Algunas formas de cáncer de mama no causan síntomas en las etapas iniciales, así que es importante hacerse pruebas regulares. Como con otras formas de cáncer, el pronóstico es más favorable cuando un médico detecta la enfermedad en etapa temprana.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS, en inglés), la señal más común del cáncer de mama es un bulto o masa nuevo en el seno. Las personas deberían familiarizarse con la apariencia y sensación usuales de sus senos para que puedan detectar cualquier cambio en la fase temprana.

El cáncer de mama puede desarrollarse en hombres y mujeres, pero debido a diferencias en el tejido mamario, la enfermedad es mucho menos común en hombres.

A continuación, describimos algunas indicaciones tempranas del cáncer de mama en mujeres y en hombres. Además, describimos los diferentes tipos de cáncer de mama y opciones de tratamiento. Finalmente, observamos algunas afecciones benignas que las personas pueden confundir por cáncer de mama.

Una nueva masa o bulto en el tejido mamario es la señal más común de cáncer de mama.

La ACS informa que estos bultos usualmente son duros, de forma irregular y no causan dolor. Sin embargo, algunos tumores de cáncer de mama pueden ser blandos, redondos y sensibles al tacto.

Los siguientes cambios mamarios pueden ser síntomas de cáncer de mama:

  • inflamación completa o parcial
  • engrosamiento de alguna parte del seno
  • cambio en la forma o tamaño del seno
  • irritación de la piel
  • hoyuelos en la piel
  • piel roja y escamosa en los senos o pezón
  • dolor en el seno o pezón
  • hundimiento del pezón
  • secreción del pezón
  • ganglios linfáticos inflamados

Muchos de estos cambios también pueden causar otros problemas de salud.

Sin embargo, si una persona nota cualquier cambio en su tejido mamario, deberá consultar a un médico lo más pronto posible. Es importante descartar el cáncer como la posible causa.

Cada forma de cáncer de mama se desarrolla en diferentes partes del seno y puede afectar diferentes tipos de tejidos.

Ya que muchos tipos de cáncer no causan síntomas, las personas deberían realizarse pruebas regulares. Esto puede ayudar a identificar la enfermedad en sus etapas tempranas.

A continuación, describimos los tipos de cáncer de mama y sus síntomas.

Tipos comunes de cáncer de mama

Carcinoma lobular in situ

El carcinoma lobular in situ se refiere a un área de células anormales confinadas a las glándulas productoras de leche del seno de las mujeres.

Ya que estas células no se propagan a los tejidos circundantes, los expertos no consideran que el carcinoma lobular in situ sea un cáncer “verdadero”. Sin embargo, puede incrementar las posibilidades de desarrollar otros tipos de cáncer de mama.

Esta afección raras veces causa síntomas. En algunos casos, pequeñas manchas blancas de calcio llamadas microcalcificaciones aparecen en una mamografía de rutina.

Carcinoma lobular invasivo

Este se desarrolla en los lóbulos del seno, las glándulas que pueden producir leche, e invade el tejido en el área del seno.

En las etapas tempranas, es posible que el carcinoma lobular invasivo no cause síntomas. O bien, una persona podría experimentar:

  • engrosamiento o endurecimiento del tejido mamario, en lugar de un bulto
  • un área de inflamación o hinchazón en el seno
  • un cambio en la textura de la piel del seno
  • el pezón hundido hacia adentro

Carcinoma ductal in situ

El carcinoma ductal in situ se refiere a un área de células anormales confinadas a los conductos lácteos de uno de los senos.

Cuando una persona recibe este diagnóstico, significa que las células no han invadido el tejido mamario alrededor. Sin embargo, tener un carcinoma ductal in situ puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer de mama invasivo posteriormente.

Generalmente, esta afección no causa síntomas. Raras veces, una persona puede notar un bulto en el seno o secreción del pezón.

Carcinoma ductal invasivo

Este es el tipo más común de cáncer de mama, causando aproximadamente 80% de los casos.

El carcinoma ductal invasivo empieza en los conductos lácteos del seno e invade el tejido mamario alrededor. Con el tiempo, el cáncer se puede propagar a los ganglios linfáticos cercanos y a otros tejidos.

En las etapas tempranas, es posible que el carcinoma ductal invasivo no cause síntomas. Para algunas personas, la primera indicación es un nuevo bulto o masa dentro del seno.

Las personas con este tipo de cáncer también pueden experimentar:

  • inflamación en todo o parte del seno
  • dolor en el seno o pezón
  • irritación u hoyuelos en la piel del seno
  • enrojecimiento, descamación o engrosamiento del pezón o piel
  • secreción del pezón
  • el pezón hundido hacia adentro
  • un bulto en el área debajo del brazo

Tipos de cáncer de mama menos comunes

Algunos tipos menos comunes de cáncer de mama incluyen:

  • Cáncer de mama triple negativo: El nombre se refiere a las células cancerosas que no contienen receptores de progesterona o estrógeno y producen poca proteína HER2. Como resultado, el cáncer no responde a la terapia hormonal. Tanto el carcinoma lobular como ductal pueden ser triple negativos.
  • Cáncer de mama inflamatorio: Este se desarrolla cuando las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos dentro de la piel del seno, haciendo que este se inflame.
  • Tumores filoides: Estos se desarrollan dentro de los tejidos conectivos del seno. Aunque la mayoría son benignos, algunos son cancerosos.
  • Enfermedad de Paget: Este tipo de cáncer empieza en los conductos lácteos y se propaga hacia el pezón.
  • Angiosarcoma del seno: Este tipo de cáncer empieza en los vasos linfáticos o sanguíneos y puede afectar el tejido mamario.

