Para las personas con psoriasis, usar el jabón adecuado puede prevenir una mayor irritación, ayudar a que los parches sanen más rápidamente, y posiblemente, incluso tratar la afección. Algunos ejemplos de jabones que pueden ayudar incluyen aquellos que contienen alquitrán mineral y avena coloidal.

Share on Pinterest
Edición fotográfica por Stephen Kelly; iiievgeniy/Getty Images

La psoriasis es una afección autoinmune crónica que causa síntomas en la piel, como parches dolorosos, y, a veces, con picazón, de piel engrosada, brillante o plateada.

En la piel negra, los parches pueden ser violetas o púrpura. En la piel blanca, pueden ser rojizos.

La psoriasis no es contagiosa, y no se desarrolla debido a una mala higiene. Sin embargo, el tratamiento de la psoriasis leve con cremas hidratantes, lociones y jabones especiales puede ayudar a aliviar los síntomas de la piel.

Usar el jabón adecuado no previene la psoriasis ni elimina los parches, pero puede evitar que empeoren y puede ayudar a que la piel sana crezca más rápidamente.

A continuación, enumeramos algunos tipos de jabón que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la psoriasis. Un dermatólogo puede ayudar a una persona a elegir el producto adecuado para cada persona.

Algunos estudios han encontrado que el alquitrán puede ayudar a ralentizar el crecimiento de las células de la piel que contribuyen a la acumulación de placas de psoriasis.

El alquitrán también puede ayudar con:

  • picazón
  • enrojecimiento
  • inflamación

Hay dos tipos de jabón de alquitrán:

Jabones de alquitrán de madera

Estos contienen alquitrán que proviene de la madera de varias plantas, como el enebro y el pino.

Los jabones pueden:

  • tener propiedades antiinflamatorias antisépticas, antimicrobianas y antifúngicas
  • ayudar a detener el crecimiento excesivo de las células cutáneas

Según un estudio de 2017, el producto no es en realidad un jabón, sino una barra libre de jabón. También hay lociones y geles disponibles. El producto puede contener hasta 2.3 por ciento de alquitrán de pino.

Jabón de alquitrán mineral

Contiene alquitrán del carbón.

Los médicos han estado recomendando jabones de alquitrán de carbón durante muchos años, y lo consideran seguro, según la Academia de Dermatología de Estados Unidos (AAD, por sus siglas en inglés).

No está claro exactamente cómo funciona o por qué, pero parece ayudar a tratar la picazón y la placa en la:

La AAD indica que puede ser muy eficaz. Los síntomas de algunas personas desaparecen por completo, y pueden tener un largo período de remisión (sin síntomas) antes de la próxima crisis (cuando los síntomas reaparecen).

Para los síntomas que son difíciles de resolver, el médico puede recomendar combinar el jabón de alquitrán de carbón con una crema o loción corticosteroide.

En 2010, los científicos analizaron datos de 25 estudios que investigaron el uso de jabón de alquitrán mineral para tratar la psoriasis. En el 84 por ciento de los estudios, los resultados mostraron que el jabón de alquitrán mineral era efectivo. En el 16 por ciento, los datos no mostraron ningún beneficio del uso de jabón de alquitrán mineral.

Posibles riesgos

El jabón de alquitrán tiene un olor fuerte que algunas personas encuentran desagradable. También puede hacer la piel más vulnerable a quemaduras solares. En algunas personas, las quemaduras solares son un factor de riesgo para las erupciones de psoriasis, por lo que es especialmente importante que las personas que usan jabón de alquitrán usen protector solar.

Algunas personas experimentan irritación o ardor en la piel con el alquitrán o un jabón de alquitrán. Por esta razón, es una buena idea probarlo en un pequeño parche de piel antes de usar el jabón en el resto del cuerpo.

En el pasado, algunos estudios en animales y lugares de trabajo han sugerido que la exposición al alquitrán mineral puede aumentar el riesgo de cáncer. En California, los productos que contienen más de 0.5 por ciento de alquitrán de carbón deben llevar una advertencia contra el cáncer.

Sin embargo, la AAD señala que no hay evidencia de un riesgo para las personas que lo utilizan. De hecho, un estudio de 2010 que incluyó a 13,200 personas no encontró ningún aumento en el riesgo de cáncer entre los que usaron productos de alquitrán de carbón durante 1 a 300 meses.

Además, en 2018, la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) señaló que las concentraciones de alquitrán de carbón de 0.5 por ciento a 5 por ciento son seguras. La concentración del producto no parece predecir qué tan bien funcionará.

Dicho esto, una mujer embarazada o que esté amamantando, debería evitar los productos de alquitrán mineral.

Los jabones exfoliantes ayudan a levantar la capa superior de la piel. Esto puede ayudar a acelerar el proceso de curación, permitiendo que el cuerpo reemplace los parches escamosos con una piel suave y saludable más rápidamente.

El ácido salicílico es un ingrediente exfoliante común. Muchos ácidos, incluyendo el ácido glicólico y el ácido láctico, también pueden exfoliar la piel.

