resultados de mi propia colonoscopía no fueron concluyentes porque mi colitis ulcerosa parecía afectar a una parte ligeramente diferente del intestino. Sin embargo, basándose en lo que los médicos vieron durante esta prueba, junto con los resultados de mis análisis de sangre y los síntomas, finalmente recibí un diagnóstico de colitis ulcerosa severa del lado izquierdo unos 2 a 3 meses después de que comenzaran mis síntomas”.

Actualmente no hay cura para la colitis ulcerosa. Los médicos suelen recomendar una combinación de tratamientos para ayudar a reducir la inflamación y aliviar los síntomas. Es importante recordar que el tratamiento puede variar de una persona a otra.

En las siguientes secciones analizamos algunas opciones de tratamiento.

Medicamentos

Algunos medicamentos que pueden ayudar a tratar la colitis ulcerosa son:

  • aminosalicilatos
  • corticosteroides
  • inmunosupresores
  • medicamentos biológicos

Cambios en el estilo de vida

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, las personas con colitis ulcerosa deben intentar llevar una dieta sana y equilibrada. Algunos alimentos pueden empeorar la colitis ulcerosa, pero estos alimentos pueden variar de una persona a otra.

A muchas personas con colitis ulcerosa les resulta útil llevar un diario de alimentos para poder identificar qué alimentos afectan sus síntomas, y evitarlos posteriormente.

Cirugía

Si los medicamentos y los cambios en el estilo de vida no funcionan, el médico puede sugerir la cirugía. Los dos tipos principales de cirugía para la colitis ulcerosa son:

  • Cirugía de reservorio ileoanal. Los cirujanos extirpan el colon y el recto, y luego utilizan el extremo del intestino delgado para hacer una bolsa. Luego, fijan la bolsa al ano. Después de la operación, las heces se acumulan en la bolsa y se expulsan por el ano.
  • Ileostomía. Los cirujanos extirpan el colon y el recto, y luego fijan el extremo del intestino delgado a una abertura en el abdomen. Los médicos llaman a esta apertura un estoma. Después de la operación, las heces pasan a través del estoma a una bolsa de ostomía, que es una bolsa que la persona lleva en el exterior del cuerpo.

Historia de Daisy: Primeros pasos del tratamiento

“Una vez que recibí el diagnóstico, los médicos me sugirieron que probara con enemas, y que tomara medicamentos como esteroides orales. Pueden ser muy eficaces para la colitis ulcerosa, pero, al principio, no noté muchos cambios en mis síntomas. Sin embargo, cuando comprendí mejor la enfermedad, me di cuenta de que el tratamiento más eficaz era combinar la medicación con cambios en el estilo de vida.

Investigué diferentes dietas para probar y llevé un diario de alimentos para entender qué alimentos hacían que mis síntomas empeoraran. Encontré información sobre la dieta específica de carbohidratos, y eliminé gradualmente el gluten y los lácteos de mi dieta a medida que los identificaba como alimentos desencadenantes.

Descubrí que algunos cambios dietéticos mejoraban los síntomas al principio, y luego los empeoraban con el tiempo. Por eso era muy importante que siguiera estrictamente las dietas y que dialogara con los médicos para entender cuál era el mejor tratamiento para mí”.

La dieta específica de carbohidratos consiste en suprimir los alimentos que contienen disacáridos y la mayoría de los polisacáridos, como los cereales, los productos lácteos y la mayoría de los azúcares. Se puede incluir alimentos que contengan monosacáridos, como frutas, frutos secos, verduras sin almidón, carne y pescado.

Terapia de pasos

Las aseguradoras de salud utilizan a veces un protocolo llamado terapia de pasos (escalonada) para las personas con diagnóstico de colitis ulcerosa. Su objetivo es brindar alternativas más económicas a los medicamentos recomendados por un médico antes de probar opciones más costosas, si estos medicamentos más asequibles no funcionan.

