Tener más de 45 años es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2. Las personas de esta edad y mayores deben tomar medidas activas para prevenir la afección, incluyendo el ejercicio regular, de ligero a moderado y una dieta controlada.

La diabetes tipo 2 representa entre el 90 por ciento y el 95 por ciento de los diagnósticos de diabetes en adultos en Estados Unidos.

Los diagnósticos individuales varían demasiado para que haya una edad exacta de inicio para la diabetes tipo 2. Sin embargo, existe evidencia de que la probabilidad de desarrollar la afección aumenta drásticamente después de los 45 años.

Middle aged coupleShare on Pinterest
La edad promedio para el inicio de la diabetes tipo 2 es 45 años.

La Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda pruebas anuales de detección de la diabetes después de que las personas llegan a los 45 años.

Sin embargo, el desarrollo de la afección depende de muchos otros factores para predecir con precisión de manera individual.

Una amplia combinación de factores de salud y estilo de vida puede influir en el progreso de la afección. Muchas personas tienen diabetes durante años sin estar conscientes de que tienen la afección. Esto causa una amplia variación entre la edad de inicio y la edad de diagnóstico.

Algunas estimaciones afirman que una de cada cuatro personas con diabetes no sabe que la padece. Además, muchas encuestas y estudios a nivel nacional no distinguen entre las tasas de diabetes tipo 1 y tipo 2 en adultos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), los adultos entre 45 y 64 años reciben la mayoría de los diagnósticos nuevos de diabetes en Estados Unidos.

Aunque podría no ser posible definir una edad específica para el inicio de la diabetes tipo 2, la edad de una persona aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar la afección.

El Informe Nacional de Estadísticas de la Diabetes de 2017 calcula que el 12.2 por ciento de los adultos en Estados Unidos de 18 años o más tenían diabetes en 2015.

En otras partes, un estudio de 2016 determinó que las tasas de diabetes tipo 2 eran hasta siete veces más altas en los adultos chinos de 55 a 74 años que en los de 20 a 34 años.

Del mismo modo, la ADA informa que las tasas de diabetes siguen siendo altas en la población de la tercera edad, afectando a alrededor del 25.2 por ciento de los mayores de 65 años.

La diabetes tipo 2 también se está volviendo cada vez más frecuente en niños y adolescentes en todo el mundo.

En Estados Unidos, se calcula que 12 de cada 100,000 menores de 20 años tienen un diagnóstico de diabetes tipo 2. La edad promedio a la que los niños reciben un diagnóstico es de 14 años.

Share on Pinterest
Tener un familiar con diabetes tipo 2 aumenta el riesgo de desarrollar la afección.

Los factores comunes que pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 incluyen:

  • tener más de 45 años
  • tener sobrepeso
  • tener exceso de grasa abdominal
  • seguir una dieta poco saludable, especialmente una alta en grasas y azúcares en exceso o refinados
  • un estilo de vida sedentario
  • tener familiares con diabetes
  • tener diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional)
  • dar a luz a un bebé que pesó más de 9 libras
  • altos niveles de grasas llamadas triglicéridos y bajos niveles de lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol “bueno”
  • presión arterial alta
  • antecedentes de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular
  • enfermedad hepática o renal
  • síndrome de ovario poliquístico
  • depresión

Con el tiempo, estos factores afectan la glucosa en la sangre directa o indirectamente.

Las diferencias entre las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y la edad de diagnóstico también pueden depender del sexo y la raza o el origen étnico.

Los CDC indican que de 1997 a 2011, los médicos diagnosticaron a los hombres en Estados Unidos aproximadamente 2 años antes que a las mujeres y a los afroamericanos e hispanos alrededor de 6 años antes que a los blancos no hispanos.

La ADA también indica que la diabetes afecta a personas de algunas razas y etnias mucho más que a otras.

Los factores de estilo de vida, como la dieta y los niveles de actividad física, pueden ser una de las razones para tasas más altas de prevalencia, pero la investigación todavía no es concluyente.

Las tasas actuales de personas en Estados Unidos que tienen un diagnóstico de diabetes, según su raza u origen étnico, son las siguientes:

  • 7.4 por ciento de los blancos no hispanos
  • 8 por ciento de los asiáticos americanos
  • 12.1 por ciento de los hispanos
  • 12.7 por ciento de los negros no hispanos
  • 15.1 por ciento de los nativos americanos y nativos de Alaska

Share on Pinterest
Controlar los niveles de glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir complicaciones.

Los síntomas de la diabetes tipo 2, como el aumento de la sed, el hambre y la fatiga, no suelen presentarse hasta que se desarrollan complicaciones. Tomar medidas para prevenir la diabetes es vital, ya que el tiempo hasta que una persona se da cuenta que la padece puede hacer avanzar la afección.

Las maneras de reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 incluyen:

  • hacer ejercicio ligero a moderado por lo menos 150 minutos a la semana, incluyendo actividad diaria
  • mantener una dieta saludable y balanceada
  • reducir los azúcares simples, el exceso de azúcares y las grasas de los alimentos
  • controlar el consumo de carbohidratos
  • comer comidas más pequeñas durante el día en lugar de tres comidas grandes
  • perder de 5 por ciento a 7 por ciento de tu peso corporal total
  • controlar o tratar los niveles de glucosa en la sangre
  • reducir el estrés para reducir los niveles de la hormona cortisol, que puede aumentar los niveles de glucosa en la sangre
  • mantenerse hidratado
  • incrementar la ingesta de fibra
  • un horario regular de sueño para reducir la liberación de las hormonas del estrés

A medida que el cuerpo envejece, los requerimientos de nutrición cambian y el riesgo de lesiones aumenta. El Instituto Nacional del Envejecimiento recomienda alterar los planes de alimentación y ejercicio después de que una persona llegue a los 50 años de edad.

Sin embargo, las personas deben comenzar a someterse a pruebas de diabetes cada año una vez que lleguen a los 45. Si estas pruebas muestran diabetes tipo 2 o prediabetes, pueden comenzar a hacer cambios con anticipación.

Las personas con mayor riesgo de diabetes deben asegurarse de que las opciones dietéticas ayuden a mantener el azúcar en la sangre a niveles saludables. Sin embargo, con un control eficaz de las porciones y una planificación cuidadosa de las comidas, las personas con diabetes tipo 2 pueden seguir comiendo sus alimentos favoritos.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 19 de diciembre de 2021.

Versión original escrita el 26 de abril de 2019.

Última revisión médica realizada el 26 de abril de 2019.