Los hombres tienen pequeñas cantidades de tejido mamario que no se desarrolla durante la pubertad. Raras veces, el cáncer se forma en este tejido.

La ACS calcula que, en 2020, los médicos en Estados Unidos diagnosticarán aproximadamente 2,620 casos de cáncer de mama en hombres. Aproximadamente 520 hombres morirán de la enfermedad ese mismo año.

Los hombres con cáncer de mama pueden experimentar:

  • un bulto o inflamación que no suele causar dolor
  • retracción del pezón
  • secreción de un pezón
  • hoyuelos o agujeros en la piel del seno
  • enrojecimiento o descamación del pezón o la piel del seno

Consulta a un médico sobre cualquier cambio en el seno o pezón. Es importante buscar atención médica cuando hay:

  • cambios en la forma, sensación o tamaño de los senos
  • un bulto en el seno o debajo del brazo
  • dolor persistente en el seno

Usualmente, el procedimiento de diagnóstico empieza con un examen del seno. El médico tocará los senos para detectar bultos en el tejido y también verificará los ganglios linfáticos.

El médico también preguntará sobre el historial médico de la persona y si existe historial familiar de cáncer de mama.

El médico también puede ordenar exámenes adicionales, incluyendo:

  • mamografía
  • ultrasonido de mama
  • resonancia magnética de mama
  • biopsia mamaria, en la que extraen una pequeña parte de tejido y lo envían a un laboratorio para examinarlo

Si existe cáncer de mama, el médico describirá las opciones de tratamiento y los próximos pasos.

El tratamiento del cáncer de mama depende de varios factores, incluyendo:

  • tipo de cáncer
  • etapa del cáncer al momento de detectarlo
  • edad de la persona
  • salud general de la persona

Algunos de los tratamientos más comunes para el cáncer de mama incluyen:

  • terapia hormonal, que usa las hormonas para atacar las células cancerosas que tienen receptores hormonales
  • radioterapia, que usa altas dosis de radiación para destruir las células cancerosas
  • quimioterapia, que usa medicamentos específicos para matar las células cancerosas
  • tumorectomía, que consiste en extirpar el tumor, pero dejar el seno intacto
  • mastectomía, que consiste en extirpar el tumor y parte o todo el tejido mamario

El médico describirá las diferentes opciones en cada etapa del tratamiento y determinará cómo proceder.

Varias afecciones benignas de los senos pueden causar síntomas que se parecen a los del cáncer. Algunos de estos problemas requieren tratamiento, mientras otros desaparecen solos.

Aunque estas afecciones sean benignas, pueden causar:

  • molestia o dolor
  • hinchazón
  • bultos

Algunas afecciones benignas de los senos incluyen:

  • quistes: sacos llenos de líquido que pueden formarse en muchas partes del cuerpo
  • mastitis: inflamación del seno potencialmente dolorosa
  • hiperplasia: un crecimiento excesivo de las células, particularmente en los conductos lácteos o lóbulos
  • esclerosis adenosa: pequeños bultos que se forman en los lóbulos
  • papilomas intraductales: pequeños bultos que se forman en los conductos lácteos
  • fibroadenoma: un bulto que se mueve y se desarrolla cuando un crecimiento excesivo de tejido fibroso o glandular se forma alrededor de un lóbulo
  • cicatriz radial: un grupo de tejido conectivo que puede parecerse al cáncer de mama en una mamografía
  • necrosis adiposa: un bulto que usualmente es causado por una cirugía, radiación o lesión en el seno
  • tumores filoides: tumores de crecimiento rápido, pero usualmente no causan dolor y que empiezan en el tejido conectivo del seno; algunos pueden ser cancerosos

Si una persona no está segura de qué está causando cualquier síntoma relacionado con las mamas, debería consultar con un médico lo más pronto posible.

Como con la mayoría de los tipos de cáncer, la detección y tratamiento tempranos del cáncer de mama dan los mejores resultados.

La señal más común de cáncer de mama es un nuevo bulto, pero cualquier cambio en la forma o sensación de un seno puede indicar un problema.

Las mujeres deben hacerse exámenes de mama regulares e informar al médico sobre cualquier síntoma o cambio relacionado con los senos.

Los índices de supervivencia pueden ayudarnos a entender las posibilidades de que el tratamiento sea exitoso. Un índice de supervivencia de 5 años indica el porcentaje de personas que viven 5 años después de su diagnóstico.

Según la ACS, cuando un médico diagnostica cáncer de mama antes de que se propague más allá de la mama, el índice de supervivencia de 5 años es del 99%.

Cuando el cáncer de mama se ha propagado más allá del seno hacia los ganglios linfáticos, el índice de supervivencia de 5 años es de 86%. El mismo índice de supervivencia para el cáncer que se ha propagado a otros órganos es de 27%.

Sin embargo, muchos factores específicos de cada persona afectan estos cálculos. Un médico puede proporcionar información más detallada sobre el pronóstico de cada persona.

Leer el artículo en inglés