Los jabones exfoliantes más fuertes pueden calificar como queratolíticos. Un queratolítico ayuda a eliminar las escamas de la psoriasis.

La eliminación de escamas puede acelerar la curación y permitir que los medicamentos para la psoriasis penetren más profundamente en la piel. Sin embargo, los productos que hacen esto pueden ser altamente irritantes, y podrían no ser seguros de usar en todas las áreas del cuerpo.

Una persona debe hablar con su médico antes de usar un jabón exfoliante altamente concentrado. Siempre haz una prueba de parche en una pequeña área de la piel antes de usar el producto en el resto del cuerpo.

Una revisión de 2011 de la investigación científica informó que el uso de ácido salicílico durante el embarazo es poco probable que represente un riesgo para el feto. Sin embargo, es mejor hablar con el médico primero.

El jabón de avena, particularmente la avena coloidal, puede aliviar el dolor y la picazón que puede producirse por la psoriasis.

La investigación de 2010 encontró que la avena puede reducir la inflamación, y evitar que la piel libere sustancias químicas que promueven la inflamación.

Es poco probable que los productos de avena irriten la piel, incluso en personas con antecedentes de reacciones alérgicas. Un estudio de 2012 concluyó que la avena parece ser un componente seguro y eficaz.

Para las personas con psoriasis que tienen piel sensible o que no pueden usar ciertos productos, el jabón de avena puede ser una buena opción.

Tener la piel seca no causa psoriasis, pero puede aumentar el malestar asociado con la afección.

Una variedad de aceites e hidratantes pueden ayudar. Algunas personas con psoriasis prefieren usar jabones que contengan aceites naturales, como el aloe vera o el aceite de aguacate, ya que es menos probable que provoquen irritación.

Siempre es mejor probar un producto en un área pequeña de la piel primero para comprobar si hay reacciones adversas.

Las lociones son otra opción para aliviar los síntomas de la psoriasis. Las lociones tienden a contener los mismos componentes que los jabones para la psoriasis, como el ácido salicílico y la avena coloidal. Algunas lociones contienen corticosteroides, que pueden reducir la inflamación.

La principal diferencia entre las lociones y los jabones para la psoriasis es que las lociones se pueden dejar en la piel de forma segura. De hecho, muchas tienen que permanecer en la piel para funcionar.

La hidrocortisona es una loción que necesita permanecer en la piel para funcionar. La hidrocortisona es un esteroide que puede reducir la inflamación que causa picazón e irritación.

Puesto que son seguras para dejar en la piel, las lociones son generalmente menos potentes que los jabones que contienen los mismos ingredientes. Por ejemplo, el contenido de ácido salicílico de un jabón puede ser más fuerte que el de una loción.

El jabón no debería dejarse en la piel. Es importante seguir las instrucciones de la etiqueta para evitar que la piel se irrite.

Las personas con psoriasis que usan tanto lociones como jabones deben vigilar la irritación u otros cambios, ya que la dosis adicional puede desencadenar una reacción.

Si se usa un jabón exfoliante, no se debe usar una loción exfoliante al mismo tiempo. A veces, mezclar productos puede hacer que se comporten de manera diferente, o aumente el riesgo de efectos adversos.

Los productos para el cuidado de la piel para la psoriasis están disponibles para comprar en línea. Una persona siempre debe comprobar cuál es adecuado para sus necesidades individuales.

Para evitar empeorar los síntomas de la piel al bañarte, prueba estos consejos:

  • Báñate durante un máximo de 15 minutos, o dúchate hasta 5 minutos, no más de una vez al día con agua tibia.
  • Usa un jabón adecuado para la psoriasis, o un producto libre de fragancia para la piel sensible.
  • Evita los exfoliantes abrasivos.
  • Lava suavemente la piel con las manos en lugar de usar una esponja o esponja vegetal.
  • Seca la piel con una toalla dando pequeñas palmaditas en lugar de frotarla.
  • Aplica una crema hidratante espesa y libre de fragancia para la piel sensible antes de transcurridos 5 minutos después de bañarte o ducharte.

Un médico o farmacéutico puede aconsejarte sobre los productos que debes usar.

La psoriasis es una afección crónica que afecta la piel. Ningún jabón puede aliviar la afección permanentemente, pero algunos tipos pueden aliviar los síntomas, y pueden impedir que vuelvan a aparecer por un tiempo.

Las personas con síntomas nuevos o de moderados a graves deben hablar con su médico sobre el tratamiento. Pueden recomendar un jabón, loción u otro producto tópico adecuado.

También pueden recomendar otros tratamientos que pueden ayudar a controlar la causa subyacente de la psoriasis. Algunos ejemplos incluyen medicamentos sistémicos que tratan todo el cuerpo, y algunos medicamentos más nuevos llamados biológicos, que pueden cambiar la forma en que funciona el sistema inmunitario.

Un médico puede recomendar combinar jabones y medicamentos para ayudar a una persona a lograr períodos más largos de piel sana y libre de escamas.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 4 de noviembre de 2021.

Versión original escrita el 17 de junio de 2019.

Última revisión médica realizada el 17 de junio de 2019.