En una encuesta de 2016 en la que participaron 2,600 personas con enfermedad inflamatoria intestinal, el 40 por ciento de ellas se había sometido a una terapia de pasos. De ellos, el 59 por ciento declaró que no pudo iniciar su plan de tratamiento recomendado en un plazo de 3 meses debido a ello.

Conocer la terapia de pasos es crucial para entender cómo reformarla. La Fundación para la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa de Estados Unidos (CCFA, por sus siglas en inglés) sugiere que las personas trabajen en estrecha colaboración con su equipo de atención médica y su aseguradora para conocer las apelaciones a este proceso.

También puede unirse a la Red de Defensa de la Fundación para la Enfermedad de Crohn y la Colitis (Crohn’s and Colitis Foundation Advocacy Network) para apoyar la transparencia de los recursos y la claridad de los plazos.

Ensayos clínicos

Un médico puede mencionar los ensayos clínicos cuando hable sobre las opciones de tratamiento para la colitis ulcerosa. Los ensayos clínicos pueden implicar la participación en un estudio que analiza el efecto de ciertas opciones de tratamiento que podrían no estar ampliamente disponibles.

Una de estas opciones para la colitis ulcerosa es el trasplante de microbiota fecal.

El médico debe informar a la persona de los riesgos que conlleva para ayudarla a decidir si participa o no.

El proceso de diagnóstico de la colitis ulcerosa puede ser un reto. Sin embargo, hay varios consejos que pueden facilitar este proceso.

Historia de Daisy: Consejos para otros

  • Manténte informado. “Los recursos en línea de fuentes acreditadas pueden ayudar a una persona a entender mejor la colitis ulcerosa. Puede ayudarle a prepararse para las pruebas y las citas, y puede darle ideas sobre las preguntas importantes que debe hacer al médico”.
  • Sé abierto. “Mantener una línea de comunicación honesta y abierta con el médico puede acelerar el proceso de diagnóstico. No descartes la idea de cambiar tu estilo de vida, que puede suponer una enorme diferencia en los síntomas, pero asegúrate de seguir los consejos de tratamiento [que] te dé tu médico. Igualmente, asegúrate de informar al médico con detalle si un tratamiento no parece funcionar”.
  • Siéntete fortalecido. “Las personas deben recordar que su estado de salud no los define. A algunas personas les resulta embarazoso hablar de los hábitos intestinales y de las colonoscopías, y definitivamente me identifico con ello. Sin embargo, es importante recordar que se trata de procesos y pruebas corporales naturales, y que ser abierto y honesto puede suponer una gran diferencia a la hora de manejar los síntomas con éxito. Es importante hacer visible una afección invisible de esta manera”.
  • Manténte atento. “El estrés siempre ha sido un desencadenante de mis síntomas, y el proceso de diagnóstico por sí solo puede ser estresante. Intenta que las actividades de conciencia plena [como el yoga, la meditación o algún ejercicio físico] formen parte de la rutina diaria. Esto puede ayudar a las personas a aprender a manejar los síntomas incluso después de que haya pasado un brote“.
  • Busca apoyo. “Hay varios grupos de apoyo estupendos para las personas con colitis ulcerosa. Puede ser útil saber [que] no estás solo y aprender más sobre la investigación y los temas actuales dentro de esta comunidad”.

La colitis ulcerosa es una afección crónica que afecta el intestino grueso. La causa es una falla del sistema inmunitario.

Los médicos realizan varias pruebas para diagnosticar la colitis ulcerosa. Estos pueden incluir análisis de sangre y heces, exámenes físicos y endoscopias.

Actualmente no hay una cura para la colitis ulcerosa, pero las personas pueden probar cambios en la dieta, en el estilo de vida y ciertos medicamentos para controlar sus síntomas. Dicho esto, algunas personas pueden necesitar una cirugía para extirpar el colon y el recto.

El proceso de buscar y recibir un diagnóstico de colitis ulcerosa puede ser un reto. Puede ser útil escuchar cómo otras personas han superado los retos de vivir con la enfermedad.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español el 7 de mayo de 2022.

Versión original escrita el 27 de octubre de 2021.

Última revisión médica realizada el 27 de octubre de 2021.